9 de octubre de 1883: el presidente de la Asamblea Angel María Arroyo envía mensaje al presidente Barrios con motivo de la apertura de sesiones extraordinarias

9octubre1883
El Cerrito del Carmen en 1883. En el recuadro: el padre Angel María Arroyo, quien se convirtió en acérrimo liberal y gran colaborador de J. Rufino Barrios. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El 25 de septiembre de 1883, el general presidente J. Rufino Barrios convocó a la Asamblea Legislativa para iniciara sesiones extraordinarias a fin de estudiar el convenico celebrado en Londres entre los tenedores de bonos de la deuda inglesa y el Representante de Guatemala, a lo que contestó el presidente del cuerpo legislativo, Manuel María Arroyo (un antiguo sacerdote convertido en acérrimo liberal) al presidente J. Rufino Barrios de la siguiente forma:1

“Contestación de la Asamblea Nacional Legislativa al mensaje que el señor general presidente constitucional Don J. Rufino Barrios, le dirigió al instalarse extraordinariamente el 5 de octubre de 1883.

Señor General Presidente:

La Representación Nacional, convocada a sesiones extraordinarias por decreto gubernativo de 25 de septiembre de este año, se ha impuesto con vivo interés en el importante Mensaje que os habers servido dirigirla, exponiendo el asunto que principalmente ha motivado la convocatoria.

El celo que el Poder Ejecutivo, dignamente presidido por Vos, demuestra en todos los negocios que se relacionan con los bien entendidos intereses de nuestra patria, no podía menos que extenderse al arreglo equitativo de la deuda exterior, que nos legaran las administraciones anteriores a la glosia revolución de 1871.

No fue ciertamente, la administración que os ha tocado presidir, la que contratara el préstamo británico de 1825; no fue ni pudo ser ella, la que contrajera el empréstito de 1869; tampoco fue vuestro Goberino el que aprovewchara, como lo habría hecho, para obras de pública utilidad, los fondos de esas negociaciones, ya totalmente consumidos al implantarse el régimen liberal y progresista de que habes dotado a la República.  No obstante, la Asamblea reconoce como Vos, que los fundamentos que dan vida a ese régimen bienhecho, la dignidad y decoro inherentes a sus principios, el crédito de Guatemala y el buen nombre de su Gobierno, imponen el deber de aceptar las deudas contraídas y de esforzarse en la esfe de la legalidad y dentro de los límites que señalan los recursos del país, para cumplir obligaciones que ya pesaban sobre el Tesoro Nacional.

(Nota de HoyHistoriaGT: los préstamos aquí aludidos fueron realizados por el gobierno del liberal Juan Barrundia en 1825, cuando Guatemala era parte de la República Federal de Centro América, presidida por el general Manuel José Arce y Fagoaga, mientras que el segundo fue realizado por el gobierno conservador del mariscal Vicente Cerna.  Inglaterra, por intermedio de los banqueros Skinner y Klee, y de su enclave en Belice, daba préstamos de muy buena gana a los países centroamericanos, los que eran utilizados en su mayor parte en pertrechos de guerra).

A fin de llenar ese deber, vuesta solicitud ha querido, con justicia, procurar una combinación que, de seguro, no lastimaba ajenos derechos y consultaba debidamente los positivos intereses de Guatemala. La negociación celebrada por nuestro Ministro en Londres, y que no fue alterada por las bases enteramente diversas bajo las que se había manifestada al Gobierno que podía realiarse un convenio con los tenedores de bonos, es la forma en que se presenta el arreglo de la deuda exterior y el principal motivo que os determinó a convocar extraodinariamente a la Asamblea, para que lejos de retardarse, se conozca el deseo que abrigáis de que se examine y decida tan interesante negociado.

La Asamblea, Señor, declara solemnemente que inspirada en los consejos del bienestar de la República y secundando los patrióticos sentimientos y elevación de ideas de su ilustre Mandatario, examinará ese proyecto a la luz de los principios de la justicia y de los dictados de la equidad; meditará con detenimiento y madurez cada una de las cláusulas que contiene; y, penetrándose de la importancia y trascendencia del asunto, resolverá todo aquello que, pudiendo obtener debido cumplimiento, no extrañe condiciones de que el país pueda en la actualidad o en el futuro, justamente resentirse.

Señor Presidente: vuestro Mensaje es una prueba más del cariñoso afecto que profesais a esta querida patria, que, con razón os estima como el más preclaro de sus hijos.  El Cuerpo Legislativo en su nombre y en representación del pueblo os saluda cordialmente, y se ocmplace en aseguraros que el derecho y la verdadera conveniencia de la República serán, como siempre, en sus deliberaciones, los únicos móviles a que obedezca la Asamblea Nacional.

9 de octubre de 1883.

Angel M. Arroyo, Presidente.”1

Aquel  préstamo no fue aprobado porque contenía estipulaciones que alteraban las existentes en términos muy desfavorables y onerosos para la Nación. Por esta razón, se autorizó al Ejecutivo para “continuara gestiones hasta lograr un arreglo conveniente y equitativo”.2


BIBLIOGRAFIA:

  1. Arroyo, Manuel María (1883). Contestación de la Asamblea Nacional legislativa al mensaje que el señor general presidente constitucional don J. Rufino Barrios le dirigió al instalarse extraordinariamente el 5 de octubre de 1883. Guatemala: El Progreso.
  2. Guerra, Viviano (1886). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1883-85 IV. Guatemala: Tipografía de Pedro Arenales. p. 632.

20 de diciembre de 1898: el gobierno de Estrada Cabrera renegocia los términos de la Deuda Inglesa

20diciembre1898.jpg
La Ciudad de Guatemala en la época en que se renegoció la Deuda Inglesa, vista desde las faldas del Cerrito del Carmen.  La Iglesia que se observa es La Merced.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Al morir asesinado en febrero de 1898, el general José María Reina Barrios dejó un país económicamente en ruinas, debido al colapso del precio internacional del café.  Su sucesor, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, asumió como presidente interino y tuvo que enfrentar la crítica situación que encontró.

El principal problema del nuevo gobernante era la onerosa deuda que Reina Barrios había contraído con bancos ingleses para mejorar la estructura del país y completar el Ferrocarril del Norte.  Como la crisis de 1897 dejó al ferrocarril inconcluso y una Exposición Centroamericana a medias, Reina Barrios había obtenido autorización de la Asamblea Legislativa para hacer un préstamo todavía mayor y que no sirvió para salir del problema financiero que afrontaba Guatemala.

Así pues, el 20 de diciembre de 1898, el gobierno del licenciado Estrada Cabrera se vió obligado a renegociar la Deuda Inglesa, de forma de poder cumplir parcialmente con los pagos que tenían que efectuarse, dado que la situació económica de Guatemala todavía era difícil.

Para que el lector se de una idea de cual era la situación del país en ese momento, se reproduce a continuación el decreto de autorización y el convenio firmado con los bancos ingleses:

DECRETO NÚM. 592.

Manuel Estrada Cabrera
Presidente Constitucional de la República de Guatemala

Considerando:

Que reducido el impuesto sobre exportación de café, el producto que hoy se obtiene no es suficiente para atender al servicio de la deuda exterior del 4%;

Que las especiales circunstancias del Tesoro no permiten distraer parte de sus demás rentas para continuar atendiendo esta deuda en la forma estipulada;

Que la Secretaría de Hacienda propuso á los Tenedores de Bonos la suspensión de la amortización por tres años y el pago de intereses por mitad durante ese
término;

Que los Tenedores de Bonos han aceptado tal proposición, subscribiendo un convenio con fecha 18 de noviembre último, cuyas condiciones y estipulaciones se consideran aceptables y prestan facilidad para su cumplimiento;

Por tanto,

En uso de las facultades concedidas al Poder Ejecutivo por el Decreto Legislativo Núm. 409 de 12 de mayo último,

Decreto:

Artículo único. — Se aprueba el convenio que, compuesto de nueve artículos, fué firmado en Londres por los Tenedores de Bonos de la deuda exterior del 4%, el Comisionado del Gobierno y el Ministro Plenipotenciario de Guatemala en Francia é Inglaterra, el 18 de noviembre próximo pasado.

Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo : en Guatemala, á veinte de diciembre de mil ochocientos noventa y ocho,

  • (f.) Manuel Estrada C.
  • (f.)El Secretario de Estado en el Despacho de Hacienda y Crédito Público, Rafael Salazar.

Y he aquí el convenio completo:

CONVENIO

HECHO ENTRE EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA, QUE ACTÚA, EN ESTE PARTICULAR, POR MEDIO DE LOS INFRASCRITOS, DEBIDAMENTE AUTORIZADOS PARA OBRAR A
SU NOMBRE, POR UNA PARTE : Y LA CORPORACIÓN DE TENEDORES DE TÍTULOS DE DEUDAS EXTRANJERAS, LA CUAL ACTÚA EN UNIÓN DEL COMITÉ DE TENEDORES DE TÍTULOS DE LA DEUDA DE GUATEMALA Y EN REPRESENTACIÓN DE LOS TENEDORES DE TÍTULOS DE LA DEUDA EXTERIOR DE GUATEMALA, POR LA OTRA PARTE.

Por la presente se conviene como sigue :

  1. Los seis cupones pagaderos desde el 30 de diciembre de 1898 hasta el 30 de junio de 1901, ambos inclusive, sobre los Títulos de la Deuda exterior de Guatemala, serán pagados la mitad en efectivo y por la otra mitad se emitirán certificados, canjeables por títulos de la deuda del Gobierno, después del 30 de junio de 1901, en la forma en que en este documento se dispone. Los cupones pagaderos el 30 de diciembre de 1901 y todos los cupones subsiguientes serán pagados en efectivo á razón del 4% completo por año, de acuerdo con lo que expresan.
  2. La suma necesaria para pagar la parte en efectivo de los dichos seis cupones, estará en manos del “Deutsche Bank,” de Londres, quince días antes de la fecha en que se deba pagar y el dicho pago será garantizado por una Casa Bancaria, que ha de ser aceptada por el Comité de Tenedores de Bonos, por todo el tiempo en que queden en manos del Sindicado Alemán, encargado en la actualidad de ello, las ventas de los Bonos que representan el actual impuesto sobre el café de un peso de plata por quintal, durante estos tres años.
  3. Los dichos certificados, á su presentación, serán cambiados por títulos definitivos del Gobierno, desde el 1 de julio de 1901. Dichos títulos serán semejantes á los títulos existentes de la deuda exterior y serán garantizados de igual modo que ellos y devengarán interés á igual premio de 4% por año, desde el 30 de junio de 1901, y llevarán adheridos cincuenta cupones.
  4. La amortización de la deuda exterior, según el convenio existente de 11 de julio de 1895, será suspendida por tres_ años, que terminarán el 30 de junio de 1901. Durante los siete años que comenzarán el l 9 de junio de 1901 y terminarán el 30 de junio de 1908, el fondo de amortización será á razón de £6,000 por año. Después del 30 de julio de 1908 se volverá al pleno fondo de amortización de £15,000 anuales.
  5. El dicho fondo de amortización será aplicado semestralmente de la manera dispuesta en dicho convenio de 11 de julio de 1895, en primer lugar á la amortización del principal de los títulos emitidos en virtud del artículo 3.°
  6. La emisión y canje de certificados por títulos definitivos, será llevada á cabo por la Corporación. Los nuevos títulos, firmados en debida forma á nombre del Gobierno, serán entregados a la Corporación el 30 de junio de 1901 ó antes de esa fecha.
  7. Con excepción de lo que temporalmente varíen por el presente documento los derechos de los tenedores conferidos por el dicho convenio de 11 de julio de
    1895, quedarán en pleno vigor.
  8. El Gobierno costeará los gastos relacionados con la negociación y llevada á cabo de este arreglo y la emisión de nuevos títulos y los derechos de timbre del Gobierno inglés sobre ellos.
  9. Este convenio queda sujeto á ratificación, mediante Decreto Ejecutivo del Gobierno.

Hecho por duplicado, en Londres, á 18 de noviembre de 1898.

A nombre del Gobierno de la República de Guatemala.

(f.) Fernando Cruz.
(f.) D. Mugdan.

A nombre de la Corporación de Tenedores de títulos extranjeros y del Comité de Tenedores de Títulos de Guatemala,

(f.) W. Siderdale, Presidente del Consejo.

RESOLUCIÓN

VOTADA EN LA REUNIÓN GENERAL DE TENEDORES DE TÍTULOS DE GUATEMALA HABIDA EN LAS OFICINAS DEL CONSEJO DE TENEDORES DE TÍTULOS EXTRANJEROS, EL MARTES 15 DE NOVIEMBRE DE 1898

Que esta Junta General de Tenedores de Títulos de la deuda exterior de Guatemala, del cuatro por ciento, aprueba las bases del arreglo presentadas hoy a ella y suplica al Consejo de Tenedores de Títulos extranjeros que dé los pasos necesarios para llevarlo á efecto.

Es copia fiel.

( f.) James E. Cooper

El lector familiarizado con crédito bancario comprenderá que esto no fue otra cosa que la extensión del plazo de la deuda, que se cubrió parcialmente con bonos del tesoro guatemalteco (es decir, contrayendo aún más deuda) y con mayores intereses incurridos por el mayor tiempo requerido para pagar el compromiso. Los intereses acumulados fueron considerables, si se toma en cuenta que esta deuda fue finalmente pagada en su totalidad por el gobierno del general Jorge Ubico el 1 de julio de 1944, el día de su renuncia a la presidencia.


BIBLIOGRAFIA:


15 de octubre de 1927: el presidente general Lázaro Chacón renegocia la Deuda Inglesa

15octubre1927
El general presidente Lázaro Chacón condecorando a un oficial del ejército.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En medio de la bonanza económica sin precedentes que se vivió en Guatemala durante el gobierno del general José María Reina Barrios gracias al incremento del precio internacional del café, el gobierno de Guatemala emprendió una serie de obras faraónicas destinadas a mejorar la infraestructura comercial e industrial del país. El principal proyecto fue, sin lugar a dudas, la construcción del Ferrocarril del Norte, el cual de haberse concluido, le hubiera permitido al gobierno guatemalteco ofrecer una vía interoceánica para el transporte de carga.

Desafortunadamente para el gobierno de Reina Barrios, el precio del café colapsó en 1897 cuando el gobierno del presidente Prudente de Morais en Brasil logró pacificar el Brasil luego de casi diez anos de guerras civiles tras la instauración de la República por el golpe de estado al emperador Pedro II en 1889, resultando en un una producción masiva de café en ese vasto territorio sudamericano.

La caída de la economía nacional obligó al gobierno de Reina Barrios a incrementar sus préstamos con bancos ingleses, que ya había iniciado en 1895, y la Asamblea Nacional le autorizó a solicitar un préstamo por dos millones de libras esterlinas en medio de una grave destabilización derivada de las drásticas medidas de austeridad impuestas por su gobierno y el autogolpe de estado perpetrado en 1897 para extender su gobierno hasta 1902. Tras dos revoluciones que tuvo que apaciguar el ejército, el presidente fue asesinado el 8 de febrero de 1898, dejando a su sucesor, el licenciado Manuel Estrada Cabrera a cargo de un gobierno económicamente hundido y con una Deuda Inglesa de casi dos millones de libras esterlinas, a pesar de que afortunadamente nunca se ratificó el préstamo de dos millones que había aprobado en 1897.

Para evitar que los ingleses invadieran Guatemala para cobrar la Deuda Inglesa, como ya se le llamaba, Estrada Cabrera se alió con los Estados Unidos y dió grandes concesiones a las empresas de esa país, principalmente a la United Fruit Company (UFCO) y sus subsidiarias, la International Railways of Central America (IRCA) y la Great White Fleet.

En 1913, el gobierno de Estrada Cabrera estableció una nueva negociación de la Deuda Inglesia el 1 de julio de 1931, y a partir de esa fecha el gobierno cumplió con pagar los intereses anticipados puntualmente hasta el 30 de junio de 1922, así como también amortizó los bonos de 1919 al 31 de diciembre de 1921, por un total de 415,420 libras, quedando por lo tanto la deuda reducida a 1,940,643 tras más de viente años de pagos. De acuerdo a la renegociación indicada, el pago de 15 mil libras de amortización anuales se suspendía por cuatro años a partir del 1 de julio de 1913, con la condición de que pasado ese tiempo, se convendría en la forma más favorable para el gobierno para pagar su deuda.

Durante el gobierno del general presidente Lázaro Chacón se realizó una nueva renegociación el 15 de octubre de 1927, en el marco de las negociaciones periódicas que tenían lugar desde 1913. En esa fecha, el gobierno guatemalteco llegó a un acuerdo con el representante del Consejo de Tenedores de Bonos, Jack Proby Armstrong, para suscribir un nuevo Contrato, el cual fue aprobado por el Presidente de la República en la misma fecha, y por medio del cual se hicieron tres cosas:

  1. Se mantuvo intactos los bonos de la deuda externa del 4% emitidos en 1895;
  2. Se emitieron nuevos bonos en 1928 básicamente para documentar la nueva deuda originada por los intereses no pagados y caídos en mora, lo que en la legislación actual se conoce como “capitalización de intereses”;
  3. Se convino que las amortizaciones y garantías de pago fueran las mismas para las tres series de bonos.

Por esta razón, en el texto de los bonos de 1928 se hace referencia a los tres convenios: el de 1895 por originalmente 1,600,000, el de 1913 por 29,660 y el de 1927 por 844,600 libras esterlinas. Con base en este acuerdo, dDel 1 de julio de 1930 al 31 de diciembre de 1933 se amortizaron bonos por valor nominal de 176,783 libras esterlinas, quedando así reducida la Deuda Externa de Guatemala del 4% a la cantidad de 1,490,620 libras esterlinas. Pero en pago de los intereses vencidos y no pagados, el Consejo de Tenedores de Bonos aceptó una nueva emisión de bonos, que se hizo efectiva en 1928, y cuyo monto era por las misas 844,603 libras esterlinas a que se refería el Convenio de 1913. Se convino que ambas emisiones, la nueva y la antigua, serían tratadas como una sola y estarían reguladas en cuanto a garantía, amortización y título por las condiciones estipuladas en la de 1927. Con esta nueva emisión la deuda inglesa ascendió a 1,737,803 libras esterlinas tan solo un año antes de que la economía mundial se derrumbara con la Gran Depresión que siguió a la quiebra de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929.

La situación económica de Guatemala entró en una profunda crisis durante la Depresión, al punto que el general Chacón sufrió un derrame cerebral el 12 de diciembre de 1930 derivado de los problemas financieros que afrontaba el gobierno. Tras una serie de cambios presidenciales por golpes de estado o por intervención directa de los Estados Unidos, la presidencia recayó en el general Jorge Ubico el 14 de febrero de 1931, quien emprendió agresivas medidas económicas y austeridad en el gasto público, que le permitieron pagar la Deuda Inglesa el día que renunció a la presidencia, el 1 de julio de 1944.


BIBLIOGRAFIA: