17 de octubre de 1888: el gobierno del general Manuel Lisandro Barillas crea el municipio de Santa Cruz Barillas en Huehuetenango, desmembrándolo del de Santa Eulalia

Retrato del general Manuel Lisandro Barillas, quien gobernó a Guatemala de 1885 a 1892.  Fue el único president liberal que entregó el poder a su sucesor tras la celebración de elecciones. Este retrato se conserva en el Museo Nacional de Historia.

Luego del triunfo de la Revolución Liberal de 1871, los ex-militares de la región y varios pobladores exigieron las tierras bajas de Santa Eulalia.  Esta petición fue aprobada y los territorios reclamados fueron desintegrados de Santa Eulalia para formar Santa Cruz Barillas el 17 de octubre de 1888, ya durante el gobierno del general Manuel Lisandro Barillas.

El decreto de fundación de poblado dice: Vista la solicitud de los vecinos de las aldeas Nucá, Cheque, Lauconde, Ballí, Coxtac y Santa Cruz Yalmox, pertenecientes a la jurisdicción de Santa Eulalia en el departamento de Huehuetenango, relativa a que se les erija un pueblo independiente del de Santa Eulalia, bajo el nombre de Barillas.

200 caballerías son otorgadas por la municipalidad de Huehuetenango para la creación del municipio, según finca N.°1160 folio 219 del libro 14 de Huehuetenango, de la cual se desmembrarían 50 lotes de 4 caballerías y fracción cada uno, de los cuales al casco urbano le corresponde el lote N.° 19 y colinda al norte con el lote N.° 18 al oriente con el lote N.°22 al poniente con el lote N.°2 y al sur con el lote N.° 20.

Posteriormente, la frontera entre el nuevo municipio y México fue establecida definitivamente en 1896, cuando se concluyeron los trabajos de la Comisión de Límites, basada en el tratado Herrera-Mariscal que suscribió el gobierno de J. Rufino Barrios con el gobierno mexicano del general Porifirio Díaz.

BIBLIOGRAFIA:

11 de agosto de 1888: el gobierno del general Manuel Lisandro Barillas impone sanciones contra la defraudación en los puertos de Livingston y de Ocós

Calle del Puerto internacional de Livingston en 1887.  Era la primera población guatemalteca que los visitantes europeos visitan en esa época.  Tomada de Wikimedia Commons.

En 1882 el gobierno de J. Rufino Barrios estableció zonas de libre comercio alrededor de los entonces principals puertos del país: Livingston en Izabal y Ocós en San Marcos.  Para 1888, las defraudaciones que había en los mencionados puertos eran considerables y el gobierno del general Manuel Lisandro Barillas se vió en la necesidad de implementar medidas drásticas contra los defraudadores.

En el siglo XXI los puestos guatemaltecos adolecen de los mismo problemas, al punto que basta con cambiar los nombres de los puertos por Santo Tomás de Castilla en vez de Livingston y Puerto Quetzal en vez de Ocós en el siguiente decreto emitido por el general Barillas:

Palacio del Poder Ejecutivo, Guatemala, agosto 11 de 1888.

Observándose:

Que muchas de las mercaderías que se importan libres de derechos, por el pueto de Livinston, para el consume de la zona libre creada por decreto número 278 de 14 de junio de 1882 y determinada por reglamento de 6 de diciembre del mismo año; y que, aunque abolida por decreto número 413, de 6 de julio del año en curso, por acuerdo gubernativo de 6 del presente continuarán importándose libres de derechos, hasta nueva disposición, son extraídas del territorio señalado como zona libre y se expenden en lugares a los que no corresponde esa concesión:

Que de esta manera se defraudan considerablemente las rentas nacionales, y se perjudica al comerciante que ha pagado los derechos de importación establecidos por las leyes:

Que por las mercaderías que se importan por el Puerto de Ocós, con frecuencia dejan de pagar los derechos respectivos;

Que es necesario dictar una medida por la cual se evite, en su mayor parte, la defraudación que se hace a las rentas nacionales;

Por tanto,

El Presidente de la República

Acuerda:

  1. Por las mercaderías que se importen por el Puerto de Livingston y sean destinadas al consume, fuera de la zona libre, deberá extender la Aduana de Izabal una guía en que consten las mercaderías que se conducen  y el punto de su destino.
  2. Igual document extenderá el Administrador de la Aduana de Ocós, por las mercaderías que se importen por aquel Puerto, con destino a cualquier punto de la República.
  3. Caerán en comiso las mercaderías que se conduzcan sin la guía correspondiente, y no podrán ser devueltas sin comprobar que han sido pagados los derechos respectivos.
  4. Si resultare que no han sido cubiertos los derechos de importanción que corresponden; seguidos los trámites de ley, se venderán las mercaderías decomisadas al mejor postor, en pública subasta, previo avalúo de expertos nombrados por la autoridad que conozca del juicio.
  5. La distribución del production de los efectos decomisados, si no fueren de ilícito comercio o que deban destruirse, se hará conforme lo dispuesto por el artículo 1331 del Código Fiscal, por el cual se dispone:   (1) Que se cubran los derechos de Hacienda Pública; (2) Se pague le papel sellado y demás gastos ocasionados por el delito; (3) El resto se dividirá en dos partes iguales, una para el Fisco y otra para los aprehensores, si no hubiere denunciante: si lo hubiere, se dividirá por iguales partes entre éste y aquellos.
  6. Los Jefes politicos, Jueces de Paz, Alcaldes Municipales y auxiliaries de las aldeas o caseríos, están obligados, según el artículo 1283 del Código Fiscal a perseguir de oficio y sin necesidad de denuncia el contraband y la defraudación; y deberán dictar todas las disposiciones convenientes para evitar las pérdidas que sufre el Tesoro Público.
  7. Así mismo, tienen obligación los empleados civiles y militares, en su respective territorio, y toda fuerza pública armada cuando sea requerida al efecto por las autoridades de hacienda o se hallare infraganti a los delincuentes.

Comoníquese

Barillas

BIBLIOGRAFIA: