¿Qué era una República Bananera?

bananarepublic
Trabajador de la United Fruit Company en 1913. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El término «República Bananera» es una expresión despectiva que se utiliza para referirse a un país que es políticamente inestable, empobrecido, sin posibilidades de salir del tercer mundo, cuya economía depende de uno o unos cuantos productos de escaso valor agregado, y que está gobernado por un dictador legitimado de forma fraudulenta o por una junta militar y sometido a la hegemonía de una empresa extranjera, ya sea por sobornos a los gobernantes o por el ejercicio del poder financiero.1

Este término fue creado por el humorista y escritor de cuentos O. Henry, de origen estadounidense, quien pasó varios años en Centroamérica, especialmente en Honduras, en donde se había refugiado tras ser acusado de malversación de fondos en Houston, Texas. O. Henry  la usó en su libro «Cabbages & Kings«, para referirse despectivamente a la imaginaria república de Anchuria. He aquí algunos ejemplos de la forma despectiva en que O. Henry se refiere a la república bananera:

  • «En la constitución de esta pequeña y marítima república bananera existía una olvidada sección que hablaba del mantenimiento de una flota naval.  Esta provisión, junto con muchas otras más importantes, se había mantenido en el olvido desde que se estableció la república.  Anchuria no tenía una flota naval y no necesitaba una».2
  • «El presidente de la Republic Insurance Company había huído con cerca de cien mil dólares en efectivo.  Los directores lo querían de regreso a como fuera lugar, pero querían aun más tener el dinero de regreso.  Habían logrado localizar los movimiento del viejo caballero hasta a donde había abordado un vapor de transporte de frutas con destino a América del Sur aquella misma mañana junto con su hija y una gran bolsa de viaje (que era todo lo que tenía la familia).  […] Yo tenía una buena idea de a donde iba el viejo Wahrfield, que ese era su nombre, J. Churchill Wahrtfield. En ese tiempo, teníamos un tratado con casi todos los países extranjeros, excepto Bélgica y esa república bananera,  Anchuria.»3
  • «Después de su tercer banano, el hombre con los anteojos hasta la nariz lo escupió con un estremecimiento. -¡Que el diablo se quede con toda la fruta!-, señaló, con un tono patricio de asco.  -Yo viví por dos años donde crecen estas cosas.  El recuerdo de su sabor te acompaña siempre.  Las naranjas no están tan mal.  Asegúrate de agarrar un par de ellas, O’Day, la próxima vez que una caja roja aparezca por aquí-.  -¿Usted vivió allá abajo con los monos?-, le preguntó el otro, más platicador gracias a la espléndicda luz del día y la reconfortante comida de frutas. -Yo también estuve allá una vez.  Pero solamente por unas horas.  Eso fue cuando estaba con la Agencia de Detectives Columbia.  Esos monos acabaron conmigo.  Yo todavía tendría todavía mi trabajo si no fuera por ellos-.»4
  • «-No hay mucho en el pueblo-, dijo Goodwin, sonriendo.  -Un pueblo bananero, como el que más.  Chozas de bajareque, adobe, cinco o seis casas de dos pisos, muy pocas habitaciones, una población mestiza entre españoles, indios, cabers y negros.  No hay aceras de ninguna clase, no hay entretenimiento alguno.  Completamente inmoral.  Ese es sólo un bosquejo superficial, por supuesto.-5

Aunque utilizada para referirse a Honduras, la expresión podría referirse también a Guatemala, ya que éste país tenía convenios con la United Fruit Company, y esta poderosa compañía frutera estadounidense controlaba la economía del país desde el 12 de enero de 1904, cuando el entonces vicepresidente de la compañía, Minor C. Keith, firmó su primer contrato con el presidente de ese entonces, el licenciado Manuel Estrada Cabrera.6

De hecho, la poderosa empresa frutera norteamericana mantuvo en el gobierno a Estrada Cabrera hasta 1920, y posteriormente, cuando veía sus intereses amenazados, patrocinaba golpes de estado para colocar a un gobernante que le fuera favorable; tal fue el caso del golpe de estado contra Carlos Herrera en 1921 que colocó al general José María Orellana,7 o el del desconocimiento del gobierno golpista de Manuel María Orellana en 1930 en favor de la elección de Jorge Ubico.8 De hecho, cuando el gobierno de los Estados Unidos no reconoció al gobierno de facto de Manuel María Orellana, la revista estadounidense Time publicó lo siguiente: «Las revoluciones centroamericanas han dando mucho tela que cortar a las plumas de Richard Harding Davis y de O. Henry.  Guatemala vivió todos esos aspectos que se han escrito en la ficción la semana pasada cuando tuvo tres presidentes en siete días.  Fue un asunto serio para los guatemaltecos; pero se convirtió en una vergüenza para el Departamento de Estado.»8

Finalmente, tras catorce años de un gobierno dictatorial altamente ligado a la frutera, una revolución cívico militar dió un giro a la política del gobierno guatemalteco en 1944, el cual poco a poco empezó a alejarse de las directrices de la UFCO, hasta llegar a un rompimiento definitivo durante el gobierno del teniente coronel Jacobo Arbenz Guzmán, el cual emprendió varios proyectos directamente enfocados a acabar con los monopolios de la United Fruit Company:  la construcción de la carretera al Atlántico para competir con el monopolio ferrocarrilero, la construcción del puerto de Santo Tomás de Castilla para salir del control portuario que la flota mercante de la UFCO tenía en Puerto Barrios, y, principalmente, la reforma agraria que confiscó a la frutera enormes cantidades de terrenos que había declarado al fisco guatemalteco por un precio muy inferior al que realmente tenían.  La UFCO movió todas sus influencias en el gobierno del general Dwight Eisenhower en los Estados Unidos, y patrocinó las operaciones PBFORTUNE, PBSUCCESS y PBHISTORY para derrocar al gobierno de Arbenz en 1954, tras acusarlo de ser una influencia comunista en la región.9


BIBLIOGRAFIA:

  1. Real Academia Española. Diccionario de la lengua española. «Dicho de algunos países del Caribe: dependientes de los países y compañías compradores de plátanos. Dicho principalmente de ciertos países de Iberoamérica: tercermundistas
  2. O. Henry (1915) [1904] Cabbages and Kings.  Estados Unidos: Doubleday, Page & Co. p. 132.
  3. Ibid., p. 296.
  4. Ibid., p. 295.
  5. Ibid., p. 73.
  6. Estrada Paniagua, Felipe (1909). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1905-1906 XXIV. Guatemala: Arturo Siguere y Cía. p. xvi.
  7. Bauer Paiz, Alfonso (1965). Compilación de leyes laborales de Guatemala de 1872 a 1930. Guatemala: Centro de Estudios Económicos y Sociales, Universidad de San Carlos de Guatemala.
  8. Bucheli, Marcelo; Jones, Geoffrey (2005). «The Octopus and the Generals: the United Fruit Company in Guatemala»Harvard Business School Case (en inglés) (9–805–146). Archivado desde el original el 10 de diciembre de 2012.
  9. Cullater, Nicholas (1992). Operation PBSUCCESS. The United States and Guatemala. 1952-1954. CIA. United States.  Nota: desclasificado por la CIA en 1997.

19 de octubre de 1972: autorizan a «Monte Corporation» a adquirir bienes de la UFCO

El presidente general Carlos Arana Osorio emite un acuerdo gubernativo autorizando a «Monte Corporation» a adquirir los bienes de la «United Fruit Company»

19octubre1972
Plantaciones bananeras de Del Monte-BANDEGUA en Izabal en 2010.  En el recuadro: el presidente de Guatemala en 1972, el general Carlos Arana Osorio.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Hasta 1972, la UFCO había sido el símbolo del imperialismo estadounidense en Guatemala, pues era el mayor terrateniente e inversionista en el país, había explotado sus recursos naturales y manejado la economía guatemalteca (al punto que había comprado la deuda de los ferrocarriles  y constituido su subsidiaria International Railways of Central America),  y había explotado a sus trabajadores por medio del sistema de comisariatos en los que los empleados gastaban hasta el último centavo de lo que les pagaba la empresa, además de luchar denodadamente en contra de las agrupaciones de trabajadores.1  Por si esto no fuera poco, fue el principal apoyo de los largos gobiernos del licenciado Manuel Estrada Cabrera y del general Jorge Ubico,2 el promotor del golpe de estado contra el ciudadano Carlos Herrera,3 y el principal patrocinador de la operación PBSUCCESS de la CIA para derrocar al gobierno del coronel Jacobo Arbenz Guzmán, luego de que éste hubiera impulsado varias medidas económicas para competir contra los monopolios estadounidenses en Guatemala.4

En 1972, la compañía frutera estaba siendo investigada por el gobierno de su país por las nuevas leyes anti-monopolio.  Para evitar esta persecusión y para reducir la imagen negativa que tenía en Centroamérica, la UFCO emprendió un sofisticado plan para dar la impresión de estar sumida en deudas para así reducir sus activos y desmembrarse en empresas más pequeñas, todas ellas agrupadas en United Brands Holdings.1  Así pues, en Guatemala, el presidente general Carlos Arana Osorio emitió el acuerdo gubernativo 19-10-1972 por medio del cual «otórgase el consentimiento y consiguiente se autoriza a la «United Fruit Company» para que ceda o traspase a la entidad jurídica «Monte Corporation», o bien a una de las compañías subsidiarias de que ésta fuere propietaria y organizare para el efecto«.5 Y así fue como surgió Del Monte-BANDEGUA (Compañía de Desarrollo Bananero de Guatemala Limitada), la cual mantiene su presencia en Izabal y siguió con la tradición imperialista de la United Fruit Company enfocándose a mantener al país en el subdesarrollo para poder controlarlo más fácilmente.1

En 1975 el New York Times reportó que el gobierno guatemalteco, ahora dirigido por el general Kjell Eugenio Laugerud García iba a emprender una investigación para determinar si Del Monte había sobornado a un oficial guatemalteco con medio millón de dólares para lograr la autorización para comprar los bienes de la UFCO.6  Aquella investigación, por supuesto, nunca se concluyó.

De esta forma, Guatemala dejó de ser la República Bananera de la United Fruit Company, para convertirse en la República Bananera de Del Monte-BANDEGUA.


BIBLIOGRAFIA:

  1. NACLA (1976) Guatemala: Del Monte’s “Banala Republic”, NACLA’s Latin America and Empire Report, 10:7, 24-32, DOI: 10.1080/10714839.1976.11724813, p. 24
  2. Bucheli, Marcelo (2008). «Multinational Corporations, Totalitarian Regimes, and Economic Nationalism: United Fruit Company in Central America, 1899-1975». Business History (en inglés) 50 (4): 433-454. doi:10.1080/00076790802106315.
  3. Bauer Paiz, Alfonso (1965). Compilación de leyes laborales de Guatemala de 1872 a 1930. Guatemala: Centro de Estudios Económicos y Sociales, Universidad de San Carlos de Guatemala.
  4. Cullather, Nicholas (2006). Secret History: The CIA’s Classified Account of its Operations in Guatemala 1952-54 (en inglés) (2ª edición). Stanford University Press. ISBN 9780804754682
  5. Gobierno de Guatemala (1973). Recopilación de Leyes de la República de Guatemala. XCII Guatemala, 1972. pp. 325-328
  6. The New York Times (16 de julio de 1975). Guatemala studies Del Monte report. Nueva York: The New York Times.

10 de mayo de 1972: Guatemala elimina la paridad-oro del Quetzal

El gobierno de Guatemala elimina la paridad-oro del Quetzal, siguiendo el ejemplo del gobierno de Richard Nixon en los Estados Unidos.

10mayo1972
Edificio del Banco de Guatemala en el Centro Cívico de la Ciudad de Guatemala en 2010.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En mayo de 1971 la economía estadounidense tenía por primera vez en lo que iba del siglo XX un déficit en la balanza comercial, ya que los gastos en las guerras de Corea y de Vietnam se acumulaban y los impuestos recaudados por el gobierno norteamericano no eran suficientes. Esto provocaba que el poder adquisitivo del dólar se redujera y le fuera más difícil aún al gobierno de los EEUU hacer frente a sus obligaciones financieras. Así pues, para corregir este déficit y la disminución en el poder del dólar, el 15 de agosto de 1971 el gobierno del presidente Richard Nixon unilateralmente reordenó el sistema monetario internacional cuando decretó que suprimía temporalmente la paridad-oro del dólar estadounidense, que hasta ese momento se cotizaba por 35 dólares por cada onza de oro. Esto significaba abandonar los Acuerdos de Bretton Woods impuestos hacia el final de Segunda Guerra Mundial, convirtiendo de esa forma al dólar estadounidense en una moneda fíat (es decir, una moneda que es tal, solamente porque el gobierno de su país dice que lo es). Nixon ordenó cerrar la ventanilla de cambios de oro por dólares y terminó así con el régimen de libre convertibilidad del dólar y el oro.1,2

En Guatemala, siendo una economía muy pequeña en comparación con los países industrializados que no pudieron frenar el cambio impuesto por Nixon, el congreso de la República, a solicitud del Ejecutivo, emitió el siguiente decreto el 10 de mayo de 1972:3

DECRETO NUMERO 22-72

El Congreso de la República de Guatemala,

CONSIDERANDO:
Que el Organismo Ejecutivo, a tenor del artículo 15 de la Ley Monetaria, Decreto Número 203 del Congreso de la República, ha dirigido a este Organismo una solicitud razonada para que se modifique la paridad-oro de la moneda nacional;

CONSIDERANDO:
Que la alteración del ordenamiento monetario internacional, y en particular el reciente cambio en la paridad-oro del dólar de los Estados Unidos de América, causaría efectos perjudiciales en los precios de los artículos que más efectan a la economía del país, de no modificarse consecuentemente la paridad-oro del Quetzal;

CONSIDERANDO:
Que la medida solicitada por el Organismo Ejecutivo constituye la defensa más conveniente de los intereses nacionales ante los fenómenos internacionales indicados y la misma está prevista en el inciso b) del artículo 14 de la Ley Monetaria;

CONSIDERANDO:
Que, además de Nueva York y Londres, han surgido otros mercados financieros internacionales, cuya importancia es creciente para la economía guatemalteca, por lo que se hace necesario que la Junta Monetaria cuente con bases adecuadas para la determinación de la paridad legal de cambio de las monedas extranjeras,

POR TANTO,
En ejercicio de las atribuciones que le asignan los incisos 1° y 9° del artículo 170 de la Constitución de la República, de conformidad con lo que estipula el artículo 127 de la misma Constitución, y con fundamento en el literal b) del artículo 14 del Decreto número 203 del Congreso de la República,

DECRETA:
Las siguientes Reformas a la Ley Monetaria, Decreto 203 del Congreso de la República:

Artículo 1°.: El Artículo 13 queda así:

«Artículo 13: El Quetzal tiene la paridad de ochocientas dieciocho mil quinientas trece millonésimas (0.818513) de gramo de fino»

Artículo 2°.: El Artículo 18 queda así:

«Artículo 18: Las paridades legales de cambio de las monedas extranjeras con relación al Quetzal, se determinarán de acuerdo con las siguientes bases:

a) Si se tratare de monedas extranjeras, libre y efectivamente convertibles, ya sea en oro, o en monedas convertibles en oro, o bien de monedas inconvertibles que tengan importancia en la composición de las reservas monetarias internacionales del país, la paridad se calculará sobre la base del equivalente en oro de dichas monedas;

b) En cualquier otro caso, la paridad se calculará sobre la base de las cotizaciones corrientes respectivas en los principales mercados internacionales.

La Junta Monetaria determinará cuando lo estime necesario o a solicitud de parte, cuáles osn las monedas extranjeras que tengan más importancia en las transacciones internacionales del país o en la composición de las reservas monetarias internacionales del mismo; determinará y publicará las paridades legales de tales monedas y cuando ocurrieren dudas sobre la paridad legal de cambio de las monedas no incluidas en las publicaciones oficiales, la propia Junta certificará la respectiva paridad legal a petición de cualquier interesado.

Las paridades legales publicadas o certificadas por la Junta Monetaria, tendrán fuerza legal y harán plena prueba.

Artículo 3°.: Los contratos celebrados con anterioridad a esta ley quedan sujetos a lo establecido en la segunda parte del artículo 2°. de la Ley Monetaria, Decreto 203 del Congreso de la República.

Artículo 4°.: Se derotan todas las disposiciones que se opongan a la presente ley.

Artículo 5°.: El presente Decreto fue declarado de urgencia nacional con el voto favorable de más de las dos terceras partes del total de diputados que integran el Congreso y entrará en vigor el mismo día de su publicación en el Diario Oficial.

Pase al Organismo Ejecutivo para su publicación y cumplimiento.

Dado en el Palacio del Organismo Legislativo en la ciudad de Guatemala, a los diez días del mes de mayo de mil novecientos setenta y dos.

Mario Sandoval Alarcón, Presidente del Congreso

Publíquese y cúmplase.

  • Carlos Arana Osorio
  • Ministro de Finanzas, Jorge Lamport Rodil
  • Viceministro de Economía Encargado del Despacho, Oscar Eduardo Pineda Castro3

Los efectos nefastos de eliminar el patrón-oro y de convertir al dólar y las demás monedas en dinero fiat se están viendo durante las crisis financieras del siglo XXI. Actualmente el dólar, el euro, el yen y, por añadidura, el quetzal, no tienen más respaldo que el de la confianza que se tiene depositada en los gobiernos ques lo emiten. Y ahora los EEUU ya no son los mayores acreedores del mundo, sino el país más endeudado que existe, con una moneda que se está devaluando aceleradamente conforme que crean más y más dinero de la nada para ayudar a las grandes corporaciones que son «demasiado grandes para quebrar«.4


BIBLIOGRAFIA:

  1. Hetzel, Robert L. (2008) The Monetary Policy of the Federal Reserve: A History. (en inglés) Cambridge: Cambridge University Press.
  2. Richard Nixon (15 de agosto de 1971) Address to the Nation Outlining a New Economic Policy: «The Challenge of Peace.» (en inglés) Puesto en línea por Gerhard Peters y John T. Woolley, The American Presidency Project.
  3. Congreso de la República de Guatemala (10 de mayo de 1972). Decreto 22-72. Reformas a la Ley Monetaria, Decreto 203. Guatemala: Diario de Centro América.
  4. Mueller, Marion (2011) 1971: hace 40 años se suspendió la convertibilidad dólar/oro. Portal Oro: Oro y finanzas.