22 de enero de 1829: los liberales de Antigua se rebelan contra Aycinena

Debido a la persecusión de que eran objeto por parte del gobierno conservador de Mariano de Aycinena, los liberales en Antigua Guatemala se rebelan contras la autoridades del Estado

22enero1829
Ruinas del pórtico principal de la iglesia de la Compañía de Jesús antes de ser destruidas por los terremotos de 1917-18 y 1976. En el recuadro: el Jefe de Estado Mariano de Aycinena. Imágenes tomadas de Mizner Scrap Book of Central America y de Wikimedia Commons.

Tras el desastre de Milingo en 1827, el general Manuel José Arce se dió cuenta de que no podía luchar contra las pasiones políticas de los criollos centroamericanos y renunció a la presidencia de la República Federal de Centro América, dejando el poder en manos de Mariano de Beltranena.  Para entonces, los criollos liberales habían dado la espalda al proyecto político de Arce, y lo acusaban de haberse aliado a los criollos aristócratas conservadores de la ciudad de Guatemala, que servía en ese entonces como capital de la Federación.1  Por su parte, en el estado de Guatemala gobernaba desde 1827 el líder conservador Mariano de Aycinena, quien había llegado al poder tras el golpe de estado contra el liberal Juan Barrundia y la captura de éste por parte de Arce en 1826, y quien había emprendido una labor enérgica en contra de los criollos liberales.2

A pesar de la persecución de Aycinena, los liberales se refugiaron en la ciudad de Antigua Guatemala, en donde el jefe político del departamento, Sebastián Morales, era un liberal que se había puesto al servicio del gobierno conservador para conseguir una puesto como éste, ya que Sacatepéquez y Chimaltenango eran la puerta de acceso a la región de Los Altos.3  Además, la antigua capital del Reino de Guatemala se prestaba para una conjura, ya que en ese época contaba apenas con diez mil habitantes, y quedaba sumida en la oscuridad y quietud tan pronto como se ponía el sol.4

Uno de los organizadores de aquella conjura era el Dr. Mariano Gálvez, quien en esa época no era bien visto por los criollos liberales porque había apoyado sido secretario de Gabino Gaínza y firmado el decreto de anexión a México en 1822,5 pero quien gracias a su inteligencia logró imponerse entre sus correligionarios, cuyo número crecía día a día. Y así, el 22 de enero de 1829, los liberales con  el jefe político Sebastián Morales, desconocieron la autoridad de Aycinena aduciendo que solamente reconocían el gobiero del despuesto Juan Barrundia.6

Los alzados, que eran aproximadamente seiscientos, pidieron que les proporcionaran armas y le ofrecieron el mando de la fuerza al coronel francés Nicolás Raoult, quien políticamente declinó la oferta, aduciendo que era ir al sacrificio, a pesar de que era uno de los principales alborotadores.  Y antes de que lograran conseguir un nuevo jefe militar, las autoridades conservadores enviaron un contingente militar a Antigua y los liberales se dispersaron como pudieron.6

A pesar de aquella derrota inicial, los liberales resultaron vencedores sobre el gobierno de Aycinena porque cuando la noticia del fracaso de la revuelta llegó a oídos del general hondureño Francisco Morazán, este movilizó  su “ejército protector de la ley” y emprendió camino a Guatemala, sitiando la ciudad y obligando a la renuncia de las autoridades federales y estatales el 14 de abril de ese mismo año.6


BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1963) [1926]. El Libro de las Efemérides; Capítulos de la Historia de la América Central. V. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 128.
  2. Mencos Franco, Agustín (1893). Rasgos biográficos de Francisco Morazán: apuntes para la historia de Centro América. Guatemala: Tipografía El Comercio. p. 32.
  3. Hernández de León, El Libro de las Efemérides, p. 129.
  4. Ibid., p. 130.
  5. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, 1821-1869 I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 14-16.
  6. Hernández de León, El Libro de las Efemérides, p. 131.
  7. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 361-366.

22 de enero de 1855: muere Mariano de Aycinena

Muere Mariano de Aycinena, jefe de estado de Guatemala entre 1826 y 1829 y ex-líder del partido conservador

22enero1855
Fotografía de Eadweard Muybridge mostrando la finca “El Naranjo”, propiedad de la familia Aycinena, en 1875. En ese entonces la finca estaba en las afueras de la ciudad de Guatemala; actualmente es el área ocupada por la colonia Villa Linda y el puente del mismo nombre en la zona 7.  En el recuadro: Mariano de Aycinena, jefe de Estado de Guatemala entre 1826 y 1829.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Muchos de los miembros del partido conservador fueron demonizados por los historiadores liberales luego de la revolución de 1871.  Uno de ellos fue Mariano de Aycinena, quien fue prácticamente borrado de los libros de historia, a pesar de haber sido líder del ayuntamiento criollo que pactó con el capitán general Gabino Gaínza la firma de la Independencia de Centroamérica en 1821.1,2

Aycinena fue jefe Estado de Guatemala de 1826 a 1829, luego de que los criollos conservadores y religiosos dieran un golpe de estado contra el gobierno liberal de Juan Barrundia, debido a la serie de edictos anticlericales que su gobierno estaba decretando.3 Aquel golpe de estado fue la chispa que encendió la Guerra Civil Centroamericana, cuyo primer episodio terminó el 14 de abril de 1829 cuando Francisco Morazán expulsó a los miembros de la familia Aycinena y los del clero regular de toda Centroamérica tras haber invadido a Guatemala y derrocado a su gobierno conservador.4

Pero en Guatemala aquella guerra se prolongó hasta 1851, cuando Rafael Carrera derrotó a los criollos liberales en La Arada y obligó a los conservadores a pactar con él para seguir en Guatemala, ya que no los querían en ningún otro estado por su orientación política y Carrera tenía numerosos pactos con las poblaciones indígenas locales con lo que logró evitar que lincharan a los conservadores como estaban haciendo los indígenas en Yucatán en esa época.5 Aycinena regresó a Guatemala, pero ya no participó en política, dejando el liderazgo de la familia a su sobrino, el obispo Juan José Aycinena, quien era hijo de Vicente, hijo mayor de Juan Fermín de Aycinena, y quien heredó el marquesado.6

De la muerte de Aycinena dice el historiador Federico Hernández de León en su columna “El Capítulo de las Efemérides” del 22 de enero de 1926: “a las cinco menos cuarto de la mañana, [murió] don Mariano de Aycinena […], después de sufrir por algunas semanas de una afección pulmonar que le causara fuertes dolores. A la hora [de su muerte] contaba el prócer sesenta y cinco años y cuatro meses de edad, se hallaba alejado de la política y sus actividades las dedicaba a las obras [religiosas].”6

Y es que la familia Aycinena y el partido conservador estaba íntimamente ligados con los principales personajes del clero desde la época colonial, dado el poder político y económico que la iglesia tuvo durante ese período y que todavía mantenía a pesar de haber sido considerablemene debilitada durante la segunda parte del siglo XVIII cuando los reyes de la familia Borbón que asumieron la corona de España.  Mariano de Aycinena, por su parte, era el último hijo sobreviviente del tercer matrimonio de Juan Fermín de Aycinena, quien fuera el marqués de Aycinena, único título nobiliario que había en Centroamérica.7

Por si esto no fuera poco, en 1855 el gobierno de Guatemala estaba  a cargo del capitán general Rafael Carrera, quien ya había firmado con la Santa Sede un Concordato8 otorgándole numerosos privilegios a los miembros del clero en 1852.  La República se había convertido así en un estado católico que sirvió de refugio para las órdenes religiosas que eran perseguidas en muchas otras naciones de América Latina por los gobiernos liberales anticlericales que en ellas se establecieron.7

Con estos antecedentes, se entiende mejor lo que cuenta Hernández de León: “todo el día 22 se mantuvo el cuerpo de don Mariano expuesto en su propia casa Nota_a , por donde desfilaran los representantes de todas las congregaciones; el 23 de  las seis de la mañana fue llevado en hombros de frailes a la iglesia del Carmen; se le recitaron misas a porrillo, hasta las ocho que se cantó la misa de cuerpo presente.  A las cuatro y media de la tarde, con un inmenso acompañamiento de particulares, salió de la Catedral el Venerable Cabildo eclesiástico, su cohorte de coros y colegio, la hermandad de San Juan de Dios, los miembros del Ayuntamiento y el déan don José María Barrutia. Terminadas las funciones en el Carmen, al caer la tarde del 23, fue sacado de nuevo el cádaver con dirección al Hospital, de donde salió la hermandad a recibirlo y conducirlo a la capilla que se le preparara.  Pasó allí la noche del 23 entre salmos y rezos y el 24, después de la misa mayor, todos los sirvientes de la casa de caridad tomaron de nuevo el cadáver y lo trasladaron a la capilla del cementerio, en donde fué sepultado.”6


NOTAS:

  • a: ubicada en donde hoy en el siglo XXI se encuentra el Edificio “El Centro” en la Ciudad de Guatemala.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Montúfar y Rivera, Lorenzo (1887). Reseña Histórica de Centro-América. VI Guatemala: Tipografía La Union.
  2. — (1887). Reseña Histórica de Centro-América. VII Guatemala: Tipografía La Union.
  3. Asamblea Legislativa and Guatemala. Departamento de Guerra (22 de septiembre de 1826), Hoja suelta-Decreto, S. Martin Xilotepeque, Guatemala, 22 de septiembre 1826 San Martin Xilotepeque, Guatemala.
  4. La Antorcha Centro-Americana (11 de septiembre de 1829). Guatemala, septiembre 10. En: La Antorcha Centro-Americana. (7)  Guatemala: Imprenta Nueva. p. 28.
  5. Coronado Aguilar, Manuel (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala. Guatemala: Editorial del Ejército. p. 229.
  6. Hernández de León, Federico (22 de enero de 1926). “El Capítulo de las Efemérides. 1855, 22 de enero: muere don Mariano de Aycinena“.  Guatemala: Nuestro Diario, Talleres SELCA.
  7. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.
  8. La Gaceta (10 de noviembre de 1854). No oficial. Edicto. Guatemala. Imprenta de La Paz

22 de enero de 1870: muere Serapio Cruz (“Tata Lapo”)

Muere tras ser derrotado en combate en Palencia el mariscal Serapio Cruz (Tata Lapo). Su cuerpo fue desecrado tras su muerte, pues las tropas conservadoras llevaron su cabeza como trofeo de guerra

22enero1870
El Mariscal Serapio Cruz. “Tata Lapo”. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Es muy común entre los guatemaltecos decir que algo es “del tiempo de Tatalapo” para referirse a algo que ocurrió hace mucho tiempo.  El dicho proviene del apodo del Mariscal Serapio Cruz, a quien lammaban popularmente “Tata Lapo“.1

Cruz era un hábil militar que estuvo en el bando liberal y junto con su hermano, el general Vicente Cruz, peleó contra el régimen de Mariano Paredes en 1848 para intentar independizar nuevamente al estado liberal en el Occidente guatemalteco.2 Sin embargo, cuando el general Rafael Carrera retornó a Guatemala de su exilio en 1849,3 Cruz comprendió que era más conveniente aliarse al presidente conservador y le fue leal hasta la muerte de Carrera en 1865; de hecho, una de las hermanas de Cruz fue una de las incontables amantes que tuvo el general Carrera y ambos generales se hicieron compadres.4

Tras la muerte de Carrera, llegó al poder el Mariscal Vicente Cerna y Cerna, quien había sido un compañero del fallecido presidente desde los tiempos de la guerrilla en contra del gobierno liberal del doctor Mariano Gálvez, pero que carecía tanto de la férrea personalidad de Carrera, como de su habilidad militar y diplomática.  Como resultado, los criollos liberales vieron la oportunidad de tomar nuevamente el poder y se inició así una serie de levantamiento en contra del gobierno de Cerna.5-6

El mariscal Serapio Cruz, se alzó dos veces contra Cerna.  Una fue en 1867 y la segunda en 1869.  La primera vez fue capturado por su compadre, el mariscal Antonino Solares, quien le perdonó la vida y le ayudó a salir al exlio a El Salvador, previo firmar un convenio por el que se comprometía a no regresar al país sin el permiso del gobierno.  Sin embargo, tras poco más de un año, Cruz invadió Huehuetenango tomando el poblado de Nentón, y se mantuvo atacando poblados utilizando tácticas guerrilleras hasta que el 22 de enero de 1870, cuando se encontraba en las cercanías de la Ciudad de Guatemala y a unos siete kilómetros de su natal Palencia, fue atacado por las tropas gubernamentales al mando de Solares, entonces general en jefe del Ejército de Guatemala.7 Cruz y sus principales jefes, viéndose perdidos, huyeron por la barranca, pero Cruz llevaba fracturada una pierna y no pudo continuar su marcha, y cuando lo encontraron un soldado y un sargento y lo ultimaron en el acto.8

Caliente aún el cadáver, le cortaron la cabeza, que el general Solares dispuso mandar a la ciudad como trofeo.  Los detalles grotescos con que la cabeza fue exhibida en el Mercado Central sirvieron a los liberales -siendo uno de ellos J. Rufino Barrios que había colaborado con Cruz en la rebelión de 18697-, quienes elevaron a Cruz a la categoría de mártir del gobierno conservador y fue el detonante de la Revolución Liberal contra el gobierno, la cual triunfó el 30 de junio de 1871.9


BIBLIOGRAFIA:

  1. Sandoval, Julieta (2007). «Las historias de Tío Chema, Don Chebo, Tatalapo o los huitecos han pasado de generación en generación». Prensa Libre. Archivado desde el original el 8 de mayo de 2014.
  2. Hernández de León, Federico (10 de febrero de 1926) “El capítulo de las efemérides: 10 de febrero de 1849, Pax”. Guatemala: Nuestro Diario.
  3. Paredes, Mariano; Guzman, Agustin (1849). Convenio. Antigua Guatemala.
  4. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.
  5. Lainfiesta, Francisco (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala. Período de 20 años corridos del 14 de abril de 1865 al 6 de abril de 1885. Guatemala: Pineda e Ibarra. p. 4.
  6. Salazar, Ramón A. (1896). El tiempo viejo: recuerdos de mi juventud. Guatemala: Tipografía Nacional.
  7. Hernández de León, Federico (1963) [1924] El libro de las efemérides: capítulos de la historia de la América Central”. V. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 284-287.
  8. La Ilustración Española y Americana (1870). «Revolución de Guatemala. Muerte del mariscal don Serapio Cruz». Fundación Joaquín Díaz 14 (12).
  9. Aceña, Ramón (1899). Efemérides militares. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 345.