9 de mayo de 1894: la Asamblea Legislativa ordena el traslado de los restos del general Miguel Garcia Granados del antiguo Cementerio San Juan de Dios al nuevo Cementerio General

Monumento al general Miguel Garcia Granados que se encuentra en la Avenida de La Reforma.  Fue inaugurado por el presidente José Maria Reina Barrios en junio de 1896.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Los restos del general Miguel García Granados, presidente de facto de Guatemala de 1871 a 1873, han sido itinerantes; primero estuvieron en el Cementerio San Juan de Dios, ubicado a la par del hospital del mismo nombre, luego en el Cementerio General, en donde fueron depositados en un monumento a su memoria en 1894, y finalmente fueron trasladados a una tumba sencilla en el mismo cementerio en 2015 cuando deslaves provocados por las lluvias y la falta de tratamiento en el vecino basurero de la zona 3 de la Ciudad de Guatemala socavaron las laderas del cerro en donde estaba el monumento.

El traslado de los restos fue un gran acontecimiento y reunió a una enorme comitiva, en una época en que la adulación a los personajes del gobierno era excesiva, como consta en el “Acta de la Inhumación de los Restos del General García Granados“, que reproducimos a continuación con algunos comentarios de los editores de esta pagina debido a la importancia historica de los personajes mencionados:

En la Ciudad de Guatemala, a los treinta días del mes de junio de mil ochocientos noventicuatro;

En virtud de lo dispuesto en el Decreto Legislativo número 255, de 9 de mayo del corriente año, que previene la traslación de los restos del eximio patriota, General Miguel García Granados, del antiguo al nuevo cementerio, y la erección de un monumento que perpetúe la memoria del digno Jefe de la Revolución Liberal y reformista de 1871, y de entero acuerdo con el programa de los actos que el Ejecutivo decretó para solemnizar tal acontecimiento; estando los restos en el Salón de recepciones del palacio del Poder Ejecutivo, convertido en capilla ardiente – por haber sido trasladados allí, después de efectuada su exhumación el día anterior – se procedión en el orden siguiente:

  1. A la lectura del referido Decreto número 255.
  2. Ocupó la tribuna el señor Ministro de Relaciones Exteriores, Doctor don Ramón A. Salazar, y pronunció un discurso en que hizo el panegírico del ilustre patricio, General García Granados.
  3. Organizado incontinenti el cortejo de honor formado por: las Escuelas primarias, el Instituto de Indígenas, la Escuela de Artes y Oficios, la Escuela de Bellas Artes, el Conservatorio, el Instituto Central de Varones, la Academia Central de Maestros, las Facultades de Derecho, Medicina é Ingeniería, las Delegaciones de las Municipalidades de la mayor parte de las poblaciones de la República, de los Clubs politicos, de las clases obreras y demás corporaciones, la Municipalidad de la capital, las autoridades departamentales, la prensa, los Subsecretarios del Gobierno, el Poder Judicial, la Comisión Permanente de la Asamblea, y Diputados presents, el Consejo de Estado, el Cuerpo Diplomático y Consular, los Secretaros de Estado, los señores Presidentes de lost res Podres, cerrando el cortejo la Escuela Politécnica y Cuerpos Militares de fuerza efectiva de esta capital, denominados: Guardia de Honor, Batallón Permanente, Batallón Móvil y Artillería, emprendióse la marcha en la dirección indicada en el programa.
    • (En esa época tanto el Instituto Central como las Escuelas Facultativas eran instituciones de educacion exclusivas y prestigiosas a las que solamente asistian varones de las familias más acomodadas de Guatemala).
  4. Se dió puesto al féretro en el centro de la comitiva, llevando a la vanguardia los alumnus de los establecimientos de instrucción pública; a la retaguardia, las corporaciones y demás funcionarios y empleados públicos; y a los lados, una custodia formada por los Jefes y Oficiales existentes que tomaron participio en las fatigas de la campaña del 71, llevando los crespones fúnebres los más antiguos Generales del Ejército Nacional, C.C. Julio García Granados, Felipe Cruz, Luis Molina y Gregorio Solares. 
    • (Solares fue el general de las fuerzas del presidente Vicente Cerna que derrotaron al mariscal Serapio Cruz (Tata Lapo) y cuyas tropas le cortaron la cabeza al fallecido mariscal para exhibirla como trofeo).
  5. Llegado el cortejo al Cementerio, se colocó la urna en el catafalco del salón de duelo; y una vez constituido en él todas las coporaciones, los funcionarios, empleados y demás personas invitadas, el ciudadano diputado Rafael Spínola, por comisión del Poder Legislativo, hizo uso de la palabra en términos propios del acto: a continuación habló don Belisario Herrera a nombre de las clases obreras de la capital y por ultimo, el Síndico de la Municipalidad de la propia capital.
    • (Spínola fue editor de “La Ilustracion Guatemalteca” y Ministro de Estado del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.  El fué el de la idea de celebrar las “Fiestas a Minerva“, pero murio en 1901 y ya no pudo ver el alcance que tuvieron).

     

  6. Reorganizado el cortejo, fueron conducidos los restos al monument erigido, en donde se depositaron en presencia de todos los concurrentes, y en ese mismo momento se hicieron los honores civiles y militares correspondientes al Benemérito de la Patria y al ilustre ex-presidente de la República, General Miguel García Granados.

En fe de lo cual, firman la presente acta los Señores Presidentes de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, los Secretarios de Estado, el Alcalde 1.° Municipal de esta ciudad y el Director de las Casas de Beneficiencia y de este Cementerio, debiendo conservarse este original en el Ministerio de Gobernación y Justicia y depositarse una copia de esta misma acta en el féretro que guarda los restos.

  • Arturo Ubico
    • (Fué el eterno presidente de la Asamblea Legislativa desde el gobierno del general José Maria Reina Barrios, hasta casi el final del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.  Era el padre del general Jorge Ubico.)
  • José María Reina Barrios
    • (Presidente de la Republica y sobrino lejano de J. Rufino Barrios).
  • Antonio Batres Jauregui
    • (Presidente del Organismo Judicial y pocos años después Ministro del gobierno del general Reina Barrios.  A pesar de provenir de una familia conservadora, trabajó para los gobiernos liberales guatemaltecos).
  • Manuel Cabral
  • Próspero Morales
    • (Ministro de Instrucción Publica del gobierno de Reina Barrios.  Años después se alzaria en armas en contra de su antiguo jefe cuando éste intentó extender su mandato presidencial, y luego contra el licenciado Manuel Estrada Cabrera.  Murió intentando combatir al gobierno cabrerista).
  • Manuel Estrada C.
    • (Ministro de Gobernación, sucedió a Reina Barrios en la presidencia cuando éste fue asesinado el 8 de febrero de 1898 y gobernó hasta el 14 de abril de 1920)
  • Ramón A. Salazar
    • (Ministro de Relaciones Exteriores, junto con Rafael Spinola fué uno de los editores de la revista cultural “La Ilustración Guatemalteca” y luego fue ministro de estado de Estrada Cabrera.  Fue ademas escritor, dejando varias obras en las que se mofa de los gobiernos conservadores de Rafael Carrera y de Vicente Cerna)
  • Neri Asturias
  • Rafael Angulo

BIBLIOGRAFIA:

28 de abril de 1897: poco antes de su disolución por el general presidente José María Reina Barrios, la Asamblea Legislativa elige al licenciado Manuel Estrada Cabrera como Primer Designado a la Presidencia de la República

El gabinete del general José María Reina Barrios en 1896.  A su izquierda a parece el licenciado Manuel Estrada Cabrera.  Imagen tomada de “La Ilustración Guatemalteca

Era abril de 1897 y Guatemala estaba inmersa en una gran crisis económica derivada del desplome del precio internacional del café, único producto de exportación de la pequeña República. No hacía ni un año todo era muy diferente: se vivía una bonanza económica sin precedentes y el gobierno estaba construyendo obras faraónicas para mejorar la infraestructura del país, al mismo tiempo que organizaba una Exposición Centroamericana con gran pompa para mostrar el Ferrocarril Interoceánico, que se estaba construyendo, y que era la principal obra emprendida por Reina Barrios.

Hasta entonces, el Ministro de Fomento había sido un licenciado quetzalteco de poco renombre politico que poco a poco se había consolidado por uno de los principales consejeros del presidente: Manuel Estrada Cabrera.  Era tal la confianza que tenía el presidente en su ministro, que el 28 de abril de 1897 la Asamblea Legislativa lo eligió como Primer Designado a la Presidencia por medio del siguientes decreto:

DECRETO NUMERO 360

La Asamblea Legislativa de la República de Guatemala

DECRETA

Artículo Unico: declárase electos por la Asamblea como primer y Segundo designados a la presidencia de la República, respectivamente, a los señores licenciado Manuel Estrada Cabrera y general Manuel Soto.

Pasa el Ejecutivo para su publicación.

Dado en el Palacio del Poder Legislativo a los veintiocho días del mes de abril de 1897.

  • Francisco Villacorta, presidente
  • Feliciano Aguilar, secretario
  • Rafael Spínola, secretario

¡Qué lejos estaban aquellos diputados de imaginar que en menos de un año el licenciado Estrada Cabrera estaría al frente de lo que quedaba de Guatemala tras el caos que se produjo en los meses siguientes! ¡Y mucho menos que lo estaría durante los siguientes veintidós años!

BIBLIOGRAFIA:

 

29 de octubre de 1899: el gobierno liberal del licenciado Manuel Estrada Cabrera establece las Fiestas Minervalias en honor a la juventud estudiosa

El Hipódromo del Norte durante la época del licenciado Estrada Cabrera.  Al centro se encuentra el Templo de Minerva y a la derecho el Mapa en Relieve.  A la izquierda de la imagen está el diamante de béisbol, que luego se convertiría en el estadio “Enrique Torrebiarte”.  Imagen publicada en “El Libro Azul de Guatemala” en 1915.

El licenciado Manuel Estrada Cabrera se autoproclamó impulsor de la educación y la propaganda de ésta fue una de sus principales políticas de gobierno, cuyo ideal era originalmente alcanzar a toda costa el progreso y ponerse al nivel de los países más desarrollados.  Con esto en mente, impulsó una educación laica para preparar al ciudadano acorde con los ideales liberales y en clara oposición a la educación católica que había existido en  Guatemala hasta 1871.

El decreto 604 del 29 de octubre de 1899 y escrito por el mismo Estrada Cabrera, estipula la celebración de las Fiestas de Minerva con el propósito de clausurar el ciclo escolar. Las celebraciones tendrían lugar el último domingo de octubre de cada año.​ Las fiestas incluían un desfile escolar donde participaban las escuelas nacionales y privadas, enseguida había una ceremonia en un lugar abierto, al inicio, y luego en templos construidos especialmente para esta actividad. Luego del discurso oficial y de pequeños actos de baile a cargo de escolares, tenía lugar una merienda para los niños ofrecida por las damas de la sociedad guatemalteca. Finalmente, la tarde terminaba con juegos infantiles, presentaciones de esgrima y en la noche, las fiestas infantiles cedían a los bailes para adultos.​

Las fiestas no fueron inspiración original del president liberal, sino que de uno de sus más ítimos colaboradores, el licenciado Rafael Spínola, un connotado literato y orador que fungía como Ministro de Fomento de la administración cabrerista y quien murió tras una breve enfermedad en 1901. Spínola era el padre de la escritora guatemalteca Magdalena Spínola.

En las primeras fiestas, a un lado de la pista del Hipódromo del Norte, frente a la amplia tribuna oficial para presenciar las carreras de caballos se edificó un templo helénico temporal para celebrar los festivales infantiles.​ Las autoridades escogieron el hipódromo por lo espacioso del lugar y porque la vista desde la tribuna era espléndida.

Durante la primera fiesta de Minerva se desplomó el templo helénico temporal que se había construido para la escenografía de la actividad; luego de un vendaval, el templo cayó sobre la dama que interpretaba a la diosa Minerva y las muchachas que representaban a sus vestales. La población de inmensa mayoría católica comentó que esto había sido un castigo de Dios, por estar celebrando fiestas paganas en detrimento de las celebraciones y creencias católicas.​ No se reportaron heridos de gravedad pero sí la ira de Estrada Cabrera, quien propuso la amonestación a los constructores del templo y prometió mandar a construir un templo sólido imperecedero, que fuera digno de las recién inauguradas celebraciones estudiantiles.

El templo definitivo estuvo listo para las terceras minervalias en 1901; la estructura fue monumental, de construcción muy sólida y con frisos con alegorías griegas. Se le llamó el Palacio de la Ciencia y se convirtió en el principal escenario de las minervalias, localizado en el Hipódromo del Norte de la ciudad de Guatemala. Siguiendo este ejemplo, las cabeceras departamentales y otros pueblos del país se propusieron construir su propio templo, presionados por los Jefes Políticos de la localidad y utilizando sus porpios aportes.14

Las fiestas minervalias contaban con contribuciones de los mejores poetas y escritores nacionales y extranjeros. En 1902, el poeta peruano José Santos Chocano escribió un poema llamado Pro-Minerva y el nicaragüense Ruben Darío otro llamado Pallas Athenea, ambos dedicados a Estrada Cabrera. Por su parte, el escritor guatemalteco Enrique Gómez Carrillo escribió un artículo celebrando como, mientras otros países celebran fiestas en honor a Marte, en Guatemala se hacían en honor a Minerva y la educación.

ALBUMES DE MINERVA:

BIBLIOGRAFIA: