31 de enero de 1823: el Acta de «Casa-Mata»

Pronunciamiento de Casa-Mata en México provoca la caída de Iturbide y permite a Centroamérica recuperar su soberanía

Entrada triunfal de Agustín de Iturbide en México, en 1821. Luego de ser proclamado emperador, su ambición desmedida provocó el rechazo del pueblo que antes lo aclamara. En el recuadro: el general italiano Vicente Filísola, quien gobernó Centroamérica bajo las órdenes de Iturbide. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.
Entrada triunfal de Agustín de Iturbide en México, en 1821. Luego de ser proclamado emperador, su ambición desmedida provocó el rechazo del pueblo que antes lo aclamara. En el recuadro: el general italiano Vincenzo Filísola, quien gobernó Centroamérica bajo las órdenes de Iturbide. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El proceso de independencia en México fue muy largo y complejo, y costó mucha sangre y dinero.  Finalemente, el Plan de Iguala y los tratados de Córdova permitieron al oscuro sargento Agustín de Iturbide llegar a convertirse en el emperador de México en 1821.1 Poco después, el 15 de septiembre, Centroamérica declaró su independencia de España2 e Iturbide presionó a sus nuevas autoridades, hasta que finalmente se firmó la Anexión de Centroamérica al Imperio de Iturbide el 5 de enero de 1822.3

Con esta anexión las provincias centroamericanas empezaron a pagar impuestos para el Emperador, quien envió al general Vincenzo Filísola a hacerse cargo de la región en lugar de Gaínza. Por cierto que Filísola era un ciudadano de Italia que formaba parte del ejército español y terminó sirviendo al emperador mexicano debido al giro que habían tomado los acontecimientos.4

Aquella anexión tardó poco más de un año, que fue verdaderamente desastroso para la región centroamericana; aparte de los elevados impuestos que hubo que pagar, hubo los levantamientos en El Salvador que fueron sofocados a sangre y fuego por Filísola

Los desatinos del Emperador Iturbide provocaron su inevitable caída ya que en lugar de preocuparse por una administración eficiente de su enorme imperio, Iturbide se ocupó en su propia coronación, en la creación de honores y distinciones para sus cortesanos y en la de la Orden Guadalupana, para lo que gestionó un préstamo con Inglaterra, pues las arcas nacionales habían quedado vacías tras la guerra de independencia.5

Ante esta situación, los diputados se opusieron a los designios del emperador, y éste disolvió el Congreso el 31 de octubre de 1822 pretextando que había una conjuración de diputados, he hizo prisioneros a varios de ellos.  Entre los que estuvieron en prisión estuvieron los diputados por Centroamérica, José Cecilio del Valle, Juan de Dios Mayorga, Marcial Zebadúa y Santiago Milla.6

En respuesta a esto, el general López de Santa Anna se rebeló y proclamó la república mexicana aunque sus fuerzas fueron derrotadas en Xalapa.  La situación se tornó insostenible para el Emperador y entonce se produjo el pronunciamiento militar conocido como «Acta de Casa-Mata«, que dice así:7

Acta de Casa-Mata

Los señores general de división, jefes de cuerpos sueltos y oficiales del Estado Mayor, y uno por clase del ejército, reunidos en el alojamiento del general en jefe para tratar sobre la toma de Veracruz, y de los peligros que amenazan a la patria por falta de representación nacional, único baluarte que sostiene la libertad civil; después de haber discutido extremadamente sobre su felicidad con presencia del voto general, acordamos en este día lo siguiente:

Artículo 1°. Siendo inconcuso que la soberanía reside exclusivamente en la nación, se instalará el Congreso a la mayor posible brevedad.

Artículo 2°. La convocatoria se hará bajo las bases prescritas para las primeras.

Artículo 3°. Respecto a que entren los señores diputados que formaron el extinguido Congreso, hubo algunos que por sus ideas liberales y firmea de carácter se hicieron acreedores al aprecio público, al paso que otros no correspondieron debidamente a la confianza que en ellos se depositó, tendrán las provincias la libre facultad de reelegir los primeros, y sustituir a los segundos con sujetos más idóneos para el desempeño de sus arduas obligaciones.

Artículo 4°. Luego que se reunan los representantes de la nación, fijarán su residencia en la ciudad o pueblo que estimen por más conveniente, para dar principio a sus sesiones.

Artículo 5°. Los cuerpos que componen este ejército y los que sucesivamente se adhieran a este plan, ratificarán el solemne juramento de sostener a toda costa a la representación nacional y todas sus decisiones fundamentales.

Artículo 6°. Los jefes, oficiales y tropa, que no estén conformes con sacrificarse por el bien de la patria, podrán trasladarse donde les convenga.

Artículo 7°. Se nombrará una comisión con igual copia en la plaza de Veracruz, a proponer al gobernador y corporaciones de ella lo acordado por el ejército, para ver si se adhieren a él o no.

Artículo 8°. Obra a los jefes de los cuerpos dependientes de este ejérctio, que se hallan sitiando el puente y las villas.

Artículo 9°. En el interín contesta el supremo gobierno de lo acordado por el ejército, la diputación provincial de esta provincia será la que delibere en la parte administrativa, si aquella resolución fuese de acuerdo con su opinión.

Artículo 10°. El ejército nunca atentará contra la persona del Emperador, pues lo contempla decidido por la representación nacional.

Artículo 11°. Aquél se situará en las villas o en donde las circunstancias lo exijan y no se desmembrará por pretexto alguno hasta que lo disponga el soberano Congreso, atendiendo a que será el que los sostenga en sus deliberaciones.

Casa-Mata. 1°. de febrero de 1823.

    • José Antonio Echávarri
    • [Siguen las firmas de los oficiales]7

Esta acta fue prácticamente un golpe militar contra el Emperador, quien tuvo que abdicar y salír huyendo de Tacubaya, perseguido por la plebe que lo insultaba y finalmente se embarcó hacia Italia.  Cuando Filísola se enteró de la caída de Iturbide poco después de haber sometido a El Salvador, se dio cuenta de que lo mejor era convocar a una Asamblea Constituyente en Centro América para que ésta recuperara su soberanía,8 lo que se hizo por medio del acta del 1 de julio de 1823, en la que se estipula que Centro América era independiente de España, de México y de cualquiera otra potencia, y que no era el patrimonio de persona ni de familia alguna.  Por su parte, la región de Chiapas aprovechó la recién recuperada independencia para unirse a México definitivamente.9

Una vez reunida la Asamblea y redactada el Acta de Independencia de las Provincias Unidas del Centro de América, Filísola abandonó la región para siempre, dejándola en manos de los criollos conservadores y de los criollos liberales, que terminaron por desmembrarla debido a su mutua animadversión.10


NOTAS:

  • a: el licenciado José Cecilio del Valle logró salir de prisión y llegó ser el Primer Ministro de Iturbide

BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1963) [1926]. El Libro de las Efemérides; capítulos de la Historia de América Central. V. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 178.
  2. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, 1821-1869 I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 11-14.
  3. Irisarri, Antonio José (1862). Refutacion de la refutacion que Don Lorenzo Montufar ha publicado en Paris de las que él llama Aserciones Erróneas publicadas por el Monitor Universal del 16 de mayo último sobre la guerra de Guatemala contra San Salvador I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. p. 18.
  4. Herrera-Mena, Sajid Alfredo (2018). Espacios y opinión pública durante la anexión del Reino de Guatemala a México: San Salvador, 1821 En: LiminaRXVII, (1) México: Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica. ORCID: http://orcid.org/0000-0002-5998-9541 
  5. Hernández de León, El Libro de las Efemérides, p. 179.
  6. Ibid., p. 229.
  7. Ibid., pp. 179-180.
  8. Hernández de León, Federico (12 de febrero de 1926) “El capítulo de las efemérides: 12 de febrero de 1823, Filísola recibe copia del Acta de Casa de Mata”. Guatemala: Nuestro Diario.
  9. Pineda de Mont, Recopilación de las leyes de Guatemala, 1821-1869, pp. 24-30.
  10. Hernández de León, El Libro de las Efemérides, p. 181.

31 de octubre de 1755: finalizan camino entre Omoa y Santiago de Guatemala

Finalizan el camino entre el puerto de Omoa, en la costa de Honduras, y la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.

31octubre1755
Un camino en Guatemala en 1840, aproximadamente. Así eran todos los caminos en el Estado en esa época. Nótese el uso de indígenas para transportar carga y viajeros cuando los caballos no pueden transitar por las veredas. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

La estructural vial de la Capitanía General de Guatemala era paupérrima, al punto que la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala se comunicaba con el resto del Reino por medio caminos  de herradura, que en general eran escabrosos y difíciles y que estaban eran  interrumpidos por ríos y barrancos. Aunado a esto, lo insalubre de las regiones selváticas de Izabal, Verapaz y Petén provocaba que muchos viajeros procedentes de España contrajeran paludismo y perdieran la razón en su camino hacia la capital del Reino.Nota

Las vías de comunicación eran de vital importancia, pero la teconología de la época no permitía que se construyeran caminos adecuados. Desde el prinicipio de la colonia, el 28 de enero de 1538, el emperador Carlos V, ordenó que se construyeran y conservaran caminos y puentes para que pudieran transitar carretas, y  con ello ayudar a evitar que los indígenas cargaran carga y personas. Luego, por medio de la Real Cédula del 20 de enero de  1541 se ordenó a los Ayuntamientos que tuvieran bajo su cuidado la  construcción y conservación de caminos.1

Para tener mejor  comunicación con el puerto de lztapa, ubicado en la costa del Océano Pacífico, el 31 de julio de 1538 el Cabildo dispuso abrir un camino de carretas, de modo que pudiera ir una y venir otra, salvo en los estrechos. Se ofreció a quienes lo abrieran el privilegio de  comerciar con las carretas por dos años o vender sus derechos. El 22 de  agosto de dicho año propuso tomarlo Antonio Salazar, pidiendo se doblase  a cuatro años la concesión, porque la carretada hasta la mar no pasaba  de veintisiete pesos, por lo que los miembros del Cabildo le concedieron tres años el 31 de enero de 1539. El camino que construyó  Salazar era una vereda por donde podían pasar las carretas tiradas por  bueyes y mulas.1

Tras la destrucción de la capital del Reino en Santiago de los Caballeros el 11 de septiembre de 1541, los esfuerzos de infraestructura se enfocaron en la reconstrucción de la capital que fue trasladada al Valle de Panchoy.2 Finalmente, el licenciado Alonso López Cerrato, presidente de la Real Audiencia, presentó un proyecto para la construcción  de varios caminos en la provincia de Guatemala el 9 de noviembre de 1548, y luego, en junio de 1549  el monarca español ordenó que se enviaran bestias de carga a Guatemala, y envió órdenes a  López Cerrato para que se gastaran de su Real Hacienda mil pesos oro para abrir  caminos al Golfo y al Mar del Sur.1

El 7 de julio de 1550 la Real Audiencia de los Confines fue trasladada nuevamente a la ciudad de Santiago de los Caballeros3 y ésta anunció al rey que se había  iniciado la construcción de una vía que comunicaría la nueva capital de Santiago de los Caballeros con las  costas del norte, la cual fue concluida en 1576.1

Cuando era capitán general Alonso Criado de Castilla se descubrió y comenzó á utilizar el puerto de Santo Tomás de Aquino, que actualmente se conoce como “Santo Tomás de Castilla”, en su honor.  Para  1615, cuatro años después del fallecimiento de Criado de Castilla, avanzaba la construcción del camino entre Santiago de los Caballeros el puerto, bajo los auspicios de su sucesor, el Conde de la Gomera.4

Finalmente, en octubre de 1754, durante el gobierno del Mariscal de Campo Alonso Arcos y Moreno se dispuso llevar a cabo el reconocimiento de un  posible camino desde Santiago de los Caballeros de Guatemala hasta el puerto de Omoa en las costa de Honduras. Este camino se inició desde  Omoa y el 31 de octubre de 1755 se unió en Gualán, con el trazo hecho  por Pedro Truco que saliendo de la capital de la Capitanía General, pasaba por Mixco hasta llegar a la ribera del río Motagua, que desde entonces ha servido como la principal vía de comunicación desde las regiones del altiplano guatemalteco y los puertos en el Atlántico.1

La construcción de caminos no mejoró luego de la Independencia de Centroamérica, ya que los criollos locales se enfrascaron en una guerra civil que provocó que la región se mantuviera prácticamente estancada hasta 1851.5 En Guatemala, no fue sino hasta el gobierno de J. Rufino Barrios (1873-1885) que se utilizó el trabajo forzoso de indígenas para abrir caminos que permitiera sacar la producción de café de las nuevas plantaciones que se formaron con el cultivo a gran escala de ese grano, y posteriormente, el mismo gobernante introdujo el ferrocarril para el transporte de la producción de las mismas fincas.6


NOTAS:

  • Debido a esto, llegar a la costa actual de Belice era sumamente difícil y esto fue aprovechado por los corsarios ingleses, que establecieron un enclave en la región a la que no podían llegar ni las autoridades de Yucatán, ni las de Guatemala. Este enclave —que se extendía desde Yucatán hasta el río Belice— era controlado por la corona británica desde la isla de Jamaica y luego de la Independencia de Centroamérica fue el centro de operaciones de los ingleses en la región.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Dirección General de Caminos (s.f.) La Dirección General de Caminos, Quiénes Somos. Guatemala: Ministerio de Comunicaciones, Gobierno de Guatemala.
  2. Pardo, J. Joaquín (1944). Efemérides de la Antigua Guatemala, 1541-1779. Guatemala: Unión Tipográfica. pp. 1-2.
  3. Ibid., p. 7.
  4. Ibid., pp. 31-37.
  5. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.
  6. Gobierno de Guatemala (1881). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1871-1876 I. Guatemala: Tipografía El Progreso. pp. 304-306.

31 de agosto de 1544: conquistadores apelan las Leyes Nuevas

La Real Audiencia de los Confines informa al Emperador de España que Santiago de los Caballeros había apelado las Leyes Nuevas

31agosto1543
Lienzo de Tlaxcala, mostrando los combates entre los indígenas tlaxcaltecas y las tropas de Pedro de Alvarado contra las tropas de la región de Iximché. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El 31 de agosto de 1544, el presidente de la Real Audiencia de los Confines, situada en Gracias a Dios, avisó al Emperador que el Cabildo de Guatemala había apelado las Leyes Nuevas, incluyendo el capítulo de los esclavos indígenas, porque los conquistadores no podían exhibir otro título que el de haber tomado a los esclavos en la guerra y que fueron marcados con hierro candente por orden de los capitanes conquistadores y de los gobernadores.  En otras palabras, no les era fácil demostrar que poseían esclavos legítimamente.1 Y, debido a su codicia, decían: «estamos tan escandalizados como si nos enviara a mandar cortar las cabezas» y querían que el rey les compensara por esto, diciendo «páguenos vuestra majestad lo que nos debe y háganos grandes mercedes.1

Ahora bien, ¿qué eran las Leyes Nuevas? Para empezar con esta explicación, se debe hacer un resumen de cómo funcionaba la esclavitud de indígenas en la época de la conquista española.  Cuando Alvarado conquistó el altiplano guatemalteco en 1524, hizo esclavos a los indígenas de Cuzcatlán, Izcuyntepeque, Pazaco, Acaxocal y Tuculcalco; de acuerdo a la lógica del sanguinario conquistador español, data la multitud de indígenas y el corto número de cristianos, no se consquistaría la región si no fuese por los castigos.  Además, aparte de los esclavos de guerra, los españoles también adquirieron esclavos de rescate, que eran aquellos que ya eran esclavos de los indígenas antes de la consquista y que pasaron a manos de los españoles.2

Inicilamente, el aniquilamiento y esclavitud de los indígenas fueron permitidos por los Reyes Católicos debido a que los nativos resistían a los predicadores de la fe católica a mano armada; pero luego, cuando la codicia desenfrenada de los conquistadores amenazaba con despoblar la región recién conquistada, se ordenó en 1530 que ya no se tomaran esclavos indígenas. Los conquistadores guatemaltecos no aceptaron de buen grado esta cédula antiesclavista, ya que estaban acostumbrados a tomar esclavos, y luego de marcar a los indígenas con hierro,  a comerciar con ellos enviándolos a Panamá.  El Ayuntamiento de Guatemala replicó al rey que no podían estar sin esclavos porque ya estaban empezando a extraer oro y porque era necesario esclavizarlos porque eran «acabados de conquistar, indomables y contumaces«.  Suplican al rey que se permita seguir esclavizando y herrando a los indígenas, tanto de guerra como de rescate, para siempre o al menos por el tiempo que el gobernante lo considere necesario.  También hacían ver al rey que muchos estaban endeudados porque habían quintado a los esclavos, y luego éstos habían sido transferidos a otro propietario o habían muerto, pero los conquistadores tenían que seguir pasando el derecho al quinto a favor de la Real Hacienda; en virtud de esto, suplicaban que les perdonaran esas deudas a la Hacienda.3

Aquella solitud guatemalteca surtió efecto y los conquistadores siguieron teniendo esclavos, por lo menos de rescate;  de hecho, llegaron al colmo de agradecer al Rey porque «si dicha provisión se hubiese de ejecutar, demás del notorio agravio y perjuicio que de ella redundaría a la población de la tierra y a los pobladores de ella, por quitarles y prohibir que no puedan rescatqar ni contratar los esclavos que los caciques e indígenas tienen por esclavos, a los mismos indígenas se les seguiría mucho daño, por quitarles el beneficio que recibían en salir de poder de los caciques e indígenas que los tenían como esclavos, por el peligro en que estaban de ser sacrificados, demás que en venir a poder de los cristanos podrían ser instruidos y doctrinados en las cosas de la fe4

En cuanto a los esclavos de guerra, la real cédula de Balpuche del 19 d emarzo de 1533 hizo valer que se tomaran esclavos de esa índole porque todavía había varios caciques de guerra que no estaban dispuestos a aceptar el señorío del rey ni admitir la predicación cristiana.4 Aquella cédula dejaba a Pedro de Alvarado y al obispo Francisco Marroquín la prerrogativa de decidir si se podía o no hacer guerra con justicia y tomar esclavos de la misma; en sentido práctico, los conquistadores guatemaltecos volvieron a gozar del derecho de tener esclavos indígenas de rescate y de guerra.5

Pero la costumbre de marcar a los indígenas con hierro candente en Guatemala hizo que varias autoridades se quejaran ante el rey. Por ejemplo, los franciscanos de México decían que aquella costumbre iba en contra de la ley divina, y que se debía más a la codicia de los conquistadores y caciques, que llegaban al colmo de entregar maceguales —es decir, indígenas comunes que no eran esclavos— como esclavos de rescate.6 Por su parte, el dominico Bartolomé de Las Casas relató en 1535 que en la región «no hay ningún esclavo indígena que justamente lo sea o lo haya sido«, y que la codicia de los conquistadores había llevado más de 12,000 indígenas guatemaltecos, 25,000 nicaragüenses, y 15,000 de las otras regiones al Perú y que «todos eran muertos«; de hecho, concluye diciendo que la gobernación de Guatemala «asola y destruye«.7

En 1539, la corona tomó medidas para evitar la esclavitud de indígenas de rescate.  Primero, privó a los españoles del derecho de rescartar esclavos, pues los cacíques y principales indígenas de Gutaemala tomaban esclavos a los nativos maceguales por cualquier excusa y luego los vendían a los españoles como esclavos de rescate; así pues, la cédula del 31 de enero de 1539 prohibió que se compraran esclavos por este método y que los caciques o principales pretendieran vender sus esclavos a los conquistadores.8

No fue sino hasta la promulgación de las Leyes Nuevas el 20 de noviembre de 1542 que se eliminó la esclavitud por guerra; las leyes decían: «por ninguna causa de guerra ni otra alguna, aunque sea so título de rebelión, ni por rescate, ni de otra manera, no se pueda hacer esclavo indígena alguno: y queremos que sean tratados como vasallos nuestros de la Corona de Castilla, pues lo son«. 8


BIBLIOGRAFIA:

  1. Zavala, Silvio. (1945). Contribución a la historia de las instituciones coloniales en Guatemala. En: Jornadas.  México: El Colegio de México. pp.24-26.
  2. Ibid., pp. 11-12.
  3. Ibid., pp. 13-14.
  4. Ibid., p. 16.
  5. Ibid., p. 17.
  6. Ibid., p. 18.
  7. Ibid., pp. 19-20.
  8. Ibid., p. 21.

31 de diciembre de 1789: llega el Capitán General Martínez del Rincón

Ingresa a la Nueva Guatemala de la Asunción el nuevo Capitán General Bernardo Troncoso Martínez del Rincón.

31diciembre1789
El escudo del Imperio Español en la época de 1770, que se encuentra en la fachada principal del Palacio de los Capitanes Generales en la ciudad de Antigua Guatemala.  Esta fue la sede del gobierno hasta 1773 y se encontraba en ruinas cuando llegó Troncoso y Martínez a la nueva capital en 1789. Imagen de HoyHistoriaGT.

Cuando el capitán general José Estachería fue elevado a gobernador de Pamplona en España, fue nombrado para sucederlo el 4 de julio de 1789 el gobernador de Veracruz, el mariscal de campo de los Reales Ejércitos Bernardo Troncoso Martínez del Rincón, quien llegó a la recién fundada ciudad de la Nueva Guatemala de la Asunción el 31 de diciembre de 1789. Troncoso Martínez provenía de Venezuela, en donde era comandante general interino.1

El nuevo capitán general ingresó en los Reales Ejércitos como soldado a los quince años, y fue nombrado cadete en 1734. Participó en diversas acciones de las campañas de Italia de los años cuarenta y posteriormente también participó en la guerra de Portugal de 1762-63.  Siendo teniente coronel del regimiento de Infantería de África, fue nombrado coronel graduado de Infantería el 11 de abril de 1770, interviniendo al año siguiente en la fracasada expedición de Argel. Era coronel del regimiento de Infantería de Guadalajara cuando fue ascendido a brigadier de Infantería el 5 de febrero de 1776. Tras tomar parte en el sitio de Gibraltar en 1779 pasó a la expedición de La Habana de 1780 como inspector de provisiones y luego a Venezuela en 1786 como comandante interino.1

Ya en Guatemala, fue ascendido a teniente general de los Reales Ejércitos el 26 de febrero de 1791 y no tuvo mayores sobresaltos durante su presidencia, aunque tuvo que continuar con la construcción de la nueva capital. Si bien el excapitán general Matías de Gálvez tuvo mucho participación en dicha construcción junto con el arzobispo de Guatemala, Cayetano de Francos y Monroy entre 1779 y 1783, la misma distaba todavía mucho de alcanzar un nivel de infraestructura aceptable, ya no digamos el esplendor que había tenido la destruída ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala. Por esa razón, en noviembre de 1792 Troncoso Martínez envió una misiva al Rey indicándole que era urgente la creación de un Protomedicato que formara buenos profesores bajo términos detallados en las leyes, y solicitando a Su Majestad que se nombrara al doctor José Felipe Flores, entonces Catedrático de Prima de Medicina de la Real y Pontificia Universidad de San Carlos para que se ocupara temporalmente del cargo de Protomédico en lo que se construía un edificio adecuado para el efecto.2

Por su avanzada edad, solicitó entregar el cargo, y José Domás y Valle, quien era Jefe de Escuadra de la Real Armada y había sido gobernador de Panamá, fue nombrado en su lugar. Domás y Valle ingresó a la Ciudad de Guatemala escoltado por dragones y en un carruaje proporcionado por Troncoso Martínez el 25 de mayo de 1794. Y como era también de avanzada edad los vecinos decían: “¡Otra cáscara para la silla de la gobernación!1

Pero ya en España, todavía fue destinado a la isla de Mallorca en julio de 1798, y como militar de mayor graduación debió hacerse cargo de la capitanía general interinamente en noviembre de dicho año y durante algunos días. Aquel sería su último despacho, pues falleció en Palma de Mallorca el 23 de diciembre de 1804, siendo sepultado en la iglesia de San Francisco de dicha ciudad.1


BIBLIOGRAFIA:

  1. Real Academia de Historia (2019) Bernardo Troncoso y Martínez del Rincón. España: Real Academia de Historia.
  2. Asturias, Francisco (1902). Historia de la medicina en Guatemala. Guatemala: Tipografía Nacional.

31 de octubre de 1996: muere el ex-presidente Julio César Méndez Montenegro

31octubre1996
Teatro Nacional, cuya construcción se inició durante el gobierno del licenciado Julio César Méndez Montenegro. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El licenciado Julio César Méndez Montenegro fue el único presidente civil que gobernó Guatemala entre 1958 y 1985, aunque su gobierno no fue muy diferente a los gobiernos militares de su época.

Méndez Montenegro nació en 1915 en la Ciudad de Guatemala y estudió en el entonces prestigioso Instituto Nacional Central para Varones y luego obtuvo el título de abogado y notario en la Universidad de San Carlos de Guatemala.1 El 22 de junio de 1944 Méndez Montenegro fue uno de los 311 ciudadanos que firmaron un memorial solicitando al presidente general Jorge Ubico Castañeda la reinstauración de las garantías constitucionales en Guatemala, el cual fue un factor importante en los movimientos populares que concluyeron con la renuncia de Ubico Castañeda el 1 de julio de 1944.2

Tras el derrocamiento del coronel Jacobo Arbenz Guzmán el 27 de junio de 19543 y el asesinato del líder liberacionista Carlos Castillo Armas el 26 de julio de 1957,4 su hermano Mario Méndez Montenegro —ex alcalde de la Ciudad de Guatemala entre 1944 y 1948— fundó el Partido Revolucionario (PR) aunque no pudo participar en las elecciones presidenciales de 1958.5 Para 1965, el PR era uno de los principales candidatos a ganar la presidencia del «Tercer Gobierno de la Revolución«, cuando el coronel Enrique Peralta Azurdia convocó a elecciones generales luego del golpe de estado contra el presidente general Miguel Ydígoras Fuentes en 1963. El Partido Revolucionario se había distanciado de los izquierdistas radicales y de ​los cambios de fondo propuestos por la Revolución de Octubre y optó por una posición de derecha moderada para poder participar en los comicios.6

Desafortunadamente, Mario Méndez murió en circunstancias sospechosas en octubre de 1965 y Julio César Méndez se presentó en su lugar como candidato del Partido Revolucionario. El aparecimiento de los escuadrones de la muerte y la persecución que inició el gobierno de facto de Enrique Peralta Azurdia en contra de los líderes de izquierda por el surgimiento del grupo guerrillero «13 de Noviembre» y las «Fuerzas Armadas Rebeldes«, no impidió que Méndez Montenegro fuera electo presidente, y que el célebre periodista guatemalteco Clemente Marroquín Rojas fuera electo vicepresidente. El historiador izquierdista y ex presidente de Guatemala Francisco Villagrán Kramer relató que Méndez Montenegro y Marroquín Rojas antes de asumir el puesto tuvieron un conflicto, pues Marroquín Rojas se negaba a firmar el conocido como «Pacto Secreto con el Ejército«, que habría sido la condición que ponía el alto mando militar para entregar la presidencia a Méndez Montenegro.7

Durante su gobierno se estableciaron definitivamente las especificaciones de la bandera nacional8 y se estableció la fecha del 30 de junio como feriado oficial para celebrar el «Día del Ejército«, aunque en realidad lo que se conmemora es la victoria de la Revolución Liberal de 1871 cuyos líderes, los generales Miguel García Granados y J. Rufino Barrios, se atribuyeron la creación del Ejército de Guatemala. Con esto se evidenció que el gobierno de Méndez Montenegro fue controlado por los militares,​ al punto que el periódico satírico «No nos tientes» de la huelga de Dolores de los estudiantes de la Universidad de San Carlos dijo de él: «Perdimos a un licenciado, ¡pero ganamos a un coronel!» Asimismo, hubo persistentes rumores de que el licenciado Méndez Montenegro era únicamente un presidente títere, y que el alto mando del ejército lo mantenía alcoholizado en los dispensarios de licor que se encontraban en las cercanías del Palacio Nacional en el llamado «Callejón del Conejo«.

En marzo de 1968 concluyeron las negociaciones entre el gobierno de Méndez Montenegro con personeros de la International Railways of Central America (IRCA), subsidiaria de la United Fruit Company, para lograr concluir con la huelga de cuatro mil trabajadores que acumuló setenta y dos días. La huelga estuvo organizada por el entonces poderoso sindicato ferrocarrilero y al resolverla ambas partes llegaron a varios acuerdos, entre los cuales estaba incluido que fondos del gobierno cubrirían los 1.6 millones de quetzales para pagar los sueldos de los trabajadores quienes depusieron el movimiento. La concesión del ferrocarril para la International Railways of Central America (IRCA), se inició en 1904 durante el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera,9 pero para 1968 la empresa había tenido pérdidas sustanciales luego de la construcción de la carretera al Atlántico durante los gobiernos de Jacobo Arbenz Guzmán y Carlos Castillo Armas. La IRCA utilizó excusas para crear artificialmente un estado de insolvencia y de esta forma lograr que sus ya decrépitos activos pasaran a propiedad del Estado de Guatemala, hecho que se ejecutó al margen del procedimiento administrativo público y que permitió a la IRCA evitar la responsabilidad por el pasivo dejado.  Así fue como se creó la empresa gubernamental Ferrocarriles de Guatemala (FEGUA).10

En cuanto a la guerra civil se dió en Guatemala, inicialmente las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) arengaron a la población para que votara por Méndez Montenegro, pero el Ejército de Guatemala no le permitieron ningún margen de acción, y las FAR recrudecieron sus actos de violencia. De hecho, durante su gobierno la violencia política se incrementó.  Ante esta situación, la población rural que originalmente creía que los guerrilleros iban a regresar a la capital para tomar el poder junto con Méndez Montenegro, se dió cuenta que debían esperar y que iba a haber una guerra prolongada, por lo que se desencantaron del movimiento guerrillero, sintiéndose engañados.11

Para 1968 se habían producido más de dos mil asesinatos en el país producto del enfrentamiento entre la guerrilla izquierdista y los comandos de extrema derecha. Y hubo varios hechos de alto impacto. Por ejemplo, un hecho que conmovió a la sociedad guatemalteca fue el secuestro, tortura y asesinato de la ex-miss Guatemala de 1958, Rogelia Cruz Martínez, quien se había unido a la guerrilla después de las jornadas estudiantiles de 1962 en contra del gobierno de Miguel Ydígoras Fuentes. Fue raptada en diciembre de 1967 por las fuerzas de derecha, y encontrada muerta el 11 de enero de 1968 cerca de un puente en las proximidades de Escuintla, con terribles señales de tortura. Los guerrilleros, por su parte, vengaron su muerte atacando a un grupo de personal militar de los EE.UU. Y la situación no quedó allí. En agosto de 1968, la Fuerzas Armadas Rebeldes asesinaron al embajador de Estados Unidos en Guatemala John Gordon Mein, quien había dado el pésame a las familias de los militares estadounidenses asesinados por la guerrilla; y como represalia, el Ejército de Guatemala asesinó a varios dirigentes de las FAR.12-13

Tras pasar a la vida privada luego de entregar el poder a su antiguo ministro de la defensa, general Carlos Arana Osorio, Méndez Montenegro falleció el 31 de octubre de 1996 en la Ciudad de Guatemala.1


BIBLIOGRAFIA:

  1. Ecured (s.f.) Julio César Méndez Montenegro. Cuba: Ecured.
  2. Méndez, Rosendo P. (1945). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1944-1945. p. CLXXIX.
  3. Cullater, Nick. (1994) The United States and Guatemala. 1952-1954. (en ingles). Washington, D.C.: Central Intelligence Agency. p. 84.
  4. Sandoval, Marta (2014). «Tres disparos en una noche lluviosa»Contrapoder. Guatemala. Archivado desde el original el 2 de febrero de 2014.
  5. Azurdia Alfaro, Roberto (1966) Recopilación de las Leyes de Guatemala, 1963-1964LXXXII Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 14-15.
  6. El Imparcial (30 de octubre de 1958). “56 en total saldrán del Partido Revolucionario” Guatemala: El Imparcial. Año XXXVII. Guatemala, No. 12170.
  7. Villagrán Kramer, Francisco (1994). Biografía política de Guatemala: Los pactos políticos de 1944 a 1970 (2a. edición). Guatemala: FLACSO.
  8. Azurdia Alfaro, Roberto (1970). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1968-1969LXXXVIII. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 361-363.
  9. Estrada Paniagua, Felipe (1909). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1905-1906 XXIV. Guatemala: Arturo Siguere y Cía. p. xvi.
  10. Monsanto, Pablo (2013). Somos los jóvenes rebeldes, Guatemala insurgente. Guatemala: F&G Editores. ISBN 9789929552838.
  11. CIA (1967). «Special Commando Unit of the Guatemalan Army – SCUGA»CIA, secret information report. National Security Archive Electronic (en inglés) (George Washington University: National Security Archive). Briefing Book No. 32.
  12. Life (1968). «Eight Bullets in Guatemala»LIFE (en inglés) (EE.UU.): 52A.
  13. Hamilton, John (2003). «Recordando a John Gordon Mein»Prensa Libre. Archivado desde el original el 12 de octubre de 2014.

31 de mayo de 1946: retiran despachos de general a Ubico

El Congreso de la República retira el cargo de general de Brigada y de División al ciudadano Jorge Ubico.

31mayo1946
Retrato del general Jorge Ubico en 1931.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El gobierno del general Jorge Ubico es considerado como un período en el que el orden y la legalidad imperaban en Guatemala.   No se discute que durante el gobierno ubiquista era mucho el orden, principalmente en los centros urbanos, así como en la repartición de jornaleros para los trabajos en las fincas e ingenios, y el suministro de trabajadores para las empresas transnacionales United Fruit Company e International Railways of Central America.  Pero la cuestión de la legalidad es diferente.

Al igual que sus predecesores en los gobiernos liberales, Ubico fomentó la economía nacional por medio de leyes que suministraban mano de obra prácticamente gratuita a las fincas cafetaleras, leyes que, dicho sea de paso, lo ayudaban económicamente a él mismo, ya que era un importante cafetalero con una propiedad de 25 caballerías en la Hacienda de San Agustín Las Minas, que heredó de su padre,  el licenciado Arturo Ubico Urruela.1-3  Las leyes hechas a favor del sector cafetalero le permitieron recuperar la economía nacional, que estaba en la ruina cuando asumió el poder el 14 de febrero de 1931, pero a cambio del empobrecimiento de la mayoría indígena del país el cual quedó una posición de servidumbre.4,5

El licenciado Arturo Ubico había aumentado su fortuna gracias a la enorme influencia que tuvo en los gobiernos liberales desde la época de J. Rufino Barrios hasta la del licenciado Manuel Estrada Cabrera; de hecho, fungió como Ministro y Embajador de Barrios, y luego presidente de la Asamblea Legislativa durante algunos períodos durante los gobiernos de Manuel L. Barillas y de José María Reina Barrios, y luego durante los veintidós años completos que el gobierno cabrerista.6  De hecho, fue gracias a la influencia de su padre que Jorge Ubico ascendió rápidamente en el ejército, a pesar de haber dejado sus estudios en la Escuela Politécnica tras cursar solamente tres semestres.7

Otra ilegalidad que se le atribuye al gobernante guatemalteco es la que relata el escritor Efraín de Los Ríos, en su obra «Ombres contra Hombres«, en donde acusa al general Ubico de haber promovido el despojo de propiedades por medio de testaferros, entre los que se encontraba el Jefe de la Policía, coronel Roderico Anzueto Valencia.  De los Ríos pasó diez años en prisión durante el régimen ubiquista por intentar hacer púbica esta acusación en 1934.8 De Los Ríos documentó en su libro las torturas a las que eran sometidos los prisioneros en la Penitenciaría Central, especialmente los presos políticos, métodos que son comparables a los que describieron los que fueron perseguidos durante el gobierno del general J. Rufino Barrios9 y del licenciado Manuel Estrada Cabrera.10

Ubico renunció a la presidencia el 1 de julio de 1944, y se retiró a la vida privada, pero salió al exilio luego de la revolución del 20 de octubre de 1944 que derrocó al general Federico Ponce Vaides.  Ubico se fué a Nueva Orleáns, en donde tenía su sede principal su principal aliado durante su régimen: la United Fruit Company. Y el 31 de mayo de 1946, el Congreso de la República despojó al expresidente Jorge Ubico de los grados de general de división y de brigada por medio del decreto 245, que dice:

Decreto Número 245

El Congreso de la República de Guatemala,

Considerando: que es pública y notoria la indignidad del general Jorge Ubico, quien en el ejercicio de la presidencia violó la Constitución de la República entonces vigente, al continuar en la primera magistratura por más tiempo del que establecía el artículo 66 de la Carta Magna; 

que mantuvo durante todo su gobierno al país sumergido en la más oprobiosa de las dictaduras al extremo de incomunicarlo con el exterior y limitar en forma arbitraria la salida de los guatemaltecos; 

que segó la vida de muchos ciudadanos sin más razón que su capricho personal y con absoluto desprecio de la ley;

que valiéndose de la preeminencia que se derivaba de su posición, con amenazas y en forma coactiva, arrebató por precios irrisorios el patrimonio de algunos ciudadanos; 

y que cometió, además de estas violaciones otras de las que dió fehaciente testimonio la conciencia ciudadana en la gesta cívica de junio, razones todas que a juicio del Congreso hacen a Jorge Ubico, indigno de pertenecer al Ejército Nacional de la Revolución.

Considerando: que el consejo superior de la Defensa Nacional en cumplimiento del artículo 4°. de las Disposiciones transitorias de la Ley constitutiva del Ejército, Decreto número 116, ha pedido a este Congreso la cancelación de los grados de general de división y de brigada de los ciudadanos siguientes: Daniel Corado Ruiz, Gustavo Wyld Ospina, Sarbelio Castillo González y Nicolás de León López; de Brigada a los ciudadanos: José Domingo Juárez Aragón, David H. Ordóñez Peralta, Daniel Antonio Montenegro Morales, Federico Ponce Vaides, y Serapio Monroy Cuyún, por no haber ascendido por riguroso escalafón, ni haber llenado el tiempo requerido por la ley y además, porque se les considera indignos de pertenecer al Ejército nacional Revolucionario;

Considerando: que la Constitución vigente al decretarse el ascento a general de los nombrados ciudadanos, establecía un tiempo mínimo de servicios militares prestados a la Nación de veinte y veintidós años para general de brigada y de división, respectivamente, y las leyes de la materia exigían la obtención de los despachos por riguroso escalafón, extremos éstos que no han sido cumplidos según consta en los archivos del Estado mayor general del Ejército;

Considerando: que los ciudadanos generales de brigada Federico Ponce Vaides y Serapio Monroy Cuyún aun cuando obtuvieron su grado de conformidad con la ley, se consideran indignos de pertenecer al Ejército por sus actuaciones públicas manifiestamente atentatorias contra los preceptos constitucionales y por haber faltado a su honor de militares desprestigiando a la institución armada a la cual pertenecen;

Por tanto, decreta:

Artículo 1°. Se cancelan los grados de general de brigada y de división al ciudadano Jorge Ubico».

Artículo 2°. Se cancelan los grados de general de división y de brigada a los ciudadanos: Daniel Corado Ruiz, Gustavo Wyld Ospina, Sarbelio Castillo González, Roderico Anzueto Valencia y Nicolás de León López

Artículo 3°. Se cancela el grado de general de brigada de los ciudadanos José Domingo Juárez Aragón, David H. Ordóñez Peralta, Daniel Antonio Montenegro Morales, Federico Ponce Vaides y Serapio Monroy Cuyún.

Artículo 4°. Se derogan los Decretos legislativos números 1076, 1200, 1602, 1798, 1802, 2213, 2214, 2217, 2220, 2224, 2228, 2421, 2422, 2431, 2432 y 2452;a y el artículo 2° del Decreto legislativo número 1048, en lo que se refiere al ciudadano Jorge Ubico.b

Artículo 5°. El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente de su publicación en el Diario oficial.c

Pase al Ejecutivo para su publicación y cumplimiento.  

Dado en el Palacio del Congreso: en la ciudad de Guatemala, a los treinta y un días del mes de mayo de mil novecientos cuarenta y seis, año segundo de la Revolución.

      • Gerardo Gordillo Barrios, presidente
      • J.G. Prem, secretario
      • Ricardo Asturias Valenzuela, secretario

Palacio Nacional: Guatemala, diez de julio de mil novecientos cuarenta y seis.

Comuníquese y cúmplase.

El Ministro de la Defensa Nacional,

Para entonces el general Ubico estaba sumido en una profunda depresión, y falleció poco después. Pero tras la contrarrevolución de 1954, Ubico fue reinstaurado en el Ejército de Guatemala y durante el gobierno del coronel Enrique Peralta Azurdia se hicieron las gestiones pertinentes ante el Gobierno de los Estados Unidos para repatriar sus restos. Cuando el avión Boeing 707 de la línea aérea Pan American en que se transportaba su féretro ingresó al espacio aéreo guatemalteco fue escoltado por la cuadrilla Quetzal de la Fuerza Aérea de Guatemala hasta aterrizar en el Aeropuerto Internacional La Aurora; desde allí fue transportado en hombros de antiguos oficiales y correligionarios y fue objeto de varios homenajes. Finalmente, fue sepultado en el Cementerio General de la Ciudad de Guatemala en una tumba muy sencilla.


NOTAS:

  • a. Estos son los decretos de la Asamblea Legislativa en los que se les confirieron los grados de general de brigada y de división a los ciudadanos mencionados en este decreto.
  • b. Decreto de la Asamblea legislativa en el que se le confirió el grado de general a Jorge Ubico.
  • c. Publicado el 15 de julio de 1946.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Gobierno de Guatemala (1881). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1877-1881 II. Guatemala: Tipografía El Progreso. p. 310-315 y 345.
  2. Estrada Paniagua, Felipe (1 de febrero de 1907) Votos por la educación popular. Guatemala: La Locomotora. II (24). p. 1.
  3. – (1908). Recopilación de Las Leyes de la República de Guatemala, 1900-1901XIX. Guatemala: Arturo Siguere & Co. pp. 124-125.
  4. Ubico Castañeda, Jorge (1933). Decreto 1974. Ley de Vialidad. Guatemala: Tipografía Nacional.
  5. Chacón Córdova, Carolina (2018). La figura del general Jorge Ubico Castañeda: dictador o tirano. En: 200 años en camino, Bicentenario de la Independencia – 2021. Guatemala: Autorictas Prudentium. p. 5-7.
  6. Soto Hall, Máximo (1915). El Libro Azul de Guatemala. Bascom Jones, J. y Scoullar, William T., eds. Guatemala. p. 118.
  7. Samayoa Chinchilla, Carlos (1950) El dictador yo. Guatemala: Imprenta Iberia. p. 43.
  8. De los Ríos, Efraín (1948). Ombres contra Hombres. México: Fondo de la Cultura de la Universidad de México.
  9. Rodríguez, Guillermo (Mayo de 1886) Exposición y documentos presentados a la Asamblea Nacional Legislativa por Guillermo Rodríguez, acusado y sentenciado con pretexto de la bomba del 13 de abril de 1884.  Guatemala: Tipografía de Arenales. pp. 3-14.
  10. Arévalo Martínez, Rafael (1945). ¡Ecce Pericles!. Guatemala: Tipografía Nacional.
  11. Congreso de la República (1946). Decreto del Congreso número 245. Guatemala: Congreso de la República de Guatemala. 
  12. Méndez, Rosendo P. (1949). Recopilación de Leyes de Guatemala 1946-1947 LXV. Guatemala: Tipografía Nacional.  pp. 697-698.

31 de agosto de 1852: nace Ramón A. Salazar

Nace el ideólogo liberal e historiador Ramón A. Salazar quien fue ministro y adulador de los presidentes J. Rufino Barrios y José María Reina Barrios.

Fotografía de Ramón A. Salazar publicada en «La Ilustración Guatemalteca«.

El político, diplomático, escritor y medico Ramón A. Salazar nació en la Ciudad de Guatemala el 31 de agosto de 1852 en el seno de una familia de escasos recursos.  Sin embargo, su gran capacidad intelectual le permitió obtener una beca para estudiar en el colegio de San Buenaventura —que estaba a cargo del renombrado profesor Santos Toruño— y luego en la Nacional y Pontifica Universidad de San Carlos.1

Después de la muerte del general Rafael Carrera el 14 de abril de 1865 el movimiento liberal poco a poco empezó a cobrar auge entre la juventud educada en Guatemala, como lo demuestra su obra «El Tiempo Viejo, Recuerdos de mi Juventud» en la que Salazar relata cómo la vida en tiempos del régimen conservador giraba en torno a las actividades de la Iglesia Católica. Y también describe en esa obra como confiaban en que el Mariscal José Víctor Zavala resultara electo como presidente de la República en vez del Mariscal Vicente Cerna en 1869, y su decepción cuando esto no ocurrió.2

Tras el triunfo de la Revolución Liberal de 1871 fue miembro de una «Junta Patriótica«, que albergaba a los seguidos más radicales de las reformas liberales que impulsaba el general J. Rufino Barrios y que eventualmente lo llevaron al poder en 1873.3 Salazar fungió luego como ministro de estado del gabinete de Barrios y más tarde del gobierno del general José María Reina Barrios, aparte de ser cónsul de Guatemala en Hamburgo y en Berlín, y de ser catedrático de la Escuela Facultativa de Medicina y Farmacia.4 Con respecto a su gestión como ministro, dijo de él Marcelino Pineda cuando tomó posesión el presidente Reina Barrios el 15 de marzo de 1892: «en resumen, en el primer gabinete del general Reina Barrios el elemento malo está compuesto por el doctor Ramón A. Salazar, Ministro de Relaciones Exteriores y el ingeniero Jorge Vélez, ministro de Fomento; el elemento mediano por Salvador Herrera, ministro de Hacienda; el elemento bueno por el licenciado Manuel Cabral, ministro de Instrucción Pública; y el elemento desconocido por Manuel Estrada Cabrera«.5, Nota

Durante su vida, Salazar escribió varias obras literarias y numerosos artículos de opinion en la prensa de la época, incluyendo la prestigiosa revista cultural «La Ilustración Guatemalteca» siempre criticando y desprentigiando a los gobiernos conservadores y a los eclesiásticos, mientras exageraban los logros de los gobiernos liberales.6  Y junto con Ramón Rosa y Lorenzo Montúfar, fue el responsable de que los logros del gobierno de los 30 años quedaran olvidados o tergiversados en los textos de historia oficial.


NOTAS:

    • Por cierto, un escritor anónimo le respondió a Pineda en 1920, luego de los veintidós años de gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera: «Creemos que ahora don Marcelino Pineda ya sabe quien es don Manuel«.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Vásquez Reyna, Diana Noemi (2011). Al borde de la ficción; «Stella», de Ramón Salazar; aproximación a la novela fantástica guatemalteca. Tesis. Guatemala: Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala. p. 27.
  2. Salazar, Ramón A. (1896). El tiempo viejo: recuerdos de mi juventud. Guatemala: Tipografía Nacional.
  3. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press. pp. 335-346.
  4. Vásquez Reyna, Al borde de la ficción; «Stella» de Ramón Salazar, p. 29.
  5. Arévalo Martínez, Rafael (1945). ¡Ecce Pericles!. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 21.
  6. La Ilustración del Pacífico (1 de agosto de 1897). «Editorial: Confirmado». La Ilustración del Pacífico (Guatemala: Siguere, Guirola y Cía) II (25).

OBRAS DE SALAZAR:


31 de enero de 1980: quema de la Embajada de España

Mueren 37 personas en la quema de la Embajada de España en Guatemala, entre campesinos, guerrilleros, estudiantes universitarios y personalidades importantes de la derecha guatemalteca que estaban como rehenes

31enero1980
Sitios de proyectos gubernamentales, campos petroleros y masacres ocurridas en la Franja Transversal del Norte entre 1978 y 1982.  imagen tomada de Wikimedia Commons.

La Franja Transversal del Norte (FTN) fue creada durante el Gobierno del general Carlos Arana Osorio en 1970, pues se reconocía que la región tenía un gran potencial agropecuario y era idónea para la explotación de maderas preciosas. Sin embargo, en 1974 se empezó a explotar petróleo en la región a raíz de los descubrimientos de las petroleras Basic Resources y Shenandoah Oil, que operaban en el campo petrolero de Rubelsanto en Alta Verapaz y en 1976, el presidente Kjell Laugerud García llegó a visitar la cooperativa Mayalán en el sector de Ixcán en QuichéQuiché, en la Franja Transversal del Norte, dijo: «Mayalán está asentada en la cima del oro». Con estas palabras dejó entrever que aquella región ya no sería dedicada a la agricultura ni al movimiento cooperativista, sino a la explotación estratégica de recursos naturales.1

Tras esa visita presidencial, las compañías petroleras extranjeras realizaron exploraciones en Xalbal, muy cerca de Mayalán, en el Ixcán, donde perforaron el pozo San Lucas, pero los resultados fueron infructuosos. Esas exploraciones, que abrieron el camino para futuros experimentos petroleros en Ixcán y en el resto de la Franja Transversal del Norte, fueron el principal motivo para la construcción de la carretera de terracería que atraviesa la región. Shenandoah Oil, el Instituto Nacional de Transformación Agraria (INTA) y el Batallón de Ingenieros del Ejército se coordinaron para construir ese corredor entre 1975 y 1979, lo que a la postre permitió que políticos, militares y empresarios poderosos de la época se adueñaran de muchas de las tierras de la zona, de gran riqueza maderera y potencial petrolero.1,2

En 1980, aprovechando el auge que tenían las células de la guerrilla urbana en la Ciudad de Guatemala, un grupo de indígenas se movilizó desde el interior de la República con el fin de llamar la atención del mundo sobre las deficientes condiciones de trabajo en el departamento del Quiché.  Este grupo estaba asesorado por los intelectuales de las organizaciones guerrilleras aglutinados en grupos como el Comité de Unidad Campesina (CUC), la Coordinadora de Pobladores, y miembros del Frente Estudiantil Robin García.3

El grupo de campesinos había sido invitado por el embajador de España en Guatemala, quien había llegado hacía poco a Guatemala y recientemente había visitado la region de la Franja Transversal del Norte. El embajador español Máximo Cajal urdió un plan para proporcionar una plataforma a los campesinos, que no podían expresar sus opiniones en la prensa por la fuerte censura gubernamental.  Cajal invitó a los renombrados intelectuales guatemaltecos Eduardo Cáceres Lehnhoff —ex-vicepresidente de Guatemala— y Adolfo Molina Orantes —ex-canciller de Guatemala— a llegar a la embajada el 31 de enero de 1980 para tener una reunión sobre un Instituto de Cultura Hispánica.  El plan del embajador era muy simple:  estando los distinguidos profesionales en la embajada, los campesinos podrían tomar las instalaciones y aprovechar el espacio soberano de la sede diplomática para expresar sus opiniones sin sufrir las represalias de las fuerzas de seguridad del Estado, que en esos días eran sumamente letales.4 El problema con que no contaba el embajador era que el presidente de Guatemala, el general Fernando Romeo Lucas García tenía intereses económicos muy fuertes en la Franja Transversal del Norte, pues tenía tierras cultivables en Fray Bartolomé de las Casas y era socio de la Shenandoah Oil, compañía que estaba explorando petróleo en Ixcán.1,2

A eso del mediodía, luego de que los campesinos tomaron la embajada, las fuerzas de seguridad se presentaron e invadieron territorio soberano español, ignorando las leyes y convenios internacionales. Esto forzó a los ocupantes y a los rehenes a refugiarse en una habitación del segundo nivel del edificio y tras un intenso asedio se inició el incendio. El origen del fuego es fuente de discusiones incluso hasta hoy: los representantes de la izquierda guatemalteca indican que fue provocado por lanzallamas y por el uso de fósforo blanco, mientras que el gobierno guatemalteco de entonces enfatizó que los ocupantes de la embajada se auto-inmolaron con las bombas molotov que llevaban.5

El resultado no pudo ser más catastrófico:  prácticamente todos los rehenes y campesinos murieron en el incendio y solamente sobrevivieron el embajador español, quien logró escapar lanzándose por la puerta en medio de las llamas, y el campesino Gregorio Yuxá Xoná. La prensa española publicó fotografías de un policía con un lanzallamas, además de las pruebas testimoniales y periciales que confirmarían que varias víctimas habían sido baleadas. Incluso, según la testigo presencial Odette Arzú, adscrita a la Cruz Roja Guatemalteca, la mayoría de las víctimas estaban quemadas solo de la cintura hacia arriba. Todas las versiones concuerdan en que los cuerpos de socorro tuvieron vedado el ingreso al edificio para sofocar el incendio hasta que éste se apagó por sí solo y no les quedó más que entrar a rescatar los cadáveres.5

Como represalia a esto, se rompieron las relaciones entre Guatemala y España, y el país quedó prácticamente aislado de la comunidad internacional.  En Guatemala los ataques de la guerrilla se incrementaron, con atentados dinamiteros en contra de oficinas del gobierno, edificios de poderosas empresas guatemaltecas y destrucción de puentes y de torres de transmisión eléctrica.  Es más, el 5 de septiembre de 1980 en un arranque de temeridad, la guerrilla urbana perpetró un atentado dinamitero en la esquina opuesta al despacho presidencial en el Palacio Nacional de la ciudad.6

Los hechos exactos todavía no se han aclarado, dado que el ambiente politico en el país es muy sesgado, evitando un análisis objetivo de los acontecimientos. Aunque de todo esto surgió un personaje que se convirtió en el estandarte de la izquierda guatemalteca:  Rigoberta Menchú, quien era hija de uno de los campesinos que murió en la Embajada y que apareció en la película documental «When the mountains tremble«, que estuvo censurada en Guatemala.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Solano, Luis (2012). Contextualización histórica de la Franja Transversal del Norte (FTN). Centro de Estudios y Documentación de la Frontera Occidental de Guatemala, CEDFOG. Archivado desde el original el 31 de noviembre de 2014.
  2. Collectif (2011). Perenco: explotar petróleo cueste lo que cueste. Guatemala: Une seule planète.
  3. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización (1999). «Agudización de la Violencia y Militarización del Estado (1979-1985)» (edición en línea). Guatemala: memoria del silencio (Programa de Ciencia y Derechos Humanos, Asociación Americana del Avance de la Ciencia). Archivado desde el original el 6 de mayo de 2013.
  4. La voz de Galicia (2004). «Acusan al exembajador en Guatemala de idear el asalto a la sede diplomática en 1980». La voz de Galicia (Galicia). Archivado desde el original el 10 de febrero de 2014.
  5. Ni uno vivo (s.f.). www.youtube.com «Ni uno vivo. Tragedia en la embajada de España en Guatemala». YouTube. Consultado el 20 de septiembre de 2014.
  6. Figueroa, Luis (2011). «Bombazo en el Palacio Nacional (No apto para todo público)»Blog de Luis Figueroa. Archivado desde el original el 26 de octubre de 2014

31 de octubre de 1831: organizan la «Guardia de la Constitución»

El gobierno del Estado de Guatemala crea y organiza la «Guardia de la Constitución», el primer cuerpo policial de la vida independiente

31octubre1831
Desfile militar frente al Palacio del Poder Ejecuitvo de la Ciudad de Guatemala en 1905.  El Palacio, destruido por los terremotos de 1917-18, fue originalmente el Real Palacio y en una de sus secciones funcionaba la cárcel de varones de la ciudad.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En su obra «Memorias de un Abogado«, el eminente escritor e historiador guatemalteco José Milla y Vidaurre describe la vida en la cárcel de la Nueva Guatemala de la Asunción de principios del siglo XIX, poco antes de la Independencia.  Relata como dicha prisión estaba en el mismo edificio que ocupaba el Palacio de los Capitanes Generales y cómo se comportaban los presos dentro del recinto.  Tambien habla del cuerpo de policía colonial, cuyos miembros eran conocidos como «corchetes«.

Tras la Independencia de Centroamérica en 1821, los «corchetes» siguieron por poco tiempo hasta que fueron sustituidos por uno de los primeros cuerpos de policía que hubo en el Estado de Guatemala: la «Guardia de la Constitución«, la cual se estableció el 31 de octubre de 1831 y estuvo conformada por todos los ciudadanos entre 18 y 46 años de edad.  De hecho, todos aquellos ciudadanos que no fueran ya parte activa de la milicia o del ejército permanente, o que no fueran ni eclesiásticos, médicos o profesores quedaban obligados a enlistarse en la Guardia.

El propósito fundamental del nuevo cuerpo era la conservación del orden público y la ejecución de las leyes y estaba dividida en dos grupos,  movible y sedentaria.  La división movible estaba compuesta por los milicianos comprendidos entre los 18 y los 34 años de edad, y la sedentaria por aquellos comprendidos entre los 34 y 46.  Las obligaciones de la guardia movible eran:

  • Apresar a desertores y delincuentes
  • Escoltar presos
  • Acudir al llamado del Jefe Departamental cuando se requiriera resguardar el orden

Por su parte, la obligación de la guardia sedentaria era la de ayudar o suplir a la movible cuando esta última no se diera abasto.

Los oficiales eran: comandante, capitán primero, teniente, subteniente, sargento y cabo y cada poblado tenia su destacamento de la Guardia, cuyo número dependía de la cantidad de habitantes que hubiera.

Este cuerpo fue modificado durante el gobierno conservador y finalmente sustituido por la Policía Nacional durante el gobierno de J. Rufino Barrios.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Milla y Vidaurre, José (1898). «La Hija del Adelantado; Memorias de un Abogado (novela histórica)». En Goubaud, E. Obras completas de don José Milla (3a edición). Guatemala: E.Goubaud y Cía.
  2. Pineda de Mont, Manuel (1871). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada en virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República II. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio.

31 de julio de 1766: nace Rafael García Goyena

Nace en Guayaquil, Ecuador, Rafael García Goyena, fabulista y abogado radicado en el Reino de Guatemala que satirizó en fábulas los últimos años de la Colonia

Interior del Castillo de San Fernando de Omoa en Honduras. Allí estuvo preso el fabulista García Goyena por seis meses en 1787. En el recuadro: retrato en miniatura de García Goyena realizado por el pintor Francisco Cabrera. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Nacido en Guayaquil, Ecuador, el 31 de julio de 1766, Rafael García Goyena era hijo de Joseph García Goyena y Barra, un mercader oriundo de Tafalla en Navarra, España, y de la dama aristócrata criolla Baltasara de Castelú.  Poco después, su padre los abandonó para trasladarse a la Capitanía General de Guatemala, en donde consiguió colocarse como cajero de la casa del marqués Juan Fermín de Aycinena.1

Aproximadamente diez años después, cuando ya había hecho algo de fortuna, su padre lo hizo llevar a la recién fundada Nueva Guatemala de la Asunción, cuando contaba con doce años de edad, para que realizara sus estudios.  Allí estudió su bachillerato en filosofía en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos, y luego inició los estudios de Ciencias Jurídicas y Sociales.   De su época de estudiante escribión posteriormente: «¡Pobre juventud! Tú eres el blanco adonde asesta sus tiros el entusiasmo: la preocupación de los maestros es la causa de tu ruina; nada importa que tengan deseos de instruirte, si les falta la doctrina necesaria; lejos de excitar en ti el amor a las ciencias presentándotelas con toda la belleza y claridad posibles, proceden nada menos que al contrario, pues te las manifiestan oscuras y horrorosas; principan por donde casi debían acabar, si felices circunstancias lo permitiesen, por el estudio más difícil y escabroso, por la latinidad2

Al cumplir los veinte años de edad, se enamoró de la joven Plácida de León con quien contrajo matrimonio en secreto, pero su padre, al enterarse, no aceptó aquél matrimonio y lo hizo llevar al Colegio de Cristo Cruficicado -convento de La Recolección – donde funcionaba la Inquisición en Guatemala, y allí lo encerraron en una celda de penitencia para que se arrepintiera de lo que había hecho.3  Además, con la ayuda del marqués de Aycinena, lo enviaron a La Habana, para que trabajar con Miguel Arniz, primer contador de Cuba.4

Tras el penoso camino por las regiones inhóspitas que había entre la ciudad de Guatemala y el castillo de San Felipe en Izabal, García Goyena arribó a Izabal en donde le informaron que debía embarcarga en el bertantín «San Pío«para seguir su viaje a Cuba.  Sin embargo, cuando llegó al puerto de Omoa encontraron que sus documentos no estaban en regla y el comandan lo hizo prisionero el 22 de enero de 1787.  García Goyena estuvo preso hasta que finalmente sus familiares lograron sacarlo libre en julio de ese año.4

Ya en la ciudad reinició sus estudios y se graduó de licenciado en derecho en 1791, y el doctorado en 1804.  De su gestión como abogado sobresale la que hizo en 1811 durante el proceso contra los conjurados de Belén, cuando alegó en favor de los reos para que no fueran juzgados por la autoridad militar.  Por aquel entonces ya había heredo una regular fortuna de su padre, pero no pudo conservarla por ser generoso y extravagante en extremo; además contrajo matrimonio por segunda vez, y tuvo seis hijos, con lo que perdió completamente su fortuna.5

El historiador Alejandro Marure describió así algunas de las fábulas de Goyena en discurso pronunciado en la Academia de Ciencias y Estudios (institución laica que funcionó en lugar de la Pontificia Universidad de San Carlos entre 1831 y 1838): «La fábula de ‘Los Sanates en consejo’ es un remedo ingenioso de lo que pasa muchas veces en los Congresos humanos. La que tiene por título ‘Los animales congregados en Cortes’, y cuyo argumento, como el de la primera, está tomado de un hecho histórico, nos reproduce fielmente en el fingido lenguaje de las fieras que claman libertad, el mismo idioma que usan, de ordinario, esos espíritus turbulentos que descuellan en los tiempos de revueltas. […] No era posible haber representado más al vivo algunas de las escenas de que debíamos ser testigos, en medio de la conflagración que iba a abrasarnos durante el largo período de licencia y anarquía.​ Así era como Goyena, ocultando la verdad entre los velos de la ficción y usando de la fábula como de una institución política, ponía delante de nuestros ojos la imagen de nuestros extravíos, así era como daba lecciones de prudencia a sus conciudadanos, al borde ya de una transición peligrosa, y les mostraba el abismo en que pudiera hundirnos una regeneración súbita«.6

El mérito de García Goyena como fabulista e historiador no fue reconocido por sus contemporáneos, además que en su época era prácticamente imposible imprimir cualquier documento.  Por ello, García Goyena falleció olvidado, pobre y enfermo en la Ciudad de Guatemala el 9 de noviembre de  1823.6


BIBLIOGRAFIA:

  1. Samayoa Chinchilla, Carlos (1946) De la fábula y de García Goyena. En: Colección «Los Clásicos del Istmo». Guatemala: Ediciones del Gobierno de Guatemala. p. XXII.
  2. Ibid, p. XXIV.
  3. Ibid, p. XXV.
  4. Ibid, p. XXVI.
  5. Ibid, p. XXVII.
  6. Batres Jáuregui, Antonio (1894). Fábulas del dr. d. Rafael García Goyena: precedidas de la biografía del autor y de un juicio crítico de sus obras. Madrid: Librería de la viuda de Hernando y Cía.