15 de marzo de 1945: asume la presidencia de la República de Guatemala el doctor Juan José Arévalo Bermejo

El Doctor Juan José Arevalo en el despacho presidencial luego de su toma de posesión el 15 de marzo de 1945.  Fotografía de la revista Life.

El 15 de marzo fue la fecha elegida por los gobiernos liberales para iniciar los períodos gubernamentales.  Esta costumbre se mantuvo durante los gobiernos revolucionarios, que utilizaron la misma fecha para la toma de posesión.

Pero es a partir de la Revoluciónd e Octubre de 1944 y el inicio gobierno revolucionario del Dr. Juan José Arévalo el 15 de marzo de 1945 que el gobierno guatemalteco y los gobiernos del resto de América Latina empiezan a mostrar enormes similitudes, pues tras el triunfo de los Estados Unidos y de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial se inició la Guerra Fría entre ambas super potencias.

El dominio del gobierno estadounidense en la region se hizo absoluto, y cualquier grupo que se opusiera a la política norteamericana era acusado de comunista, tal y como ocurría dentro de los mismos Estados Unidos, en donde el movmiento llamada “McCarthismo” buscaba perseguir a todos aquellos considerados como tales.   Por otro lado, el triunfo aliado, que había sido logrado con la bandera de la libertad del ser humano frente a la opresión totalitarian del fascismo y del nacionalsocialismo obligó a cambios radicales en todo el mundo.

Los aliados eran cuatro:  Estados Unidos, Francia, Inglaterra y la Unión Soviética; de éstos, Francia e Inglaterra eran los imperios coloniales más grandes del mundo antes de la Guerra, pero como los Estados Unidos y los soviéticos fueron quienes en realidad ganaron la Guerra, quedaron relegados a un segundo plano y tuvieron que permitir la independencia de sus colonias.  Por ejemplo: Palestina se indendizó de Inglaterra y allí se fundó el Estado de Israel, India se indendizó de Inglaterra formando varios países, el Congo de independizó de Francia y de Bélgica, etc.  Por su parte, los Estados Unidos dejaron de llamar colonias a sus territorios y convirtieron a Hawaii y Alaska en estados y al resto de territories en “Estados Libres Asociados” (entre ellos Puerto Rico y Guam).

En este estado de cosas, se empezaron a promulgar leyes a favor de los trabajadores, las cuales tuvieron su origen en el “New Deal” que impulsó el presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, las cuales fueron implementadas por el gobierno del Dr. Arévalo en Guatemala. A partir de entonces, el gobierno arevalista ha quedado como uno de los mejores que ha tenido el país pues se implementó el Código de Trabajo, la ley del Servicio Civil, los sindicatos , el Instituto Guatemalteco de Seguro Social y grandes cambios en la educación.

Pero lo que no se enseña en la historia guatemalteca es que lo mismo ocurrió en el resto de países de la región.  Por ejemplo, el mismo tipo de leyes fue implementado por el gobierno del general Juan Domingo Perón en la Argentina, durante la misma época.  Y como luego ocurriría durante el gobierno de Arbenz, cuando los gobiernos de la región tomaban una dirección socialista, ocurrían golpes de estado militares apoyados por transnacionales estadounidenses.   Hubo golpes de estado seguidos de regímenes militares totalitarios muy similares a los de Franco, Hitler y Mussolini, pero ahora apoyados por el gobierno estadounidense.  Los derrocamientos de Rómulo Gallegos en Venezuela (petróleo), jacobo Arbenz (bananeras) y de Salvador Allende en Chile (cobre), son solo un ejemplo.

Durante los regímenes militares surgieron grupos comunistas en la región en la década de 1960, inspirados y patrocinados por la revolución cubana de 1959 y con el apoyo logístico de la Unión Soviética y los países de la Cortina de Hierro.  En Guatemala surgieron el Ejército Guerrillero de los Pobres, la Organización del Pueblo en Armas y las Fuerzas Armadas Rebeldes, mientras que en El Salvador surgió el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, en Nicaragua el Frente Sandinista de Liberación Nacional y en Perú, el movimiento Tupac Amaru y Sendero Luminoso.  Los grupos guerrilleros estaban muy bien organizados y tenían contactos internacionales; por ejemplo, cuando el dictador Anastasio Somoza fue derrocado y se refugió en Paraguay, fue asesinado allí por un comando guerrillero argentino.

Tras las guerras de guerrillas siguieron gobiernos de transición por gobernantes civiles.  Así llegó Raúl Alfonsín al gobierno de Argentina y Vinicio Cerezo al de Guatemala, por poner un ejemplo.  De hecho, hasta la privatización impulsada por el gobierno de Alvaro Arzú a finales de la década de 1990 estuvo de la mano de privatizaciones que ocurrieron en toda América Latina en la misma época.

BIBLIOGRAFIA:

 

 

4 de julio de 1944: el triunviro general Federico Ponce Vaides obliga a la Asamblea Legisltiva a nombrarlo presidento interino

 

Retrato del general Federido Ponce Vaides durante su corta presidencia.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Contrario a la opinion popular la Revolución de Octubre de 1944 no derrocó al general Jorge Ubico, sino que a su sucesor, el general Federico Ponce Vaides.

Debido a que los Estados Unidos estaban inmersos en la Segunda Guerra Mundial, Ubico no contaba con su principal aliado, la United Fruit Company, ya que ésta había tenido que proporcionar a la marina estadounidense su flota mercante “Great White Fleet” y estaba sufriendo pérdidas considerables cuando los alemanes hundían sus buques.  Ubico entonces perdió el control de la situación en Guatemala anteuna ola de protestas contra su régimen y prefirió renunciar antes que se produjera una guerra civil el 1 de julio de 1944.

En su lugar, dejó a los tres militares de menor capacidad: Federico Ponce, Trinidad Oliva y Buevaventura Pineda, en lo que algunos historiadores consideran como un castigo para Guatemala por pedirle su renuncia y otros, como un juego politico de Roderico Anzueto, quien pensaba en utilizer a los triunviros a su antojo.

Ya en el poder, a los triunviros les correspondía llamar a elecciones, lo cual fue aprovechado por los activistas civiles que se habían movilizado para derrocar el gobierno de Ubico para exigir a la asamblea que se designara como presidente interino al Dr. Carlos Federico Mora, reconocido profesional universitario.​ Llegaron incluso a enviar comisiones para ir a traer a cada uno de los diputados que faltaban para hacer quorum a su casa de habitación. Ya con los diputados necesarios, el acto de la Asamblea Legislativa se estaba desarrollando con toda intensidad, cuando ingresó al recinto legislativo un contingente de soldados al mando del coronel Alfredo Castañeda y una compañía de Cadetes de la Escuela Politécnica al mando del capitán Jacobo Árbenz Guzmán y ordenaron a todos los presentes desalojar el recinto. Tras el desalojo forzado de la Asamblea, los militares impidieron a los diputados que se retiraran, y éstos designaron al general Ponce Vaides como presidente, en una sesión a puerta cerrada. A los pocos días de haber llegado al poder, el nuevo presidente obligó a los indígenas que vivían en la capital del país a desfilar con garrotes para intimidar a la población civil.

El gobierno de Ponce sería derrocado el 20 de octubre de 1944 en la llamada “Revolución de Octubre”.

BIBLIOGRAFIA:

1 de octubre de 1944: el gobierno del presidente interino general Federico Ponce Vaides asesina al periodista Alejandro Córdova, fundador y director del periódico “El Imparcial”

El famoso Muñequito de “El Imparcial”, obra de Alfonso Campins Raymundo.  El logo con el quetzal estilizado fue obra de Carlos Mérida.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Entre 1840 y 1944, solamente durante el gobierno del general José María Reina Barrios (1892-1898) hubo verdadera libertad de prensa.  Todos los periódicos repetían la historia oficial y adulaban al presidente de turno, ya fuera conservador (como el general Carrera o el Mariscal Cerna) o liberal (como Barrios, Estrada Cabrera y Ubico).  El fin de la libertad de prensa se puede ver muy bien en la revista “La Ilustración del Pacífico” de 1897-98, en la cual al principio se hace una dura crítica a las políticas económicas del gobierno de Reina Barrios, pero luego del asesinato del presidente ya solamente se hace crítica literaria de poemas superficiales.  De hecho, la revista ni siquiera reporta las revoluciones de 1897 ni el magnicidio.

Durante el breve gobierno de Carlos Herrera hubo nuevamente libertad de expresión, pero esto duró solamente entre 1920 y 1921.  Luego, el gobierno de Lázaro Chacón toleró la libertad de prensa, pero todo terminó en diciembre de 1930, cuando tuvo que renunciar por un derrame cerebral.

Con la entrada al poder del general Jorge Ubico se regresó al sistema totalitario de su mentor, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, y toda la prensa pasó a repetir la versión oficial.  Entre los periódicos que se plegaron a esta nueva forma de periodismo estuvieron “Nuestro Diario” de Federico Hernández de León y “El Imparcial” de Alejandro Córdova. Incluso el mismo Miguel Angel Asturias se dedicó a adular al regimen desde su programa radial “Tribuna del Aire”.  Por cierto, que Hernández de León pasó de ser un perseguido político de Estrada Cabrera, a ser uno de los principales aduladores del general Ubico, llegando incluso a escribir la serie de “Viajes Presidenciales” en las que relata las incidencias de las visitas departamentales que hacía Ubico.

Tras la renuncia del general Ubico el 1 de julio de 1944, la prensa se sacudió un poco la mordaza y Alejandro Córdova adoptó un papel protagónico en el congreso pidiendo que se nombrada al doctor Carlos Federico Mora como presidente interino y luego criticando el régimen del presidente interino, general Federico Ponce Vaides.  Debido a esto, en la madrugada del 1 de octubre de 1944, cuando Córdova y el industrial Fredy Koenisberger (propietario de la ferretería El Candado Dorado) regresaban a su casa en la Villa de Guadalupe a eso de las 3 de la madrugada, fueron asesinados por agentes del gobierno.

Los autores materiales del atentado (Federico Paiz Madrid, Luis Ochoa del Cid y José Manuel Herrera Muñoz) fueron capturados después de la revolución del 20 de octubre.  Madrid murió en el enfrentamiento con la policía, mientras que Ochoa y Herrera fueron condenados a largas penas de cárcel.  En cuanto a Córdova, pasó a la posterior como un mártir de la Revolución de Octubre, a pesar de haber sido uno de los principales aduladores del régimen ubiquista.

BIBLIOGRAFIA:

 

  • De los Ríos, Efraín (1948). Ombres contra Hombres. México: Fondo de la Cultura de la Universidad de México. 
  • Macías del Real, A. (1 de agosto de 1897). «Resumen Quincenal». La Ilustración del Pacífico (Guatemala: Siguere, Guirola y Cía) II (25). 
  • — (1 de agosto de 1897). «Resumen Quincenal». La Ilustración del Pacífico (Guatemala: Siguere, Guirola y Cía) II (27).
  • Miguel, José (2009). «La muerte de Alejandro Córdova». El blog chapín. Guatemala. Archivado desde el original el 17 de abril de 2014.
  • Pilón de Pacheco, Marta (1968). Miguel Angel Asturias: Semblanza para el estudio de su vida y obra. Guatemala: Cultural Centroamericana. OCLC 2779332.
  • Pinelo López, Marco Tulio; Arredondo Crasborn, Iván (24 de febrero de 2012). «Origen de la celebración del día del normalista – 25 de septiembre». Servicios Técnicos Arredondo (Petén, Guatemala).
  • Sabino, Carlos (2007). Guatemala, la historia silenciada (1944-1989). Tomo 1: Revolución y Liberación. Guatemala: Fondo de Cultura Económica.

 

 

4 de julio de 1944: fuerzas del ejército desalojan la Asamblea Legislativa por orden de Federico Ponce Vaides quien se autonombra presidente de Guatemala

 

Retrato del general Ponce Vaides, cuando era presidente de Guatemala. Tomado de Wikimedia Commons.

Tras la renuncia del general Jorge Ubico, se instituyó un triunvirato militar conformado por los generales Federico Ponce Vaides, Buenaventura Pineda y Eduardo Villagrán Ariza.  Existen varias versiones sobre por qué Ubico nombró a los tres generales más incapaces y beodos de su ejército y he aquí algunas hipótesis:

  1. El coronel Roderico Anzueto los eligió para poder manejarlos a su sabor y antojo luego de la renuncia de Ubico.
  2. Los generales únicamente fueron a consultare a Ubico sobre su estado de ánimo, pero don Jorge creyó que iban a pedirle la renuncia y se las tiró, diciéndoles: “¡Allí está esa su m#$@!”
  3. Ubico nombró a los tres generales como una burla al pueblo luego de su renuncia.  Cuando los generales llegaron a preguntar quien podría sucederlo el les contestó: “¡ustedes tres!”

Sea como fuere, el 4 de julio se hizo una sesión en la Asamblea Legislativa en donde el grupo de estudiantes universtarios de las diferentes escuelas facultativas de la Ciudad de Guatemala exigían que se nombrara como presidente al doctor Carlos Federico Mora.  El director del periódico El Imparcial, Alejandro Córdova dio un discurso apoyando al estudiantado dejando por un lado trece años de sumisión al gobierno ubiquista, razón por la cual, Pone Vaides ordenaría su asesinato unos días más tarde.

En medio de la discusión se presentó un batallón del ejército comandado por el entonces capitán Jacobo Arbenz, el que desalojó a los presentes disparando al aire.  La Aamblea fue entonces forzada a nombrar a Ponce Vaides como presidente en lugar de Ubico.

Se dice que Arbenz renunció al ejército tras este hecho y empezó a trabajar en la clandestinidad para derrocar al gobierno de Ponce Vaides, el cual fue derrocado finalmente tras la revolución del 20 de octubre de ese año, dirigada por Arbenz (que representaba a los oficiales egresados de la Escuela Politécnica), por el mayor Francisco Javier Arana, que representaba a los oficiales de línea del ejército (es decir, a los que no tenían estudios en la Politécnica) y por el ciudadano Jorge Toriello Garrido (representante de los criollos conservadores).

BIBLIOGRAFIA: