22 de julio de 1826: la Asamblea constituyente ordena el cierre del Consulado de Comercio en el Estado de Guatemala

 

22julio1826
Vista de la ciudad de Guatemala desde el Cerrito del Carmen en 1875.  Se observan las iglesias de Candelaria y de la Parroquia. Fotografía de Eadweard Muybridge tomada de Wikimedia Commons.

El Real Consulado de Guatemala se fundó por real Cédula del 11 de diciembre de 1793 y defendía una concepción monopolista del comercio internacional del Reino de Guatemala.  Su finalidad era contraria a las tendencias liberales que adoptaron los criollos rurales, en oposición a las de los criollos aristócratas, y buscaron por todos los medios eliminar dicha institución.1

Así, luego de la independencia el 15 de septiembre de 1821, se creó una adminstración de las aduanas marítimas para suplir las deficiencias del Consulado, que había perdido toda legitimidad y razón de ser al crearse la nación independiente.  Luego de la anexión y posterior separación del efímero Primer Imperio Mexicano en 1823, la Asamblea Constituyente del Estado de Guatemala, miembro de la recién formada República Federal de Centro América, ordenó el 15 de enero de 1825 que el Consulado de Comercio de la ciudad no podía intervenir en los asuntos mercantiles pertenecientes a los restantes estados de la República, hasta que, finalmente, lo abolieron formalmente el 22 de julio de 1826.1

Sin embargo, debido al golpe de estado de los criollos conservadores en contra del Jefe de estado, el liberal Juan Barrundia el 22 de septiembre de 1826,2 se derogó ésta y otras medidas que atacaban a los intereses de los aristócratas y de la iglesia, lo que mantuvo vigente al Consulado de Comercio hasta el 14 de abril de 1829, en que el general liberal Francisco Morazán invadió Guatemala y derrocó al gobierno Federal y al Jefe de Estado, Mariano de Aycinena.3  En mayo de ese año, el Consulado fue ordenado a entregar los documentos que aún estaban en su poder, y poco después se dispuso que la casa que el consulado había ocupado fuera convertida en un cuartel.1

El Consulado de Comercio fue restablecio el 13 de agosto de 1839, ya cuando había triunfado la revolución católica campesina que había derrocado al gobierno liberal del Dr. Mariano Gálvez que había ayudado a los conservadores a retomar el poder,4 aduciendo que con ello se producirían grandes beneficios por estar encargado de dirimir las disputas de comercio, y de sentenciar pleitos por el principio de verdad sabida y buena fe guardada, además de promover y ejecutar la construcción de bodegas en los puertos, la de puentes, caminos y calzadas, y de fomentar al mismo tiempo los ramos de la industria nacional.5

Durante el régimen de los 30 años y la presidencia vitalicia del capitán general Rafael Carrera, el consulado se transformó en una agencia gubernamental que funcionó para regular el comercio de los criollos conservadores.1

En 1871, luego del triunfo de la Revolución Liberal, el Consulado de comercio fue definitivamente suprimido, y en su lugar se creó el Ministerio de Fomento, el que eventualmente se convirtió en los Ministerios de Comunicaciones y de Economía.


BIBLIOGRAFIA

  1. Bertrand, Michel (s.f.) El consulado colonial de Guatemala: fuentes para su historia. pp. 33-51.
  2. Marure, Alejandro (1844). Efemérides de los hechos notables acaecidos en la república de Centro América, desde el año de 1821 hasta el de 1842. Guatemala: Imprenta La Paz
  3. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. Tomo II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise.
  4. — (20 de febrero de 1926) “El capítulo de las efemérides: 20 de febrero de 1838, Una Ley Conciliatoria”. Guatemala: Nuestro Diario.
  5. Pineda de Mont (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala. I. Guatemala: Imprenta de La Paz.

 

22 de julio de 1838: el jefe de Estado Interino Pedro Valenzuela entrega el poder a Mariano Rivera Paz

22julio1838
Licenciado Mariano Paz cuando era Jefe del Estado de Guatemala. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Tras el fracaso de la política de restituir el impuesto personal para la población indígena y el desastre que provocó la implementación de los Códigos de Livingston con sus juicios de jurados y el matrimonio civil, el gobierno del Dr. Mariano Gálvez estaba en una situación difícil. Pero cuando se presentó la epidemia de cólera en 1837 y el gobierno intentó establecer cordones sanitarios que impedían a los pobladores llegar a sus fuentes de agua la situación estalló.

La guerra civil entre los campesinos alzados liderados por Rafael Carrera y las fuerzs del gobierno de Gálvez fueron cruentas y llevaron al jefe del Estado a renunciar el 2 de febrero de 1838 siendo sustituido provisionalmente por Pedro Valenzuela quien pasó la tormenta lo mejor que pudo hasta que sustittuido el 22 de julio del mismo año por Mariano Rivera Paz.

En 1859, siendo Consejero de Estado del capitán general Rafael Carrera, se opuso al Tratado Wyke-Aycinena, indicando que en un convenio de límites no debía hacerse cesión y venta de territorio guatemalteco, que el gobierno no era más que un administrador de los bienes nacionales, sin facultad alguna para enajenarlos, ya que el presidente había jurado conservar la integridad de la República. Además, señaló que la cláusula compensatoria, además de ser ambigua e indefinida, imponía al gobierno guatemalteco obligaciones para cuyo cumplimiento no estaba autorizado. También afirmó que el Gobierno británico no ofrecía ninguna garantía en relación con el compromiso de pagar la mitad de los costos de la carretera proyectada. Valenzuela comentó, además, que no se podía confiar en la buena fe de los ingleses, por la forma en que habían violado los tratados angloespañoles y que el instrumento en cuestión violaba el Tratado Clayton-Bulwer.  A pesar de los sólidos argumentos de Valenzuela, el gobierno de Carrera estuvo obligado a hacer esa concesión territorial para pagar a la Gran Bretaña por las armas que la Corona le había proporcionado para repeler una nueva invasión del filibustero William Walker.


BIBLIOGRAFIA: