6 de junio de 1993: congreso elige a Ramiro de León Carpio como presidente

Tras el fracaso del autogolpe de estado del ingeniero Jorge Carpio Nicolle, el congreso de la república elige al licenciado Ramiro de León Carpio como presidente de la República.

Salón de sesiones del Palacio Legislativo en la Ciudad de Guatemala. En el recuadro: el licenciado Ramiro de León Carpio. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Tras el autogolpe de Estado del Ingeniero Jorge Serrano Elías, se formaron la «Comisión Multisectorial» y la «Instancia Nacional de Consenso» con elementos de los grupos empresariales más opuestos a las políticas económicas de Serrano y miembros de la llamada «Sociedad Civil«, las cuales organizaron el rechazo hacia el autogolpe,1 mientras grupos militares exigían la renuncia al presidente.2 Cuando éste renunció, el vicepresidente Gustavo Espina Salguero fue inhabilitado para ejercer la presidencia por el Congreso el 4 de junio, por lo que las agrupaciones mencionadas llegaron al Congreso de la República para entregar un documento que proponía al entonces Procurador de los Derechos Humanos, Lic. Ramiro de León Carpio, al presidente del Tribunal Supremo Electoral, Lic. Arturo Herbruger y Mario Quinóñez Amézquita, como candidatos presidenciales. Aquella propuesta fue tomada en cuenta por los diputados, quienes presentaron a De León Carpio y Herbruger Asturias como los dos candidatos más idóneos para ocupar la presidencia de la República para el período que faltaba para terminar el gobierno de Serrano.3,Nota a

Como se acostumbra en Guatemala, antes de la sesión los diputados sostuvieron reuniones secretas para definir al candidato al que iban a apoyar y cabildearon por obtener un consenso para apoyar a su favorito, a pesar de las directrices dadas por las autoridades de los respectivos partidos. En ese momento, los principales partidos eran:3

  • Movimiento de Acción Solidaria (MAS): era el partido oficial y, por lo tanto, estaba en una posición muy comprometida. La bancada no quiso decir a qué candiato apoyaría y fue objeto de abucheos e insultos de los presentes, aún más cuando trascendió quisieron presentar un proyecto de ley donde se estableciera una amnistía a favor del ex presidente Serrano Elías.
  • Partido de Avanzada Nacional (PAN): dirigido en ese momento por Alvaro Arzú, y que había gobernado en la alcaldía de Guatemala desde 1985. Este partido se manifestó a favor del ex procurador de los derechos humanos, al igual que las bancadas del Cambio, Guatemala
  • Unión del Centro Nacional (UCN): dirigido por el licenciado Jorge Carpio Nicolle, primo hermano de De León Carpio.Nota b Carpio Nicolle para entonces ya había perdido dos elecciones presidenciales en segunda vuelta: la primera en contra de Vinicio Cerezo en 1985 y la segunda en 1990 en contra Serrano Elías. Sabiendo que la elección de De León Carpio inhabilitaba a Carpio Nicolle para ser candidato presidencial por mandato constitucional, la bancada centrista dispuso apoyar al licenciado Herbruger Asturias, y por eso fue el diputado Jorge Skinner-Klée quien tomó la palabra para presentarlo y hacer honor a sus méritos académicos y a su trayectoria profesional.3,Nota c
  • Frente Republicano Guatemalteco (FRG): entonces un pequeño partido dirigido por el ex-presidente golpista, general Efraín Ríos Mont y cuya principal meta era lograr que dicho general fuera candidato presidencial, a pesar de la prohibición constitucional que existe para los gobernantes de facto. Para esta elección consideraba que ambas propuestas eran dignas y dejó en libertad a sus escasos diputados de votar como quisieran.
  • Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG): antiguo partido oficial durante el gobierno del licenciado Vinicio Cerezo. Para entonces ya estaba muy desprestigiada debido a los errores del gobierno de Cerezo y por ello no importó mucho cuando no quiso decir por qué candidato iban a votar sus diputados.3

Había también bancadas independientes, como la de Libertad y Dignidad, la cual estaba integrada por los diputados disidentes de la Unión del Centro Nacional. Aquellos diputados se habían desligado de la UCN porque pensaban que Carpio Nicolle ya no tenía opciones de llegar a la presidencia y se habían apegado a las directrices del MAS. Sin embargo, en esta ocasión rompieron con el partido oficial y votaron por De León Carpio, para lograr perjudicar la candidatura presidencial de Carpio Nicolle.3

La sesión plenaria se inició hasta las 17.50 horas y finalizó pasada la medianoche, habiendo sido convocados los congresistas desde la mañana. A pesar de la premura del tiempo y la desesperación del público, durante el desarrollo de la sesión hubo discursos de algunos diputados que buscaban perder tiempo, a pesar de los abucheos de los presentes; el diputado Skinner Kleé fue uno de los que aprovechó la ocasión para hacer entrar en razón a los diputados respecto a ciertos aspectos legales que no hay que perder de vista a fin de evitar cualquier tropiezo que provoque un amparo en contra de lo decidido.3

Durante la plenaria se presentó la renuncia del presidente del Tribunal Supremo Electoral, licenciado Arturo Herbruger Asturias, a fin de habilitarlo como candidato a la presidencia. Esto provocó que algunos diputados se enfrascaran en una discusión, ya que algunos creían que no aceptar la dimisión de Herbruger Asturias podría significar eliminarlo de la contienda. Finalmente, acordaron aceptar la renuncia y aprobaron el decreto legislativo 15-93, el cual establece la garantía legal del proceso de elección que realizó el Congreso, pues declara vacante el cargo de presidente de la República, y estableció el proceso de elección y juramentación del presidente de la República.3

Al resultar electo, De León Carpio fue vitoreado y fue llevado en hombros por los pasillos del congreso. Sin embargo, su gobierno desilusionó completamente a los guatemaltecos, ya que se llegó al colmo de hasta no poder investigar quiénes fueron los responsables del asesinato de su primo Jorge Carpio Nicolle, perpetrado en la curva Molino del Tesoro en la ruta hacia Chichicastenango, Quiché, el 3 de julio de ese mismo año, menos de un mes después de que tomó posesión como presidente.4


BIBLIOGRAFIA:

    • a: el licenciado Arturo Herbruger Asturias, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) desde 1985 fué también Ministro del gobierno del Dr. Juan José Arévalo y presidente de la Corte Suprema de Justicia durante el gobierno del teniente coronel Jacobo Arbenz Guzmán. De hecho, Arbenz ordenó que fuera destituido junto con sus magistrados en 1953 cuando amparó una caso en contra de la Reforma Agraria.5
    • b: de hecho, ambos fueron candidatos a presidente y vicepresidente para las elecciones en que fueron derrotados por el ingeniero Serrano Elías. Además, De León Carpio también era primo de Roberto Carpio Nicolle, quien fue vicepresidente de la República durante el gobierno demócrata-cristiano del licenciado Vinicio Cerezo Arévalo.
    • c: por supuesto, para no hacer evidente la verdadera razón para no votar por De León Carpio, el diputado ucenista Jaime Archila dijo que la UCN sí quería votar por De León Carpio, pero para un periodo completo, y no sólo para unos pocos meses.

BIBLIOGRAFIA:

    1. Mérida Barrios, Iliana Mirella (2004). La Censura impuesta a la prensa escrita durante el gobierno del Ing. Jorge Serrano Elías Guatemala: Tesis de la Escuela de Ciencias de la Comunicación; Universidad de San Carlos. pp. 68-71.
    2. Serrano Elías, Jorge (2012). La guayaba tiene dueño. El secuestro del Estado de Guatemala. Panamá: Editorial Exedra, 2012, ISBN: 978-9962-689-17-1.
    3. Hemeroteca PL (2018). 1993: Ramiro de León Carpio es el nuevo presidente del país. Guatemala: Prensa Libre.
    4. — (2018). 1993: asesinan a Jorge Carpio Nicolle. Guatemala: Prensa Libre.
    5. Azurdia Alfaro, Roberto (1959) Recopilación de las leyes de la Republica de Guatemala, 1952-1953, LXXI Guatemala, Tipografía Nacional, pp. 384-650.

25 de mayo de 1993: el Serranazo

El autogolpe de estado del ingeniero Jorge Serrano Elías.

Palacio nacional de Guatemala, que era la sede del gobierno cuando Jorge Serrano perpetró el autogolpe de Estado. En el inserto: el Ing. Jorge Serrano durante su presidencia. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El último golpe de estado que alteró el orden constitucional en Guatemala ocurrió el 25 de mayo de 1993, cuando el entonces presidente, Ingeniero Jorge Serrano Elías, suspendió 46 artículos de la constitución de 1985, a través del decreto denominado «Normas Temporales de Gobierno«. Esto equivalía a suspender la vigencia de varios derechos individuales, como ya había ocurrido muchas veces en la historia del país, pero además incluía la disolución del Congreso de la República, la desintegración de la Corte Suprema de Justicia y la de la entonces novedosa Corte de Constitucionalidad, los cuales iban a ser integrados otros funcionarios nombrados directa o indirectamente por el presidente.1

Sin embargo ese mismo día por la tarde, la Corte de Constitucionalidad declaró la inconstitucionalidad del derecho de Serrano y ordenó la publicación de dicha resolución en el diario oficial así como su notificación.  Además, otras instituciones como el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala, la Procuraduría de los Derechos Humanos y la Corte Suprema de Justicia también se pronunciaron en contra.2

Según diría Serrano posteriormente, había establecido estas normas para «mejorar el camino de Guatemala y no hacer una Guatemala presa de la corrupción y del narcotráfico«. Pero intentó dar un golpe de estado saliéndose de las normas impuestas por el gobierno de los Estados Unidos para los países de América Latina y por eso no tuvo apoyo de éste.3

La debilidad de la figura presidencial guatemalteca quedó en evidencia, ya que el autogolpe fue atacado por muchos frentes, empezando por la novedosa figura de la Corte de Constitucionalidad, al contrario de lo que ocurría cuando los criollos liberales gobernaban con la constitución de 1879.  En esa época, dos de ellos dieron autogolpes de estado similares y se erigieron en dictadores;  tal fue el caso del general Manuel Lisandro Barillas en 1887 que logró modificar la constitución a su conveniencia,4 y del general José María Reina Barrios en 1897 que logró extender su mandato presidencial hasta 19025 —aunque posteriormente tuvo que contrarrestar dos revoluciones en su contra6 y finalmente fue asesinado en 18987.  Y antes de eso, el general conservador Rafael Carrera y el general liberal J. Rufino Barrios gobernaron sin constitución durante varios años cada uno, y cuando finalmente se escribió una constitución —la de 1851 para Carrera8 y la de 1879 para Barrios9—, la misma estabe hecha a la medida de sus deseos y les confería poderes prácticamente absolutos.

Luego de la caída del licenciado Manuel Estrada Cabrera en 1920, tras gobernar por 22 años, los miembros del Partido Unionista intentaron derogar la constitución de 1879 y redactar una nueva, en la que al presidente prácticamente no le quedaba poder.10  Sin embargo, a pesar de haber sido aprobada, esta nueva constitución nunca entró en vigor, ya que el presidente Carlos Herrera fue derrocado el 5 de diciembre de 1921 por un golpe de estado dirigido por el general José María Orellana y patrocinado por la International Railways of Central America (IRCA) y la United Fruit Company (UFCO).  De esa forma, se regresó a la constitución de 1879 y al sistema liberal cabrerista, pero ya sin Estrada Cabrera.11

Luego de la Revolución de Octubre de 1944 en contra del general Federico Ponce Vaides, por fin se derogó la constitución de 187912 y se escribió la de 1945, pero a partir de entonces empezaron los golpes de estado patrocinados o avalados por los Estados Unidos: 

  • 1954: contra la reforma agraria del teniente coronel Jacobo Arbenz Guzmán, derogando la constitución revolucionaria de 1945.13
  • 1963: contra el permiso que dió el general Miguel Ydígoras Fuentes de permitir que el Dr. Juan José Arévalo participara en las elecciones de ese año, derogando la constitución liberacionista de 1956.14
  • 1982: contra la corrupción de los gobiernos militares que se habían iniciado en 1966 amparados en la Constitución de ese año y derogando la constitución anticomunista de 1966.15
  • 1983: contra el fanatismo religioso del general Efraín Ríos Mont.16

En 1985 se decretó la más reciente constitución en Guatemala, siguiendo el patrón establecido por los Estados Unidos para América Latina luego de haber apoyado regímenes militares en ellos, y la misma descentralizó de tal modo el poder ejecutivo, que el presidente ahora es una figura fácilmente manipulable por diferentes grupos. Además, creó la figura de la Corte de Constitucional para limitar considerablemente los abusos de los organismos del estado, y fortaleció considerablemente al poder legislativo y al poder municipal, obligando al ejecutivo a establecer pactos políticos para poder desarrollar su agenda. Aquellos pactos políticos se han traducido en prebendas económicas o políticas, y Serrano comprendió que de esa forma no se podía gobernar, por lo que perpetró el autogolpe de 1993.

Sin embargo, la debilidad de la figura presidencial hizo que nadie le temiera, a diferencia de los golpes de estado anteriores.  Se hicieron movimientos populares organizados por los llamados «grupos de la sociedad civil» en su contra y de hecho hasta la prensa se envalentonó y lo criticó tratándolo de «aprendiz de dictador«.3

Finalmente, fue obligado a renunciar por lo que él ha llamado un complot de ciertos grupos de poder de extrema derecha, y el poder recayó en el licenciado Ramiro de León Carpio, entonces Procurador General de los Derechos Humanos, quien concluyó el período constitucional de Serrano y entregó el poder al nuevo presidente electo, Alvaro Arzú,3 descendiente de la familia Aycinena, que gobernó junto con Rafael Carrera de 1840 a 1871.


BIBLIOGRAFIA

  1. Mérida Barrios, Iliana Mirella (2004) La Censura impuesta a la prensa escrita durante el gobierno del Ing. Jorge Serrano Elías Guatemala: Tesis de la Escuela de Ciencias de la Comunicación; Universidad de San Carlos. p. 68.
  2. Ibid., p. 69.
  3. Ibid., p. 70.
  4. Guerra, Viviano (1886). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1883-85 IV. Guatemala: Tipografía de Pedro Arenales. pp. 721-725.
  5. El Progreso Nacional (1897). Telegrama del General Presidente y contestaciones de las autoridades de la República. En: Documentos importantes, Biblioteca de «El Progreso Nacional. Guatemala: Tipografía Nacional. p. i-ii.
  6. Nuestro Diario (12 de enero de 1926).  Retazos de nuestra historia: el movimiento revolucionario de Castillo.  Guatemala: Nuestro Diario. p. 1.
  7. Fernández Ordóñez, Rodrigo (2008). «Disparos en la Obscuridad. El Asesinato del General José María Reina Barrios»Universidad Francisco Marroquín, Departamento de Educación (Guatemala).
  8. Asamblea Constituyente de Guatemala (19 de octubre de 1851). Acta Constitutiva de la República de Guatemala, Guatemala.
  9. Asamblea Nacional Constituyente (1899). Ley constitutiva de la República de Guatemala decretada por la Asamblea Nacional Constituyente el 11 de diciembre de 1879 y reformada por el mismo Alto Cuerpo en 5 de noviembre de 1887 y 30 de agosto de 1897; para uso de las escuelas. Guatemala: Tipografía Nacional.
  10. Muñoz Paz, María del Carmen; Ovando Hernández, Oscar (2014). Carlos Herrera y el centenario de la Independencia. Política, economía y sociedad en Guatemala. 1920-1921. Guatemala: Universidad de San Carlos, Centro de Estudios Urbanos y Generales. p. 117.
  11. Montúfar, Rafael (1923). Caída de una TiraníaPáginas de la Historia de Centro América. Guatemala: Sánchez y de Guise. pp. 155-156.
  12. Méndez, Rosendo P. (1945). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1944-1945.LXIII. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 455-456.
  13. Azurdia Alfaro, Roberto (1960), Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1954-1955LXXIII. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. LXVII-LXVIII
  14. — (1966) Recopilación de las Leyes de Guatemala, 1963-1964LXXXII Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 14-15.
  15. Departamento de Recopilación de Leyes (1987) Recopilación de las Leyes de Guatemala, 1981-1982CI. (I). Guatemala: Tipografía Nacional: pp. 57-61.
  16. — (1987). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1983-1984CIII. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 58-61.

Subir

18 de enero de 1986: accidente de Aerovías en Petén

Poco días después de la toma de posesión del presidente Vinicio Cerezo, se produce un accidente de aviación de una vuelo charter de la Ciudad de Guatemala a las ruinas de Tikal.

18enero1986
Los tempos I,II y III del Parque Nacional Tikal vistos desde el Acrópolis del Templo IV. Obsérvese la densa jungla a su alrededor. En el recuadro: el avión Caravelle siniestrado de SAETA. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El 18 de enero de 1986 una aeronave de Aerovías de Guatemala que llevaba pasajeros a una excursión a las ruinas mayas de Tikal en el departamento de Petén, se estrelló en una zona remota de la jungla petenera, matando a todos sus pasajeros y tripulantes en lo que hasta ese momento, era el peor desastre de aviación en la historia del país.1

El avión salió de la Ciudad de Guatemala a las 7:25 a.m. y se dirigía hacia el aeropuerto en Santa Elena, Petén, en un vuelo que debería haber tomado 40 minutos.  Los personeros de la aerolínea expliraron que el avión se estrelló durante su segundo paso por el aeropuerto de Santa Elena, ya que había pasado muy alto la primera vez.1

El avión era un Sud Aviation SE-210 Caravelle III, que fue construido en 1960 e inicialmente voló para la línea aérea italiana Alitalia con registro I-DAXI. Fue convertido en una serie 6N estándar en 1962 y la línea SAETA lo compró 1975, registrándola como HC-BAE. Aerovías Guatemala la alquiló de SAETA en 1985 para responder al aumento de turistas que visitaban Guatemala debido a la transición a un proceso democrático.2

Los personeros de la aerolínea también explicaron que tuvieron su último contacto con la aeronave a las 7:58 am y que el piloto no les había dicho que tuviera ningun problema.  En el accidente murieron seis estadounidenses, cincuenta y tres guatemaltecos(muchos de ellos en una excursión), seis columbianos, cuatro venezolanos, dos mexicanos, dos costarricenses,dos holandeses, dos británicos, dos canadiencias, dos de las Antillas Holandeses, y uno de Alemania Occidente, de Grecia, de Francia y de Italia.1

Los miembros del ejército destacados en Santa Elena, bomberos locales y voluntarios llevaron los cuerpos de las víctimas a un estadio de fútbal en la ciudad de Flores, cabecera departamental de Petén. Las autoridades explicaron que la región selvática en donde ocurrió el desastre era tan densa que tuvieron que talarla para permitir que los helicóptero del ejército pudieran aterrizar en el lugar.1

Las víctimas venezolanas fueron identificadas como la familia del ex-ministro de Relaciones Exteriores, Aristides Calvani, su esposa y sus dos hijas, mientras que el ciudadano francés era Alexander Skacovich, quien vivía en Caracas, Venezuela, quien era un alto personero de la Comunidad Europea.   Todos ellos estaban en Guatemala porque asistieron a la toma de posesión del presidente Vinicio Cerezo, ya que todos eran demócrata cristianos, como el nuevo gobernante guatemalteco.1

El presidente Cerezo dijo estar sumamente abatido por el accidente y el congreso de la República decretó tres días de duelo por los fallecidos. Por su parte, aunque las labores de rescate se vieron afectadas por la lluvia y baja visibilidad, las autoridades de la Dirección General de Aeronáutica Civil explicaron que durante el accidente había visibilidad ilimitada, por lo que no pudieron determinar la causa del accidente.2


BIBLIOGRAFIA:

  1. Los Angeles Times (19 de enero de 1986) 90 Killed in Guatemala Plane Crash : Cause Not Known; Six Americans Included in Toll (en inglés). Los Angeles, EEUU: Los Angeles Times.
  2. The New York Times (20 de enero de 1986) Guatemala crash toll now put at 93.  (en inglés). Nueva York, EEUU: The New York Times.

Subir

14 de enero de 1986: Cerezo toma posesión

El licenciado Vinicio Cerezo toma posesión como presidente de la República. Es el primer presidente civil desde 1970.

14enero1986
El Palacio Nacional de Guatemala, sede del gobierno del licenciado Vinicio Cerezo. En el recuadro: Cerezo y su esposa, Raquel Blandón, junto con el Ministro de Relaciones Exteriores Mario Quiñones y su señora durante una visita oficial a la República Federal de Alemania (Alemania Occidental) en 1986. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Tras los golpes de estado de 1982 y 1983, el gobierno militar del general Oscar Humberto Mejía Vítores permitió la convocatoria de una Asamblea Constituyente que emitió una nueva constitución para la República en 1985, en base a la cual se realizaron elecciones en las que resultó electo el licenciado Marco Vinicio Cerezo Arévalo.

El nuevo presidente tomó posesión de su cargo el 14 de enero de 1986, siendo el primer gobiernante civil en hacerlo desde 1970; pero, a diferencia de sus antecesores, la Constitución de 1985 le confería muy poco poder al ejecutivo, descentralizando numerosas atribuciones que antes eran responsabilidad del presidente de la República.

En su discurso de inaguración, Cerezo hizo un resumen certero de la situación del país en el momento de la transición a los gobiernos civiles, los cuales reproducimos a continuación por su importancia histórica:

[…] Somos un pueblo al que por mucho tiempo se nos negó la expresión y muchos fuimos perseguidos por decir la verdad. Hemos recuperado la palabra.

Somos un pueblo al que se nos decía qué hacer, y cómo hacerlo, sin preguntarnos jamás si nos parecía bueno o malo, si estaba de acuerdo con nuestra comunidad, con nuestra aldea, nuestra región, nuestra ocupación, nuestras ideas y aspiraciones, nuestro modo ancestral de vida, nuestras creencias. Hemos recuperado nuestro derecho a participar. Muchos llegamos a ser extraños en nuestra propia tierra, y hoy regresamos a lo nuestro.1

[…] Era imprescindible, es cierto, el esfuerzo científico y profundo por saber exactamente lo que nos ha venido poasando, lo que nos pasa ahora y lo que nos podrá pasar como pueblo, como nación, como región, si no hacemos algo drástico y urgente por corregirlo.

Pero, por doloroso que esto sea, este conocimiento debemos compartirlo. Porque parte de nuestra crisis se debe a la ignorancia generalizada sobre lo que nos pasa, debido a una cuidadosa labor de desinformación y ocultamiento. […] No importa las razones, miles de vidas guatemaltecas han caído en esta espantosa vorágine […], y cientos de miles de nosotros hemos padecido de una u otra manera los efectos de este clima general de atropellos.2

Encontramos un país en las peores condiciones que jamás Mandatario alguno haya recibido esta Nación. En la vida política los guatemaltecos nos encontramos con que la [fuerza] se constituyó en un permanente sustituto de la negociación y el compromiso; incapaces de resolver sus diferencias por el diálogo […] algunos guatemaltecos optaron por el absurdo y primitivo lenguaje del daño físico y la represalia armada. Nuestra familia guatemalteca se ha visto miles de veces enlutada con una [fuerza] insensata y cruel, amparada en los más variados signos ideológicos. Unos la emprendieron desde una decisión individual, al margen de toda ley, con el argumento de la defensa de sus privilegios y prerrogativas de que habían gozado ancestralmente. Otros la emprendieron porque no veían otras salidas para defener sus derechos y reivindicaciones. Otros la emprendieron argumentado que era necesaria por su seguridad y el orden. Otros, en fin, la emprendieron desde un uso abusivo de posiciones de poder, sumándose así a los […] que nunca respetaron la convivencia de nuestra comunidad nacional.2

[…] No es necesario insistir aquí en los aspectos internacionales de la crisis económica y social, que el sufrido pueblo de Guatemala ha soportado como nadie, […] ya han hablado de manera certera sobre la injusticia del orden económico internacional y de cómo nuestras débiles economías se han visto devastadas en el torbellino de la recesión mundial. Pero sí es necesario hablar de nuestra situación interna. Si bien es cierto que la crisis internacional nos ha golpeado duramente por razones de sobra conocidas, también es cierto que internamente algunos guatemaltecos han puestos abundantes ingredientes para el desastre. […] También debemos reconocer grandes dosis de intolerancia e incomprensión, a la par que pareciera haberse entronizado una falta total de moral y de principios, contagiendo nuestra vida nacional de una corrupción generalizada y de una facilidad casi espontánea para el abuso de poder.3

Recibimos un país con las arcas vacías, producto de la mala administración de los anteriores gobiernos y de la corrupción. Recibimos una situación económica desastrosa y crítica sin precedentes: la actividad económica se ha ido reduciendo, con importantes desequilibrios en el comercio internacional y en las finanzas del sector público. Se han encogido los ahorros y la inversión y tenemos márgenes muy estrechos para superar esos desequilibrios y adoptar una acertada política económica. No hay fondos para iniciar proyectos nuevos y no hay recursos suficientes para financiar los gastos de funcionamiento del gobierno. Nuestra deuda externa es cuatro veces el valor anual de nuestras exportaciones, y han hipotecado el futuro de nuestros hijos y de nuestros nietos; por esta eduda, cada guatemalteco debe 320 dólares.3

Demasiados guatemaltecos están sin trabajo. Y los que tienen un salario, lo han visto encogerse de manera angustiante: a pesar de los aumentos, cada vez se puede comprar menos y pagar menos porque nuestra moneda vale menos y las cosas cada vez valen más. […] Hoy cada guatemalteco [en promedio] dispone de un quetzal diario para su alimentación, su vivienda, su educación, su transporte y su salud. Pero la realidad es más cruel y más dura. Porque sabemos que unos pocos guatemaltecos tienen mucho más que eso, y otros muchos no tienen nada.3

Somos ocho millones. Cinco millones de nuestros hermanos viven en estado de pobreza. Todavía mueren muchos de nuestros niños al nacer. Y de los que viven, solamente uno de cada tres no está desnutrido. Los otros dos están condenados a no comer bien, a que su cerebro no se desarrolle bien, a no tener suficientes fuerzas para el trabajo y el estudio y a la ignominia de que otros guatemaltecos le digan más tarde que es un tonto y un haragán; que le reclamen una higiene y una limpieza a la que nunca he tenido acceso y le exijan un comportamiento y una educación que jamás han podido estar a su alcance.4

Y si las condiciones de vida de la mayoría de nuestros conciudadanos son en verdad precarias, todavía más cruel ha resultado nuestra historia reciente cuando le permitieron organizarse para decir lo que pensaba y defender colectivamente sus derechos. Se reprimió la organización libre de los ciudadanos y sus entidades representativas. Muchos de los líderes y voceros de nuestro pueblo conocieron la muerte y el exilio.4


BIBLIOGRAFIA:

  1. Departamento de Recopilación de Leyes (1987). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1986. Guatemala: Tipografía Nacional. p. i.
  2. Ibid., p. ii.
  3. Ibid., p. iii.
  4. Ibid., p. iv.

Subir

Problemas con el Presupuesto del Gobierno para 2021

20noviembre2020
Edificio del Congreso de la República de Guatemala. En el recuadro, el edificio del Ministerio de Finanzas Públicas. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Ante la situación que se estaba viviendo en Guatemala por la aprobación de presupuesto para el año fiscal 2021, es conveniente revisar cómo está estructurado el mismo. La siguiente informción está tomada del «Proyecto de Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado, Ejercicio Fiscal 2021«.1

Veamos los ingresos estimados (cifras en quetzales):

Por impuestos 65,483,087,800
Por ingresos de ventas, servicios y derechos 3,471,000
Por préstamos a bancos internacionales 34,213,441,200
TOTAL 99,700,000,000

Entonces, si el Estado tiene ingresos de Q68,900,000 sin necesidad de más endeudamiento con entidades financieras, ¿por qué necesita endeudarse más de lo que ya lo está para cubrir sus gastos?

Veamos (cifras en quetzales):

Funcionamiento del gobierno (salarios) 65,875,566,071
Inversión de mejoramiento del país 20,597,107,104
Pago de cuotas de préstamos ya adquiridos 16,227,326,825

Es decir, el Estado está utilizando prácticamente todos sus ingresos tributarios para costear salarios de los empleados públicos. Pero no todos esos empleados reciben salarios adecuados. Veamos la distribución salarial para los ministerios y dependencias que absorben la mayor parte del presupuesto (por orden de gastos en quetzales):

Dependencia Total Salarios Inversión
Obligaciones del Estado a Cargo del Tesoro 27,842,834,750 16,816,212,500 11,028,622,250

Nota de HoyHistoriaGT: En este rubro se cubren numerosas entidades que dependen del estado. Las que más se llevan en salarios son:

Jubilaciones de empleados públicos 5,179,964,000
Universidad de San Carlos (aporte institucional y extraordinario) 1,853,000,000
Organismo Judicial (aporte institucional y extraordinario) 1,800,000,000
Ministerio Público (aporte institucional) 1,300,000,000
SAT (aporte institucional) 1,249,400,000
Congreso de la República 586,600,000

Ahora bien, no todo es dinero es para salarios, pero un gran porcentaje sí lo es, como se demostró cuando se hizo público los salarios de los empleados del Congreso en 2015. Por otra parte las jubilaciones de los empleados públicos son sumamente onerosas para el Estado debido a los pactos colectivos de trabajo que gobiernos anteriores han firmado con los diferentes sindicatos.

Ministerio de Educación 18,862,071,925 18,361,512,444 320,559,481
Nota de Hoy Historia GT: es decir que la deficiente educación pública que reciben los ciudadanos guatemaltecos desde preprimaria hasta el diversificado, le cuesta al Estado casi 20,000,000,000 de quetzales al año, y casi todo se utiliza para costear el sueldo de personal que muchas veces es inepto y deficiente.
Ministrio de Comunicaciones 10,242,165,000 2,282,097,447 7,418,067,533
Nota de Hoy Historia GT: en este ministerio la situación es contraria la mayoría de dependencias estatales. Pero el rubro de inversión termina muchas veces en destinos privados, como se ha descubierto en los casos de los ex-ministros Alejandro Sinibaldi2 y José Luis Benito3. Por otra parte, las construcciones de carreteras e infraestructura son deficientes, a pesar de su alto costo, para que tengan que pagarse nuevamente a precios exorbitantes por las siguientes autoridades de gobierno.
Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social 9,989,377,000 9,227,611,969 666,765,031
Nota de Hoy Historia GT: al igual que con el Ministerio de Educación, los pactos colectivos con los trabajadores públicos de este ministerio son excesivos, provocando que lo asignado se vaya en pagar salarios y resulte en la inadecuada atención médica para la población.

En resumen, como todos los ingresos tributarios prácticamente suman lo que el Estado se gasta en salarios de sus empleados, es necesario que recurra a más préstamos para seguir funcionando, los cuales son otorgados por las entidades financieras internacionales a altos intereses y sin que les importe la situación financiera del país ni la representatividad de sus gobernantes. Y nótese que la deuda pública de Q16,227,326,825 que se paga al año, es solamente el pago de los intereses y una porción del capital de toda la deuda acumulada que ya viene arrastrando el Estado guatemalteco.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Ministerio de finanzas Públicas (2021). Proyecto de Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado, Ejercicio Fiscal 2021. Guatemala: Ministerio de Finanzas.
  2. Papadovassilakis, Alex (26 de agosto de 2020). Fugitive’s return promises new graft revelations in Guatemala. Insight Crime. (en inglés)
  3. Mendoza, Michelle (20 de octubre de 2020). Fiscalía de Guatemala ordena la detención del exministro de Comunicaciones José Luis Benito, por presunto lavado de dinero. CNN en español.

3 de octubre de 2010: descubren que EEUU experimentó con sífilis en Guatemala durante gobierno de Arévalo

Se descubre que el gobierno de los Estados Unidos hizo experimentos de sífilis en Guatemala durante el gobierno del Dr. Juan José Arévalo

3octubre2010
Antiguo Aeropuerto Internacional La Aurora en la Ciudad de Guatemala, en la década de 1940. En el recuadro: el Dr. Juan José Arévalo, presidente de la República de 1945 a 1951. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El 3 de octubre de 2010 se hizo público el hallazgo de la Dra. Susan Reverby del Wellesley College en los Estados Unidos, acerca de que se habían hecho experimentos médicos de sífilis en personas de escasos recursos durante el gobierno del Dr. Juan José Arévalo, cuando el Dr. Julio Bianchi era el Ministro de Salud y bajo la dirección de médicos estadounidenses asistidos por médicos guatemaltecos. Aquellos experimentos consistían en infectar deliberadamente a cientos de personas desvalidas en Guatemala, sin su conocimiento, de sífilis, gonorrea y chancroide. Entre las personas afectadas hubo soldados, prisioneros, enfermos mentales, prostitutas e incluso niños huérfanos del Hospicio Nacional y en edad escolar en el Puerto de San José.1

Los médicos estadounidenses querían comprobar experimentalmente el modelo de tranmisión humana de estas enfermedades venéreas y la eficacia de la entonces novedosa penicilina en el tratamiento de las mismas, con el objetivo de ayudar a las tropas estadounidenses que se veían expuestas a dichas infecciones cuando eran enviadas a sus misiones fuera de los Estados Unidos.

Entre 1946 y 1948 el Laboratorio de Investigaciones de Enfermedades Venéreas del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos y la Oficina Sanitaria Panamericana (prácticamente una dependencia del gobierno de Harry Truman) diseñaron y patrocinaron los experimentos ya mencionados. Los estudios estuvieron a cargo del médico John C. Cutler, quien desarrolló los experimentos bajo la supervisión los médicos R. C. Arnold y John F. Mahoney, y con el enlace y colaboración del Dr. Juan Manuel Funes, jefe de la División de Control de Enfemedades Venéreas de la Dirección de Sanidad Pública de Guatemala, y con la colaboración de funcionarios en los Ministerios de Salud —a cargo del Dr. Julio Bianchi—, de Gobernación y de la Defensa —a cargo del coronel Jacobo Arbenz Guzmán—. Cutler ya había realizado experimentos en Alamaba entre 1932 y 1972, donde infectó de sífilis a 399 jornaleros varones afroamericanos, la mayoría analfabetos, de los cuales 128 murieron de sífilis y 100 de complicaciones médicas asociadas, mientras que 40 de las esposas de estas personas resultaron infectadas y 19 niños sufrieron sífilis congénita.1

Al saberse el escándalo, el gobierno de Barack Obama ofreció una disculpa pública al gobierno guatemalteco y posteriormente le entregó los archivos del Dr. John C. Cutler —promotor y conductor del experimento—. Estos archivos estaban en la Universidad de Pittsburgh y contienen extensos reportes sobre las enfedades estudiadas, así como correspondencia entre Cutler y sus colegas en Estados Unidos, registros experimentales, libros de registro e historial de los sujetos inoculados con las infecciones, incluyendo el número de experimento, seguimiento serológico de sífilis y hallazgos de exámenes clínicos y dosis de penicilina. Si bien los resultados de los experimentos no fueron publicados en la literatura científica, hubo algunos resultados que fueron usados para presentar ponencias presentadas en el II Congreso Centroamericano de Venereología, que se realizó en la Ciudad de Guatemala en abril de 1948 y que fueron publicados en la revista «Salubridad y Asistencia«, que era el órgano divulgativo del Ministerio de Salud Pública.1

Guatemala fue seleccionada a sugerencia del Dr. Juan Manuel Funes, ya que algunos factores favorecían su realización. En primer lugar, de acuerdo a la legislación vigente en ese momento, ya no se hacían prisioneros políticos y la prostitución fue legalizada y se le permitió a las trabajadoras sexuales ingresar a las cárceles; esto hizo que las prisiones se convirtieran en los lugares seguros, controlables e idóneos para los experimentos humanos. El Servicio de Salud Pública de Estados Unidos erogó el dinero para los experimentos y lo dió a la Oficina Sanitaria Panamericana, con la cual el Gobierno de Guatemala firmó un acuerdo que permitía la realización de los experimentos. Esto significó que el personal estadounidense tenía autoridad para trabajar con las autoridades médicas en los hospitales gubernamentales, con instalaciones médicas y oficiales del ejército, con instituciones al cuidado de huérfanos y dementes y con el sistema penal. Y es que a pesar de la revolución de octubre de 1944, los Estados Unidos seguían teniendo la hegemonía en Guatemala, condicionando la política general, tanto interna como externa y la poderosa compañía frutera United Fruit Company controlaba gran parte del territorio nacional, así como Puerto Barrios, las líneas férreras, el transporte de carga y pasajeros y el transporte marítimo, convirtiendo a Guatemala en la República Bananera por excelencia.1

Al enterarse de estos estudios en 2010, el gobierno de Guatemala nombró una Comisión Presidencial dirigida por el Vicepresidente e integrada por la Procuraduría General de la Nación y los Ministros de Relaciones Exteriores, de Gobernación , de la Defensa Nacional y de Salud Pública y Asistencia Social; esta comisión tuvo como objetivo investigar y esclarecer sobre la base de la dignidad humana y ética los hechos históricos, científicos, políticos y sociales por lo que los científicos estadounidenses practicaron experimentos con personas en Guatemala durante los años de 1946 a 1948.1


BIBLIOGRAFIA:

  1. Comisión Presidencial para el Esclarecimiento de los Experimentos en Humanos en Guatemala 1946-48. (2011) Experimentos en seres humanos; el caso Guatemala 1946-48. Guatemala: Gobierno de Guatemala.

Subir

27 de mayo de 2006: fallece Fernando Romeo Lucas García

Fallece en Puerto de la Cruz, Venezuela, el general Fernando Romeo Lucas García, expresidente de Guatemala de 1978 a 1982

27mayo2006
El Hospital General San Juan de Dios en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala, construido durante el gobierno del general Fernando Romeo Lucas García.  En el recuadro: retrato del ex-presidente guatemalteco. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El gobierno del general Fernando Romeo Lucas García ocurrió en la época más violenta de la guerra civil que sacudió a Guatemala entre 1960 y 1996, y que es ahora llamada «Conflicto Armado Interno» por cuestiones legales tras la aprobación de los Acuerdos de Paz Firme y Durarera firmada en diciembre 1996.

Lucas García nació en el seno de una de las familias de la élite guatemalteca en San Juan Chamelco, Alta Verapaz,1​ y se graduó de oficial en la Escuela Politécnica en 1949, durante el gobierno del Dr. Juan José Arévalo. En 1960, siendo ya capitán del Ejército de Guatemala, heredó las fincas Saquixquib y Punta de Boloncó al nororiente de Sebol en el departamento de Alta Verapaz, con una extensión de 15 caballerías cada una. En 1963 compró la finca «San Fernando El Palmar» de Sejux con una extensión de 8 caballerías, y finalmente compró la finca «Sepur«, cercana a «San Fernando«, con una extensión de dieciocho caballerías.2​ Durante esos años era diputado en el congreso y cabildeó activamente para impulsar inversión en esa zona del país.2

En 1975 alcanzó la jefatura de Estado Mayor del Ejército de Guatemala,3​ y luego llegó a ser general, siendo nombrado ministro de la Defensa durante el Gobierno del general Kjell Eugenio Laugerud García. Como parte del gabinete de gobierno de Laugerud, Lucas García presidió el Comité de Emergencia tras el terremoto del 4 de febrero de 1976.4​ Fue Ministro hasta pocos meses antes de la campaña electoral de 1977, puesto que, le dio la oportunidad de colocar en las más altas jerarquías del Ejército a oficiales de su más absoluta confianza, haciendo a la institución armada más cohesiva.1​ Cuando dejó el ministerio para dedicarse a su campaña presidencial, también pasó a desempeñar el cargo de coordinador del megaproyecto de la Franja Transversal del Norte (FTN), cuyo objetivo principal era incorporar a la producción de Guatemala las tierras de esa zona (que comprendía el norte de Huehutenango, Quiché y Alta Verapaz, y todo el departamento de Izabal) y la creación de una importante red vial para facilitar las explotaciones petroleras que había en la región de Ixcán y Chisec. Gracias a esto, Lucas García estableció relaciones económicas comerciales la compañía Shennadoah Oil, que exploraba el petróleo en la región.1

En 1977 la municipalidad de San Mateo Ixtatán, en Huehuetenango, había firmado un contrato con la empresa Cuchumaderas para aprovechar y mantener los recursos naturales; sin embargo, al enterarse del trato entre la municipalidad y la empresa, los pobladores de la localidad obligaron a las autoridades a realizar un cabildo abierto y explicar las características del compromiso, lo que condujo a que en esa misma sesión renunciara el alcalde. Pese a las amenazas que recibieron algunos vecinos de San Mateo, estos organizaron un comité local para defender el bosque, iniciando una demanda legal contra la empresa. Como consecuencia, el proceso de extracción del bosque quedó detenido.5​ De acuerdo a Ronald Hennessey, párroco de San Mateo Ixtatán, los principales socios de Cuchumaderas eran el general Lucas García (quien todavía era director de la FTN cuando Cuchumaderas se fundó), el general Otto Spiegler Noriega (quien era el jefe del Estado Mayor del Ejército y luego sería ministro de la Defensa de Romeo Lucas-García), Jorge Spiegler Noriega (gerente del Instituto Nacional Forestal -INAFOR), y el entonces coronel Rodolfo Lobos Zamora (comandante de la Zona Militar de Quiché y quien luego daría el golpe de estado de 1983 al general Efraín Ríos Mont junto con el general Oscar Humberto Mejía Víctores); sin embargo, investigaciones posteriores en el Registro Mercantil, mostraron que quien aparecía como propietario de la empresa era el ingeniero Fernando Valle Arizpe, quien había sido esposo de la periodista Irma Flaquer hasta 1965 y quien había desarrollado relaciones estrechas con altos funcionarios o allegados al Gobierno de Romeo Lucas-García, especialmente Donaldo Álvarez Ruiz, el ministro de Gobernación.6

Por su alta jerarquía, tanto en el ejército como en las élites guatemaltecas, así como por el hecho de que hablaba a la perfección k’ekchí, que es la lengua indígena que se habla en Alta Verapaz, Lucas García fue el candidato oficial ideal para las elecciones de 1978. Y para mejorar su imagen frente a la población, se incluyó al doctor en derecho Francisco Villagrán Kramer como el candidato a la vicepresidencia. Villagrán Kramer era un hombre de reconocida trayectoria democrática, habiendo participado en la Revolución de 1944 y siendo correligionario de Manuel Colom Argueta en algún momento, y que en ese momento era uno de los principales asesores de las gremiales agropecuarias, industriales y financieras de Guatemala.1​ Sin embargo, a pesar de la inclusión de Villagrán Kramer, Lucas García venció a los generales Enrique Peralta Azurdia y Peralta Mendez mediante un fraude electoral el 7 de marzo de 1978, cuando fue electo en la segunda vuelta por el Congreso de la República, provocando un mayor desprestigio en el sistema electoral,1​ que ya se había resentido con el fraude que impuso al general Laugerud García en las elecciones de 1974 por encima del general Efraín Ríos Mont, ex Jefe del Estado Mayor del Ejército, que había sido postulado por la izquierda guatemalteca.

El 29 de mayo de 1978 (en las postrimerías del Gobierno del general Laugerud García) en la plaza central del puerto fluvial de Panzós, Alta Verapaz, elementos de la Zona Militar en Zacapa atacaron una manifestación pacífica, matando a una gran cantidad de personas. Los fallecidos, campesinos indígenas que habían sido citados en el lugar, estaban luchando por la legalización de las tierras baldías que habían ocupado desde años atrás. Aquel reclamo los enfrentó directamente con los inversionistas que querían explotar la riqueza mineral del área, en particular las reservas de petróleo —explorada por Basic Resources y Shenandoah Oil— y de níquel —explotado por EXMIBAL—.7,8

En julio, Lucas García asumió la Presidencia y de inmediato liberó los precios de la canasta básica, y luego un aumento a la tarifa del transporte urbano y la huelga de los pilotos del servicio urbano de la Ciudad de Guatemala colmó la paciencia de los ciudadanos y el rechazo al Presidente llegó al máximo. Los conductores decidieron llevar sus unidades a la Universidad de San Carlos, que era el único lugar fuera de la jurisdicción del Estado en el que podían estar, quedando la Universidad identificada con la oposición al Gobierno.9​ El 4 de agosto se realizó una gran manifestación, pero a pesar de ello, a finales de septiembre de 1978 el Consejo Municipal de la ciudad aprobó una alza en la tarifa del transporte urbano de cinco a diez centavos, para motivar a las empresas a aumentar el salario de sus empleados y así solucionar el conflicto laboral. El viernes 30 de septiembre, día que la nueva tarifa entró en vigencia, jóvenes de diversos barrios populares reanudaron su protesta y el fin de semana siguiente se declaró una huelga general. Finalmente, los empleados estatales paralizaron sus labores y ocuparon sus lugares de trabajo, mientras que los institutos de nivel medio y sus alrededores fueron controlados por estudiantes que se enfrentaron a la policía.​ Las protestas finalizaron hasta que el viernes 7 de octubre el Consejo Municipal restauró la tarifa de cinco centavos; los manifestantes habían logrado vencer al Gobierno militar a través de la movilización popular, aunque a costa de cerca de decenas de muertes.10

El 12 de octubre de 1978, Lucas García, contrajo matrimonio en secreto en la casa presidencial con la venezolana Elsa Asunción Cirigliano, a quien conoció en 1956, y quien procedía de una familia acomodada de la ciudad de Lechería, al noreste del estado de Anzoátegui en Venezuela.11 Ambos decidieron mantener su matrimonio en secreto porque el gobierno de Lucas García estaba en crisis, y para colmo, en Nicaragua el movimiento urbano estaba uniéndose con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, contra el gobierno de Anastasio Somoza y el gobierno guatemalteco podía ver la inminente posibilidad que los rebeldes guatemaltecos también aprovecharan la movilización popular en la ciudad y entonces decidió utilizar el terror estatal contra ellos.12​ Pocos días después empezaron los ataques contra profesionales universitarios, y el 18 de octubre el Ejército Secreto Anticomunista (ESA) publicó una lista negra en la cual amenazó de muerte a treinta y ocho personajes, incluyendo al rector y varios decanos de la Universidad de San Carlos, así como al secretario general de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), Oliverio Castañeda de León.13​ El 20 de octubre de 1978, luego de la marcha conmemorativa de la Revolución de octubre de 1944 Oliverio Castañeda de León fue asesinado; los perpetradores huyeron de la escena del crimen sin la intervención de los policías que estaban en los alrededores.​ Esta operación, al mediodía y en pleno centro de la ciudad, demostró la impunidad de los asesinos y el abierto desafío lanzado contra el movimiento popular.​ Aquel fue uno de los primeros golpes de una campaña de terror estatal diseñada para desarticular al movimiento popular por los Escuadrones de la Muerte.14

El 25 de enero de 1979 fue asesinado Alberto Fuentes Mohr, diputado del Congreso, dirigente del Partido Socialista Democrático (PSD) y exministro de Finanzas y Relaciones Exteriores del Gobierno del licenciado Julio César Méndez Montenegro, y el 14 de febrero fue asesinado Manuel Lisandro Andrade Roca, secretario general de la Universidad.10 Los asesinatos políticos continuaron, y el 22 de marzo fue brutalmente asesinado el exalcalde de la capital Manuel Colom Argueta, quien había sido director del Centro de Estudios Urbanos y Regionales (CEUR) de la Universidad de San Carlos de Guatemala y era el máximo dirigente político del Frente Unido de la Revolución (FUR). Junto a Fuentes Mohr habían sido los más destacados miembros de la oposición política legal y con su muerte se cerró aun más el espacio político guatemalteco.14,15

La guerra civil se recrudeció de forma exponencial, y hubo hechos terribles de violencia como la Quema de la Embajada de España en Guatemala el 31 de enero de 1980, combates contra reductos guerrillos en pleno centro de la ciudad, y ataques contra poblaciones de civiles en las áreas rurales, muchas de ellas realizadas por las recién establecidas Patrullas de Autodefensa Civil. Muchos de los pobladores de la región de Ixcán tuvo que salir al exlio a México, ya que fueron atacados inmisericordamente acusados de subersivos, debido al fuerte interés que existía por el petróleo en la región.16

La inestabilidad política tanto en el país como en el resto de Centro América, con guerras civiles den El Salvador y Nicaragua, ahuyentó las inversiones nacionales y motivó la fuga de capitales que se estima alcanzó entre 800 millones a 1500 millones de dólares durante los primeros años de la década de los ochenta.17​ Pero, a pesar de esto, el Congreso autorizó la emisión de Bonos del Tesoro que adquirió el Banco de Guatemala, y los créditos con Agencia de Desarrollo Estadonunidense (AID), Fondo de Inversiones de Venezuela, (FIV), Banco Centroamericamente de Integración Económica (BCIE), BIRF, y Banco Intearmericano de Desarrollo (BID), los cuales se utilizaron para:

  • GUATEL: Empresa Guatemalteca de Telecomunicación
  • Complejo Portuario en el Litoral del Pacífico: esto incluyó la construcción de Puerto Quetzal y de la autopista de Escuintla a dicho puerto.
  • Fomentar la caficultura, industria y turismo
  • Construir la carretera doble de Mixco-San Lucas Sacatepéquez
  • Línea de transmisión eléctrica Guatemala sur y Guatemala norte
  • Mantenimiento de carreteras
  • Programas hidroeléctricos de Chixoy, Aguacapa, Xulac y Santa María II; Pueblo Viejo, y Quixal, Chixoy: el plan de Chixoy fue financiado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y contemplaba la inundación de 50 kilómetros a lo largo del río, para lo cual el Instituto Nacional de Electrificación (INDE) se comprometió reubicar a los 3500 pobladores afectados por dicha inundación. Todas las comunidades aceptaron el traslado, exceptuando la de Río Negro, la que no se quiso trasladar, y que incluso recibió asesoría de las facciones guerrilleras en la región para openerse al desalojo. Río Negro fue finalmente evacuada por la fuerza por el Ejército y las Patrullas de Autodefensa Civil, con un costo de 177 personas muertas, el 13 de febrero de 1982.18
  • Mejorar la salud pública: se construyó el nuevo Hospital Genral San Juan de Dios y el Hospital de Quetzaltenango, aparte de centros de saludos en diferentes poblaciones.
    pequeños productores
  • Interconexión eléctrica entre El Salvador y Guatemala.17

A pesar del recrudecimiento de la violencia, Lucas García siguió la promoción de la región de Sebol en Alta Verapaz, en el corazón de la Franja Transversal del Norte, logrando que los principales proyectos estuvieran en los alrededores.  Fue tal el apoyo a la región, que el 23 de abril de 1980 su gobierno creó el municipio de Bartolomé de Las Casas en la región de Sebol.6

Lucas García fue derrocado por el golpe de estado del 23 de marzo de 1982, el cual fue dirigido por los oficiales jóvenes del Ejército de Guatemala, quienes le entregaron el poder al general Efraín Ríos Mont, quien era el director de la Escuela Politécnica cuando muchos de ellos estudiaron en esa institución.19,20 Tras el golpe de estado, Lucas García y su esposa salieron de Guatemala y se radicaron en Venezuela, y en 1985 le fue diagnosticado Alzheimer, luego de que su esposa notara que se le olvidaban algunos hechos de manera frecuente, al punto de desconocer a familiares cercanos.1 En 1988 falleció su madre, Concepción García, suceso que lo deprimió y profundizó su padecimiento; de hecho, fue por salvar la vida de su madre que Lucas García renunció al poder en 1982, pues su hermano, Benedicto Lucas García, jefe del Estado Mayor le había ofrecido enviar armas y tropas para contrarrestar el golpe militar, pero los golpistas tenían como rehen a la señora García.19,20 Tras la muerte de su madre, Lucas García perdió la memoria por completo.11

Hacia el final de sus días, Lucas García permaneció postrado en cama, mientras su esposa se encargaba de los negocios familiares,11 hasta que el expresidente falleció el 27 de mayo de 2006 en Puerto La Cruz, Venezuela, y fue enterrado en el cementerio de la localidad, por lo que no recibió ningun tipo de honra fúnebre en Guatemala.21


BIBLIOGRAFIA:

  1. IEPALA (1980). Instituto de Estudios Políticos para América Latina y Africa, ed. Guatemala, un futuro próximo. Madrid: Artigrafía. p. 147.
  2. Solano, Luis (2012). Contextualización histórica de la Franja Transversal del Norte (FTN). Centro de Estudios y Documentación de la Frontera Occidental de Guatemala, CEDFOG. Archivado desde el original el 13 de noviembre de 2014. p. 10.
  3. El País.«Fernando Romeo Lucas García, expresidente de Guatemala»El País. Madrid. 29 de mayo de 2006.
  4. «Biografía de Romeo Lucas García»Aquí Guatemala.
  5. Solano, Contextualización Histórica de la Franja Transversal del Norte, p. 26.
  6. Ibid., p. 27.
  7. Ibid., pp. 3-10.
  8. Rakosy, Betsy (2002). «Victimization – the EXMIBAL Story». MAC: Mines and communities (en inglés). Archivado desde el original el 6 de octubre de 2014.
  9. Levenson-Estrada, Deborah (1994). Trade Unionists Against Terror: Guatemala City, 1954-1985 (en inglés) (1.a edición). ISBN 978-0807844403. p. 146.
  10. Ibid, pp. 148-151.
  11. Villalobos Vialto, Roberto (23 de agosto de 2015) Amor Secreto. Guatemala: Prensa Libre.
  12. Levenson-Estrada, Trade Unionists Against Terror. pp. 152-153.
  13. McClintock, Michael (1985). «The American Connection: State terror and popular resistance in Guatemala». Third World Books (en inglés) (1.aedición) (Zed Books, Universidad de Texas) 2. ISBN 9780862322595. p. 141.
  14. Aguilera Peralta, Gabriel; Romero Imery, Jorge, et al. (1981). Dialéctica del terror en Guatemala. San José: EDUCA. p. 137.
  15. CEUR (2009). «En pie de lucha: Organización y represión en la Universidad de San Carlos, Guatemala 1944 a 1996». Centro de Estudios Urbanos y Regionales, Universidad de San Carlos. Archivado desde el original el 11 de marzo de 2009.
  16. Collectif (2011). Perenco: explotar petróleo cueste lo que cueste. Guatemala: Une seule planète.
  17. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización (1999). «Agudización de la Violencia y Militarización del Estado (1979-1985)»(edición en línea). Guatemala: memoria del silencio (Programa de Ciencia y Derechos Humanos, Asociación Americana del Avance de la Ciencia). Archivado desde el original el 6 de mayo de 2013.
  18. Comisión para el Esclarecimiento Histórico (1999). Guatemala, Memoria del Silencio. VI. Caso Ilustrativo No. 10. Masacre y eliminación de la comunidad de Río Negro. pp. 47-48.
  19. Defense Intelligence Agency (1983). «Section 3». Possible Coup in Guatemala. National Security Archive Electronic. Briefing Book No. 32. George Washington University: National Security Archive.
  20. El País (24 de marzo de 1982). «Golpe de Estado militar en Guatemala»El País (Madrid).
  21. Hurtado, Paola (2006). «Lo que solo Romeo Lucas García pudo olvidar». elPeriódico (Guatemala). Archivado desde el original el 21 de enero de 2015.

Subir

31 de octubre de 1996: muere el ex-presidente Julio César Méndez Montenegro

Fallece el licenciado Julio César Méndez Montenegro, quien gobernó Guatemala de 1966 a 1970.

31octubre1996
Teatro Nacional, cuya construcción se inició durante el gobierno del licenciado Julio César Méndez Montenegro. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El licenciado Julio César Méndez Montenegro fue el único presidente civil que gobernó Guatemala entre 1958 y 1985, aunque su gobierno no fue muy diferente a los gobiernos militares de su época.

Méndez Montenegro nació en 1915 en la Ciudad de Guatemala y estudió en el entonces prestigioso Instituto Nacional Central para Varones y luego obtuvo el título de abogado y notario en la Universidad de San Carlos de Guatemala.1 El 22 de junio de 1944 Méndez Montenegro fue uno de los 311 ciudadanos que firmaron un memorial solicitando al presidente general Jorge Ubico Castañeda la reinstauración de las garantías constitucionales en Guatemala, el cual fue un factor importante en los movimientos populares que concluyeron con la renuncia de Ubico Castañeda el 1 de julio de 1944.2,3

Tras el derrocamiento del coronel Jacobo Arbenz Guzmán el 27 de junio de 19543 y el asesinato del líder liberacionista Carlos Castillo Armas el 26 de julio de 1957,4 su hermano Mario Méndez Montenegro —ex alcalde de la Ciudad de Guatemala entre 1944 y 1948— fundó el Partido Revolucionario (PR) aunque no pudo participar en las elecciones presidenciales de 1958.5 Para 1965, el PR era uno de los principales candidatos a ganar la presidencia del «Tercer Gobierno de la Revolución«, cuando el coronel Enrique Peralta Azurdia convocó a elecciones generales luego del golpe de estado contra el presidente general Miguel Ydígoras Fuentes en 1963. El Partido Revolucionario se había distanciado de los izquierdistas radicales y de ​los cambios de fondo propuestos por la Revolución de Octubre y optó por una posición de derecha moderada para poder participar en los comicios.6

Desafortunadamente, Mario Méndez murió en circunstancias sospechosas en octubre de 1965 y Julio César Méndez se presentó en su lugar como candidato del Partido Revolucionario. El aparecimiento de los escuadrones de la muerte y la persecución que inició el gobierno de facto de Enrique Peralta Azurdia en contra de los líderes de izquierda por el surgimiento del grupo guerrillero «13 de Noviembre» y las «Fuerzas Armadas Rebeldes«, no impidió que Méndez Montenegro fuera electo presidente, y que el célebre periodista guatemalteco Clemente Marroquín Rojas fuera electo vicepresidente. El historiador izquierdista y ex presidente de Guatemala Francisco Villagrán Kramer relató que Méndez Montenegro y Marroquín Rojas antes de asumir el puesto tuvieron un conflicto, pues Marroquín Rojas se negaba a firmar el conocido como «Pacto Secreto con el Ejército«, que habría sido la condición que ponía el alto mando militar para entregar la presidencia a Méndez Montenegro.7

Durante su gobierno se estableciaron definitivamente las especificaciones de la bandera nacional8 y se estableció la fecha del 30 de junio como feriado oficial para celebrar el «Día del Ejército«, aunque en realidad lo que se conmemora es la victoria de la Revolución Liberal de 1871 cuyos líderes, los generales Miguel García Granados y J. Rufino Barrios, se atribuyeron la creación del Ejército de Guatemala. Con esto se evidenció que el gobierno de Méndez Montenegro fue controlado por los militares,​ al punto que el periódico satírico «No nos tientes» de la huelga de Dolores de los estudiantes de la Universidad de San Carlos dijo de él: «Perdimos a un licenciado, ¡pero ganamos a un coronel!» Asimismo, hubo persistentes rumores de que el licenciado Méndez Montenegro era únicamente un presidente títere, y que el alto mando del ejército lo mantenía alcoholizado en los dispensarios de licor que se encontraban en las cercanías del Palacio Nacional en el llamado «Callejón del Conejo«.

En marzo de 1968 concluyeron las negociaciones entre el gobierno de Méndez Montenegro con personeros de la International Railways of Central America (IRCA), subsidiaria de la United Fruit Company, para lograr concluir con la huelga de cuatro mil trabajadores que acumuló setenta y dos días. La huelga estuvo organizada por el entonces poderoso sindicato ferrocarrilero y al resolverla ambas partes llegaron a varios acuerdos, entre los cuales estaba incluido que fondos del gobierno cubrirían los 1.6 millones de quetzales para pagar los sueldos de los trabajadores quienes depusieron el movimiento. La concesión del ferrocarril para la International Railways of Central America (IRCA), se inició en 1904 durante el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera,9 pero para 1968 la empresa había tenido pérdidas sustanciales luego de la construcción de la carretera al Atlántico durante los gobiernos de Jacobo Arbenz Guzmán y Carlos Castillo Armas. La IRCA utilizó excusas para crear artificialmente un estado de insolvencia y de esta forma lograr que sus ya decrépitos activos pasaran a propiedad del Estado de Guatemala, hecho que se ejecutó al margen del procedimiento administrativo público y que permitió a la IRCA evitar la responsabilidad por el pasivo dejado. Así fue como se creó la empresa gubernamental Ferrocarriles de Guatemala (FEGUA).10

En cuanto a la guerra civil se dió en Guatemala, inicialmente las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) arengaron a la población para que votara por Méndez Montenegro, pero el Ejército de Guatemala no le permitieron ningún margen de acción, y las FAR recrudecieron sus actos de violencia. De hecho, durante su gobierno la violencia política se incrementó. Ante esta situación, la población rural que originalmente creía que los guerrilleros iban a regresar a la capital para tomar el poder junto con Méndez Montenegro, se dió cuenta que debían esperar y que iba a haber una guerra prolongada, por lo que se desencantaron del movimiento guerrillero, sintiéndose engañados.11

Para 1968 se habían producido más de dos mil asesinatos en el país producto del enfrentamiento entre la guerrilla izquierdista y los comandos de extrema derecha. Y hubo varios hechos de alto impacto. Por ejemplo, un hecho que conmovió a la sociedad guatemalteca fue el secuestro, tortura y asesinato de la ex-miss Guatemala de 1958, Rogelia Cruz Martínez, quien se había unido a la guerrilla después de las jornadas estudiantiles de 1962 en contra del gobierno de Miguel Ydígoras Fuentes. Fue raptada en diciembre de 1967 por las fuerzas de derecha, y encontrada muerta el 11 de enero de 1968 cerca de un puente en las proximidades de Escuintla, con terribles señales de tortura. Los guerrilleros, por su parte, vengaron su muerte atacando a un grupo de personal militar de los EE.UU. Y la situación no quedó allí. En agosto de 1968, la Fuerzas Armadas Rebeldes asesinaron al embajador de Estados Unidos en Guatemala John Gordon Mein, quien había dado el pésame a las familias de los militares estadounidenses asesinados por la guerrilla; y como represalia, el Ejército de Guatemala asesinó a varios dirigentes de las FAR.12-13

Tras pasar a la vida privada luego de entregar el poder a su antiguo ministro de la defensa, general Carlos Arana Osorio, Méndez Montenegro falleció el 31 de octubre de 1996 en la Ciudad de Guatemala.1


BIBLIOGRAFIA:

  1. Ecured (s.f.) Julio César Méndez Montenegro. Cuba: Ecured.
  2. Méndez, Rosendo P. (1945). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1944-1945. p. CLXXIX.
  3. Cullater, Nick. (1994) The United States and Guatemala. 1952-1954. (en ingles). Washington, D.C.: Central Intelligence Agency. p. 84.
  4. Sandoval, Marta (2014). «Tres disparos en una noche lluviosa». Contrapoder. Guatemala. Archivado desde el original el 2 de febrero de 2014.
  5. Azurdia Alfaro, Roberto (1966) Recopilación de las Leyes de Guatemala, 1963-1964. LXXXII Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 14-15.
  6. El Imparcial (30 de octubre de 1958). «56 en total saldrán del Partido Revolucionario». Guatemala: El Imparcial. Año XXXVII. Guatemala, No. 12170.
  7. Villagrán Kramer, Francisco (1994). Biografía política de Guatemala: Los pactos políticos de 1944 a 1970 (2a. edición). Guatemala: FLACSO.
  8. Azurdia Alfaro, Roberto (1970). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1968-1969. LXXXVIII. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 361-363.
  9. Estrada Paniagua, Felipe (1909). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1905-1906 XXIV. Guatemala: Arturo Siguere y Cía. p. xvi.
  10. Monsanto, Pablo (2013). Somos los jóvenes rebeldes, Guatemala insurgente. Guatemala: F&G Editores. ISBN 9789929552838.
  11. CIA (1967). «Special Commando Unit of the Guatemalan Army – SCUGA». CIA, secret information report. National Security Archive Electronic (en inglés) (George Washington University: National Security Archive). Briefing Book No. 32.
  12. Life (1968). «Eight Bullets in Guatemala». LIFE (en inglés) (EE.UU.): 52A.
  13. Hamilton, John (2003). «Recordando a John Gordon Mein». Prensa Libre. Archivado desde el original el 12 de octubre de 2014.

Subir