13 de septiembre de 1543: por Real Cedula se establece la Audiencia de los Confines con sede en la Nueva Valladolid de Comayagua

Bu_historia2
Comayagua, Honduras, durante la epoca colonial. En el recuadro: retrato del emperador Carlos V. Imagenes tomadas de Wikimedia Commons.

Después de la destrucción de la ciudad de Santiago de los Caballeros por el deslave del Volcán de Agua el 11 de septiembre de 1541, acaecida pocos meses despues de la muerte del adelantado Pedro de Alvarado, el emperador Carlos V decidió trasladar la Real Audiencia de Guatemala a una nueva sede. Por Real Cédula del 13 de septiembre de 1543 se decidió que la Real Audiencia se llamaría “de Los Confines” y estaría ubicada en la Nueva Valladolid de Comayagua, actualmente en Honduras.1

Aquella nueva Audiencia comprendía las provincias de Guatemala, Nicaragua, Chiapa, Yucatan y Cozumel, Higueras Honduras, y “cualquier provincia e isla que estuviere en la costa y parajes de las dichas provincias“.  De acuerdo a lo estipulado en la ordenanza XI de las Leyes Nuevas, aquella fue una Audiencia Gobernadora, en sustitución de un gobernador provincial de provisión real;  de esta forma, en el distrito de los Confines ya no iba a haber más gobernadores en cada una de las diferentes provincias, sino que la Audiencia iba a gobernar sobre todas ellas.1

El licenciado Alonso de Maldonado fue nombrado presidente de la primera Audiencia y Cancillería Real de los Confines el 1 de marzo de 1543.  El ya habia sido nombrado gobernador interino de Guatemala por el Virrey de Mexico en 1542,2 y junto con él fueron designados como oidores los licenciados Diego de Herrera, Pedro Ramírez de Quinones y Juan Rogel. Herrera y Rogel desembarcaron en Puerto de Caballos, procedentes de Castilla, el 16 de marzo de 1544, mientras que Ramirez de Quinones zarpó de Sanlucar de Barrameda el 3 de noviembre de 1543, llegando al puerto de Nombre de Dios el 9 de enero de 1544.  Inicialmente llego a Panamá, en donde procedió a sustanciar y sentenciar el juicio de residencia de los oidores de la extinta Audiencia Real de Panamá.  Herrera y Rogel, por su parte, se trasladaron de Puerto de Caballos a la villa de San Pedro de Puerto de Caballos (actualmente San Pedro Sula) para esperar la llegada de Alonso de Maldonado, quien tenía que llegar procedente de Santiago de los Caballeros en Guatemala.3

Maldonado les envió una carta informándoles que se iban a reunir en la población de Gracias a Dios, y ante el cabildo del 13 de mayo de 1544, los tres tomaron posesión de sus cargos y celebraron el primer Real Acuerdo, abriendo la primera sesión publica de la Audiencia y Real Cancillería de los Confines el 15 de mayo de 1544.  En esa oportunidad, acordaron que la sede audiencial fuera la población de Gracias a Dios y no la villa de la Nueva Valladolid de Comayagua, como decía la Real Cédula del 13 de septiembre de 1543, amparados en la facultad regia de la que disponían de elección final de sede; tal y como informaron al emperador Carlos V el 30 de diciembre de 1544, eligieron a Gracias a Dios porque “estaba en mejor comarca y más abundante de mantenimientos que las villas de San Pedro y de Comayagua“.3


BIBLIOGRAFIA

  1. Vallejo Garcia-Hevia, Jose Maria (2008). Juicio a un conquistador. Pedro de Alvarado. Su proceso de residencia en Guatemala (1536-1538)  I. Castilla-La Mancha: Marcial Pons Historia. p. 222
  2. Pardo, J. Joaquín [1944] (1984). Efemérides de Antigua Guatemala 1541-1779. Guatemala: Tipografía Nacional.
  3. Vallejo Garcia-Hevia., Juicio a un conquistador, p. 223.

 

2 de marzo de 1542: el Virrey de Nueva España (México) nombra al licenciado Alonso de Maldonado como gobernador interino del Reino de Guatemala

 

2marzo1542
Iglesia de Ciudad Vieja, Guatemala, la cual fue considera por mucho tiempo como la catedral de la ciudad de Santiago de los Caballeros cuando la capital de Guatemala estuvo en Almolonga.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El licenciado Alonso de Maldonado fue nombrado Oidor de la Audiencia de Nueva España (México) en 1530 y estuvo de visita administrativa en el Reino de Guatemala entre 1536 y 1539, fecha en que regresó a México.  En esa época, la capital del Guatemala estaba en lo que actualmente se conoce como Ciudad Vieja, en las faldas del Volcán de Agua.

El 11 de septiembre de 1541, la ciudad capital fue destruida por un deslave que bajó del volcán, matando a la mayoría de sus habitantes entre ellos los jefes de gobierno.  Quedaron a cargo del gobierno interino el obispo Francisco Marroquín y el licenciado Francisco de la Cueva, quienes se encargaron de encontrar un nuevo lugar a donde trasladar la destruida ciudad.

El 2 de marzo de 1542 el Virrey de Nueva España (México) nombró a Maldonado como gobernador interino del Reino de Guatemala, a donde llegó el 17 de mayo y de inmediato empezó a trabajar en el trazo de la nueva capital, Santiago de los Caballeros, asentada ahora en el Valle de Panchoy.  De acuerdo a los documentos de la época: “[…] y fué gran parte su cuidado y diligencia, para que la traza nueva de la ciudad se perfeccionase y los que tenían en ella solares se diesen prisa a los edificar […]” El 25 de mayo, el ayuntamiento criollo informó al virrey de Nueva España que Maldonado había tomado posesión del gobierno de la provincia.

El 9 de septiembre de 1542, el obispo Francisco Marroquín solicitó al ayuntamiento criollo que se hiciera una procesión cada 11 de septiembre para recordar la destrucción de la ciudad.  El ayuntamiento aceptó, y aquella primera procesión se hizo en las ruinas de la antigua capital, ya que no se había hecho el traslado oficial a la nueva ciudad por estar ésta todavía en construcción.

Dada su diligencia para el trabajo, Maldonado fue nombrado primer Presidente de la Real Audiencia de los Confines de Guatemala y Nicaragua el 20 de noviembre de 1542.  De camino a su nuevo puesto, estando en la villa de San Pedro en la actual Honduras, Maldonado escribió al ayuntamiento criollo de la ciudad de Santiago para informarles que el 3 de enero de 1543 habían llegado dos embarcaciones: una procedía de San Lúcar de Barrameda y conducía a “muchas mujeres de Castilla” y la otra provenía de Santo Domingo, trayendo consigo “ciento cincuenta negros“.

Fue hasta el 10 de marzo de 1543 que el ayuntamiento criollo tuvo su primer cabildo en la nueva ciudad, que fue designada como “de Santiago” el 21 de mayo de ese año., fecha en que las autoridades eclesiásticas trasladaron el Santísimo de la antigua catedral a la de la nueva ciudad, consumando así la traslación de la ciudad.

Por su parte, Maldonado vió porque la nueva audiencia de los Confines quedara establecida definitivamente en la ciudad de Gracia a Dios en la provincia de Honduras, lo que consiguió el 16 de septiembre de 1543.  Originalmente, la villa de Comayagua había sido designada por el Rey como residencia de la Audiencia de los Confines; sin embargo, como dicha villa estaba muy distante de las provincias de Chiapas, Soconusco y Guatemala, el licenciado Maldonado trasladó la sede de la Audiencia a la ciudad de Gracias a Dios.

Poco más de un mes después, el ayuntamiento de la ciudad de Santiago le pidió que viajara a España a gestionar la derogación de las ordenanzas de Barcelona, pues consideraba que eso solo contribuiría a despoblar la ciudad y a que los conquistadores y sus descendientes perdieran sus casas y haciendas.  Maldonado no fue a España, pero sí le notificó al ayuntamiento de Santiago el 15 de diciembre de ese año que había comisionado a Bartolomé Marroquín para que asignara y repartiera los pueblos de indios que habían quedado vacantes tras la destrucción de la ciudad el 11 de septiembre de 1541, exceptuando a los que habían sido de Pedro de Alvarado y de su esposa.

A principios de 1544 llegaron los nuevos Oidores y el 14 de mayo de ese año fue recibido el Real Sello en Gracias a Dios, donde se estableció formalmente la Real Audiencia el 16 de mayo de 1544 y el 30 de ese mes fueron pregonadas en la ciudad de Santiago, en voz de Cristóbal de Villatoro las ordenanzas enviadas de la audiencia para el “buen gobierno“.

El 13 de diciembre de 1544, desde Gracias a Dios, Maldonado ordenó al ayuntamiento criollo que no modificara el auto promulgado por Francisco Marroquín y por Francisco de la Cueva, cuando fueron gobernadores de la provincia, acerca de las encomiendas que habían pertenecido a Pedro de Alvarado y a su esposa.  La insistencia de Maldonado al respecto obedecía a que estaba buscando un destino adecuado para los fondos acumulados de dichas encomiendas.

El 26 de enero de 1547 Maldonado informó al ayuntamiento criollo de Santiago que iba a ir de viaje a la provincia de Nicaragua a preparar los auxilios para el padre Francisco de la Gasca, a quien le había encargado el rey que organizara una expedición contra el rebelde Gonzalo Pizarro.  Gasca ya se había comunicado con el ayuntamiento de Guatemala al respecto, pero Maldonado les informaba que pronto iba a llegar el oidor licenciado Ramírez a la ciudad de Santiago y les pedía que le informaran que tenía que reunirse con él en Nicaragua.

El 20 de junio de ese año, la audiencia de los Confines orenó al ayuntamiento de Santiago que los fondos acumulados de las encomiendas del Adelantado y su esposa fueran destinados a cubrir los gastos de la construcción de la nueva catedral de la ciudad, y que fueran administrados por Juan Pérez Dardón.

El 21 de mayo de ese año había llegado la real cédula nombrando presidente de la Audiencia de los Confines al licenciado Alonso López de Cerrato, quien se comunicó con el ayuntamiento de Santiago el 26 de abril de 1548, informando que pronto iba a viajar desde Santo Domingo a hacerse cargo de la audiencia.

Finalmente, el 26 de mayo de 1548 tomó posesión López de Cerrato en sustitución de Maldonado, quien a su vez sucedió a Francisco Montejo en el Adelantamiento de Yucatán.


BIBLIOGRAFIA: