19 de octubre de 1899: nace en la Ciudad de Guatemala el escritor Miguel Angel Asturias

19octubre1899
Miguel Angel Asturias en su época de estudiante.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Los guatemaltecos conocen a Miguel Angel Asturias como el escritor guatemalteco que ganó el Premio Nóbel de Literatura en 1967 por su novela “El señor Presidente“, que critica al gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.  Y de hecho, desde que ganó ese prestigioso galardón, Asturias es el único referente del arte guatemalteco, ya que hasta al Teatro Nacional le cambiaron de nombre y lo bautizaron como “Centro Cultural Miguel Angel Asturias”.

Pero hay muchas cosas de Asturias que no nos han contado y muchos otros artistas y escritores de alto nivel que han quedado a la sombra del famoso “Moyas“.  He aquí algunos de los datos que no son muy conocidos del escritor guatemalteco:

  1. Estudió en el entonces prestigioso y exclusivo Instituto Nacional Central para Varones, en donde durante el bautizo que se acostumbraba le pusieron el apodo de “Chirimoyas” o “Moyas
  2. Participó en los movimientos estudiantiles que contribuyeron al derrocamiento del presidente Manuel Estrada Cabrera, cuando era estudiante de la Universidad “Estrada Cabrera
  3. Fue miembro del Honorable Comité de Huelga de Dolores y uno de los autores del canto de guerra “La Chalana“, de los estudiantes universitarios.
  4. Era parte del grupo de intelectuales guatemaltecos conocido como “la generación del 20“.  Desafortunadamente, de todos ellos solamente la memoria de Asturias se conserva.
  5. En su tesis de graduación, que versaba sobre los problemas que afrontan los indígenas guatemaltecos, escribió que una forma de mejorar el intelectual de los mismos era la de practicar un mestizaje con “razas más avanzadas“.
  6. Era alcohólico consetudinario, aduciendo que en Guatemala “sólo bolo se podía vivir“.  Su alcoholismo era tan grave que amanecía tirado en las calles.
  7. Durante el gobierno del general Jorge Ubico dirigió un programa radial llamada “Tribuna del Aire” desde el que adulaba al presidente.
  8. Tras el derrocamiento de Ubico escribió la llamada trilogía bananera, la cual es una obra en tres partes en las que critica tanto al gobierno guatemalteco, como a la sociedad y a la intervención de la compañía transnacional estadounidense “United Fruit Company”.  En el libro llama al general Ubico “La bestia del Guacamolón” en referencia al color del Palacio Nacional que hizo construir el presidente. Los tres volúmenes de la trilogía son:
    • “Viento Fuerte”
    • “El Papa Verde”
    • “Los Ojos de los Enterrados”
  9. Debido a su identificación con los indígenas guatemaltecos, la cual se manifiesta en mayor grado en su novela de realismo mágico ‘Hombres de Maíz“, sus contemporáneos lo despreciaban por “indio“.  (De hecho, la obra es sumamente difícil de leer para el lector común, ya que esté escrita desde la perspectiva de la cultura indígena guatemalteca.
  10. Por su colaboración con el gobierno del coronel Jacobo Arbenz Guzmán fue despojado de la ciudadanía guatemalteca tras el triunfo de la Operació PBSUCCESS que puso al coronel Carlos Castillo Armas al frente del gobierno guatemalteco.  Asturias tuvo que vivir en el exilio en Argentina y Chile durante esa época.
  11. De su estadía en Chile comentó que lo más le gustó fue “el vino y las tendaladas de bolos
  12. Siempre en el exilio se trasladó a Génova, Italia, en donde publicó la novela “Mulata de Tal” en 1963.
  13. Por la Trilogía Bananera la Unión Soviética le entregó el “Premio Lenín de la Paz“, ya que en la obra criticaba duramente el intervencionismo de los Estados Unidos en los asuntos internos de Guatemala.
  14. El Premio Nóbel le fue otorgado por las diez obras que había escrito hasta entonces y no solamente por el “El señor Presidente“.   De hecho, el premio le fue conferido “por sus logros literarios vivos, fuertemente arraigados en los rasgos nacionales y las tradiciones de los pueblos indígenas de América Latina
  15. Tras ganar el Premio Nóbel, el gobierno del licenciado Julio César Méndez Montenegro se vió obligado a reivindicar su figura en el país y le devolvió la ciudadanía guatemalteca, además de nombrarlo embajador de Guatemala en Francia, por lo que Asturias se mudó a Paris en donde vivió hasta su muerte.
  16. Su hijo Rodrigo Asturias adoptó el pseudónimo de “Gaspar Ilom” cuando se unió a los grupos guerrilleros guatemaltecos. Este era el personaje principal de la novela “Hombres de Maíz
  17. Debido a sus problemas económicos no había podido escribir más novelas hasta que recibió el Premio Nóbel.  Gracias a él pudo escribir la obra “Viernes de Dolores” en la que relata su participación en el Comité de Huelga de Dolores de 1922.
  18. La obra “El señor Presidente” fue convertida en una versión teatral y presentada en Guatemala en 1974, el año en que falleció.  Los esbirros de la policía judicial del gobierno del general Carlos Arana Osorio llegaron al teatro en el que se estaba presentando la obra con la intención de apresar a Asturias, sin saber que ya había fallecido.

BIBLIOGRAFIA:


25 de diciembre de 1917: a las 10:20 pm ocurre el primero de los terremotos conocidos como de “1917-18” que destruyen a la Ciudad de Guatemala

25diciembre1917
Ruinas del Instituto Nacional Central para Varones luego del terremoto de diciembre de 1917.  Anteriormente de dos plantas, el edificio fue reducido a una planta después del terremoto.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

La Ciudad de Guatemala de principios del siglo XX era magnífica.  Sus templos y palacios, e incluso su cementerio, eran de un lujo exquisito gracias a las mejoras y obras realizada por el gobierno del fallecido presidente José María Reina Barrios.  Pero todo eso literalmente se vino abajo el 25 de diciembre de 1917, cuando a las 10:20 pm se produjo el primero de los cataclísmicos terremotos que asolaron a la “Tacita de Plata” enre 1917 y 1918.

Aquella trágica noche, la ciudad fue arremetida por un sismo como nunca antes se había sentido: la tierra osciló en ondas como el agua de mar durante aproximadamente un minuto. Todos los habitantes quedaron asombrados no solamente por el movimiento sino por el crujir de los techos y muebles y por la forma en que se movían las paredes, y salieron a las calles a pesar del frío. La energía eléctrica falló durante el sismo, pero los estragos se podían observar a la luz de la luna llena; la gente permaneció en su ropa de cama observando los destrozos en sus casas y conversando con sus vecinos, mientras ocurrían pequeñas réplicas.

Afortunadamente para los habitantes, se encontraban en las calles y parques cuando a las 11:23 pm sobrevino un terremoto que duró lo mismo que el anterior, pero de mayor intensidad. Los habitantes, horrorizados, veían cómo las paredes se mecían de un lado a otro y cómo las que ya estaban dañadas se derrumbaban, seguidas por los techos. El terrible ruido de los derrumbes era acallado por los retumbos de la tierra que temblaba, y solo se distinguían de vez en cuando los gritos y oraciones de la población pidiendo clemencia.

Por la mañana del 26 de diciembre se hizo el recuento de los daños:

  • La fachada de la iglesia de San Francisco estaba completamente rajada. Por su parte el antiguo convento que funcionaba como la Oficina de Correos desde 1873 quedó arruinado y sus escombros obstaculizaban la 6.ª avenida sur.
  • El techo de la Iglesia de Santa Clara, en la esquina opuesta a la de San Francisco, se desmoronó, rompiendo con escombros la puerta principal del templo.
  • La cúpula de la Iglesia de la Recolección se desmoronó.
  • Casi todas las iglesias tuvieron serios daños en sus torres y cúpulas.
  • Una de las paredes de la estación del Ferrocarril Central se cayó, y la torre de la estación se desplomó.
  • La Aduana Central y la Embajada de Inglaterra eran un montón de escombros.
  • La mayoría de las paredes de las casas se derrumbaron y los techos cayeron sobre las habitaciones, dejando al descubierto muebles destruidos.

Fue el principio del fin no solamente de la “Tacita de Plata” sino que también del gobierno de veintidós años del licenciado Manuel Estrada Cabrera.


BIBLIOGRAFIA: