13 de diciembre de 1894: el gobierno del general José María Reina Barrios autoriza los estatutos de “El Porvenir de los Obreros”

13diciembre1894
Los miembros del Partido Unionisto en “La Casa del Pueblo” en 1919.  Los miembros de la Liga Obrero tuvieron un papel importantísimo en los movimientos contra el presidente Manuel Estrada Cabrera.  En el recuadro, el líder sindical Silverio Ortiz. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Después de la Independencia de Centroamérica en 1821 fueron abolidos los gremios de obreros que existían en la época colonial junto con la legislación de indias, por lo que los artesanos y obreros quedaron sin protección gremial.  Hasta 1920, solamente florecieron las asociaciones de carácter mutualista, al amparo del derecho general de asociación.

Dichas asociaciones mutualistas de esa época tenían las siguientes características:

  1. Su composición era artesanal. Sus miembros eran eran trabajadores que laboraban por cuenta propia o en pequeños talleres.
  2. Los fines que se propusieron se limitaron al socorro y auxilio mutuo o al estudio.
  3. No perseguían fines reivindicativos, ni se planteaban la lucha de clases.
  4. Un sentimiento elemental de cooperación unió legalmente a gentes a las que el infortunio tenía de hecho unidas.
  5. Un sentimiento elemental de ayudarse mutuamente como gente pobre y nada más.

Entre esas asociaciones, todavía sobrevive una: “El Porvenir de los Obreros”.  Esta asociación fue fundada el 18 de octubre de 1892, y sus estatutos fueron aprobados por el presidente, general José María Reina Barrios el 13 de diciembre de 1894 de acuerdo al siguiente decreto:

Palacio del Poder Ejecutivo, 13 de diciembre de 1894

El Presidente de la República tienen a bien conceder su aprobación a los treinta y tres artículos de que constan los estatutos de la sociedad de artesanos denominada “El Porvenir de los Obreros” fundada en esta capital el 18 de octubre de 1892, los cuales fueron emitidos el 28 de septiembre último.

Comuníquese.

  • Reina Barrios
  • El Secretario en el Despacho de Gobernación y Justicia: Manuel Estrada C.

Esta asociación tuvo un papel muy importante para la posibilidad de acción del movimiento mutualista, ya que sus estatutos sirvieron de modelo para las organizaciones mutuales posteriores. El Porvenir estaba compuesto originalmente por zapateros, carpinteros, herreros, sastres, panaderos y otros trabajadores de talleres artesanales del barrio El Tuerto de la ciudad capital, actualmente Barrio Gerona, en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala.

En 1903 sus dirigentes firmaron un tratado de reciprocidad con los de la Sociedad de Artesanos Excélsior de San Salvador, con la finalidad de realizar actividades a favor de la unión de la clase obrera de Centroamérica. Y posteriormente, la mayoría de sus líderes, entre los que destaca Silvero Ortiz, formó la Liga Obrera en 1919, la cual tuvo un papel preponderante en la lucha de la población guatemalteca en contra del largo gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.

Tras el breve gobierno de Carlos Herrera, el golpe de estado de José María Orellana se encargó de neutralizar los logros obtenidos para las asociaciones mutualistas y las mismas sobrevivieron limitando sus actividades al ahorro, la ayuda mutua y la beneficencia gremial hasta que se reorganizaron nuevamente contra el gobierno del general Jorge Ubico en junio de 1944. Por cierto que el general Ubico mantuvo al líder Silverio Ortiz preso en la Penitenciaría Central para evitar la organización gremial contra su gobierno.


BIBLIOGRAFIA:


9 de mayo de 1894: la Asamblea Legislativa ordena el traslado de los restos del general Miguel García Granados del antiguo Cementerio San Juan de Dios al entonces nuevo Cementerio General

9mayo1894
Monumento al general Miguel Garcia Granados que se encuentra en la Avenida de La Reforma.  Fue inaugurado por el presidente José Maria Reina Barrios en junio de 1896.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Los restos del general Miguel García Granados, presidente de facto de Guatemala de 1871 a 1873, han sido itinerantes; primero estuvieron en el Cementerio San Juan de Dios, ubicado a la par del hospital del mismo nombre, luego en el Cementerio General, en donde fueron depositados en un monumento a su memoria en 1894, y finalmente fueron trasladados a una tumba sencilla en el mismo cementerio en 2015 cuando deslaves provocados por las lluvias y la falta de tratamiento en el vecino basurero de la zona 3 de la Ciudad de Guatemala socavaron las laderas del cerro en donde estaba el monumento.

El traslado de los restos fue un gran acontecimiento y reunió a una enorme comitiva, en una época en que la adulación a los personajes del gobierno era excesiva, como consta en el “Acta de la Inhumación de los Restos del General García Granados“, que reproducimos a continuación con algunos comentarios de los editores de esta pagina debido a la importancia historica de los personajes mencionados:

En la Ciudad de Guatemala, a los treinta días del mes de junio de mil ochocientos noventicuatro;

En virtud de lo dispuesto en el Decreto Legislativo número 255, de 9 de mayo del corriente año, que previene la traslación de los restos del eximio patriota, General Miguel García Granados, del antiguo al nuevo cementerio, y la erección de un monumento que perpetúe la memoria del digno Jefe de la Revolución Liberal y reformista de 1871, y de entero acuerdo con el programa de los actos que el Ejecutivo decretó para solemnizar tal acontecimiento; estando los restos en el Salón de recepciones del palacio del Poder Ejecutivo, convertido en capilla ardiente – por haber sido trasladados allí, después de efectuada su exhumación el día anterior – se procedión en el orden siguiente:

  1. A la lectura del referido Decreto número 255.
  2. Ocupó la tribuna el señor Ministro de Relaciones Exteriores, Doctor don Ramón A. Salazar, y pronunció un discurso en que hizo el panegírico del ilustre patricio, General García Granados.
  3. Organizado incontinenti el cortejo de honor formado por: las Escuelas primarias, el Instituto de Indígenas, la Escuela de Artes y Oficios, la Escuela de Bellas Artes, el Conservatorio, el Instituto Central de Varones, la Academia Central de Maestros, las Facultades de Derecho, Medicina é Ingeniería, las Delegaciones de las Municipalidades de la mayor parte de las poblaciones de la República, de los Clubs politicos, de las clases obreras y demás corporaciones, la Municipalidad de la capital, las autoridades departamentales, la prensa, los Subsecretarios del Gobierno, el Poder Judicial, la Comisión Permanente de la Asamblea, y Diputados presents, el Consejo de Estado, el Cuerpo Diplomático y Consular, los Secretaros de Estado, los señores Presidentes de lost res Podres, cerrando el cortejo la Escuela Politécnica y Cuerpos Militares de fuerza efectiva de esta capital, denominados: Guardia de Honor, Batallón Permanente, Batallón Móvil y Artillería, emprendióse la marcha en la dirección indicada en el programa. (En esa época tanto el Instituto Central como las Escuelas Facultativas eran instituciones de educacion exclusivas y prestigiosas a las que solamente asistian varones de las familias más acomodadas de Guatemala).
  4. Se dió puesto al féretro en el centro de la comitiva, llevando a la vanguardia los alumnus de los establecimientos de instrucción pública; a la retaguardia, las corporaciones y demás funcionarios y empleados públicos; y a los lados, una custodia formada por los Jefes y Oficiales existentes que tomaron participio en las fatigas de la campaña del 71, llevando los crespones fúnebres los más antiguos Generales del Ejército Nacional, C.C. Julio García Granados, Felipe Cruz, Luis Molina y Gregorio Solares. 
  5. Llegado el cortejo al Cementerio, se colocó la urna en el catafalco del salón de duelo; y una vez constituido en él todas las coporaciones, los funcionarios, empleados y demás personas invitadas, el ciudadano diputado Rafael Spínola, por comisión del Poder Legislativo, hizo uso de la palabra en términos propios del acto: a continuación habló don Belisario Herrera a nombre de las clases obreras de la capital y por ultimo, el Síndico de la Municipalidad de la propia capital.
  6. Reorganizado el cortejo, fueron conducidos los restos al monument erigido, en donde se depositaron en presencia de todos los concurrentes, y en ese mismo momento se hicieron los honores civiles y militares correspondientes al Benemérito de la Patria y al ilustre ex-presidente de la República, General Miguel García Granados.

En fe de lo cual, firman la presente acta los Señores Presidentes de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, los Secretarios de Estado, el Alcalde 1.° Municipal de esta ciudad y el Director de las Casas de Beneficiencia y de este Cementerio, debiendo conservarse este original en el Ministerio de Gobernación y Justicia y depositarse una copia de esta misma acta en el féretro que guarda los restos.


BIBLIOGRAFIA: