8 de febrero de 1898: tras un año turbulento en que la economía se derrumbó y hubo tres revoluciones sofocadas, asesinan al presidente José María Reina Barrios

8febrero1898
Momento del asesinato del presidente Reina Barrios.  En el recuadro: el ciudadano suizo-británico Edgar Zollinger, asesino del presidente.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Uno de los presidentes que se preocupó más por el desarrollo de Guatemala fue el general José María Reina Barrios.  Aprovechando el aumento en el precio internacional del café, las rentas nacionales eran inmejorables y pudo convencer a muchos inversionistas para que compraran bonos para la construcción del acueducto de Acatán y del Ferrocarril del Norte.  Com guinda al pastel, organizó una lujosa Exposición Centroamericana con la que presentaría al Ferrocarril Interoceánico a los inversionistas extranjeros, y con ellos convertiría a Guatemala en un destino comercial con una posición privilegiada por su ubicación geográfica entre dos océanos y un ferrocarril único.  Por cierto que fue en la inauguración de la Exposición que se estrenó el Himno Nacional.

La economía estaba tan bien, que derogó el Reglamento de Jornaleros que obligaba a los indígenas a trabajar prácticamente de gratis en las fincas cafetaleras, y en lugar de ello creó el Instituto Agrícola de Indígenas, en el cual se educaba a los estudiantes más aventajados de cada municipio del país.  Las fabulosas instalaciones de aquel instituto fueron construidas en donde hoy en día funciona la Escuela Normal Central para Varones en la zona 13 de la Ciudad de Guatemala.  Y para enmarcar la Exposición Centroamericana, construyó varios palacios y museos, como el Palacio Presidencial en el patio del antiguo Palacio Colonial, el Palacio de La Reforma (en donde ahora está el obelisco a los Próceres) y el Pabellón de la Exposición, el cual estaba en donde ahora se encuentra el Ministerio de Educació sobre la Avenida Reforma.

Desafortunadamente para Reina Barrios, y para todo el país, el desplome del precio internacional del café cuando Brasil se recuperó de una guerra civil y empezó a producir el grano en enormes cantidades, hizo que todos los planes del presidencia se quedaran a medias y que la economía nacional se derrumbara como un castillo de naipes.  Ante el caos que se originó, en pleno año electoral, el presidente insistió en perpetuarse en el poder, dando un autogolpe de estado, disolviendo la Asamblea y consiguiendo que una nueva asamblea, compuesta por sus allegados y amigos le extendieran el mandado de 1898 a 1902.

Aquel fue el detonante para que estallaran las revoluciones de Occidente y de Oriente, dirigidas por el exministro Próspero Morales y por el gobernador José León Castillo, respectivamente.  Aunque ambas fueron sofocadas a sangre y fuego por el gobierno, el gobernante sufrió un severo desgaste.  En primer lugar, se dió cuenta de que su gestión no era aprobada ni en su región de origen, pues fue en San Marcos, si tierra natal, en donde se alzaron en armas las fuerzas de Morales.  Por otra parte, los verdaderos líderes de la revolución quetzalteca no fueron capturados, sino que en su lugar lo fueron varias personalidades altentes, entre las que estaba el filántropoco Juan Aparicio, hijo, muy querido en la región.  Reina Barrios había dado órdenes de que los fusilaran, pero la sociedad quetzalteca le rogó que los perdonara, a lo que accedió el presidente a última hora; pero cupo la mala fortunada Reina Barrios, que su ministro de Gobernación y Justicia, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, fuera enemigo personal de Aparicio por una vieja rencilla y éste se demoró en enviar el telegrama dando el indulto a los condenados, por lo que éstos fueron fusilados antes de que llegara la notificación del perdón.

Por aquel crimen, Reina Barrios destituyó a Estrada Cabrera y lo envió a Costa Rica, pero su situación era ya insostenible.  La sociedad quetzalteca no le perdonó los fusilamientos y uno de los antiguos empleados y amigos de Aparicio, el ciudadado suizo británico Edgar Zollinger decidió vengarse.  Así, el 8 de febrero de 1898, a las 8 de la noche, luego de salir de visitar a una de sus numerosas amantes y desoyendo advertencias de que había un complot en su contra, Reina Barrios murió de un disparo que Zollinger le propinó a quemarropa. La policía persiguió a Zollinger y le dió muerte a garrotazos y luego llegó Emilio Ubico, quien le dió el tiro de gracia.  El ingenio chapín le puso de sobrenombre a Ubico “el mata-muertos”.

El cuerpo de Reina Barrios fue sepultado casi inmediatamente en las criptas de la Catedral Metropolitana para evitar desórdenes.  Y aquí es conveniente indicar que las circunstancias de este sepelio fueron muy singulares:  Reina Barrios era un masó de grado 33, al igual que varios de los presidentes liberales que lo antecedieron y que estaban enemistados con la Iglesia Católica, pero el arzobispo Ricardo Casanova y Estrada autorizó que lo enterraran en la Catedral porque estaba agradecido con el fallecido presidente por haberle permitido regresar del exilio en Costa Rica en 1897.  Por su parte, el cuerpo de Zollinger fue expuesto al escarnio y estuvo en exhibició por un tiempo antes de ser sepultado; la grotesca imagen puede encontrarse en Wikimedia Commons.

En lugar de Reina Barrios quedó el licenciado Manuel Estrada Cabrera en la presidencia, pues él era el Primer Designado y por ello le correspondía. Se ha querido acusar a Estrada Cabrera de haber sido el autor intelectual del crimen de Reina Barrios, pero haciendo una evaluación de cómo se encontraba la situación del país en esos momentos, se puedo decir que había muchas personas que querían deshacerse del presidente.


BIBLIOGRAFIA:

 

 


20 de diciembre de 1898: el gobierno de Estrada Cabrera renegocia los términos de la Deuda Inglesa

20diciembre1898.jpg
La Ciudad de Guatemala en la época en que se renegoció la Deuda Inglesa, vista desde las faldas del Cerrito del Carmen.  La Iglesia que se observa es La Merced.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Al morir asesinado en febrero de 1898, el general José María Reina Barrios dejó un país económicamente en ruinas, debido al colapso del precio internacional del café.  Su sucesor, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, asumió como presidente interino y tuvo que enfrentar la crítica situación que encontró.

El principal problema del nuevo gobernante era la onerosa deuda que Reina Barrios había contraído con bancos ingleses para mejorar la estructura del país y completar el Ferrocarril del Norte.  Como la crisis de 1897 dejó al ferrocarril inconcluso y una Exposición Centroamericana a medias, Reina Barrios había obtenido autorización de la Asamblea Legislativa para hacer un préstamo todavía mayor y que no sirvió para salir del problema financiero que afrontaba Guatemala.

Así pues, el 20 de diciembre de 1898, el gobierno del licenciado Estrada Cabrera se vió obligado a renegociar la Deuda Inglesa, de forma de poder cumplir parcialmente con los pagos que tenían que efectuarse, dado que la situació económica de Guatemala todavía era difícil.

Para que el lector se de una idea de cual era la situación del país en ese momento, se reproduce a continuación el decreto de autorización y el convenio firmado con los bancos ingleses:

DECRETO NÚM. 592.

Manuel Estrada Cabrera
Presidente Constitucional de la República de Guatemala

Considerando:

Que reducido el impuesto sobre exportación de café, el producto que hoy se obtiene no es suficiente para atender al servicio de la deuda exterior del 4%;

Que las especiales circunstancias del Tesoro no permiten distraer parte de sus demás rentas para continuar atendiendo esta deuda en la forma estipulada;

Que la Secretaría de Hacienda propuso á los Tenedores de Bonos la suspensión de la amortización por tres años y el pago de intereses por mitad durante ese
término;

Que los Tenedores de Bonos han aceptado tal proposición, subscribiendo un convenio con fecha 18 de noviembre último, cuyas condiciones y estipulaciones se consideran aceptables y prestan facilidad para su cumplimiento;

Por tanto,

En uso de las facultades concedidas al Poder Ejecutivo por el Decreto Legislativo Núm. 409 de 12 de mayo último,

Decreto:

Artículo único. — Se aprueba el convenio que, compuesto de nueve artículos, fué firmado en Londres por los Tenedores de Bonos de la deuda exterior del 4%, el Comisionado del Gobierno y el Ministro Plenipotenciario de Guatemala en Francia é Inglaterra, el 18 de noviembre próximo pasado.

Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo : en Guatemala, á veinte de diciembre de mil ochocientos noventa y ocho,

  • (f.) Manuel Estrada C.
  • (f.)El Secretario de Estado en el Despacho de Hacienda y Crédito Público, Rafael Salazar.

Y he aquí el convenio completo:

CONVENIO

HECHO ENTRE EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA, QUE ACTÚA, EN ESTE PARTICULAR, POR MEDIO DE LOS INFRASCRITOS, DEBIDAMENTE AUTORIZADOS PARA OBRAR A
SU NOMBRE, POR UNA PARTE : Y LA CORPORACIÓN DE TENEDORES DE TÍTULOS DE DEUDAS EXTRANJERAS, LA CUAL ACTÚA EN UNIÓN DEL COMITÉ DE TENEDORES DE TÍTULOS DE LA DEUDA DE GUATEMALA Y EN REPRESENTACIÓN DE LOS TENEDORES DE TÍTULOS DE LA DEUDA EXTERIOR DE GUATEMALA, POR LA OTRA PARTE.

Por la presente se conviene como sigue :

  1. Los seis cupones pagaderos desde el 30 de diciembre de 1898 hasta el 30 de junio de 1901, ambos inclusive, sobre los Títulos de la Deuda exterior de Guatemala, serán pagados la mitad en efectivo y por la otra mitad se emitirán certificados, canjeables por títulos de la deuda del Gobierno, después del 30 de junio de 1901, en la forma en que en este documento se dispone. Los cupones pagaderos el 30 de diciembre de 1901 y todos los cupones subsiguientes serán pagados en efectivo á razón del 4% completo por año, de acuerdo con lo que expresan.
  2. La suma necesaria para pagar la parte en efectivo de los dichos seis cupones, estará en manos del “Deutsche Bank,” de Londres, quince días antes de la fecha en que se deba pagar y el dicho pago será garantizado por una Casa Bancaria, que ha de ser aceptada por el Comité de Tenedores de Bonos, por todo el tiempo en que queden en manos del Sindicado Alemán, encargado en la actualidad de ello, las ventas de los Bonos que representan el actual impuesto sobre el café de un peso de plata por quintal, durante estos tres años.
  3. Los dichos certificados, á su presentación, serán cambiados por títulos definitivos del Gobierno, desde el 1 de julio de 1901. Dichos títulos serán semejantes á los títulos existentes de la deuda exterior y serán garantizados de igual modo que ellos y devengarán interés á igual premio de 4% por año, desde el 30 de junio de 1901, y llevarán adheridos cincuenta cupones.
  4. La amortización de la deuda exterior, según el convenio existente de 11 de julio de 1895, será suspendida por tres_ años, que terminarán el 30 de junio de 1901. Durante los siete años que comenzarán el l 9 de junio de 1901 y terminarán el 30 de junio de 1908, el fondo de amortización será á razón de £6,000 por año. Después del 30 de julio de 1908 se volverá al pleno fondo de amortización de £15,000 anuales.
  5. El dicho fondo de amortización será aplicado semestralmente de la manera dispuesta en dicho convenio de 11 de julio de 1895, en primer lugar á la amortización del principal de los títulos emitidos en virtud del artículo 3.°
  6. La emisión y canje de certificados por títulos definitivos, será llevada á cabo por la Corporación. Los nuevos títulos, firmados en debida forma á nombre del Gobierno, serán entregados a la Corporación el 30 de junio de 1901 ó antes de esa fecha.
  7. Con excepción de lo que temporalmente varíen por el presente documento los derechos de los tenedores conferidos por el dicho convenio de 11 de julio de
    1895, quedarán en pleno vigor.
  8. El Gobierno costeará los gastos relacionados con la negociación y llevada á cabo de este arreglo y la emisión de nuevos títulos y los derechos de timbre del Gobierno inglés sobre ellos.
  9. Este convenio queda sujeto á ratificación, mediante Decreto Ejecutivo del Gobierno.

