Menú Cerrar

29 de agosto de 1865: fusilamiento de Gerardo Barrios

Tumba del general Gerardo Barrios y su esposa en el Cementerio de Los Ilustres en El Salvador. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El general liberal salvadoreño Gerardo Barrios, tenía una relación de mutuo desprecio con el general conservador Rafael Carrera, la que a la larga provocó una guerra entre ambos países y la invasión de Guatemala a El Salvador,1 tras la cual Carrera tomó la capital, San Salvador, y sustituyó a Barrios por el doctor Francisco Dueñas.2 Derrotado y humillado, en los primeros días de noviembre de 1863, Barrios tuvo que embarcarse en el Puerto de La Unión para huir al exilio.3

Barrios era yerno del general Trinidad Cabañas con quien por años habían intentado derrocar al gobierno conservador en Guatemala4 y juntos se pusieron de acuerdo para el retorno de Barrios al poder. Mientras Barrios estaba en Panamá, el general Rafael Carrera murió en Guatemala el 14 de abril de 1865, y Cabañas agitó El Salvador, alzándose en San Miguel y desconociendo la autoridad del doctor Dueñas, esperando que su aliado, el general Santiago Delgado hiciera lo mismo en San Salvador. Sin embargo, las fuerzas gubernamentales descubrieron a Delgado y lo encarcelaron, y luego salieron a buscar a Cabañas, quien se parapetó en el puerto de La Unión en donde fue derrotado ampliamente el 29 de mayo.5

Para cuando Gerardo Barrios intentó viajar a El Salvador desde Panamá, su viaje se retrasó porque el buque que había alquilado originalmente no le permitió llevar ni sus armas ni su pólvora. Al fin logró fletar otra goleta y al frente de un puñado de voluntarios regresó a su patria, y cuando todavía no había desembarcado se enteró del rotundo fracaso de su suegro. Barrios logró huir de aguas salvadoreñas, pero el 27 de junio de 1865 su goleta fue alcanzada por un rayo frente a las costas limítrofes de Honduras y Nicaragua y se fue a pique; aunque luego del naufragio, los sobrevivientes fueron llevados a Corinto.6

Cupo la desgracia, que en ese puerto se encontraba Enrique Palacios, agente del general Carrera y enemigo personal del general Barrios, pues éste no sólo había deshonrado a una hija de Palacios sino que se había burlado de ella después de hacerlo. Palacios consiguió que el comandante del Puerto enviara a Barrios a la capital de Nicaragua en calidad de prisionero acusado de graves delitos. Además, Barrios no sabía que el presidente de Nicaragua, Tomás Martinez, no solamente era conservador y aliado del fallecido Carrera sino que tenía una excelente relación con el gobierno de Dueñas. Por eso, sin que Barrios lo supiera, Martínez se había comunicado con el gobierno de El Salvador, el cual envió al vicepresidente de ese país con plenos poderes para exigir la extradición del reo, lo que finalmente consiguió el 14 de julio de 1865.7

Barrios fue juzgado sumariamente, cargado de cadenas y condenado a muerte en el patíbulo por influencia directa del presidente Dueñas, siendo fusilado frente al Calvario el 29 de agosto a las cuatro y media de la mañana. Solamente dijo antes de morir: «¡los calvareños duermen, y yo marcho a la tumba!»8


BIBLIOGRAFIA:

  1. Coronado Aguilar, Manuel (1975) Apuntamientos para la Historia de Guatemala. I Guatemala: Editorial del Ejército. p. 335-340.
  2. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 135.
  3. Ibid., p. 563.
  4. Carrera, Rafael; Aycinena, Pedro de (6 de julio de 1853). Proclama. Guatemala.
  5. Ibid., pp. 564-565.
  6. Ibid., p. 566.
  7. Ibid., pp. 567-568.
  8. Ibid., p. 569.