31 de marzo de 1528: se funda la Villa Real de Chiapa, hoy San Cristóbal Las Casas, en el estado de Chiapas, México

31marzo1528
Catedral de San Cristóbal, Chiapas.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Tras la conquista de la región del altiplano guatemalteco en 1524, la región de Chiapa fue sojuzgada por el capitán Diego de Mazariegos quien para mantenerla bajo control español dispuso fundar una villa poblada por españoles e indígenas.  El nuevo poblado se llamó Villa Real y su trazo original se dispuso el 31 de marzo de 1528.

Lo primero que trazaron fue la iglesia, la cual dedicaron a la Virgen de la Anunciación, título que conservó hasta 1535, de acuerdo al documento llamado “Libro de visitación de la Iglesia de nuestra Señora de la Anunciación de eta Villa de San Cristóbal, que se hizo a 7 días del mes de abril de 1535“.  Sin embargo, por razones desconocidas por los historiadores eclesiásticos, la iglesia cambió de nombre en 1538 y ya no estuvo dedicada a la Virgen de la anunciación sino a San Cristóbal, según la bula papal de Paulo III que elevó la parroquia a Catedral.

Originalmente, la villa estuvo a cargo del obispado de Tlaxcala, hasta que se fundó el obispado de Guatemala.  Pero después, cuando fue erigida en Catedral en 1538 por el papa Paulo III,  fue la sede del obispado de Chiapa y estuvo a cargo de lo que es hoy el estado de Chiapas en México y la region de Petén y las Verapaces en Guatemala.   Luego, en 1559, las Verapaces fueron separadas de esta diócesis  y se constituyeron en su propio obispado, dada su extension territorial y la cantidad de pobladores.

El caso de Soconusco es interesante, pues formó parte del obispado de Chiapa, cuando el fraile dominico Bartolomé de las Casas (o Casaus) era obispo, pero luego, por Real Cédula de 1565 fue trasladado a la diócesis de Guatemala junto con Sacapulas, Sacatepéquez, y Soloma.  Debido a la escasez de curas párrocos, el clero secular se veía obligado a echar mano de soldados a los que convertían en capellanes, o bien tenía que pedir ayuda a los frailes regulares.


BIBLIOGRAFIA:


31 de marzo de 1970: comando urbano de las Fuerzas Armadas Rebeldes secuestra al embajador de Alemania Occidental, Karl von Spreti

 

31marzo1970
Monumento a Colón, obra de Tomás Mur, cuando fue inagurado en la Plaza de Armas de Guatemala en 1896, con motivo del IV centenario de Descubrimiento de América.  Fotografía de “La Ilustración Guatemala”, tomada de Wikimedia Commons.

Tras la derrota contrainsurgente en el Oriente de Guatemala en 1968, la cual fue encabezada por el coronel Carlos Arana Osorio (a quien apodaron “El Chacal de Oriente” por sus métodos militares) la guerrilla quedó muy debilitada y casi eliminada.  Para contrarrestar esto, el commando urbano de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) realizó misiones muy ambiciosas, como el fallido secuestro del embajador de los Estados Unidos, John Gordon Mein, quien murió asesinado en la Avenida de la Reforma en agosto de 1968 año cuando se resitió a ser secuestrado.

El 31 de marzo de 1970, en las postrimerías del gobierno del licenciado Julio César Méndez Montenegro, cerca del monumento a Cristóbal Colón en la Avenida de las Américas de la Ciudad de Guatemala, secuestraron al embajador de Alemania Occidental, el conde Karl von Spreti. El 1 de abril las FAR confirmaron que el embajador estaba en su poder y exigieron la liberación de numerosas personas detenidas que, a juicio de los insurgentes, corrían peligro de ser asesinadas; y agregaron como exigencia el pago de US$700,000. Establecieron como plazo para cumplir estas condiciones las tres de la tarde del 4 de abril y manifestaron que de lo contrario “procederían a ajusticiar al autor intelectual y material de la política imperialista”.​

Hasta ese momento, parecía que la situación se iba a resolver favorablemente para el embajador, quien incluso envió una nota escrita a su hijo Alessandro, de 11 años de edad, diciéndole que lo estaban tratando bien y que esperaba regresar pronto a su casa. El conde, de 62 años, padecía del corazón.

Pero el 5 de abril, los plagiarios señalaron que el plazo estaba agotado y en la noche la policía descubrió el cadáver del diplomático en San Raimundo, un poblado cercano a la capital guatemalteca, con cuatro disparos en su sien izquierda.  Los restos del diplomático fueron identificados por Gerhard Mikesch, el encargado de negocios de Alemania Occidental en Guatemala.

Dos horas antes de que encontraran el cuerpo, los miembros de las FAR llamaron por teléfono al Nuncio Apostólico, Girolamo Prigione, y le advirtieron que si no les daban los US$700,000 que exigían, y que si no liberaran a 22 prisioneros políticos el embajador sería asesinado.  El Nuncio le avisó de inmediato a los miembros de la embajada alemana y al gobierno guatemalteco, que ya había avisado que no iba a ceder a las demandas de las FAR.

En El Paso, Texas, el canciller de Alemani Occidental, Willy Brandt, criticó al gobierno guatemalteco, por “haber fallado en darle a su embajador la seguridad necesaria”.  Además dijo que el gobierno alemán estaba dispuesto a pagar los US$700,000 de rescate.  Por su parte, la esposa del embajador, la condesa Helena Sabine von Spreti voló desde Lisboa aproximadamente a la misma hora en que encontraron el cuerpo de su esposo.

En represalia, el 7 de abril la MANO, un grupo paramilitar de extrema derecha, secuestró al activista comunista César Montenegro Paniagua y lo asesinó a golpes, dejando su cuerpo cerca de donde apareció el cadáver de von Spreti, con la advertencia de que aquél sería el primero de una serie de crímenes en venganza por la muerte del diplomático alemán.

Un dirigente de las FAR declaró años más tarde a la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de las Naciones Unidas: “El Gobierno no accedió a las presiones y el comando de la región urbana ejecuta al embajador para demostrar que no estaban jugando y que hablaban en serio”.

(Nota de HoyHistoriaGT:

En Guatemala existe mucha confusión acerca de los crímenes cometidos por la guerilla durante la guerra civil de 1960-96 (ahora llamada Conflicto Armado Interno luego de la firma de los Acuerdos de Paz) y esto ha sido utilizado por grupos radicales de derecha y de izquierda para desvirtuar el informe. La confusión provierne del hecho de que la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de las Naciones Unidas acusa al Ejército de haber cometido violaciones a los Derechos Humanos, mientras que a la guerrilla la acusa de haber cometido hechos de violencia. Por las definiciones empleadas en el informe, se desprende que los crímenes cometidos por el ejército contra la población civil constituyen violaciones a los derechos humanos porque el Estado estaba en la obligación de velar por esos derechos de sus ciudadanos; por su parte, de acuerdo al informe, la guerrilla cometió crímenes atroces pero no violaciones de los derechos humanos porque ese grupo operaba al margen de la ley y no tenía obligación de velar por los derechos de la población.

En resumen: ambos bandos durante la guerra civil de 1960-1996 cometieron crímenes, pero la tipicación del delito cometido es diferente debido a las convenciones internacionales existentes. Sin embargo, es innegable que existe un marcado sesgo en perseguir las violaciones a los derechos humanos, y no los hechos de violencia cometidos por la guerrilla.)


BIBLIOGRAFIA:

  • Batres Villagrán, Ariel (13 de noviembre de 2013). «Somos los jóvenes rebeldes; memorias de un guerrillero». Monografías.<
  • Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV,2 (1999). «Atentados contra la libertad» (edición en línea). Guatemala: memoria del silencio (Programa de Ciencia y Derechos Humanos, Asociación Americana del Avance de la Ciencia). Archivado desde el original el 6 de mayo de 2013.
  • Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Caso No. 47 (1999). «Caso ilustrativo No. 47» (edición en línea). Guatemala: memoria del silencio (Programa de Ciencia y Derechos Humanos, Asociación Americana del Avance de la Ciencia). Archivado desde el original el 26 de mayo de 2013.
  • Monsanto, Pablo (2013). Somos los jóvenes rebeldes, Guatemala insurgente. Guatemala: F&G Editores.
  • The New York Times (6 de abril de 1970): Kidnapped German envoi found slain in Guatemala. Nueva York: The New York Times.  (en inglés).