Hecho por duplicado, en Londres, á 18 de noviembre de 1898.

A nombre del Gobierno de la República de Guatemala.

(f.) Fernando Cruz.
(f.) D. Mugdan.

A nombre de la Corporación de Tenedores de títulos extranjeros y del Comité de Tenedores de Títulos de Guatemala,

(f.) W. Siderdale, Presidente del Consejo.

RESOLUCIÓN

VOTADA EN LA REUNIÓN GENERAL DE TENEDORES DE TÍTULOS DE GUATEMALA HABIDA EN LAS OFICINAS DEL CONSEJO DE TENEDORES DE TÍTULOS EXTRANJEROS, EL MARTES 15 DE NOVIEMBRE DE 1898

Que esta Junta General de Tenedores de Títulos de la deuda exterior de Guatemala, del cuatro por ciento, aprueba las bases del arreglo presentadas hoy a ella y suplica al Consejo de Tenedores de Títulos extranjeros que dé los pasos necesarios para llevarlo á efecto.

Es copia fiel.

( f.) James E. Cooper

El lector familiarizado con crédito bancario comprenderá que esto no fue otra cosa que la extensión del plazo de la deuda, que se cubrió parcialmente con bonos del tesoro guatemalteco (es decir, contrayendo aún más deuda) y con mayores intereses incurridos por el mayor tiempo requerido para pagar el compromiso. Los intereses acumulados fueron considerables, si se toma en cuenta que esta deuda fue finalmente pagada en su totalidad por el gobierno del general Jorge Ubico el 1 de julio de 1944, el día de su renuncia a la presidencia.


BIBLIOGRAFIA:


14 de agosto de 1898: fracasa el intento de invasión desde Tapachula de Próspero Morales, quien intentaba evitar que el licenciado Manuel Estrada Cabrera, entonces presidente interino, fuera electo para el próximo período presidencial

14agosto1898
Retrato de Próspero Morales que se encuentra en el Museo Nacional de Historia de Guatemala.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Los primeros años del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera fueron sumamente agitados.  El país fue víctima de varios intentos de invasión liderados por criollos liberales desencantados con las políticas del gobierno del general José María Reina Barrios y con el mismo Estrada Cabrera.  Las invasiones se sucedieron hasta que por fin fueron aplacadas en 1906.

Uno de los más acérrimos enemigos del régimen era Próspero Morales, quien había sido ministro de la Guerra del general Reina Barrios pero que luego de que éste disolviera la Asamblea Legislativa y se constituyera en dictador para extender su mandato presidencial hasta 1902, fue uno de los líderes de la revolución quetzalteca de 1897 que intentó tomar el control del país en ese ano.  Tras el fracaso de dicha revolución, Morales se había establecido en Tapachula, y desde allí viajó a ciudad de México con el fin de organizar una invasión a Guatemala para evitar que Estrada Cabrera fuera electo presidente constitucional.

En Tapachula, Morales recibió el apoyo de los coroneles Rodrigo Castilla y Víctor López, quienes vivían del lado guatemalteco de la frontera, en el departamento de San Marcos y el 22 de julio de 1898, diez días antes de que se iniciaran las elecciones presidenciales, las fuerzas rebeldes provenientes de México y que sumaban aproximadamente unos sesenta hombres armados con rifles Máuser ingresaron a Guatemala para acabar con el régimen.  Sin embargo, su aventura fue repelida rápidamente, por una fuerza de cuatrocientos hombres y dos piezas de artillería.

Al enterarse de la invasión, Estrada Cabrera mandó una tropa de doce mil hombres, suspendió las garantías constitucionales y solicitó el auxilio de un buque militar inglés para que bombardeara el Puerto de Ocós y luego lo ocupara. El comandante nombrado para combatir la invasión fue el expresidente Manuel Lisandro Barillas Bercián, quien en poco tiempo logró controlar la situación, derrotando a los rebeldes en Vado Ancho el 5 de agosto de ese año.

Tras el fracaso de la invasión, los seguidores de Morales se dividieron; un grupo decidió retirarse a México y otros se quedaron con el líder opositor, quien anduvo deambulando por los Cuchumatanes durante varios días, hasta que el 14 de agosto decidió rendirse; todavía llegó vivo hasta la aldea de San Sebastián, donde falleció, el 17 de ese mes.

Durante las tres semanas que duró esta revolución, la prensa tuvo prohibido publicar cualquier noticia acerca del levantamiento y todos los telégrafos fueron intervenidos.

Pocos años después, Barillas fue asesinado en la Ciudad de México por orden del presidente guatemalteco, ya que tuvo que salir exiliado del país por oponerse al régimen y había participado en varios intentos fallidos de invadir el país junto con el líder opositor exiliado José León Castillo.


BIBLIOGRAFIA:


1 de agosto de 1898: fallece el mayor general Calixto Mendizábal, exministro de la Guerra y héroe de las revoluciones de 1897

1agosto1898
Retrato del mayor general Calixto Mendizábal publicado en “Revista Militar” en 1899.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Calixto Mendizábal nació en La Antigua Guatemala en 1837 e inició su carrera militar el 7 de noviembre de 1854 como soldado en la guarnición de su ciudad batal, en el ejército conservador del general Rafael Carrera; el 6 de noviembre de 1858 fue ascendido a subteniente, dándose de baja en diciembre de 1859.

El 1 de enero de 1862 se enlistó nuevamente, y el 30 de enero de 1863 fue ascendido a teniente, saliendo para la campaña contra el ejército del general liberal salvadoreño Gerardo Barrios, y en donde se hizo acreedor a la Cruz de Honor en la batalla de Coatepeque. Luego participó en la toma de Santa Ana y en la de San Salvador, que cimentaron la hegemonía del general Rafael Carrera en Centroamérica. Al regresar a Guatemala fue ascendido a capitán graduado y por sus servicios contra la revolución de 1868 que se alzó contra el gobierno del mariscal Vicente Cerna y Cerna fue ascendido a capitán efectivo el 14 de mayo de 1868.

En 1869 fue nombrado comandante general de San Marcos, y desde allí participó en los combates de la Revolución Liberal de 1871, en el bando del gobierno conservador. Por su calidad militar, los liberales lo aceptaron en sus filas y lo nombraron comandante de armas de Jutiapa, siendo ascendido a Comandante General de los departamentos del oriente de Guatemala, en donde estuvo hasta el 1 de abril de 1874; fue ascendido a teniente coronel el 7 de abril de 1873 y a coronel el 13 de noviembre del mismo año.

Ya siendo general, Mendizábal fue ascendido a Mayor General por el presidente interino, el licenciado Manuel Estrada Cabrera el 13 de febrero de 1898 por su excelente foja de servicios, y, acuerdo a la publicación oficial “Revista Militar“, falleció de causas naturales por una enfermedad que padecía, el 1 de agosto de 1898. Sin embargo, en 1945, el escritor conservador Rafael Arévalo Martínez en su obra “¡Ecce Pericles!” señaló que Mendizábal fue envenenado por Estrada Cabrera poco después del fracaso de la invasión del ex-ministro Próspero Morales.

De acuerdo a Arévalo Martínez, Estrada Cabrera preparaba para sus enemigos un chocolate que contenía un potente veneno que le proporcionaba el farmecéutico español Antonio Macías del Real, quien era su amigo personal y quien además había sido editor de la revista cultural “La Ilustración Guatemalteca” y su biógrafo durante la campaña presidencial de 1898. Arévalo Martínez indica que la información la obtuvo de un folleto que un grupo de exiliados guatemaltecos en Estados Unidos que se autodenominaba “Junta Libertadora” había publicado en inglés en ese país en 1914.

De acuerdo a esta versión, Estrada Cabrera recelaba de sus principales generales, ya que el prestigio de éstos era considerable luego de haber sofocado las revoluciones de 1897 y la invasión de Morales en 1898. Por ello el 1 de agosto de 1898, el presidente convocó a su despacho al mayor general Mendizábal, y a los generales Gregorio Solares y Luis García León; tras la reunión, Solares fue enviado a prisión, mientras que Mendizábal murió esa misma noche tras beber un chocolate que le ofreció el presidente y García León empezó a padecer de una enfermedad que poco a poco lo fue matando.


BIBLIOGRAFIA:

  • Arévalo Martínez, Rafael (1945). ¡Ecce Pericles!. Guatemala: Tipografía Nacional.
  • Barbaroux (1899). El 9 de febrero de 1898 en Guatemala. Guatemala: Tipografía de A. Siguere.
  • Junta Libertadora (1914). Red page: via crucis of a Central American Republic; victims of the President of Guatemala (en inglés). Nueva York.
  • La Ilustración del Pacífico (15 de marzo de 1898). «La revolución de septiembre». La Ilustración del Pacífico (Guatemala: Siguere, Guirola y Cía) II (38).
  • Revista Militar (1 de agosto de 1899). «El general don Calixto Mendizábal». Revista Militar: órgano de los intereses del Ejército (Guatemala) I (17).

9 de febrero de 1898: tras el asesinato del presidente José María Reina Barrios se inicia la larga presidencia del licenciado Manuel Estrada Cabrera

9febrero1898
El Palacio Colonial y Plaza Central de la Ciudad de Guatemala en 1898.  En los edificios circunsdantes (Comandancia de Armas y Guardia de Honor) ocurrió el levantamiento militar que por poco le cuesta el gobierno al licenciado Estrada Cabrera el 9 de febrero de 1898.  En el recuadro: el presidente Estrada Cabrera.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

La muerte sorprendió al general José María Reina Barrios a las 8 de la noche del 8 de febrero de 1898, cuando regresaba al Palacio Presidencial luego de visitar a una de sus amantes.  En el palacio había quedado Algerie Benton de Reina, su esposa, encinta de varios meses pero con quien ya no tenia intimidad al punto que la hija que esperaba la Primera Dama era del general Salvador Toledo.

El asesinato desencadenó una serie de violentos acontecimientos que causaron la zozobra de los habitantes de la Ciudad de Guatemala en los días siguientes. He aquí un resumen de los hechos:

Fecha Hora Evento
8 de febrero 8:00 p. m.
  • Edgar Zollinger disparó a quemarrora sobre el presidente Reina Barrios. La bala penetró por la boca del presidente y se albergó en su cerebro, causándole la muerte en el acto.
  • Zollinger intentó huir, pero los guardias del presidente le dieron muerte a garrotazos.
8:10 p. m. El coronel Manuel Corado, mayor de la guardia de Honor informó al coronel José Reyes, comandante de la misma, que había escuchado disparos a aproximadamente cien metros de distancia.​
8:15 p. m. Reyes envió a Corado y al capitán Pedro Loarca a averiguar lo que sucedió y recibe la noticia de la muerte de Reina Barrios.​
8:20 p. m. Reyes comunicó al general José Nájera, Comandante de Armas del Departamento de Guatemala, sobre lo acontecido. Nájera salió a cerciorarse sin dar órdenes para conservar el orden, por lo que Reyes aumentó la guardia presidencial en cuarenta hombres y en sesenta los que cuidaban el Palacio de Gobierno.​
8:30 p. m.
  • El comandante Francisco Perdomo, de licencia, arribó a la casa del licenciado Manuel Estrada Cabrera y lo puso al corriente de la situación.
  • Acaba de ser herido el Presidente” fue el primer rumor que circuló temerosamente en la ciudad.​
  • Se reunieron en el Palacio Presidencial que el mismo Reina Barrios había mandado a construir pocos años antes los miembros del gabinete para discutir quien sería el sucesor de Reina Barrios:
    • Mariano Cruz :ministro de Gobernación, Justicia e Instrucción Pública,
    • Antonio Batres Jáuregui: Ministro de Relaciones Exteriores y presidente del poder Judicial,
    • Francisco C. Castañeda: Ministero de Hacienda, y
    • Feliciano García: Ministro de Fomento
    • El ministro de la Guerra, general Gregorio Solares, estaba en Puerto San José y no estuvo presente en esa reunión.
8:45 p. m.
  • Cuando se intentaba declarar a Cruz como presidente provisional mediante un decreto del Consejo de Ministros que pasara por encima de los establecido en la Constitución, entró de improviso el licenciado Manuel Estrada Cabrera, ex ministro de Gobernación y Justicia, quien acompañado solamente por Perdomo y sin armas, dijo: “Señores: el Designado por la ley para sustituir al general Reina Barrios en la presidencia de la República, soy yo. Sírvanse ustedes firmar este decreto en que se me reconoce como a tal Designado en ejercicio de la Presidencia“.​ Estrada Cabrera llegó con su hijo Diego y con Perdomo, y entró al despacho luego de pasar a ver el cuerpo sin vida del presidente Reina Barrios.
  • Los ministros firmaron el decreto estupefactos por la aparición de Estrada Cabrera; ya en el poder, el nuevo presidente envió a su casa por un par de pistolas para defenderse en caso se atentara contra su persona.​
9:00 p. m.
  • Estrada Cabrera nombró al licenciado Domingo Morales como su secretario privado.
  • Los enemigos y adversarios del fallecido general Reina Barrios, al enterarse de quién era el nuevo presidente interino, se escondieron o emprendieron la huida seguros de que serían culpados del hecho.
9:30 p. m. Estrada Cabrera envió al coronel José Félix Flores y a Wenceslao Chacón a informar al gobernador del castillo de San José que ya era él el presidente interino.
10:00 p. m. La frase “¡Reina ha muerto!” circula por toda la ciudad, cuyas calles han quedado desiertas y silenciosas.
10:30 p. m. El Comandante de Armas, general José Nájera, al enterarse de que Estrada Cabrera estaba en el poder, manifestó que no estaba dispuesto a aceptar ese nombramiento y empezó a urdir un complot para eliminar a Estrada Cabrera.
9 de febrero 12:00 a. m. De la estación del Ferrocarril Central en la ciudad de Guatemala partieron dos trenes expresos con cartas de Nájera: en uno iba el general Joaquín Díaz Durán (Jefe Político de Guatemala) y el coronel Ramón Molina A., con información para el ministro de la guerra, general Solares, al Puerto San José. En el otro tren iba el licenciado Salvador Corleto hacia Pochuta, en donde estaba la finca del general Calixto Mendizábal (mayor general del Ejército y héroe de la reciente Revolución quetzalteca).
6:00 a. m.
  • Empieza a circular el decreto en que se daba a conocer al nuevo gobernante.​
  • El general Nájera pidió por telégrafo urgentemente al comandante de San José Pinula todas la tropa que pudiera enviar.​ Desde la noche anterior se habían entrevistado con Nájera en la Comandancia de Armas el mayor de Plaza, coronel Salvador Arévalo, Salvador y Julio Herrera, Marcial García Salas, León Bolaños, Abraham Montiel, y Joaquín Asturias Arroyave, entre otros.​
9:00 a. m. El general Solares regresó a la Ciudad de Guatemala y firmó el decreto en el que se reconocía a Estrada Cabrera como presidente interino.  De acuerdo a la opinión generalizada, no estaba de acuerdo con el presidente interino e iba a dimitir al cargo de Secretario de la Guerra en cualquier momento y apoyar el complot de Nájera.
12:00 p. m. Estrada Cabrera, ya sobre aviso de sus correligionarios y aduladores que se hallaban reunidos en el “Salón Bolívar“, sustituyó al general Nájera como jefe de la Comandancia de Armas del Departamento de Guatemala, y lo sustituyó por el general Daniel Marroquín (jefe liberal y líder del Partido Prosperista).
1:00 p. m. El presidente interino lo mandó a llamar para que se hiciera presente lo antes posible en la Comandancia de Armas a notificarle al general Nájera su sustitución pero no lo podían ubicar y los liberales lo buscaron por toda la ciudad.​  Pero algunos militares no estuvieron de acuerdo en dar un golpe de estado y le avisaron al presidente interino de las intenciones de Nájera.
5:00 p. m. La tropa de San José Pinula arribó a la Plaza de Armas en medio de gritos de “viva el batallón pinulteco”.  Eran leales a Nájera, quien tenía posesiones en la región.  Al mismo tiempo, llegó un mensajero de Estrada Cabrera a la Comandacia de Armas a pedirle una escolta al general Nájera, quien se negó diciendo:  “a la presidencia no se puede llegar así no más; es preciso que cueste“.
7:00 p. m. El general Marroquín finalmente fue encontrado y fue con una escolta a notificar a todos los comandantes de la ciudad de su nuevo puesto como Comandante de Armas.  Al salir del Castillo de San José, lo vió Nájera, quien estaba escondido en las cercanías del lugar y cuando fue a preguntar por la visita, le informaron que Marroquín era el nuevo Comandante en sustitución de él. Nájera se dió cuenta que todas las posibilidades del triunfo del complot se habían esfumado.
9:00 p. m.
  • El general Marroquín llegó a la Comandancia de Armas junto con su acompañamiento, y al rato llegó el ministro de la Guerra, el general Solares, quien entró solamente un momento. Y poco después llegaron el comandante Manuel Barillas y el capitán Toribio Morales que iban a llamar a Marroquín de orden del presidente interino.
  • El general Nájera y el coronel Arévalo, Mayor de Plaza, recibieron amablemente a Marroquín y lo llevaron a la oficina de la Comandancia, en tanto que a sus acompañantes los llevaron a la Secretaría; al poco rato, Nájera dejó solo a Marroquín y el coronel Arévalo atacó al nuevo comandante con un grupo de soldados que lo maniataron y sacaron al patio. Allí fue muerto a bayonetazos por los soldados, y su cadáver llevado a los calabozos, en donde ya estaban muertos los miembros de su escolta.
  • Un único sobreviviente huyó para relatar los hechos, y otro soldado sobrevivió porque salió de la Comandancia cuando vio salir a Solares poco antes.
11:00 p. m.
  • Nájera y Arévalo partieron junto con sus tropas leales hacia la Guardia de Honor (localizada en ese entonces a la par del Palacio Presidencial) para tratar de conseguir aliados, pero fueron rechazados a tiros por las fuerzas leales al gobierno y tras el tiroreo huyeron de la ciudad por el Guarda del Incienso.
  • Durante la refriega el presidente interino se dió cuenta de que el general Solares no le era leal pues lo encontraron hablando con Nájera y por todo respuesta mandó a decir que no se preocupara porque se trataba “solamente de una borrachera de las tropa de la Guardia de Honor“.  Estrada Cabrera ordenó que lo apresaran de inmediato.
  • El mayor general Calixto Mendizábal llegó a la ciudad y se bajó en una estación antes de la Central para evitar ser capturado por cuarenta policías montados que lo estaban esperando; llegó al Palacio de gobierno en donde lo entretuvieron sin aprehenderlo, pues estaba ajeno al supuesto complot.
11:30 p. m. Varios de los militares complotistas se asilaron en la legación de México.
10 de febrero
8:00 a. m. Con el asunto resuelto, se consolida Estrada Cabrera en el poder.
12:00 p. m. El cadáver del general Reina Barrios es trasladado a las catacumbas de la Catedral Metropolitana, y el del general Marroquín al cementerio general.

BIBLIOGRAFIA: