28 de octubre de 1840: tras recuperar el poder en Guatemala, los conservadores restablecen la antigua Universidad de San Carlos, que había sido clausurada por los liberales en 1831

28octubre1840.jpg
Escudo de la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Borromeo en el siglo XVIII.  Publicado en la revista “La Locomotora” en 1907

Alrededor de la Universidad de San Carlos de Guatemala existen varios mitos que con el paso de los años se han convertido en dogmas para los estudiantes universitarios.  Muchos creen que la Universidad, fundada originalmente en 1676 es, en efecto, tricentenaria, que siempre ha estado comprometida con las clases populares, y que ha sido siempre autónoma.  Por otra parte, existe también la creencia que la Huelga de Dolores que celebran los estudiantes durante la cuaresma es una tradición que tiene ciento veinte años ininterrumpidos de existencia.

En realidad, tanto la Universidad como la Huelga de Dolores han sido clausuradas por ciertos períodos de tiempos tras los cuales han vuelto a emerger con profundas transformaciones.

Originalmente, la Real y Pontifica Universidad de San Carlos de Borromeo era una institución totalmente dedicada a la enseñanza de teología católica, estando dirigida por los jesuitas o por los más altos cargos del clero secular.  Su facultad de Derecho era especializada en el derecho canónico mientras que su facultad de Medicina se inició hasta en el siglo XVIII, y durante sus primeros dosciendos años de existencia, apenas graduó a un puñado de estudiantes.  En esa época, únicamente aquellos que pertenecían a las más altas capas sociales podían acceder a los estudios universitarios y sus graduaciones eran celebradas con grandes ceremonias que incluían un Te Deum en la Catedral Primada de Santiago.

La primera transformación de la Universidad ocurrió durante las reformas borbónicas en el siglo XVIII:  en ese momento se transformó la educación religiosa y empezó a introducirse poco a poco el pensamiento de la Ilustración que se iba adentrando en Europa.  Además, los jesuitas fueron expulsados de todos los territorios del monarca epañol en 1767, lo que dejó a la Universidad en manos del clero secular y con una educación menos tradicional.

A pesar de todo, estos cambios no fueron tan radicales como lo serían los ocurridos luego de la Independencia de Centroamérica en 1821. Aquel 15 de septiembre de 1821, la Universidad dejó de ser real y pasó a ser únicamente la “Pontificia Universidad de San Carlos“, quedando de esta forma hasta la invasión de Francisco Morazán en 1829.  El triunfo del general liberal significó la expulsion de los frailes de las órdenes regulares y de los altos jerarcas del clero secular, seguido del cierre de la Universidad.   Los liberales confiscaron todos los volúmenes que se almacenaban en las bibliotecas de los conventos y crearon su propia institución de estudios superiores: La Academia de Ciencias y Estudios.  Esta nueva Academia estuvo dirigida por el doctor Pedro Molina, y desechó por completo la educación religiosa de las aulas universitarias.

Las guerras en el Estado de Guatemala continuaron y tras el triunfo del general Rafael Carrera en 1838, la Academia de Ciencias quedó prácticamente abandonada.  Finalmente, los conservadores restablecieron la Pontifica Universidad de San Carlos el 28 de octubre de 1840, con unos nuevos estatuos que le otorgaban los privilegios y prerrogativas con que fue creada originalmente durante el Imperio Español.  Pero ahora la situación era diferente:  los conservadores gobernaban únicamente en el Estado de Guatemala, y por esta razón, la Universidad ya no tenía jurisdicción en todo el antiguo territorio de la Capitanía General.  De hecho, cada Estado fundó su propia Universidad.

La Pontificia Universidad se mantuvo como tal hasta la caída del regimen conservador en 1871.  Entonces, fue definitivamente clausurada y sustituidas por varias Escuelas Facultativas que eran totalmente dependientes del Ministerio de Instrucción Púbica.  Inicialmente estaban solamente en la Ciudad de Guatemala, pero luego tuvieron sedes en Quetzaltenango.  Estas facultades totalmente laicas fueron:

  • Medicina y Farmacia del Centro
  • Derecho y Notariado del Centro
  • Ingeniería
  • Derecho y Notariado de Occidente

Las facultades seguían siendo exclusivamente para la élite de la sociedad guatemalteca.  En un artículo publicado en el diario oficial sobre el número de estudiantes matriculados a principios del siglo XX el total reportado no llega ni a doscientos alumnos.

Estas fueron las facultades que se organizaron contra los gobiernos de Manuel Estrada Cabrera y de Jorge Ubico.  En 1898 la Facultad de Derecho estableció su Huelga de Dolores, la cual fue cancelada en 1903 luego del asesinato de un estudiante por la policía durante las celebraciones y no se restituyó sino hasta después de la caída del licenciado Estrada Cabrera en 1920.  Al subir el general Ubico al poder en 1931, se volvió a cancelar la Huelga y no reapareció sino hasta en 1945.

La autónoma Universidad de San Carlos de Guatemala se formó hasta en 1944, luego del derrocamiento del general Federico Ponce Vaides el 20 de octubre.  Y fue en ese momento cuando empezó a albergar a estudiantes de clase media y algunos obreros.  Para 1961, cuando la constitución de 1956 permitió nuevamente el retorno de las órdenes de frailes y la educación religiosa, se fundó la Universidad Rafael Landívar y las élites empezaron a abandonar la Universidad Nacional.


BIBLIOGRAFIA:

  • Cazali Ávila, Augusto (1997). Historia de la Universidad de San Carlos de Guatemala, época republicana: (1821-1994. Guatemala: Universitaria. ISBN.
  • El Guatemalteco (1929). «Decreto del organismo ejecutivo No. 953». El Guatemalteco, diario oficial de la República de Guatemala (Guatemala).
  • Cañas, José Simeón (19 de diciembre de 1803). «Mensaje del rector de la Real y Pontificia Universidad de San Carlos a S.I. Presidente Antonio Mollinedo y Saravia». La Gaceta de Guatemala (Guatemala) VII (334): 469.
  • Macías del Real, Antonio (1897). «Historia del desenvolvimiento intelectual de Guatemala». La Ilustración Guatemalteca (Guatemala: Síguere, Guirola y Cía.).
  • Martínez Durán, Carlos (2009). Las Ciencias Médicas en Guatemala, origen y evolución (4.ª edición). Guatemala: Universitaria. ISBN 9789993967583.
  • Melchor Toledo, Johann Estuardo (2011). «El arte religioso de la Antigua Guatemala, 1773-1821; crónica de la emigración de sus imágenes»tesis doctoral en Historia del Arte (México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México).
  • Paganini, Ricardo (1947). Historia De La Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Guatemala. Guatemala, C.A.: Tipografía Nacional. pp. 49-197.
  • Pavón Romero, Armando (2003). Universitarios en la Nueva España. México: CESU-UNAM.
  • Pineda Mont, Leonardo (1867). Participación a Graduación de Bachiller en Ciencias Naturales. Guatemala: Nacional y Pontificia Universidad de San Carlos.
  • Rodríguez Cabal, Juan (1976). Universidad de Guatemala: su origen, fundación, organización. Guatemala: Universitaria.
  • Sagastume Gemmell, Marco Antonio (2007). Síntesis Histórica: Universidad de San Carlos. Guatemala: Universitaria.
  • Salazar, Ramón A. (1896). El tiempo viejo: recuerdos de mi juventud. Guatemala: Tipografía Nacional.
  • Tate Lanning, J. (1977). La Universidad en el Reino de Guatemala. Guatemala: Universitaria.

 

28 de julio de 1889: nace el eminente médico y catedrático Carlos Federico Mora

 

28julio1889
Retrato del Dr. Carlos Federico Mora.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El doctor Carlos Federico Mora Portillo fue hijo de Ángela Portillo y de Enecón Mora y realizó sus estudios de secundaria en la Escuela Politécnica y en el Instituto Nacional Central para Varones y sus estudios universitarios en la Escuela Facultativa de Medicina y Farmacia en la Ciudad de Guatemala.  Se graduó de médico el 24 de abril de 1916 con su trabajo de tesis “Consideraciones médico-legales sobre el Código Penal de Guatemala”, la cual mereció el segundo lugar del Premio “José Felipe Flores” que otorgaba esa facultad en honor a uno de los mejores médicos coloniales de Guatemala.

Mora estuvo becado en México, donde efectuó investigaciones contra la rabia y luego prestó servicio médico militar en Puerto Barrios y en el Puerto de San José; luego cursó un posgrado en la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, donde empezó su formación en ciencias de la conducta y trabajó con John B. Watson, quien influyó en su enfoque experimental de la psiquiatría. Después continuó sus estudios en el Instituto de Medicina Legal de Psiquiatría, de París, Francia, y en Roma, en donde estudió la Psicología de los delincuentes. Entre sus profesores estuvieron también Sigmund Freud, Carl Gustav Jung, Alfred Adler y Julio von Jauregg (ganador Premio Nobel de Medicina de 1927).

Al regresar a Guatemala fue nombrado director del “Asilo de Alienados” (como se le llamaba entonces al hospital psiquiátrico), donde se desempeñó de 1923 a 1927, período en el que inició la terapéutica psiquiátrica en el país, y empleó métodos como el absceso de fijación, la hidroterapia, la hipnosis y la malarioterapia (técnica desarrollada por von Jauregg y que utilizaba la fiebre provocada por la malaria para tratar la parálisis general progresiva). Asimismo, introdujo en el país el uso de las camisas de fuerza.

Estuvo activo también en la docencia: creó la Dirección General de Educación y el Consejo Nacional de Educación y promovió la Ley Orgánica y Reglamentaria del Personal Docente de la República, aprobada en 1927, la cual fue el antecedente de lo que sería el escalafón magisterial.

Fundó el servicio de Identificación en la Dirección General de la Policía y en 1927 fue trasladado a Hamburgo, Alemania, donde fue cónsul y embajador de Guatemala. Poco después, regresó al país y fue nombrado Ministro de Educación; en diciembre de 1930, formó parte del grupo de médicos que reconocieron al general Lázaro Chacón cuando éste sufrió un derrame cerebral en diciembre de ese año, y que lo obligó a renunciar a la presidencia. ​ En 1932 estableció la cátedra de Psicología en la Escuela Facultativa de Medicina, así como Medicina Legal en la Facultad de Derecho y Notariado, todo esto mientras estuvo trabajando en el “Asilo de Alienados“.

El 22 de junio de 1944 fue parte de los 311 ciudadanos que firmaron un memorial solicitando al presidente Jorge Ubico Castañeda la reinstauración de las garantías constitucionales en Guatemala; este documento fue un factor importante en los movimientos populares que concluyeron con la renuncia de Ubico Castañeda el 1.º de julio de 1944.

Ubico dejó en su lugar a un triunvirato militar encabezado por el general Federico Ponce Vaides, quien debía llamar a elecciones. El 4 de julio el pueblo se presentó a las instalaciones de la Asamblea Legislativa y exigió que se designara al Dr. Mora como el presidente interino, pero su nombramiento no se llegó a dar ya que Ponce Vaides envió un destacamento militar que desalojó la sala con amenazas de disparar, y luego obligó a los miembros de la Asamblea a nombrar al propio Ponce Vaides como Presidente del República.

Fue nombrado Rector de la Universidad Nacional tras la caída de Ponce Vaides, y estuvo a cargo de dar las palabras de agradecimiento en el acto en el que le fue conferida autonomía a la Universidad de San Carlos el 1 de diciembre de 1944.

Su larga y fructífera carrera como docente universitario la mantuvo hasta 1970. Entre sus estudiantes estuvo el médico Augusto Aguilera, el primer psiquiatra infantil del país.

El doctor Federico Mora falleció el sábado 9 de septiembre de 1972, a los 83 años, víctima de un accidente cerebrovascular y fue sepultado en el Cementerio General de la Ciudad de Guatemala.


BIBLIOGRAFIA:

  • Asociación de Amigos del País (2004). Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala. Guatemala: Amigos del País.
  • Brolo, Javier (26 de octubre de 2012). «Carta de los 311». Blog de Javier Brolo. Archivado desde el original el 2 de junio de 2014.
  • Nuestro Diario (13 de diciembre de 1930). «Comité de médicos evalúa estado de saludo del señor Presidente de la República». Nuestro Diario (Guatemala).
  • Sabino, Carlos (2007). Guatemala, la historia silenciada (1944-1989) Tomo I: Revolución y Liberación. Guatemala: Fondo de Cultura Económica.
  • Villalobos Viato, Roberto (18 de enero de 2015). «Una mente brillante». Prensa Libre (Guatemala).