24 de julio de 1896: se convoca a un concurso para dotar a Guatemala de un Himno Nacional

24julio1896
Teatro Colón (anteriormente Teatro Carrera), en donde se estrenó el Himno Nacional en marzo de 1897.  En el recuadro: el general presidente José María Reina Barrios. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

En el marco de las actividades para preparar la Exposición Centroamericana, el gobierno del general José María Reina Barrios no escatimó en gastos.  Y eso fue lo que al final lo llevó al desastre tras el fracaso de dicho evento, que se realizó justo en la época en que la economía del país se derrumbó por caída internacional del precio del café.

A pesar de que el objetivo económico de la Exposición no se logró y que, al contrario de lo esperado por el gobierno, fue uno de los detonantes de las revoluciones de 1897, sí dejó varios logros académicos, arquitectónicos e históricos, entre los que se encuentra el Himno Nacional de Guatemala.

Hasta entonces, había un canto que se entonaba y que se utilizaba como Himno, pero no era oficial, por lo que el gobierno hizo un concurso para que se hiciera un mucho más adecuado y que pudiera utilizarse en la ceremonia de inauguración de la Exposición. De esta cuenta, el 24 de julio de 1896 se emitió el siguiente decreto:

Concurso para un himno

Palacio del Poder Ejecutivo: Guatemala, 24 de julio de 1896

Considerando:

Que se carece en Guatemala de un “Himno Nacional”, pues el que hasta hoy se conoce con ese nombre, no sólo adolece de notables defectos, sino que no ha sido declarado oficialmente como tal; y

Que es conveniente dotar al país de un himno que por su letra y música responda a los elevados fines que en todo pueblo culto presta esa clase de composiciones.

El Presidente de la República

Acuerda:

  1. Se convoca un concurso para premiar en público certamen el mejor himno nacional que se escriba y la mejor música que a él se adapte.  Para el efecto, el plazo para la presentación de las obras al Ministerio de Instrucción Pública, en pliego cerrado y con la contraseña que en tales casos se estila, temrinará el día 15 de octubre próximo.  Un Jurado compuesto de personas competentes calificará las obras presentadas, en los quince días siguientes a la citada fecha; y designada que sea la que definitivamente deba adoptarse como himno nacional, se hará circular impresa, a fin de que sea conocida por los filarmónicos que quieran tomar parte en el concurso musical.  Este se cerrará el 1 de febrero de 1897, y otro Jurado de iguales condiciones que el anterior, calificará las obras y designará la que merezca el premio.
  2. El premio consistirá en una medalla de oro con su correspondiente diploma para los autores de la letra y música que fueren designadas por los jurados respectivos, premios que se adjudicarán de una manera solemne y en la forma que se establezca, el día 15 de marzo de 1897, día en que se romperán las plicas que contengan las firmas de los concurrentes.
  3. En este concurso sólo podrán tomar parte los guatemaltecos.

Comuníquese.

  • Reina Barrios
  • El Secretario de Estado en el Despacho de Instrucción Pública, Manuel Cabral

BIBLIOGRAFIA:


 

5 de julio de 1920: el presidente Carlos Herrera compra en cincuenta mil dólares la renuncia del Ministro de Hacienda Adrián Vidaurre, un importante líder cabrerista

5julio1920
Principales colaboradores del presidente Carlos Herrera en 1920; el licenciado Adrián Vidaurre aparece en primera fila la derecha del presidente.  En el recuadro, uno de los recibos que firmara Vidaurre por cincuenta mil dólares sin especificar justificación alguna.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons y Nuestro Diario.

Adrián Vidaurre, ex-Auditor de Guerra y presidente de la Asamblea Legislativa, fue el principal líder del cabrerismo que negoció con los conservadores del Partido Unionista la caída del presidente liberal Manuel Estrada Cabrera en 1920 y dejar en su lugar al ciudadano Carlos Herrera, un rico productor de azúcar que hasta entonces había tenido un papel mínimo en la política nacional, aunque había diputado por Santa Lucía Cotzumalguapa, por muchos años. A cambio de su colaboración, a Vidaurre le fue entregado el puesto de Ministerio de Hacienda, además de otros tres ministerios para diputados cabreristas.

Ya en el gobierno, Herrera mostraba por Vidaurre una deferencia especial, considerando que éste tenía mucho estadista, dado que había sido uno de los principales colaboradores del licenciado Estrada Cabrera durante su largo gobierno.  Y esto lo aprovechó Vidaurre para estar todo el tiempo posible con el nuevo presidente, y evitar así que los “cachurecos” conservadores del Partido Unionista lo controlaran.

Los unionistas se dieron cuenta pero no podían hacer nada.  Pero el 5 de julio de 1920 la situación cambió. Durante una manifestación unionista en la que se exigía justicia pronta contra ex-cabreristas, los ánimos se exaltaron a tal punto, que el ministro de la Guerra, el unionista conservador Emilio Escamilla Hegel, tuvo que dar vuelta a unas ametralladoras para que no atacaran a los manifetantes cuando éstos vociferaban frente a la casa presidencial.  Tras esto, Escamilla y el líder unionista José Azmitia convencieron a los manifestantes a reunirse en la casa del partido y allí, tras varias horas el elemento obrero pidió a gritos que saliera Vidaurre del gobierno. Entonces, una comisión de los unionistas fue a visitar al presidente a solicitarle que le pidiera la renuncia al ministro de Hacienda, pero el presidente se negó en repetidas ocasiones.

Mientras estaba todavía la delegación unionista, llegó Vidaurre junto con el Presidente del Poder Judicial, José Beteta, ambos en estados de ebriedad, y al enterarse del motivo de la reunión montó en cólera. Vidaurre, borracho como estaba, empezó a insultar al presidente, a los unionistas y al Ministro de la Guerra, Emilio Escamilla, con todo tipo de improperios, sin importarle que estuvieran también presentes el ministro de Relaciones Exteriores, el subsecretario de Relaciones, el Ministro de México, el primer Designado y el periodista Federico Hernández de León.

De acuerdo a Escamilla, Vidaurre exclamó colérico y entre insultos soeces: “No, yo no volveré al ministerio si usted no me llama por un acuerdo gubernativo en el que, además, se me darán todas las satisfacciones del caso por las ofensas recibidas. Ya no hay principio de autoridad.  Ya el pueblo hace lo que le da la gana. Atenta contra altos funcionarios del gobierno sin castigo alguno.  Por allí andaba huyendo el Presidente del Poder Judicial por los cercos de chichicaste.  Y cuando el jefe de la Plana Mayor, en cumplimiento de su deber, les quiera parar los pies, el propio ministro de la Guerra les quita las ametralladoras.  No, yo no vuelvo si no me llaman por un acuerdo dándome todas las satisfacciones del caso.”

Todos los asistentes guardaban un profundo silencio.  El presidente solamente atinó a pasarse el índice por el ojo derecho, murmurando algunas palabras.  Nadie entendía cómo una persona tan odiada e impopular como Vidaurre pretendía imponerse de aquella manera al presidente de la República.

Aquel fue el final de la reunión, pero más tarde, ese mismo día, Vidaurre regresó más calmado a la casa presidencial a pedir a Herrera que le diera una concesión por cien mil árboles de caoba en El Petén a cambio de su renuncia.  Cuando Herrera se negó, le pidió entonces cien mil dólares a cambio de la mencionada renuncia.  Finalmente, tras regatear un poco, Herrera accedió a darle cincuenta mil dólares al ahora exministro, sin saber exactamente de donde sacarlos.

Al día siguiente, Herrera llamó de urgencia al ministro Escamilla y le leyó la carta en que aceptaba la renuncia de Vidaurre, en forma corta y clara.  Tras leerla a Escamilla, éste estuvo de acuerdo pues el presidente Herrera todavía no había sido electo oficialmente y solamente servía en calidad de presidente interino. Poco después, Vidaurre fue enviado a Cuba como ministro plenipotenciario, con todos los gastos de viaje pagados y un sueldo de 1000 dólares mensuales.

No era la primera vez que Vidaurre recibía cincuenta mil dólares del gobierno de Herrera.  El 11 de abril de 1920, cuando ya era presidente Herrera pero todavía estaba peleando desde “La Palma” el licenciado Estrada Cabrera, Vidaurre firmó un recibo al licenciado Alberto Mencos, ministro de Fomento en ese momento, en los siguientes términos y sin detallar el motivo de la entrega:

He recibido del Sr. Ministro de Fomento, don Alberto Mencos, 48,000 cuarenta y ocho mil dólares, y 40,000 moneda nacional.

Guatemala, 11 de abril de 1920

(f.) A. Vidaurre


BIBLIOGRAFIA:

  • Asturias Morales, A. (29 de julio de 1930) “La Lámpara de Aladino” Guatemala: Nuestro Diario
  • Escamilla, Emilio (27 de agosto de 1930) “Una carta del señor Emilio Escamilla”. Guatemala: Nuestro Diario
  • Hernández de León, Federico (19 de julio de 1930) “La actuación política de don Carlos Herrera”. VI Guatemala: Nuestro Diario.
  • Montúfar, Rafael (1923) “Caída de una tiranía“. Guatemala: Sánchez y de Guise.

28 de julio de 1930: luego de que dos mil indígenas atacaran a pedradas el cuartel de Totonicapán el gobierno restringe las garantías constitucionales

28julio1930
Grabado del Valle de Totonicapán.  En el recuadro: retrato del presidente Lázaro Chacón. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

La crisis económica que afectaba a Guatemala durante la Gran Depresión tuvo un serio impacto en todos los habitantes, no solamente en la ciudad sino en toda la República.  De esta cuenta, el 28 de julio de 1930 se reunieron en la plaza de Totonicapán aproximadamente dos mil indígenas a protestar por las nuevas medidas impositivas, quienes fueron escuchados por el señor Guillermo Flores Avendaño.  Sin embargo, no conformes con la respuesta de que se iba a notificar de la queja al general presidente Lázaro Chacón, atacaron el cuartel y la administración de rentas de la localidad; entonces, el comandante de armas ordenó que los soldados defendieran la plaza y se produjo un tiroteo en el que resultaron dos muertos en el cuartel y uno en la administración de rentas, además de varios heridos.

Flores Avendaño reportó a la presidencia que pidió refuerzos de Quetzaltenango para evitar nuevos desórdenes, mientras que Juan Moscoso envió un telegrama informando que los grupos indígenas se habían disuelto después del tiroreo y que todos los ladinos de la localidad estaban listos y armados en prevención de nuevos ataques, pendientes de las órdenes de las autoridades militares del lugar.

(Nota de HoyHistoriaGT: como dato curioso, es importante destacar que Flores Avendaño llegó posteriormente al grado de coronel y fue presidente interino de la República, luego del asesinato del coronel Carlos Castillo Armas, del 26 octubre de 1957 al 2 de marzo de 1958.)

El racismo imperante en la época es evidente en los telegramas en que se informa de la situación al presidente Chacón.  En uno de ellos se dice: “esta plaza está ya apaciguada; la masa indígena se dispersó cuando vio que se le disparaba.  Ahora ya están armados todos los vecinos ladinos. Además ha venido refuerzo de Quetzaltenango pue se tienen noticias de que los momostecos han ido a comunicar a toda la tribu lo sucedido.”

Por su parte, el 16 de octubre de 1930 los representantes de los 48 cantones de Totonicapán enviaron al presidente Chacón una extensa carta en la que le explican que el origen del descontento en la población de la localidad estaba dirigida al alcalde tercero de la municipalidad indígena Roberto Baquiax.  He aquí lo descrito en aquella carta:

[…] la tributación impuesta por Baquiax se dió, aunque con desgano, de buena fe.  Baquiax y adláteres nos manifestaron que la suma que se recaudara serviría para hacer un presente al presidente de la República y al ministro de agricultura y así nos libraríamos de gravámenes sobre nuestros terrenos.  Sabido es que el departamento más poblado de la República, es del de Totonicapán y que sólo el municipio de Totonicapán tiene poco más de 80,000 habitantes.  Calcúlese a cuanto ascendería la contribución impuesta por Baquiax, descontando a muchas familias que no poseen rebaños.  Muy posibles es que la cantidad recaudada haya pasado de Q2,000. En el mismo despacho de Baquiax y aun en su propia casa de habitación se fueron enterando las cantidades que según tarifa arribamencionada, se impusieron y se guardó muy bien de dar ninguna clase de recibos ni de comprobantes que sirvieran de base para una reclamación.  De aquella respetable suma deben dara cuenta Roberto Baquiax, Adrián Juárez, Cándido Batz, Domingo Chuc, Victoriano Tiu y otros que cometion tal despojo y robo desvergonzado, y que merodearon por montes y caseríos.

Quedamos esperanzados en que aquella suma colectada serviría para salvar nuestras tierras de gravámenes y gabelas, cuando sorprendidos nos dimos cuenta de que de lo que se trataba era simplemente de la revisión de la matrícula, sin recargos de mayor cuantía, para lo que Baquiax mandó citar a los de los cantones para hacer efectiva dicha revisión.  El día 28 de julio se reunieron todos los citados por Baquiax, que llegaron de diferentes lugares a la plaza de armas.  Así fue como nos encontramos reunidos ese día en la cabecera.  Era natural que existiera malestar entre nosotros, pues seguíamos creyendo que se nos quería gravar con contribuciones leoninas, máxime cuando ya habíamos contribuído para evitarlo

Estando reunidos en el interior del cuartel, expusimos al señor jefe político, coronel don Guillermo Flores, nuestra inconformidad con la disposición adoptada, y dicho funcionario, oyendo nuestras querellas, nos exhortó con palabras convincentes y pataernales a que tuviéramos paciencia, que dentro de diez días de esa fecha, nos diría la resolución del gobierno, pues lo consultaría debidamente, haciendo ver nuestras justas quejas.  Con la promesa del señor coronel Flores nos retirábamos a nuestros respectivos hogares cuando Roberto Baquiax nos mandó llamar a su despacho para ir a recoger unos papeles de seguridad, pero en esos mismos momentos supo lo que nos manifestó el jefe político; entonces usó de mil evasivas, nos hizo entrever el engaño de que éramos víctimas, pues le reclamamos lo del dinero recaudado.  Baquiax, no sintiéndose seguro, salió violentamente del despacho y fue a refugiarse a la mayoría de plaza, seguido de una inmensa rechifla que provocó su huída.  El grupo ya colérico por la huída de Baquiax, en voz alta dirigió cargos no sólo a éste sino contra Adrián Juárez, Cándido Batz, Victoriano Tiu y otros, tratándolos de ladrones.  A cada alusión que Baquiax oía, contestaba con una risa burlona.  El señor coronel don Guillermo Flores nos exhortó a que nos retiráramos tranquilos que todo se arreglaría, pero ya era tarde.  La desvergonzada risa burlona de Baquiax fue encendiendo los ánimos hasta que estalló en una inmensa indignación, que ya no reconociendo miramientos ni midiendo las consecuencias, algunos exaltados, no encontrando más armas que los piedrines de los promontorios que servirían para los trabajos del parque Unión, arremetieron contra Baquiax, dando por resultado la rotura de las vidrieras de la mayoría de la plaza.  Inmediatamente la guarnición hizo fuego sobre los manifestantes, no respetando las órdenes del comandante de armas, que recomendó tirar al aire. Resultaron tres asesinados, uno frente a la mayoría, otro frente a la guardia y otro frente a la administración de rentas, situada a cuadra y media de la plaza central.  A los disparos, el grupo se disolvió, huyendo a sus asas con varios varios heridos.  Los muertos que cayeron en la plaza de armas respondían a los nombres de Ventura Tacam y Tomás Gutiérrez, y el de la administración Manuel Ajpacajá. Entre los heridos hay muchos, entre los que se cuentan Baltasar Canastuj y Agustín Chaclán, no sabiéndose sis e salven de sus heridas, pues son graves.

En la Ciudad de Guatemala las informaciones iniciales fueron confusas, pero luego de que se recibieron los telegramas notificando lo que había ocurrido realmente, se emitió un decreto restringiendo las garantías constitucionales para ayudar a resolver la situación lo más pronto posible.  Dicho decreto dice así:

Decreto No. 1088

Lázaro Chacón, Presidente de la República

Considerando:

Que el gobierno tiene conocimiento de la existencia de trabajos sediciosos encaminados a perturbar gravemente la paz y el orden públicos, que han cultimnado en un ataque armado contra la guarnición de Totonicapán y amenaza trastornar la tranquilidad en los demás pueblos de la República y produce un malestar general que hace necesaria la adopción de medidas que garanticen a la población pacífica y laboriosa el goce de sus derechos y bienes;

Considerando:

Que el Ejecutivo tiene la obligación de tomar todas las medidas conducentes para velar por la tranquilidad y el orden del país;

Por tanto:

En uso de las facultades que me confiere el artículo 39 de la Constitución de la República y en Consejo de Ministros, Decreto:

Artículo 1°. – Se restringen en toda la República y por el término de seis meses las garantías a que se refieren los artículos 25, 26, 30 y 38 de la Constitución.

(Nota de HoyHistoriaGT: los artículos que se restringieron fueron:

  • Derecho de asociación
  • Libre emisión del pensamiento
  • Seguridad personal
  • Inviolabilidad del domicilio)

Artículo 2°.- El presente decreto comenzará a regir desde esta fecha y de él se dará cuenta inmediatamente a la Asamblea Nacional Legislativa.

Dado en la casa de gobierno, en la Ciudad de Guatemala, a los veintiocho días del mes de julio de mil novecientos treinta.

  • L. Chacón
  • Ed. Aguirre V., Secretario de Relaciones Exteriores
  • R. A. Mendoza, Secretario de Educación Pública
  • J. B. Padilla, Secretario de Guerra
  • Daniel Hernández F., Secretario de Fomento
  • Samuel E. Franco, Secretario de Hacienda y Crédito Público
  • M. M. Herrera, Secretario de Agricultura
  • R.E. Sandoval, Secretario de Gobernación y Justicia

Debido a que en realidad solamente se había tratado de un ataque con piedras, y que los indígenas fueron repelidos a balazos, no había mucho que controlar en el país. Pero he aquí qué fue lo que ocurrió en los cantones de Totonicapán durante el período que dichos derechos estuvieron restringidos, de acuerdo a lo expuesto por los delegados de los 48 cantones de Totonicapán:

“Del aciago día 28 de julio arranca el martirologio de los cantones.  Baquiax, Juárez, Tiú, Chuch, una caterva de malvados, no contentos con las desgracias ocurridas por su causa, se dieron a recorrer los montes y caseríos, cometiendo verdaderos actos de bandolerismo y de pillaje, saqueando propiedades, llevándose grandes cantidades de maíz, frijol, habas, trigo y otros granos, ovejas, gallinas y otros animales domésticos, violando mujeres, principalmente jovencitas.  Decían que toda esa cantidad de granos serviría para la manutención de la tropa que vine a sofocar la ‘revolución’.  El mismo Roberto Baquiax, montado en su mula, agredió a mano armada a varios transeuntes en el camino que conduce a la aldea de Paquí.  El natural temor y la restricción de la garantías constitucionales obligaron a los damnificados a no presentarse en queja contra aquella pandilla de forajidos, pues es seguro que las autoridades departamentales estuvieron ignorantes de lo que pasaba.”

Finalmente, el 9 de septiembre de ese año, el gobierno del general Chacón restituyó las garantías mediante este escueto decreto:

Decreto No. 1096

Lázaro Chacón, presidente de la República

Considerando:

Que han dejado de existir las causas que obligaron al Ejecutivo a restringir las garantías individuales para el mantenimiento de la tranquilidad y el orden público,

Por tanto:

En Consejo de Ministros:

Decreto:

Artículo único: se deroca el Decreto Gubernativo No. 1088 de 28 de julio del corriente año, quedando, en consecuencia, restablecido en toda la República el ejercicio de los artículos 25, 26, 30 y 38 de la Constitución.

Del presente Decreto, que comenzará a regir desde esta fecha, se dará cuenta a la Asamblea Legislativa.

Dado en la Casa del Gobierno, en Guatemala, a los nueve días del mes de septiembre de mil novecientos treinta.

  • L. Chacón
  • A. Skinner Klee, Secretario de Relaciones Exteriores
  • R. A. Mendoza, Secretario de Educación Pública
  • J. B. Padilla, Secretario de Guerra
  • F. Aguilar V., Secretario de Fomento
  • Samuel E. Franco, Secretario de Hacienda y Crédito Público
  • M. M. Herrera, Secretario de Agricultura
  • F. Castillo Monterroso, Secretario de Gobernación y Justicia
  • R. A. Ramírez, subsecretario de la Guerra

Es interesante advertir que en tan poco más de un mes habían cambiado la mitad de los ministros de Estado.  Esto se debió a que por la crisis que atravezaba el país, el gabinete presentó su renuncia en pleno el 29 de agosto y Chacón solamente mantuvo en su puesto a algunos ministros.


BIBLIOGRAFIA:

  • Asturias Morales, M. (28 de julio de 1930) “Levantamiento de indígenas de Totonicapán“.  Guatemala: Nuestro Diario
  • — (29 de julio de 1930) “El levantamiento de ayer en Totonicapán“.  Guatemala: Nuestro Diario
  • Cano, Manuel S. et. al. (16 de octubre de 1930) “Manifiesto de los indígenas de Totonicapán al Presidente” Guatemala: El Imparcial.

19 de julio de 1930: perpetran el “Crimen de la 9a. avenida”

19julio1930
Anuncio publicitario de un automóvil Marmon 34 color amarillo canario, similar al utilizado por los autores del crimen de la 9a. avenida.  En el recuadro, retrato de la señora Mercedes Estrada viuda de Blanco, víctima del horrendo crímen.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons y Nuestro Diario.

En medio de una vorágine de problemas que afrontaba el gobierno del general Lázaro Chacón derivado de la Gran Depresión, se produjo un horrible crimen contra la señora Mercedes Estrada viuda de Blanco y dos de sus damas de servicio en su propia casa en a novena avenida de la Ciudad de Guatemala.  Aquel crimen conmocionó a la sociedad guatemalteca, al punto que el propio presidente exigió que se resolviera lo antes posible y hubo llamados exigiendo que a los culpables se les aplicara la pena de muerte.

Reproducimos a continuación una combinación de las crónicas sobre cómo ocurrieron los hechos, las cuales fueron publicadas en el periódico “Nuestro Diario” el 21  y el 25 de julio de 1930:

Fueron tres mujeres las víctimas de este cruel asesinato, quienes se llamaban así: doña Mercedes Estrada Cerezo viuda de Blanco, casada en segundas nupcias con el señor don Arturo Vengoechea (este apellido colombiano se acostumbra escribir en aquella nación con V. dental) y divorciada del mismo señor nombrado ultimamente; se hace constar que el señor Vengoechea acotumbraba firmar con la misma era descrita según lo afirman los familiares don Manuel Estrada Rodríguez y Salvador Estrada Rodríguez.  La señora Estrada viuda de Blanco contaba con sesenta y cinco años de edad y disfrutaba de una situación económica solvente.

La otra víctima es una sirviente de nombre Romualda Martínez recién llegada a la casa, ladina, vestida de mengala, que vivía maridablemente con Antonio García con domicilio en la doce avenida sur y veintitrés calle; la tercera es otra sirvienta Alejandra N. nativa de Chimaltenango que ya tenía algún tiempo de servir a la señora Estrada viuda de Blanco; dichas víctimas fueron levantadas por el señor juez primero de paz y a quienes se les practicó la correspondiente autopsia.[…]

En la vecindad de la casa de la señora Estrada está establecida la floristería de doña Alicia Contreras de Urréjola.  El viernes por la tarde pasó la señora Estrada a ese establecimiento con el objeto de encargar una canasta de flores, que había de enviar al matrimonio Orantes-Martínez Garrido, que se celebraba el sábado.  En la  mañana de este día, a las doce, todavía mandó a su sirvienta Alejandra, a la casa de la señora doña Trinidad de Samayoa a preguntar cuál era la dirección de la familia Martínez Garrido.

[De acuerdo a las investigaciones de la policía] el sábado, poco tiempo después del mediodía, diez y nueve de los corrientes, y alrededor de la una de la tarde, se reunieron los individuos Blanco, Felice, Asturias, Caceros, Berducido el chófer Ramírez, en una cantina situada en la avenida de Santa Elena, sita entre noveva y décima calles, ponientes disponiéndose a tomar licor; se hace constar que dicha reunión obedecía a un plan preconcebido, por los sucesos que en seguida se desarrollaron; después de permanecer en dicha cantina donde despacha una mujer blanca, naringoncita (nariz recta) y un hombre.

Se dirigieron Blanco y compañeros, tripulando un carro color amarillo canario, capota de lona y número de matrícula del presente año: cuatrocientos setenta y tres, marca Marmon, propiedad de Eloísa Velásquez, concubina de Felice, por la trece calle hasta llegar a la novena avenida, cruzando en puente de Chispas con dirección hacia el norte y parándose frente a la casa número treinta y ocho; el primero en descender del carro fue Juan Emilio Blanco, procediendo a tocar la puerta, la cual la abrió una sirvienta, que reconociéndolo como familiar de la señora viuda de Blanco, le dijo que pasara adelante.

Se hace constar que Juan Emilio Blanco, es pariente política de la señora, por ser sobrino del primer esposo, don Eduardo Blanco; acto seguido, bajaron los demás compañeros de Blanco, penetrando todos a la casa de doña Mercedes, cerrando la puerta y quedándose uno de ellos custodiando el zaguán; después se desarrollaron los asesinatos de las tres personas que habitaban la casa, comenzando por doña Mercedes, que se encontraba durmiendo la siesta, creyéndose que simultáneamente se cometió el de la sirvienta vestida de mengala, que se encontraba en el interior; la otra sirvienta había salido a traer unos dulcos y al regresar fue agarrada en el zaguán por el que allí se encontraba, cogiéndola del cuella y entrándola cargada con el otro brazo hacia el interior.

[…] Un perrito colocho, de color blanco, se encontraba adentro y el que no ladró al reconocer a Juan Emilio Blanco como frecuente visitador de la casa, habiéndole hecho cariño y poniéndose a jugar con él.  Después de tener la convicción de que las víctimas quedaban exánimes, se dedicaron a abrir los armarios, saqueándolos y robando un lote de alhajas que envolvieron en un paquete pequeño, y algo en efectivo; acto seguido se retiraron saliendo sigilosamente uno en pos de otro.

Una de las sirvientas de la señora viuda de Blanco, pasó el sábado por la tarde frente a la floristería a donde se había encargado la confección de la canasta, la dueña al verla pasar la llamó para decirle que le avisara a la señora que la canasta estaba hecha, respondiéndole la sirvienta que no podía hablar con su patrona por encontrarse ésta “muy ocupada”. Al poco rato de la floristería se le envió un recado para saber si quería o si ya no deseaba la canasta para deshacerla y aprovechar lo que se pudiera de las flores que se habían perdido.  Como no le abrieron la puerta a pesar de las repetidas llamadas que en ella se hicieron, la señora Urréjola envió un aviso a la señora Clara Villacorta de Goicolea, pariente de la ahora fallecida y ésta a su vez avisó a la señorita Concha Estrada de la Hoz [quien residía en la 10a. avenida sur 28], que poseía un llavín de la casa.

El lechero que llegaba cotidianamente a la casa para entregar la leche del consumo, en la mañana del domingo, estuvo llamando inútilmente, hasta que se fastidió y se fue en vista de que ninguno le abría.  Como la señora Estrada se quedaba algunas veces a almorzar o a comer en casa de algún familiar o de una de sus amistades, en realidad su ausencia no causó mayor extrañeza.

Luego del llamado de la señora de Goicolea, la señorita Estrada de la Hoz acudió [el domingo en la mañana] hacia la residencia de la víctima, sin tener la más ligera sospecha del tremendo drama que se había desarrollado en la casa y persona de su pariente.  Haciendo uso del llavín penetró al interior de la casa.  Apenas pasó del zaguán al corredor, vió que en la habitación de enfrente un armario estaba abierto y todos los enseres regados por el suelo.  Este hecho la impresionó vivamente, y sintiendo miedo de continuar adelante, resolvió salir de la casa y avisar a los demás parientes de la señora Estrada, y luego dió aviso a la policía diciendo que al parecer se había cometido un robo en la casa citada.

La policía recibió la llamada telefónica a las 9:50 AM y comisionó al inspector Rodolfo Rojas y a los agentes Salvador Almazán, Ignacio Hurtado y Marcelino Melgar para que fueran al lugar del suceso.  [Cuando penetraron] al interior notaron que un armario se encontraba abierto y todos los objetos esparcidos por el suelo.  Al rato llegó el juez primero de paz, acompañado del susodicho inspector y de los familiares Antonio de la Hoz y Concha de la Hoz, encontrando en el dormitorio dos fallecidas, una de ellas la señora Estrada v. de Blanco y la otra su mengala.

Este crimen sería muy publicitado en su época y se saldó con el fusilamiento de tres de los implicados, Eduardo Felice, Juan Emilio Blanco y Cayetano Asturias, el 2 de mayo de 1931.


BIBLIOGRAFIA:

  • Asturas Morales, M. (21 de julio de 1930) “La espantosa tragedia del sábado recién pasado” Guatemala: Nuestro Diario.
  • — (25 de julio de 1930) “En manos de la justicia los verdaderos autores del espantoso asesinato de la 9a.” Guatemala: Nuestro Diario.

 

25 de julio de 1930: capturan a varios involucrados en el “Crimen de la Novena Avenida” perpetrado contra la señora Mercedes Estrada viuda de Blanco y dos damas a su servicio

25julio1930
De izquierda a derecha: Eduardo Felice, Juan Emilio Blanco y Cayetano Asturias, capturados por el “Crimen de la 9a. Avenida”.  Fotografía publicada en “Nuestro Diario” el 25 de julio de 1930.

Reproducimos a continuación el artículo publicado por el periódico “Nuestro Diario” sobre la captura de los sospechosos de haber perpetrado el “Crimen de la Novena Avenida“.  Ahora bien, es importante poner en contexto que en ese momento, la situación económica del país era muy difícil pues ya estaba siendo afectado directamente por la caída del precio del café derivada de la quiebra de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929, y las medidas que había tomado el general presidente Lázaro Chacón no habían surtido ningún efecto. Así pues, había un descontento generalizado entre la población.

[…] El velo de misterio en que había quedado encerrado este crimen, tardó muy poco tiempo en romperse.  Según parece, los criminales creyeron que la policía estaba completamente fuera de la pista y cobraron confianza, la que, por suerte, ha contribuido a su perdición.

Hoy en la mañana corrió la voz de que los criminales estaban en poder de la policía, y que habían sido conducidos a la casa presidencial, lo que dió motivo a que una verdadera multitud estuviera casi toda la mañana por esos sitios, con el ansia de ver a los autores del delito de referencia. Pero esa multitud no estaba tranquila, sino sumamente excitada. […] El clamor público pide justicia y pronta.  Según pudimos ver, cuando los presos fueron conducidos de la casa presidencial a la dirección general de la policía, [ésta] hubo de tomar serias precauciones para librar a los criminales de la ira del pueblo, que arrojó algunas piedras, además de los insultos que profirió contra los dichos reos.

Procediendo con toda cautela, y basada en informes y datos […] la policía procedió antenoche a la captura de Juan Emilio Blanco, sobrino político de la principal de las víctimas.  La captura la hizo Vicente Menéndez, comandante de la policía rural del centro, extrayéndolo del callejón Concordia y de la calle diecinueve.  El reo, cuando se vió frente a la policía, hizo resistencia, en compañía de Alejandro Sinibaldi y de Angel Robles, que estaban con él en elmomento de la captura.  Robles estaba armado de un palo.

(Nota de HoyHistoriaGT: el Alejandro Sinibaldi que se menciona en el artículo era nieto del expresidente homónimo que gobernó durante dos días tras la muerte del general J. Rufino Barrios, y abuelo del político guatemalteco también homónimo que se vió involucrado en varios casos de corrupción durante el gobierno del general Otto Pérez Molina).

Una vez en manos de la policía Juan Emilio Blanco, ésta se pudo orienta mucho mejor con los datos que suministró el reo, y se libraron inmediatamente las órdenes para proceder a las capturas de Eduardo Felice, Cayetano Asturias, Alberto Ramírez de oficio chauffer, Joaquín Caceros, Rafael Berducido.  […]

[Eduardo Felice] fue capturado en la madrugada de ayer en la casa de Eloísa Velásquez, con quien cultiva relaciones amorosas. Tal captura se verificó a las tres de la mañana, por el segundo jefe de investigación.  Lo encontró durmiendo aún y lo condujo inmediatamente a la demarcación correspondiente; pero en el trayecto quiso entablar conversación con el jefe de investigación que lo llevaba, preguntándole en qué había parado el crimen de la novena avenida y que si la policía había podido averiguar algo del asunto.

[Cayetano Asturias] tiene antecedentes en los tribunales.  Su hoja de servicios es demasiado conocida por la policía.  Su nombre ha aparecido en letras de molde por hechos demasiado tristes y vergonzosos.  El primer jefe de la investigación, Jacinto Ordónez, fue el encargado de esta captura, la que verificó el día de ayer, a las seis de la mañana.  Cayetano vivía en la casa número 25 de la 3a. calle orienta de esta ciudad. Como no quiso atender a los distintos llamados que se hicieron en la puerta de su casa, la policía procedió a derribarla y penetró al interior, encontrándolo en compañía de su esposa Olimpia, que también está detenida.   Se mostró muy tranquilo e indiferente.  Pocos momentos después de haberlo capturado, se presentó frente a la puerta de su casa un automóvil que había pedido Cayetano, y en el cual según parece, se pensaba marchar.

El reo presenta una cantidad considerable de rasguños en la cara y sobre todo en las manos y se cree que él fue el victimario de la señora Estrada viuda de Blanco, porque al cadáver de dicha señora, se le encontró gran cantidad de pequeñas tiras de piel en las uñas, lo que demuestra que a su muerte precedió una lucha desesperada.

[Joaquín Caceros] es un sujeto mal presentado de fisonomía nada simpática. Su edad parece ser de unos treinticinco años. Soltero.  De la captura de este individuo fue encargado el agente número 7, Leopoldo Morales, quien lo encontró en una casa de la calle dieciseis, entre novena y décima avenidas, el día de ayer entre cuatro y cinco de la mañana.

Daniel Berducido es también un sujeto de mal aspecto, peor encarado y mal vestido. Vivía en la casa de la señora madre de Blanco. Aparenta tener unos treinta y ocho años.  Cuando se le capturó se le encontró un reloj de oro, de bolsillo, con las iniciales A.V., y que la señora de Blanco conservó siempre por haber pertenecido a su segundo esposo el señor Arturo Vengoechea.

[Alberto Ramírez tiene una] fisonomía [que] no es simpática.  El traje, sucio y maltratado,  y además, lleno de roturas.  Tiene una cicatriz en la mejilla izquierda, que hace pensar inmediatamente en una cuchillada.  Este es el conductor del carro Marmon número 473, de color amarillo, propiedad de Eloisa Velásquez (a) “la Locha” y amante de Felice.  Este carro fue el que utilizaronlos criminales para llegar a la casa de la señora viuda de Blanco y para escaparse después en él.  Este chofer dice que él condujo a los criminales a la casa,pero que dejó el carro en poder de ellos, y que se lo devolvieron hasta las dos de la mañana.  Fue capturado en la casa de la Locha, ayer en la mañana, cuando todavía estaba durmiendo.

Dado el interés que el presidente de la república se ha tomado para el pronto esclarecimiento de este asunto, los reos fueron interrogados hoy en la mañana en la casa presidencial, por los jueces primero de paz y quinto de primera instancia, don Víctor Sagastume y licenciado don Alfonso Cifuentes Soto, respectivamente, en unión del secretario del juzgado quinto, bachiller Francisco Barnoya.  El interrogatorio duró dos horas.  El indagado fue Juan Emilio Blanco, que estaba en la segunda demarcación.  Este individuo presenta un golpe contuso en el ojo izquierdo.  Tal individuo visitaba con mucha frecuencia a la señora viuda de Blanco, y según parece, fue el guía de los asesinos para penetrar en la casa, según parece con la intención de robar en ella.  […] se presume que Blanco penetró en la casa, envió a una de las sirvientas a comprar un paquete de dulces, con el objeto de que hubiera la menor cantidad de gente posible.

A continuación fue conducido desde la tercera demarcación Eduardo Felice, para ser indagado.  Presenta algunas mordidas en los brazos.  Para que fue el director “técnico” del crimen.  

El tercer interrogrado fue Cayetano Asturias.  Francamente, el público no comprende cómo y por qué pudo haber estado en libertad este individuo, que ha sido condenado ya en otras ocasiones por distintos delitos (robos y hechos de sangre).  Ha demostrado este individuo, como ya lo indicamos, una sangre fría asombrosa.

Estos son los datos que hemos podido obtener hasta este momento, y que no podemos ampliar porque la causa está en sumario, pero según informes que tenemos, hoy mismo será elevada a plenario, por haber cantado de plano algunos de los reos.


BIBLIOGRAFIA:

  • Asturas Morales, M. (25 de julio de 1930) “En manos de la justicia los verdaderos autores del espantoso asesinato de la 9a.” Guatemala: Nuestro Diario.

23 de julio de 1859: nace en Quetzaltenango el teniente coronel e ingeniero Francisco Vela, constructor del Mapa en Relieve

23julio1859
El Mapa en Relieve de la República de Guatemala, obra del teniente coronel e Ingeniero Francisco Vela, cuando fue inaugurado en 1905.  En el recuadro:  busto del Ingeniero Vela que está junto al Mapa en Relieve.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Uno de los ingenieros más importantes que ha tenido Guatemala fue el teniente coronel Francisco Vela, quien nació en la ciudad de Quetzaltenango el 23 de julio de 1859. Hizo sus primeros estudios en su ciudad natal, y luego se trasladó a la Ciudad de Guatemala, en donde el 5 de abril de 1875 ingresó a la Escuela Politécnica, en donde su alto nivel académico y liderazgo le permitieron alcanzar el grado de Sargento Primero de la Compañía, graduándose con el grado de Subteniente de Ingenieros y Topógrafo a los 19 años el 23 de enero de 1882. Se destacó por el dominio de las Matemáticas, sus estudios del sistema métrico decimal y sus trabajos de la geografía nacional.

En su primer asignación retornó a Quetzaltenango a prestar sus servicios, profundizando sus estudios topográficos, además de impartir clases. Por esa época hizo estudios en la American School of Correspondence de Filadelfia, Estados Unidos, obteniendo el título de Ingeniero de Telégrafos y luego el de Administrador Municipal, y también ingresó como miembro de la Academia de Ciencias del Ateneo de Guatemala.

Fue el autor de libros referentes a los temas de matemáticas, topografía y geografía, y editor de la Revista “La Propaganda Científica“; su notable habilidad numérica lo inspiró para aprender el uso del ábaco chino, dedicándose a construir aparatos similares, con los que fuera posible realizar operaciones complejas y ecuaciones de diferentes grados.

Como docente, se dedicó a mejorar los niveles educativos de Guatemala y citando al historiador Zamora Castellanos: “[…] en el magisterio, que fue su profesión de todo agrado, el Ingeniero Vela hizo estudios de Pedagogía. Su entusiasmo por la Metodología Matemática fue tan grande, que en 1899, se dirigió a la autoridad escolar de Nueva York, proponiendo que, en vez de llevar a la exposición de París una colección de libros y aparatos que darían ideas incompletas de los adelantos pedagógicos en los Estados Unidos, era mejor llevar una pequeña escuela de alumnos de ambos sexos, para exhibir los métodos de enseñanza, y él mismo se ofreció gratuitamente como profesor, por oposición si era necesario“.

Fue director de la Escuela Politécnica entre 1889 y 1891, decano de la Escuela Facultativa de Ingeniería de 1898 a 1902, y durante el gobierno del presidente Manuel Lisandro Barillas fue electo diputado a la Asamblea Nacional Legislativa como representante de Quetzaltenango.

Pero, sin duda, su más extraordinaria obra fue la realización del Mapa en Relieve de Guatemala, el cual se puede apreciar en el Hipódromo del Norte en la ciudad de Guatemala. Este mapa fue inaugurado el 29 de octubre de 1905 y ha sido considerado como uno de los más valiosos bienes del patrimonio cultural guatemalteco. Durante 1888, realizando una de sus innumerables medidas del territorio nacional en la cima de Zunil, formalizó la idea de realizar un Mapa en Relieve de la República. En mayo de 1903, fue llamado por el presidente Manuel Estrada Cabrera, también quetzalteco, para que planeara los jardines del Hipódromo del Norte, lo que fue la oportunidad de Vela para realizar su proyecto. Cuando el presidente le pidió ser él quien colocara la primera piedra, el Coronel Vela le contestó: “Señor Presidente, ¡usted será quien coloque la última!” Estrada Cabrera se sorprendió con lo inusitado de la respuesta, pero quedó complacido con ella, puesto que significaba que el Coronel Vela se comprometía a terminar el proyecto.

El 19 de abril de 1904, se inició la colocación de los cimientos. El Mapa en Relieve quedó concluido en dieciocho meses, que abarcó no sólo la construcción en sí, sino también el recorrido previo, a lo largo y ancho del país, algunas veces en mula, otras a pie, por vía la vía férrea o en lancha por ríos navegables, que llevó a cabo Vela. Para ejecutar su obra buscó el apoyo del ingeniero Claudio Urrutia, quien había realizado una enorme recopilación de datos cuando fue jefe de la Comisión de Límites entre Guatemala y México. Y así, junto con Urrutia, el artista Antonio Doninelli, y un grupo de obreros muy dedicados crearon la representación geográfica de Guatemala, que tuvo un costo de 5 mil pesos oro.

Tras la construcción del Mapa en Relieve, Vela publicó la obra “Datos de la República de Guatemala “en 1908, pero desafortunadamente, contrajo malaria cuando estaba trabajando en la Comisión de Límites con Honduras, y falleció en Esquipulas, Chiquimula el 28 de febrero de 1909.


BIBLIOGRAFIA:


31 de julio de 1980: en medio del Conflicto Armado Interno, el Ing. Ricardo Molina Mejía, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de San Carlos, finaliza su turbulenta gestión como Rector interino

31julio1980
Edificio de la Rectoría del Campus Central de la Univesidad de San Carlos en la zona 12 de la Ciudad de Guatemala.  Muy cerca de donde se tomó esta fotografía se registró el asesinato indiscrimado de estudiantes de Ingeniería.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En 1980, la represión en contra de la izquierda que había emprendido el gobierno del general Fernando Romeo Lucas García, luego de que ésta había dado enormes muestras de poder y organización recién iniciado su período gubernamental en julio de 1978 se agudizó. Los grupos que habían dado muestras de ser los que coordinaban la oposición al régimen oligárquico-militar eran la Universidad de San Carlos, las asociaciones estudiantiles, grupos campesinos, las iglesias, y los sindicatos, los cuales se habían reforzado tras el terremoto del 4 de febrero de 1976 (pues el gobierno del general Kjell Eugenio Laugerud García tuvo que enfocarse en las tareas de reconstrucción), y tenían fuertes nexos e incluso miembros que también pertenecían a las fuerzas guerrilleras marxistas que libraran una guerra contra el gobierno.

En 1980, la situación se agudizó aún más tras la quema de la Embajada de España en Guatemala el 31 de enero en un confuso incidente que incluyó la toma de las instalaciones por parte de un grupo de campesinos asesorados por universitarios y guerrilleros y una respuesta brutal por parte de las fuerzas de seguridad del estado. Por esta razón, cada miércoles en reunión ordinaria y otros días en reuniones extraordinarias, se reunía la mayoría de los cuarenta y cuatro miembros del Consejo Superior Universitario (CSU) de la Universidad de San Carlos para analizar la situación de Guatemala, la cual era alarmante para los grupos de izquierda. La influencia de los opositores al régimen era evidente pues no había consenso sobre las acciones a tomar ya que solamente un reducido grupo sugería que la universidad debía bajar el perfil en su identificación con el movimiento izquierdista. Pero los que no querían cambia de postura estaban divididos: el grupo en el que se incluía el Rector Saúl Osorio Paz (quien era miembro del proscrito Partido Guatemalteco del Trabajo) propugnaba la firmeza en su postura, sin llegar a provocar al gobierno, mientras que el grupo más radical consideraba deber de la universidad unirse al proceso revolucionario marxista.

La estrategia del gobierno era infiltrar el Campus Central con miembros de las fuerzas contrainsurgentes clandestinas para identificar mejor a los líderes de las asociaciones y sindicatos, lo que resultó en que a diario hubiera víctimas universitarias de la represión del régimen, al punto que el mismo Rector estuvo a punto de morir en un par de veces. Ante esta situación, el CSU decidió que lo mejor era que el Rector Osorio Paz saliera del país, algo que logró después de momentos sumamente tensos. A partir de entonces estuvo trabajando en el exilio entre México y Costa Rica, mientras que en Guatemala fue reemplazado en sus funciones en Guatemala por el licenciado Leonel Carrillo Reeves, Decano de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia.

Tras un mes de relativa tranquilidad, el CSU se vio emplazado por los miembros que querían un cambio en la postura de la universidad (entre quienes había algunos universitarios con estrechos contactos con militares de alto rango) para que se pidieran la renuncia a Osorio Paz, aduciendo que las declaraciones y acciones de éste en el exterior ponían en peligro la integridad física de los universitarios que seguían en Guatemala. Carrillo Reeves planteó entonces que él no seguiría siendo el Rector en funciones para forzar a que Osorio Paz renunciara a su condición de Rector en el exilio o regresara a asumir nuevamente sus funciones. Los miembros izquierdistas del CSU rechazaron el planteamiento del Rector en funciones, pues consideraban que esto equivaldría a descabezar a la universidad y, vía nuevas elecciones, someterla al control militar.

Como Carrillo Reeves había asumido por ser el Decano que más tiempo había estado en el ejercicio de dicho cargo, luego de su renuncia le correspondeió asumir la Rectoría al segundo Decano más antiguo en el puesto, quien era el Ing. Roberto Molina Mejía. La fecha del traspaso de funciones se programó para el 14 de julio de 1980 y Mejía llegó antes de las 7:00 a.m. a la Rectoría en el Campus Central para cumplir con el mandato del CSU.  Los miembros del CSU procedieron a preparar la firma del acta de traspaso de funciones y justamente cuando Molina Mejía estaba a punto de firmar una de las copias del acta, se escuchó lo que parecía la explosión de muchos cohetillos en las afueras del Edificio de la Rectoría. Pero no eran juegos pirotécnicos; durante varios minutos, fuerzas de seguridad del gobierno provenientes de la zona 7 de la Ciudad de Guatemala dispararon en contra de todas las personas que ingresaban o circulaban por el acceso a la ciudad universitaria desde el Anillo Periférico, muy cerca de la Rectoría. Hubo docenas de heridos de bala y el saldo fatal fue de ocho estudiantes muertos (todos ellos estudiantes del curso de vacaciones de la Facultad de Ingeniería). Se trató del primer ataque en los recintos universitarios desde 1962, y la explicación oficial fue que esa mañana un grupo guerrillero había matado al jefe de la estación de policía de la zona 7 y que, en venganza, y en función de la acusación pública del presidente Lucas García de que la universidad era “centro de subversión“, integrantes de ese contingente habían decidido atacar a los universitarios, en forma inmediata e indiscriminada.

La universidad declaró tres días de duelo, cerró todas sus actividades académicas y sostuvo una conferencia de prensa para hacer conocer su posición a la opinión pública. Los diecisiete días que Molina Mejía fungió como Rector Magnífico de la Universidad fueron los más intensos de la época represiva; su equipo de trabajo tuvo audaces iniciativas para salvar la crisis y las amistades se solidarizaron con el Rector y la institución, ofreciendo su concurso para detener el baño de sangre. La universidad planteó el diálogo nacional y se alcanzó a los ámbitos académico, religioso y político, pero no se llegó a plantear tal diálogo. Incluso, hubo personas que, corriendo riesgos personales, le permitieron pasar cada noche en una casa distinta hasta que entregó el cargo el 31 de julio de 1980.

Carrillo Reeves fue nuevamente rector de la Univerisdad hasta que entregó el cargo al nuevo rector, Mario Dary Rivera en 1981.  Ambos murieron asesinados en el Campus Central de la universidad, Dary Rivera por un grupo izquierdista en diciembre de 1981 y Carrillo Reeves en diciembre de 1983.  Los decanos de tres escuelas facultativas tuvieron que renunciar y salir al exilio, y tres murieron asesinados o secuestrados; y se calcula que alrededor de 150 profesores y quinientos estudiantes murieron o desaparecieron en esa época.


BIBLIOGRAFIA:


30 de julio de 1823: la Asamblea Nacional Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América elimina los títulos y tratamientos de distinción que se utilizaban hasta entonces

30julio1823
Fuente del patio interior del desaparecido Palacio Colonial de la Ciudad de Guatemala en 1875.  Imagen de Eadweard Muybridge, archivo de Foto Rex, tomada de Wikimedia Commons.

Tras la declaración de la Independencia absoluta de Centroamérica el 1 de julio de 1823 luego del colapso del Primer Imperio Mexicano, los miembros de la Asamblea constiuyente que se estableció en la región a instancias del gobernador mexicano Vicente Filísola establecieron los lineamientos para redactar la Constitución de la Federación.

Como se consideraba que habían sido los criollos aristócratas quienes habían fomentado la malograda anexión al Imperio de Iturbide en 1822, y siguiendo el ejemplo de los liberales que forzaron al rey Fernando VII a aceptar nuevamente la constitución de Cádiz en 1820, la nueva asamblea emitió el siguiente decreto, eliminando el trato preferencial que se les daba hasta entonces:

La asamblea nacional constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, considerando:

Que los tratamientos y títulos de distinción son ajenos de un sistema de igualdad legal, en que los funcionarios y ciudadanos no deben tener otro título que el que sea propio de las funciones que ejercen, ni más distintivo que el que merezcan por sus virtudes cívicas; ha tenido a bien decretar y decreta:

  1. Quedan abolidos todos los tratamientos de “majestad”, “alteza”, “excelencia”, “señoría” y demás que se han usado hasta hoy.
  2. Las autoridades, corporaciones y empleados públicos no se denominarán con otro título, que el que diere la ley al destino o empleo que ejerzan.
  3. Queda abolida la distinción del “don”.
  4. Esta asamblea se denominará “asamblea nacional constituyente”.
  5. El poder ejecutivo, “supremo poder ejecutivo”.
  6. El tribunal que se organice, equivalente al supremo de justicia que establece la constitución española, alta corte de justicia.
  7. Los jefes políticos y diputaciones provinciales conservarán estos nombres.
  8. Los tribunales de las audiencias se denominarán “cortes territoriales de justicia”.
  9. Los ayuntamientos “municipalidades”.
  10. Los prelados diocesanos, tendrán el título de “padre”, unido a la denominación de “arzobispo” u “obispo”.
  11. Los cabildos eclesiásticos continuarán con este nombre.

Esta ley fue modificada el 15 de octubre de 1844 (cuando los aristócratas habían recuperado el poder en Guatemala, tal y como había ocurrido también en España en 1823 cuando Fernando VII recuperó el poder absoluto) renovando los títulos de “Excelencia” para el presidente de la República y otras autoridades, y el de “Su Ilustrísima” para los obispos, hasta que los títulos fueron removidos oficialmente por el gobierno provisorio del general Miguel García Granados poco después de la Revolución Liberal de 1871.


BIBLIOGRAFIA:


27 de julio de 1524: los españoles fundan en Iximché la primera capital del Reino de Guatemala

27julio1524
Ruinas de Iximché en 2008. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Desde su fundación en 1470 hasta su abandono en 1527, Iximche’ fue la capital del reino kaqchikel. La arquitectura del sitio incluye un número de templos piramidales, palacios y dos campos de juego de pelota mesoamericano.

Durante algunos años, los kaqchikel fueron aliados de los quichés; sin embargo, el crecimiento del poder de los kaqchikel dentro de esta alianza finalmente causó tantas tensiones que los kaqchikel se vieron obligados a huir de la capital de los quichés y de fundar la ciudad de Iximche’.

Los kaqchikeles establecieron su nueva capital en una cumbre con buenas defensas naturales, casi totalmente rodeada de profundos barrancos, y gracias a ello la ciudad se desarrolló rápidamente, alcanzando su extensión máxima en cuestión de cincuenta añod. El consejo de gobernantes de Iximche’ estaba conformado por cuatro nobles principales, que representaban a los cuatro clanes más importantes del pueblo kaqchikel, aunque solo eran los señores de los clanes Sotz’il y Xajil quienes poseían el poder real.

Al principio vivieron en paz con los quichés, pero alrededor de 1491 los kaqchikeles combatieron y derrotaron a sus antiguos señores; esto, sin embargo, fue seguido por conflictos internos entre los clanes kaqchikeles, en los cuales los clanes rebeldes finalmente fueron subyugados en 1493.

Además, la guerra contra los quichés no terminó en 1491, sino que continuó durante la primera parte del siglo XVI. En esa época se produjo la llegada de los primeros españoles al área ocupada por el México actual, y el emperador Azteca envió mensajeros para avisar a los kaqchikeles de la presencia de los invasores. Además, los europeos trajeron consigo enfemedades contagiosas ajenas a los indígenas americanos, lo que provocó una epidemia de viruela que diezmó a la población nativa debilitando considerablemente a los señoríos locales. Para entonces, Iximché era la segunda ciudad más importante del altiplano de Guatemala después de Q’umarkaj, la capital del reino quiché, pero la epidemia redujo su población cobsiderablemente.

Debido a la alianza propuesta en 1524, el enviado de Cortés, Pedro de Alvarado, fue bien recibido en Chi Iximche’ y los reyes kaqchikeles proporcionaron a los españoles y a sus aliados cholultecas y tlaxcaltexas guerreros nativos para ayudar en la conquista de los demás reinos indígenas en el altiplano. Alvarado mantuvo la alianza y el 27 de julio del mismo año, Iximché fue declarada la primera capital del Reino de Guatemala.

Pero, gracias a las excesivas exigencias tributarias de los españoles, los kaqchikeles no tardaron en romper la alianza y abandonaron su capital, que fue quemada dos años más tarde por desertores españoles. Los europeos fundaron una nueva ciudad cercana, pero la abandonaron en 1527 por la continuas hostilidades de los kaqchikeles, que finalmente se rindieron en 1530.

El poblado quedó parcialmente olvidado tras la conquista y fue hasta en el siglo XVII, que las ruinas de Iximche’ fueron descritas en la “Recordación Florida” del historiador y militar criollo Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán. En el siglo XIX, fueron visitadas varias veces por científicos que publicaron planes y descripciones del sitio, pero no fue sino hasta en la década de 1940 que se iniciaron investigaciones serias del sitio, las cuales continuaron en forma esporádica hasta principios de 1970.


BIBLIOGRAFIA:

  • Arroyo, Bárbara (julio–agosto de 2001). «El Posclásico Tardío en los Altos de Guatemala». Arqueología Mexicana (México: Editorial Raíces) IX (50): 38-43. ISSN 0188-8218. OCLC 29789840.
  • Frühsorge, Lars (abril de de 2007). «Archaeological Heritage in Guatemala: Indigenous Perspectives on the Ruins of Iximche’». Archaeologies: Journal of the World Archaeological Congress (en inglés) (World Archaeological Congress) 3 (1): 39-58. doi:10.1007/s11759-007-9001-4.
  • Guillemín, Jorge F. (1965). Iximché: Capital del Antiguo Reino Cakchiquel. Guatemala: Tipografía Nacional de Guatemala.
  • — (invierno de de 1967). «The Ancient Cakchiquel Capital of Iximche». Expedition (en inglés) (University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology): 22-35. ISSN 0014-4738. OCLC 1568625.
  • Luján Muñoz, Jorge; Ernesto Chinchilla Aguilar, María Cristina Zilbermann de Luján, Alberto Herrarte, J. Daniel Contreras R. (1994). Historia general de Guatemala. Guatemala: Asociación de Amigos del País, Fundación para la Cultura y el Desarrollo. ISBN 84-88622-07-4. OCLC 39909559.
  • Lutz, Christopher H. (1997). Santiago de Guatemala, 1541-1773: City, Caste, and the Colonial Experience (en inglés). University of Oklahoma Press. ISBN 0806125977. OCLC 29548140.
  • Nance, C. Roger (junio de de 1998). «La cerámica y palacios de Iximché: examen preliminar de la colección Guillemín proveniente de la capital kaqchikel». Mesoamérica (Antigua Guatemala: Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (CIRMA) y Plumsock Mesoamerican Studies, South Woodstock, VT) 35: 199-215. ISSN 0252-9963. OCLC 7141215.&lt
  • Polo Sifontes, Francis (1986). Los Cakchiqueles en la Conquista de Guatemala. Guatemala: CENALTEX.
  • Recinos, Adrian (1998). Memorial de Sololá, Anales de los Kaqchikeles; Título de los Señores de Totonicapán. Guatemala: Piedra Santa. ISBN 84-8377-006-7. OCLC 25476196.
  • Schele, Linda; Peter Mathews (1999). The Code of Kings: The language of seven Maya temples and tombs (en inglés). New York: Simon & Schuster. ISBN 978-0-684-85209-6.
  • Sharer, Robert J.; Loa P. Traxler (2006). The Ancient Maya (en inglés) (6.ª edición revisada). Stanford, CA: Stanford University Press. ISBN 0-8047-4817-9. OCLC 57577446.
  • Whittington, Stephen L.; David Reed (junio de de 1998). «Evidencia de Dieta y Salud en los Esqueletos de Iximché». Mesoamérica (Antigua Guatemala: Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (CIRMA) con Plumsock Mesoamerican Studies, South Woodstock, VT) 35: 73-82. ISSN 0252-9963. OCLC 7141215.
  • Raymond, Georges (1946). Anales de los xahil / traducción y notas de Georges Raymond, Miguel Ángel Asturias y J. M. González de Mendoza (en kaqchikel y Español). México: UNAM.

 

24 de julio de 1839: Guatemala y Nicaragua firman una alianza en contra del presidente liberal de El Salvador, Francisco Morazán

24julio1839
Dibujo a lápiz del general Francisco Morazán. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Para 1839 la República Federal de Centro América por la que tanto habían luchado los criollos liberales prácticamente había colapsado, aunque su principal caudillo, el general Francisco Morazán seguía siendo el presidente federal. La figura del general Rafael Carrera en Guatemala iba a ser decisiva para terminar tanto con la Federación como con la carrera política del caudillo hondureño, ya que Carrera guardaba un enorme resentimiento hacia Morazán por las atrocidades que este había cometido contra los campesinos del Oriente guatemalteco y contra su propia familia y no iba a descansar hasta derrotar al caudillo liberal.

El 6 de abril de 1839 Morazán se enfrentó al general hondureño Francisco Ferrera, en la batalla del Espíritu Santo, cerca del rió Lempa. Ferrera había pactado una alianza con Carrera y aunque las tropas federales alcanzan el triunfo, quedaron debilitadas. Esto sirvió para que los criollos liberales salvadoreños ratificaran su confianza en Morazán fuera elegido presidente de El Salvador.

Carrera contraatacó.

El 24 de julio de 1839, Nicaragua y Guatemala celebraron un tratado de alianza en contra del gobierno salvadoreño, al mismo tiempo que Carrera llamó a los salvadoreños a la insurrección popular, lo que provocó algunos levantamientos, que fueron vencidos sin mucho esfuerzo por el gobierno de Morazán.

La ofensiva contra el gobierno de Morazán persistió. Al no lograr subvertir desde dentro la autoridad del presidente salvadoreño, tropas hondureñas y nicaragüenses invadieron el país a finales de septiembre de 1839. Nuevamente el general Morazán, con seiscientos salvadoreños derrota en la batalla de San Pedro Perulapán a los más de dos mil invasores comandados por los generales conservadores.

Al enterarse de que Carrera había retomado por la fuerza el Estado de Los Altos (que era el refugio de los criollos liberales en el occidente de Guatemala), y envalentonado por su reciente victoria, Morazán decidió invadir Guatemala por segunda vez y acabar con el general campesino de una vez por todas. La derrota que sufrió en la Ciudad de Guatemala en 1840 a manos de las fuerzas de Carrera sería el final de la Federación y de la carrera política de Morazán.


BIBLIOGRAFIA: