22 de julio de 1826: cierran el Consulado de Comercio

La Asamblea constituyente ordena el cierre del Consulado de Comercio en el Estado de Guatemala, el cual era un organismo muy importante para los criollos aristócratas del partido conservador.

22julio1826
Vista de la ciudad de Guatemala desde el Cerrito del Carmen en 1875. Se observan las iglesias de Candelaria y de la Parroquia. Fotografía de Eadweard Muybridge tomada de Wikimedia Commons.

El Real Consulado de Guatemala se fundó por real Cédula del 11 de diciembre de 1793 y defendía una concepción monopolista del comercio internacional del Reino de Guatemala. Su finalidad era contraria a las tendencias liberales que adoptaron los criollos rurales, en oposición a las de los criollos aristócratas, y buscaron por todos los medios eliminar dicha institución.1

Así, luego de la independencia el 15 de septiembre de 1821, se creó una adminstración de las aduanas marítimas para suplir las deficiencias del Consulado, que había perdido toda legitimidad y razón de ser al crearse la nación independiente. Luego de la anexión y posterior separación del efímero Primer Imperio Mexicano en 1823, la Asamblea Constituyente del Estado de Guatemala, miembro de la recién formada República Federal de Centro América, ordenó el 15 de enero de 1825 que el Consulado de Comercio de la ciudad no podía intervenir en los asuntos mercantiles pertenecientes a los restantes estados de la República, hasta que, finalmente, lo abolieron formalmente el 22 de julio de 1826.1

Sin embargo, debido al golpe de estado de los criollos conservadores en contra del Jefe de estado, el liberal Juan Barrundia el 22 de septiembre de 1826,2 se derogó ésta y otras medidas que atacaban a los intereses de los aristócratas y de la iglesia, lo que mantuvo vigente al Consulado de Comercio hasta el 14 de abril de 1829, en que el general liberal Francisco Morazán invadió Guatemala y derrocó al gobierno Federal y al Jefe de Estado, Mariano de Aycinena.3 En mayo de ese año, el Consulado fue ordenado a entregar los documentos que aún estaban en su poder, y poco después se dispuso que la casa que el consulado había ocupado fuera convertida en un cuartel.1

El Consulado de Comercio fue restablecio el 13 de agosto de 1839, ya cuando había triunfado la revolución católica campesina que había derrocado al gobierno liberal del Dr. Mariano Gálvez que había ayudado a los conservadores a retomar el poder,4 aduciendo que con ello se producirían grandes beneficios por estar encargado de dirimir las disputas de comercio, y de sentenciar pleitos por el principio de verdad sabida y buena fe guardada, además de promover y ejecutar la construcción de bodegas en los puertos, la de puentes, caminos y calzadas, y de fomentar al mismo tiempo los ramos de la industria nacional.5

Durante el régimen de los 30 años y la presidencia vitalicia del capitán general Rafael Carrera, el consulado se transformó en una agencia gubernamental que funcionó para regular el comercio de los criollos conservadores.1

En 1871, luego del triunfo de la Revolución Liberal, el Consulado de comercio fue definitivamente suprimido, y en su lugar se creó el Ministerio de Fomento, el que eventualmente se convirtió en los Ministerios de Comunicaciones y de Economía.


BIBLIOGRAFIA

  1. Bertrand, Michel (s.f.) El consulado colonial de Guatemala: fuentes para su historia. pp. 33-51.
  2. Marure, Alejandro (1844). Efemérides de los hechos notables acaecidos en la república de Centro América, desde el año de 1821 hasta el de 1842. Guatemala: Imprenta La Paz.
  3. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise.
  4. — (20 de febrero de 1926) “El capítulo de las efemérides: 20 de febrero de 1838, Una Ley Conciliatoria”. Guatemala: Nuestro Diario.
  5. Pineda de Mont (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada en virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República. I. Guatemala: Imprenta de La Paz.

Subir

22 de julio de 1838: Valenzuela entrega el poder a Mariano Rivera Paz

El jefe de Estado Interino, Pedro Valenzuela, se ve obligado a entregar el poder a Mariano Rivera Paz

La Plaza de Armas de la Ciudad de Guatemala vista desde el Colegio de Infantes. En el recuadro: Mariano Rivera Paz, cuando era Jefe de Estado de Guatemala. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.
La Plaza de Armas de la Ciudad de Guatemala vista desde el Colegio de Infantes. En el recuadro: Mariano Rivera Paz, cuando era Jefe de Estado de Guatemala. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Tras el fracaso de la política de restituir el impuesto personal para la población indígena y el desastre que provocó la implementación de los Códigos de Livingston con sus juicios de jurados y el matrimonio civil, el gobierno del Dr. Mariano Gálvez estaba en una situación difícil. Pero cuando se presentó la epidemia de cólera en 1837 y el gobierno intentó establecer cordones sanitarios que impedían a los pobladores llegar a sus fuentes de agua, la situación estalló.1

La guerra civil entre los campesinos alzados liderados por Rafael Carrera y las fuerzas del gobierno de Gálvez fueron cruentas y llevaron al jefe del Estado a renunciar el 2 de febrero de 1838 siendo sustituido provisionalmente por Pedro Valenzuela. Ese día, hubo una acometida de las fuerzas de Sacatepéquez y las auxiliares de Mita, que derrotó a la pequeña guarnición que existía en la plaza de Guatemala, dando final a la contienda que se había desatado entre el partido Ministerial de los criollos liberales y el Opositor de los recién retornados criollos aristócratas, y que había minado por completo al ya debilitado gobierno de Gálvez.2

Ese mismo 2 de febrero, ante la caída de los criollos liberales en el poder en el EStado de Guatemala, los departamentos de los Altos se segregaron del Estado de Guatemala con el objeto de formar un sexto Estado en la Federación de Centro-América, y establecieron un Gobierno provisorio compuesto por el Lic. Marcelo Molina, José M. Gálvez y el Lic. José A. Aguilar.   Con esto no solamente se llevaban el 50% del territorio del Estado, sino que el 75% de la capacidad productiva del mismo, dejándolo en su situación por demás precaria.2

Valenzuela pasó la tormenta lo mejor que pudo hasta que el 22 de julio de ese año, los criollos de ambos partidos en la ciudad de Guatemala, atemorizados por el avance de las fuerzas de Carrera en la región del distrito de Mita, y desconfiando totalmente de Valenzuela y sus ministros, se reunieron en las casas consistoriales y levantaron un acta en la que le pedían la renuncia al gobierno y que depositara el mando en el Presidente de la República Federal, y que por estar éste ausente por el momento, que lo dejara en el General en Jefe del ejército y que se convocara a una Asamblea Constituyente.3 Valenzuela no puso resistencia, y entregó el poder a Mariano Rivera Paz, quien para entonces era el presidente del Consejo.4


BIBLIOGRAFIA:

  1. Solís, Ignacio (1906) Memorias de Carrera, 1837 a 1840. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise.  pp. 15-19.
  2. Marure, Alejandro (1895) [1843]. Efemérides de los hechos notables acaecidos en la República de Centro-América Desde el año de 1821 hasta el de 1842. Tipografía Nacional. p. 101.
  3. Ibid., p. 105.
  4. Ibid., p. 106.

Subir