25 de septiembre de 1985: promoción automática de estudiantes de institutos nacionales

Debido a las protestas estudiantiles que estaban saliéndose de control en 1985, el jefe de estado, general Oscar Humberto Mejía Víctores decide clausurar el ciclo escolar y promover a los estudiantes por decreto.

25septiembre1985
Palacio Nacional de Guatemala, sede del gobierno durante la jefatura de Estado del general Oscar Humberto Mejía Víctores (1983-1985). En el recuadro: el general Mejía Víctores. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Debido a las serie de protestas, huelgas y manifestaciones que los estudiantes de los planteles nacionales de educación media estaban realizando en contra del gobierno del general Oscar Humberto Mejía Vítores por el alza al pasaje urbano en la Ciudad de Guatemala, el gobierno de facto tuvo que negociar una salida pacífica a la situación.  Entre las soluciones se otorgó un bono escolar para el pago del transporte de los estudiantes, y éstos fueron promovidos por decreto.

El decreto inicial fue el 865-85, que dió por concluidas las actividades del proceso de enseñanza-aprendizaje de 1985 en los establecimientos estatales:1

Acuerdo Gubernativo N°. 865-85

Palacio Nacional: Guatemala 24 de septiembre de 1985

El Jefe de Estado, considerando:

Que corresponde al Estado, a través del Ministerio de Educación, entre otras atribuciones, dirigir y evaluar el sistema educativo a efecto de que las acciones correspondientes alcancen los objetivos previstos en los planes y programas de estudio que se llevan a cabo en todo el país;

Considerando: que la situación que ha venido impereando en el país ha interrumpido la finalización del proceso enseñanza aprendizaje en perjuicio de los alumnos de los establecimientos educativos del Estado que funcionan bajo el control del Ministerio de Educación y, tomando en cuenta por otra parte, que está próximo a finalizar el ciclo lectivo, habiéndose completado en alto porcentaje las tareas educativas programadas, se hace imperativo dar por concluidas las actividades del referido proceso, sin perjuicio de los educandos, emitiéndose para ese propósito la presente disposición legal.

Por tanto: en el ejercicio de las facultades que le confiere el artículo 4°. del Estatuto Fundamental de Gobierno, modificado por los Decretos Leyes número 36-82 y 87-83, y con base en lo dispuesto por los artículos 15 de la Ley de Educación Nacional y 58 de su Reglamento, acuerda:

Artículo 1°. Dar por concluidas, a partir del 25 de septiembre en curso, las actividades del proceso enseñanza-aprendiza del ciclo escolar correspondiente al año 1985, en los establecimientos educativos del Estado que funcionan bajo el control del Ministerio de Educación.

Artículo 2°. Los alumnos inscritos durante el presente año en los establecimientos educativos indicados con anterioridad, serán promovidos al grado inmediato superior, automáticamente.

Artículo 3°. El Ministerio de Educación queda facultado para establecer mediante acuerdo el procedimiento que debe seguirse para hacer efectiva la promoción a que se refiere el artículo anterior.

Artículo 4°. El presente Acuerdo entra en vigor inmediatamente y deberá ser publicado en el Diario Oficial.

Comuníquese,

        • General de División, Oscar Humberto Mejía Víctores
        • La Ministro de Educación, Aracely Judith Samayoa de Pineda1

Este decreto fue seguido por el Acuerdo N°. 1323 del Ministerio de Educación, el cual se reproduce a continuación:2

Palacio Nacional: Guatemala 25 de septiembre de 1985

Acuerdo N°. 1323

La Ministro de Educación,

Considerando: que de conformidad con el Acuerdo Gubernativo N°. 865-85, del 24 de septiembre del año en curso se dieron por concluidas las actividades de enseñanza-aprendizaje del presente ciclo escolar para los establecimientos educativos del Estado que funcionan bajo el control de Ministerio de Educación;

Considerando: que corresponde a este Ministerio dictar las medidas tendientes a establecer los mecanismos administrativos que permiten regular la promoción de los educandos de los citados establecimientos con el propósito de concluir con eficiencia el proceso de evaluación correspondiente al presente año;

Por tanto:

En ejercicio de las facultades que le confieren los Artículos 3°. de la Ley de Organismo Ejecutivo; 15° y 16° de la Ley de Educación Nacional y 58 de su Reglamento; y con base en lo dispuesto en el Artículo 3°. del Acuerdo Gubernativo N° 865-85, de fecha 24 de septiembre de 1985, Acuerda:

Artículo 1°.— Regular la Promoción automática de los alumnos inscritos en el Ciclo Escolar 1985, en los establecimientos educativos del Estado, que funcionan bajo el control de Ministerio de Educación.

Artículo 2°.— La Promoción Automática tendrá validez para los alumnos legalmente inscritos en el ciclo escolar 1985 de conformidad con los registros oficiales actualizados hasta el 30 de julio del corriente año y bajo la responsabilidad de los Directores de establecimientos educativos.

Artículo 3°.— Los cuatros de registros y certificados de estudio que acreten la promoción serán razonados y firmados por las autoridades que correspondan en el establecimiento educativo, con la anotación: «PROMOVIDO. DE CONFORMIDAD CON EL ARTICULO 2° DEL ACUERDO GUBERNATIVO N°865-85».  Los cuatros de registro deberán ser remitidos a la supervisión respectiva y a la Unidad Sectorial de Investigación y Planificación Educativa (USIPE), por los señores Directores de los establecimientos educativos para los efectos procedentes.

Artículo 4°.— En el Nivel Medio, para que sea válida la Promoción Automática de los alumnos que tengan asignaturas por recuperar, éstos deberán evaluarse y aprobarlas conforme calendario específico del próximo Ciclo Escolar; dicha recuperación la efectuarán los alumnos en el establecimiento donde cursaron el presente año, o en su defecto donde las reprobaron, según el caso: pudiendo ser inscritos en el grado inmediato superior cuando recuperen las asignaturas en mención.

Artículo 5°.— Los alumnos del último grado del Ciclo Diversificado, que a la fecha de entrar en vigor el persente Acuerdo, no tengan ninguna asignatura pendiente de aprobar de grados anteriores, se graduarán automáticamente. Los alumnos que cursan carreras técnicas, que además del requisito anterior hayan realizado Práctica Supervisada, también se graduarán automáticamente.

Artículo 6°.— Las Actas de Graduación serán razonadas con la anotación: «APROBADO», debiendo ser firmadas por la Secretaría y Director del Plantel y Supervisor respectivo, agregándose al expediente de graduación para los trámites subsiguientes.

Artículo 7°.— Los establecimientos Educativos privados, continuarán rigiéndose por el Acuerdo Ministerial N0. 133-«A» Normas de Evaluación del Rendimiento de Educación, y la Circular N°. 19-85 emitida por la Dirección General de Educación Escolar.

Artículo 8°.— Los Exámenes extraordinarios de los alumnos de establecimientos Educativos Privados pendientes de efectuarse en Establecimientos Oficiales; se realizarán en su propio Plantel previa autorización de la Supervisión del Nivel Correspondiente.

Artículo 9°.— Los Docentes en servicio de todos los Niveles Educativos del Sector Oficial, deberán desarrollar en sus respectivos Planteles, actividades de Evaluación Institucional del Ciclo Escolar 1985, planteamientos de las labores del Ciclo Escolar 1986 y participación en actividades de perfeccionamiento docente.

Artículo 10.— La Dirección General de Educación Escolar, queda facultada para resolver los casos no previstos en el presente Acuerdo.

Artículo 11.- El presente Acuerdo entra en vigor inmediatamente, y deberá ser publicado en el Diario Oficial.  Comuníquese:

        • Aracely J. Samayoa de Pineda
        • El Viceministro de Educación, José Edelmiro Rosales García2

BIBLIOGRAFIA:

  1. Departamento de Recopilación de Leyes (1987) Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1985. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 701.
  2. Ibid., pp. 706-707.

Subir

13 de junio de 1928: inauguran el Instituto Técnico Industrial de Varones

El gobierno de Lázaro Chacón reinagura la Escuela de Artes y Oficios con el nombre de Instituto Técnico Industrial de Varones

13junio1928
Asilo Joaquina, construido durante el gobierno de licenciado Manuel Estrada Cabrera.  En 1928 aquí se fundó el Instituto Técnico Industrial de Varones, que era la antigua Escuela de Artes y Oficios.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El gobierno del general Lázaro Chacón ha corrido la misma suerte que los de los también generales Rafael Carrera y Manuel Lisandro Barillas: esto es, ha sido borrado de la historia oficial por sus sucesores.  En el caso específico de Chacón, fue el gobierno del general Jorge Ubico el encargado de borrar los logros de su antecesor, especialmente porque éste lo había derrotado en las elecciones presidenciales de  1926.1

Si bien es cierto que el gobierno del general Chacón terminó el 12 de diciembre de 1930, cuando éste sufrió un derrame cerebral tras varios meses de enfrentar una aguda crisis económica que afectaba a todo el país, dicha crisis no fue culpa del presidente guatemalteco sino de la Gran Depresión que afectó a todo el mundo tras la caída de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929.  La grave situación financiera arrastró consigo los precios de los productos de exportación los países de América Latina, quienes solamente exportaban uno o dos productos; en el caso de Guatemala específicamente, el único producto de exportación era el café, y cuando éste se desplomó, se llevó consigo a la economía nacional y a gobierno de Chacón.  Si bien el banano era también un importante producto de exportación, el mismo era controlado completamente por el enclave bananero de la transnacional estadounidense United Fruit Company en Izabal, y no afectaba ni favorecía a la economía nacional directamente3.

Antes de la Gran Depresión, el gobierno de Chacón se había enfocado específicamente en mejorar la educación nacional. Su proyecto tuvo como base fundamental la eliminación del analfabetismo, que llegaba a más del 90% de la población. Además, realizó varios concursos para elegir a los más aventajados estudiantes de magisterio y otorgarles una beca para continuar sus estudios en otros países.4

Varios pensadores extranjeros estrechamente vinculados a las redes teosóficas latinoamericanas, tuvieron especial influencia en el proyecto educativo guatemalteco; entre ellos esutvieron el mexicano José Vasconcelos, la chilena Gabriela Mistral, y el salvadoreño Alberto Masferrer, entre otros. Este útimo actuó como mediador de la red teosófica en Guatemala, a través de su trabajo intelectual y de sus estrechos lazos familiares que resultaron fundamentales en el gobierno de Chacón.5​ Entre sus principales proyectos de labor social incluían el establecimiento de una biblioteca pública, la recaudación de dinero para crear un programa de desayunos escolares, y la petición que hicieron ante la Asamblea Nacional Legislativa para regular la renta de las bebidas alcohólicas.5​ ​

Para Masferrer, era deber del Estado proveer educación, sin embargo, si los gobiernos invierten dinero y esfuerzos en educación y el pueblo sigue siendo ignorante, si tanto esfuerzo es poco productivo, es porque no hay una intervención social. Educación para los niños comprendía, según Masferrer, el acceso a la escuela primaria garantizándoles las instalaciones, los materiales, los maestros y en ciertas áreas incluso el desayuno del que muchos de ellos carecen en sus hogares. Y para los adultos la desanalfabetización y a partir de ella el aumento de su nivel cultural por medio de lecturas apropiadas, conferencias, y escuelas para adultos —dándole impulso a la Universidad Popular fundada por los estudiantes universitarios en 1922—. Como complemento, la educación cívico-moral dirigida a los niños en sus asignaturas escolares y para los adultos en conferencias, cartillas cívicas y, en la educación para la lucha contra el alcoholismo.5

Con esta filosofía en mente, el gobierno de Lázaro Chacón reimprimió dos libros-ensayo en los que Masferrer se adentra en los problemas educativos y sus propuestas de solución: «Leer y escribir» y «La cultura por medio del libro«, de los cuales se imprimieron cinco mil ejemplares y se distribuyeron de manera gratuita a través de la Universidad Popular.5 Luego, intentó realizar los siguientes cambios en el sistema educativo guatemalteco:

  • Decreto 1500 del 3 de mayo de 1927: establecía el Consejo Nacional de Educación con carácter de Cuerpo Técnico Consultivo de la Secretaría de Educación Pública. Sus objetivos eran todos los trabajos técnicos de reforma, organización y reglamentación, relativos a las enseñanzas primaria, normal, secundaria y especial. Una de las primeras tareas del Consejo fue recopilar todas las leyes, que en materia educativa, habían sido dictadas para conseguir su unificación y crear así la Ley Orgánica de Educación Pública.6
  • Ley Orgánica y Reglamentaria del Personal Docente de la República de Guatemala: la educación se enfrentaba en estos momentos al grave problema de la falta de maestros calificados; se calculaba que para entonces había setecientos veintiocho maestros titulados y 2,856 empíricos. El objetivo de esta ley era formar categorías entre los maestros, de acuerdo a su tiempo de servicio y aptitudes, y por supuesto, proveerles de incrementos salariales acordes a su experiencia.
  • Reabrió la Universidad Nacional: la institución de educación superior había sido cerrada por el gobierno de Orellana para controlar la ola de protestas y descontentos por parte de los estudiantes ante las políticas del gobierno, sobre todo el entreguismo al capital estadounidense.7  Como parte de esta reapertura, reconstruyó las instalaciones de la Escuela de Medicina, que habían sido destruidas por los terremotos de 1917-18.
  • Creó la Dirección General de Cultura Indígena para hacerse cargo de la alfabetización.8

Dentro de todos estos cambios, el 13 de junio de 1928 reabrió la Escuela de Artes y Orificios, ahora con el nombre de Instituto Técnico Industrial para Varones con el objeto de preparar a los obreros y mejorar así la calidad de la mano de obra en el país.9  El instituto funcionaba en el antiguo Asilo Joaquina, construido por el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera en las instalaciones del Pabellón de la Exposición, a su vez había construido el gobierno del general José María Reina Barrios en 1896.

Desafortunadamente, como ya se indicó, la Gran Depresión acabó con muchos de los cambios que el gobierno de Chacón intentó durante su administración. Y su sucesor, el general Jorge Ubico, tuvo que enfocarse en mantener la estabilidad económica de Guatemala frente a la crisis económica mundial. No fue sino hasta que el gobierno estuvo en manos del Dr. Juan José Arévalo, uno de los favorecidos por las becas magisteriales que otorgó Chacón, que algunas de las ideas de Masferrer se llevaron a la práctica.


BIBLIOGRAFIA:

  1. The Library, UC San Diego (2019) Guatemala: elections and events (1900-1943). EEUU: UC San Diego (en inglés y español).
  2. Galbraith, John Kenneth. (1954). The Great Crash: 1929. Boston: Houghton Mifflin. ISBN 0-395-85999-9.
  3. Bucheli, Marcelo (2008). «Multinational Corporations, Totalitarian Regimes, and Economic Nationalism: United Fruit Company in Central America, 1899-1975». Business History (en inglés) 50 (4): 433-454. doi:10.1080/00076790802106315.
  4. Fuentes Oliva, Regina (2012). «1920, una década de cambios educativos para Guatemala»Boletín AFEHC (N°54).  Sección 10.
  5. Ibid., Sección 30.
  6. Ibid., Sección 31.
  7. Ibid., Sección 32.
  8. Ibid., Sección 62.
  9. Ibid., Sección 62-67.

Viernes de Dolores de 1922: estrenan «La Chalana»

Los estudiantes universitarios de las Escuelas Facultativas de Medicina, Farmcia y Derecho dan a conocer «La Chalana», su canto de guerra

dolores1922
Grupo de estudiantes universtarios de la Facultad de Derecho, Notariado y Ciencias Jurídicas y Sociales en 1922 durante las actividades de Huelga de Dolores. En el recuadro: La Chabela. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El comité de Huelga de Dolores de 1922 estaba conformado por los mejores intelectuales jóvenes de su época.1 Tal y como narra uno de sus miembros, el escritor Miguel Angel Asturias, en su novela «Viernes de Dolores«, la ideal del canto de guerra estudiantil surgió entre bromas, tragos y visitas a lugares de «sana recreación» que frecuentaban los universitarios.2

La letra fue escrita por estudiantes de las Facultades de Medicina y Cirugía , Ciencias Naturlaes y Farmacia, y de Derecho, Notariado y Ciencias Políticas ys Sociales, en el edificio que en ese entonces era de esta última  —convertido posteriormente en el Museo de la Universidad de San Carlos de Guatemala -MUSAC—. Entre los escritores que participaron estuvo el propio Asturias, el estudiante de derecho David Vela —quien después fuera por muchos años el director del periódico «El Imparcial«—3​ Alfredo Valle Calvo, y José Luis Balcárcel.  De acuerdo al historiador de la Huelga, José Barnoya García, «Vela y Valle Calvo dieron la vida a unas estrofas; el coro se debió a Chocochique [Balcárcel] y una estrofita de los fármacos de la Chinche [Barnoya] segunda; y la última estrofa que elaboró íntegra Moyas, aquella que dice: Patria, palabrota añeja/ por los largos explotada/ hoy la patria es una vieja/ que está desacreditada…4

La música, por su parte, fue compuesta por el maestro José Castañeda —conocido entre los estudiantes como «José con hache» porque se firmaba como «Joseh» y quien posteriormente sería el director fundador de la Orquesta Sinfónica de Guatemala.5 Siguiendo con la narración de Barnoya García, encontramos que una vez que tuvieron la letra lista, «se fueron los estudiantes hasta la casa de Joseph Castañeda –no sólo músico y versátil musicólogo sino que también, autor de astracanadas satíricas».4

Al principio, el compositor no encontraba cómo adaptarle música a aquellos irreverentes versos, pero según relata la investigadora Catalina Barrios y Barrios, «sentado en la silla de la barbería (novena calle entre octava y novena avenidas) comenzó a leer la letra, pues aceptó, por fin componer la música. Cuando lo estaban rasurando se inspiró. Apresuró al barbero y fue a su casa (once avenida y octava calle) […].  Hizo la música y la firmó con el pseudónimo Joseh.  Se comunicó por teléfono con Miguel Angel Asturias y le dijo ‘ya nació el niño’.  Se cantó, por primera vez, informalmente, el jueves anterior al Viernes de Dolores, en la facultad de Medicina, con copias a mano para que la aprendieran6

Pero, ¿qué significa el canto de guerra? El contexto histórico en que fue creada «La Chalana» fue el año 1922, dos años después de que el Partido Unionista de los conservadores guatemaltecos derrocara al gobierno de 22 años del licenciado Manuel Estrada Cabrera,7 y menos de un año después de que el general José María Orellana derrocara al gobierno de Carlos Herrera mediante un golpe de estado patrocinado por la United Fruit Company;8 de esta forma, muchos de los párrafos hacen referencia a la situación guatemalteca imperante en ese momento, aunque tristemente, muchos de ellos siguen vigentes hasta la fecha.

He aquí una breve explicación del significado de aquel canto que muchos han entonado y que empieza con «¡Matasanos practicantes!«:

CORO
Matasanos practicantes,
Del emplasto fabricantes,
Güisachines del lugar,
estudiantes:

en sonora carcajada
prorrumpid ¡Ja, ja!

La primera estrofa, hace referencia a las tres Facultades que formaron parte del Honorable Comité de Huelga en 1922; en su orden: la Facultad de Medicina y Cirugía, Facultad de Ciencias Naturales y Farmacia, y la Facultad de Derecho, Notariado y Ciencias Políticas y Sociales. Si bien la Facultad de Ingeniería ya existía, ésta se mantenía al margen de estas actividades por sus estrechos nexos con la Escuela Politécnica.9

I

Sobre los hediondos males
de la Patria arrojad flores,
ya que no sois liberales
ni menos conservadores.

Malos bichos sin conciencia
que la apresan en sus dientes
y le chupan inclementes
las fuerzas de su existencia.

Ya en ese entonces, como ahora, los políticos de turno se aprovechaban del erario nacional para hacer fortuna,10 sin importar el partido al que pertenecieran. Aunque en ese tiempo los únicos dos partidos realmente eran el liberal y el conservador, el liberal había estado controlando el país desde 1871 y al momento de hacer elecciones, se fraccionaban en sub-partidos para dar la apariencia de elecciones libres.

CORO
Matasanos practicantes
Del emplasto fabricantes
Güisachines del lugar,
choteadores:

en sonora carcajada
prorrumpid ¡Ja, ja!

Reíd de los Liberales
y de los Conservadores.

II

Nuestro quetzal espantado
por un ideal que no existe
se puso las de hule al prado
más solo, pelado y triste.

Y en su lugar erigieron
cinco extinguidos volcanes
que en cinco también se hundieron
bajo rudos yataganes.

Esta estrofa se refiere al derrocamiento del licenciado Estrada Cabrera, cuyo símbolo era el escudo con un quetzal que instituyeron los liberales en 1871.11 Fue sustituido en el poder por Carlos Herrera, quien llegó al poder con el apoyo del Partido Unionista, cuyo símbolo eran cinco volcanes.7 Finalmente, los yataganes se refieren al golpe de estado de José María Orellana en contra Herrera en 1921.8

CORO

Matasanos practicantes
Del Emplasto Fabricantes
Güisachines del lugar,
hermanitos:

en sonora carcajada
prorrumpid ¡Ja, ja!
Reíd de los volcancitos
y del choteado quetzal.

III

Contemplad los militares
que en la paz carrera hicieron.
Vuestros jueces a millares
que la justicia vendieron.

Nuestros curas monigotes
que comercian con el credo
y patrioteros con brotes
de farsa, interés y miedo.

Luego de la desastroza «guerra del Totoposte» contra El Salvador, en que Guatemala ganó de manera fortuita tras la muerte accidental del caudillo Tomás Regalado, la reputación del ejército quedó muy mal parada, al punto que aquí con un genial juego de palabras se hace referencia a como habían huído a la carrera en la frontera del río Paz de las fuerzas de Regalado.12 Por otra parte, las estrofa también menciona los oscuros casos judiciales que se ventilaron durante el gobierno de Estrada Cabrera13 y los intereses económicos del clero, que en esa época estaba luchando por recuperar los privilegios retirados por J. Rufino Barrios.14 El término «clerigalia» se refiere en forma despectiva a los sacerdotes católicos y el de «chafarotes» a los oficiales de línea del Ejército.

CORO

Matasanos practicantes
Del Emplasto Fabricantes
Güisachines del lugar,
malcriadotes:

en sonora carcajada
prorrumpid ¡Ja, ja!
Reíd de la clerigalia;
Reíd de los chafarotes.

IV

Patria palabrota añeja
por los largos explotada.
Hoy la patria es una vieja
que está desacreditada.

No vale ni cuatro reales
en este país de traidores.
La venden los liberales
como los conservadores.

Hasta ese momento, los criollos liberales y conservadores habían entregado la patria a intereses internacionales.  Los conservadores firmaron onerosos préstamos a bancos ingleses para costear sus constantes guerras contra sus vecinos, llegando incluso a entregar a los británicos a cambio de armas la región comprendida entre el río Belice y el río Sarstún;15 también entregaron el sur de Izabal a los Belgas para su colonización, aunque ésta fracasó.16 Y firmaron un concordato con la Santa Sede en 1854 por el que le regresaron todos sus privilegios económicos a las órdenes religiosas.17 Por su parte,  los liberales también firmaron préstamos con los ingleses,18 aparte de las generosas concesiones que otorgaron a los alemanes en Verapaz y a los estadounidenses en Izabal.19

CORO FINAL
Matasanos practicantes
Del Emplasto Fabricantes
Güisachines del lugar,
muchachada:

de la patria derengada
riamos ya: ¡Ja, ja!


BIBLIOGRAFIA:


10 de noviembre de 1854: publican edicto arzobispal que confirma el Concordato de 1852

La Gaceta de Guatemala publica el edicto arzobispal que reproduce la bula papal que confirma el Concordato de 1852

10noviembre1854
El Papa Pío IX durante un acto en los Estados Pontificios en 1858.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En noviembre de 1854 Guatemala está finalmente en paz y han ocurrido dos hechos trascendentales para el país:  el 1 de abril se publicó y distribuyó el Concordato suscrito con la Santa Sede, y el 21 de octubre se ratificó el acta en que se proclama al general Rafael Carrera como presidente vitalicio.

Carrera llegó al poder por sus propios méritos militares y el apoyo de los curas párrocos y los campesinos, y logró mantenerse allí tras conseguir el apoyo de los grupos indígenas del occidente guatemalteco luego de que los criollos lo habían intentado expulsar del poder.

Gracias al fanatismo católico de Carrera el partido conservador prosperó considerablemente, pero fue la Iglesia la mayor beneficiada. Para que el lector se de una idea de cuánto, se reproduce a continuación el edicto que el arzobispo Francisco de Paula García Peláez publicó en la Gaceta de Guatemala el 10 de noviembre de 1854, reproduciendo la bula confirmatoria enviada por el Papa Pío IX para el Concordato de 1852.

EDICTO.

Ha circulado impreso últimamente el que acaba de expedir el lllmo. Sr. Arzobispo para la publicación de la bula confirmatoria del Concordato. Dicha bula comienza de esta manera:

PIO OBISPO,

Siervo de los siervos de Dios, para perpetua memoria.

Colocados, aunque indignos, en la sublimísima Cátedra de Pedro, en comparacion de la cual ninguna mayor en la tierra se puede concebir. Hemos tomado el trabajo y puesto continuo empeño, ya en custodiar los dogmas de la fe, ya en defender los derechos de la iglesia, ya en aumentar á los fieles aquellos medios con que puedan conformar más y más sus costumbres á la santidad y justicia, y mayormente en estos tiempos, y en ninguna cosa hemos trabajado con más ardor, como en llenar con ahinco el cargo que nos ha sido encomendado por disposición divina en toda la redondez de la tierra. Por lo que nos hemos llenado de sumo gozo y de la mayor alegría siempre que hemos tenido la dicha de que las determinaciones de nuestra solicitud pastoral, con la protección divina, han tenido un próspero suceso.Nota_a

Y así nos ha sucedido en aquella parte de la América Septentrional que se llama la República de Guatemala, la que recibiendo cada día mayores aumentos por lo dilatado de sus regiones y su pueblo cristiano, parecía exigir sobremanera nuestra solicitud apostólica. Apenas nuestro amado hijo el ilustre y venerable varón, general Rafael Carrera nos hizo inmediatamente la súplica de que mirásemos por el bien del divino rebaño en aquella República, accedimos con el mayor gusto á sus deseos, y para que todo todo llegase próntamente al fin deseado deseado nombramos para nuestro Ministro plenipotenciario a nuestro amado hijo Santiago de Agata, Diácono Cardenal de la Santa Iglesia Romana, llamado Antonelli, nuestro Ministro de Estado, para que tratase este gravísimo negocio con nuestro amado hijo Fernando Lorenzana, Marqués de Belimonte, Ministro de la República de Guatemala y con libres poderes cerca de la Santa Sede. Ellos, después de haber presentado los documentos de sus respectívos poderes, celebraron un tratado, que ambos firmaron y sellaron el día 7 de octubre próximo pasado. En este tratado con la misma República de Guatemala donde está en todo vigor la religión católica, queda libre a todos la comunicación con el Romano Pontífice, y los derechos de los obispos se conservan ilesos e inviolables, segun los sagrados cánones, y principalmente conforme al Concilio Tridentino. La Iglesia puede libre ó independientemente adquirir y poseer sus bienes, exije diezmos y recibe algunas dotaciones del mismo gobierno. Se establecen seminarios para los jóvenes llamados á la suerte del Señor, dependientes únicamente de les ordinarios, se mira por el bienestar del clero, y por los monasterios de ambos sexos, se dan providencias para la educación mejorada de la juventud, propagación y aumento de la religión católica en esas regiones tan distantes de Nos, y se establecen otras muchas cosas conforme á los susodichos cánones y á las circunstancias de los tiempos; todo lo que no se duda ser conveniente en el Señor. Habiendo sido todas las cosas celebradas y contenidas en el mismo tratado, discutidas y consideradas detenidamente por nuestros venerables hermanos los cardenales de la Santa Iglesia romana, de la sagrada congregación erigida para los negocios eclesiásticos extraordinarios, y pesadas por Nos con maduro examen, por consejo y parecer de los mismos hermanos nuestros, hemos creído deber acceder al dicho tratado. Por estas pues nuestras letras apostólicas, hacemos saber y publicamos las cosas que para aumento de la religión cristiana y utilidad de los fieles de la República de Guatemala se han establecido en el Concordato.Nota_b

Habiendo sido aprobados, confirmados y ratificados tanto por Nos, como por el ilustre Presidente de la República de Guatemala los pactos y concordatos de esta convención en todos y cada uno de sus puntos, cláusulas, artículos y condiciones; y habiendo pedido encarecidamente el presidente que para su más firme subsistencia le diésemos la solidez de la firmeza apostólica e interpusiésemos más sublime autoridad y decreto, Nos, confiando plenamente en el Señor, que se dignará su misericordia colmar con sus copiosos dones de su divina Gracia, este nuestro celo en arreglar los negocios eclesiásticos en la República de Guatemala, de nuestra cierta ciencia, madura deliberación y con la plenitud del poder apostólico, aprobamos, ratificamos y aceptamos por el tenor de las presentes las susodichas concesiones, pactos y concordatos, y les damos la solidez y eficacia de la defensa y firmeza apostólica.Nota_c

Amonestamos con la mayor intensidad de nuestra alma a todos y cada uno de los obispos existentes en la República de Guatemala y á los que instituiremos en adelante, á sus sucesores y á todo el clero, y les exhortamos en el Señor para que para mayor Gloria de Dios, utilidad de la iglesia y salud de las almas, observen con cuidado y diligencia los dichos decretos en todo lo que les pertenece, y que pongaan todo su pensamiento, cuidado, resolución y conato en que resplandezca más y más en los fieles de la República de Guatemala la pureza de la doctrina católica, el brillo del culto divino, el esplendor de la disciplina eclesiástica, la observancia de las leyes de la iglesia, y la honeslidad de las costumbres.

Decretando que estas presentes letras en ningún tiempo puedan ser notadas ó impugnadas por vicio de subrepción, obrepción ó nulidad, ó por delecto de nuestra intención ó cualquiera otro por grande é impensado que sea, sino que siempre sean y serán firmes, válidas y eficaces, y obliguen y consigan sus plenos é íntegros electos, y que se deben observar inviolablemente cuanto tiempo se guarden las condiciones y efectos, espresados en el tratado; no obstante las constituciones apostólicas y las sinodales provinciales y los consilios universales dadas como generales, y las determinaciones y reglas nuestras y de la Cancillería apostólica, y las fundaciones de cualesquiera iglesias, cabildos y otros lugares piadosos, aun corroboradas por confirmación apostólica, ó por cualquiera otro poder, y también los privilegios otorgados y las letras apostólicas en contrario, de cualquier modo concedidas, confirmadas y renovadas y todas las demás cosas en contrarío. A todas y cada una de las cuales, teniendo su tenor por espreso é inserto á la letra, debiendo quedar por lo demás en su vigor, derogamos especial y expresamente solo para efecto de las presentes.Nota_d

Siendo además difícil que las presentes letras lleguen a cada uno de los lugares, en los cuales deba hacerse fé de ellas, decretamos y mandamos por la misma autoridad apostólica que se de plena fé a todas sus copias, aun impresas, con tal que estén suscritas por algún notario público y selladas con el sello de alguna persona eclesiástica constituida en dignidad, lo mismo que si se exhibieran y manifestaran las presentes letras. También hacemos írrito y de ningún valor, si llegare a acontecer, lo que se atentase a sabiendas ó por ignorancia en contrario acerca de ellas por cualquiera persona de cualquiera autoridad. No sea licito á ningún hombre el infringir ó contrariar con atrevimiento esta págna de nuestra concesión, aprobación, ratificacion, aceptación, exhortación, decreto, derogación, mandato y voluntad. Si alguno presumiere atentarlo, sepa que incurrirá en la indignación de Dios Omnipotente y de los bienaventurados apóstoles San Pedro y San Pablo.Nota_e

Dado en Roma en Santa María la Mayor, el año de la Encarnación del Señor mil ochocientos cincuenta y tres, el dia tres de agosto, de nuestro pontificado año octavo.


NOTAS:

  • a: esta es una típica introducción de una bula papal, en la que el pontífice dice no estar a la altura de suceder a San Pedro al frente de la Iglesia.  El papa en esa época era Pío IX, Giovanni Maria Battista Pellegrino Isidoro Mastai Ferretti, quien además fue el último soberano de los Estados Pontificios ya que éstos fueron absorbido por el nuevo Reino de Italia Unificada del Rey Victor Manuel II en 1870. Su pontificado de 31 años y 8 meses, del 16 de junio de 1846 al 7 de febrero de 1878, es el más largo de la historia de la Iglesia, si se descarta el de san Pedro, cuya duración es difícil de determinar con exactitud.
  • b: todo lo enuncia hasta aquí demuestra que prácticamente la Iglesia Católica había recuperado todos los privilegios que había perdido en Guatemala tras la expulsión de eclesiásticos por Francisco Morazán en 1829.
  • c: ya con esta aprobación Papal que concedía a los soldados guatemaltecos indulgencias por matar a soldados liberales «herejes«, Carrera tuvo a su disposición un formidable ejército con soldados que ansiaban dichas indulgencias, y que por ello no fue vencido por ninguna invasión hasta su muerte, ocurrida en 1865.
  • d: los privilegios de la Iglesia Católica recuperaron el esplendor que tuvieron en la época colonial con grandes haciendas y poblados a su disposición. Incluso los jesuitas retornaron al país, después de que fueran expulsados por las autoridades españolas en 1767. Guatemala se convirtió así en un refugio para los eclesiásticos, que eran expulsados de muchos país de latinoamérica dado el influjo de las ideas liberales en esa época.
  • e: el Concordato fue abandonado por el gobierno de J. Rufino Barrios luego de la expulsión de las órdenes regulares y del arzobispo, de la confiscación de todos sus bienes y de la eliminación del diezmo obligatorio. Se estima que a Barrios lo tenía sin cuidado la indignación que aquí se menciona.

BIBLIOGRAFIA:


11 de mayo de 1929: reforma a la Ley Orgánica de la Educación

el gobierno del general Lázaro Chacón emite el Decreto de reforma a la Ley Orgánica de la Educación y creación de la Escuela Normal Superior

11mayo1929
Retrato del general Lázaro Chacón. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El general presidente Lázaro Chacón gobernó a Guatemala entre 1926 y 1930 tras vencer en las elecciones presidenciales al también general Jorge Ubico. Aunque su gestión no fue perfecta y fue acusado de corrupción, fue conocido en su época como «el presidente bueno» por su carácter benévolo, la construcción de infraestructura —por ejemplo, los edificios del Congreso de la República y la Facultad de Ciencias Médicas— y sus políticas para el mejoramiento educativo y de vivienda luego de los terremotos de 1917-18. No obstante, su memoria fue dejada en el olvido tras la llegada al poder el general Ubico, ya que los aduladores de éste se ocuparon no solamente de minimizar el impacto del régimen de Chacón, sino de pintarlo como un completo incompetente.1

Chacón emitió la reforma a la Ley Orgánica de la Educación el 11 de mayo de 1929, la cual comprendía la creación de la «Escuela Normal Superior» y los reglamentos que establecían sus finalidades y su plan de estudios. En el acuerdo de la creación se estableció como requisito esencial, para inscribirse y matricularse en el establecimiento, poseer el título de Maestro de Educación Primaria y al terminar los estudios correspondientes el derecho de obtener el título de Profesor Normal. Los egresado de esta institución, conocidos como «profesores normales» tenían derecho a ocupar los puestos siguientes:

  • direcciones de Escuelas Normales e Institutos de Secundaria
  • cátedras en dichos establecimientos
  • jefaturas de secciones en los departamentos escolar y administrativo del Ministerio de Instrucción Pública
  • inspecciones técnicas2,3

Desafortunadamente, muchos de los cambios que el gobierno de Chacón intentó no pudieron llevarse a cabo,2,3 principalmente por problemas económicos, ya que durante su administración sufrió los primeros embates de la Gran Depresión de 1929 y la tensión que esto le produjo lo llevó a sufrir un derrame cerebral el 12 de diciembre de 1930.4

Cuando el general Jorge Ubico tomó la presidencia en 1931, acabó con todas las novedades en materia educativa y dificultó seriamente las condiciones para el magisterio nacional ya que su enfoque principal era mantener la estabilidad económica de Guatemala frente a la Gran Depresión y proteger los intereses de la United Fruit Company y las élites locales.1 El proyecto educativo permaneció dormido hasta que fue retomado por el gobierno del doctor Juan José Arévalo.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Díaz Romeu, Guillermo (1996). «Del régimen de Carlos Herrera a la elección de Jorge Ubico». Historia general de Guatemala. 1993-1999 (Guatemala: Asociación de Amigos del País, Fundación para la Cultura y el Desarrollo) 5: 37-42. Archivado desde el original el 12 de enero de 2015.
  2. Cach, Mónica (2014). «Historia de la educación en Guatemala». Monografías en línea.
  3. Fuentes Oliva, Regina (2012). «1920, una década de cambios educativos para Guatemala». Boletín AFEHC (N°54).
  4. Nuestro Diario (14 de diciembre de 1930). «Noticias de primera plana». Nuestro Diario (Guatemala).

7 de noviembre de 1840: establecen la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad de San Carlos

La Asamblea Constituyente del Estado de Guatemala establece la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad de San Carlos

7noviembre1840
Laboratorio de Anatomía en la Escuela Facultativa de Medicina y Farmacia en 1896.  Para entonces, la facultad contaba con casi 75 estudiantes en total, muchos de ellos del resto de Centroamérica y del sur de México.  Fotografía publica por «La Ilustración Guatemalteca«.

Tras la violenta revolución entre campesinos católicos y el ejército de los liberales, el gobierno del Estado de Guatemala pasó de nombre a Mariano Rivera Paz y de hecho al general Rafael Carrera el 13 de abril de 1839.1 A pesar de que en ese momento todavía era analfabeto, Carrera era ya un hábil militar y manejaba muy bien la política, al punto que supo aliarse con los criollos conservadores católicos, quienes restablecieron las instituciones que existían durante la época colonial, entre ellas, la Pontificia Universidad.2

Los liberales habían clausurado la casa de estudios superiores por ser de orientación católica y la habían sustituido por la institución laica que llamaron Academia de Ciencias y Estudios en 1832; originalmente su rector fue el doctor Pedro Molina, pero la guerra civil que se extendió de 1838 a 1840 hizo que la Academia quedara en el olvido.3

Los conservadores restituyerón la antigua Pontificia Universidad tal y como estaba establecida originalmente, aunque ahora solamente con jurisdicción en el Estado de Guatemala y el 7 de noviembre de 1840 la Asamblea Constituyente estableció la Facultad de Medicina.  Hasta entonces, si bien había habido estudios de las Ciencias Médicas, Químicas y Farmacia en el Estado, estos habían estado a cargo del Protomedicato y de los muy escasos médicos que había en el país.

Fue hasta ese momento que se estableció formalmente la Facultad, la cual estaba directamente reglamentada por el gobierno conservador, aunque la Universidad quedaba encargada de los estudios teóricos y los exámenes de grado. El decreto de creación de la facultad se transcribe a continuación:

DECRETO DE LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE DE 7 DE NOVIEMBRE DE 1840, ESTABLECIENDO LA FACULTAD DE MEDICINA

      1. Se establecerá en el estado una sociedad compuesta de los doctores y licenciados médicos, cirujanos y farmaceutas, que se denominará Faculta de Medicina de Guatemala.
      2. Su objeto será el arreglo del ejercicio de la medicina, cirugía y farmacia, y el progreso y perfección de estos ramos.
      3. El gobierno informado por los doctores médicos, reglamentará la facultad médica, bajo las bases que expresan los proyectos presentados por la junta de doctores médicos en 19 de agosto ultimo; pero sin separar de la Universidad el estudio teórico de esta ciencia, ni privarla de la intervención que le da su estatuto en los exámenes de grados de bachilleres, licenciados y doctores.4

BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América CentralII. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. pp. 75-81.
  2. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.
  3. Pineda de Mont, Manuel  (1872). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada a virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la RepúblicaIII. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 60-66.
  4. Ibid. pp. 171-180.