Menú Cerrar

22 de febrero de 1851: dedican templo de San Francisco en la Nueva Guatemala

La construcción y dedicación del tempo de San Francisco constituye el mejor ejemplo de las viscicitudes que atravesó la capital de Guatemala tras su traslado a la nueva ciudad en 1776. Fue hasta después de casi 75 años después del traslado de la capital a la Nueva Guatemala, finalmente se dedicó este templo.

22febrero1851
La Iglesia de San Francisco y su convento, ya convertido en la Administración de Correos en 1892. Nótese el alumbrado público, los rieles del tranvía y el poste de telégrafo frente al atrio de la iglesia. Fotografía de Kildare y Valdeavellano, tomada de «Guatemala Ilustrada«.

Traslado a la Nueva Guatemala:

Véase también: terremoto de Santa Marta

Tras el terremoto de Santa Marta las órdenes regulares fueron obligadas por el Capitán General a trasladarse a la Nueva Guatemala de la Asunción, teniendo que abandonar sus fastuosos conventos y empezar de cero aunque sus edificios no estuvieran tan dañados. Si bien el convento de los dominicos quedó por los suelos, el de los franciscanos podría haber recuperado, pero fueron obligados a mudarse también, por lo que construyeron una iglesia provisional en 1778 en la Calle Real y Calle de las Beatas que llamaron «Capilla Provisional de San Francisco el Viejo«.1

Las órdenes regulares recibieron escaso apoyo económico de parte del Capitán General, y aunque los franciscanos tuvieron el diseño del nuevo templo y convento listo en 1788, no fue sino hasta en 1800 que pudieron empezar a construir, luego de haber recuperado todo el material que pudieron de los escombros de la arruinada ciudad de Santiago de los Caballeros y de haber vendido parte de sus propiedades. El arquitecto español Santiago Marquí estuvo a cargo del proyecto inicialmente y alrededor de 1820 —cuando la estructura estaba casi finalizada— los franciscanos solicitaron la autorización real para construir las torres de los campanarios.1

Tras la Independencia de Centroamérica:

Véase también: Independencia de Centroamérica, Anexión a México en 1822

Pero la Independencia de Centroamérica en 1821 obligó a suspender la construcción, y luego ya no se pudo continuar porque la situación económica se deterioró considerablemente con la Anexión a México en 1822.2 La situación de las órdenes religiosos se deterioró tras la caída del emperador Agustín de Iturbide en 1823, pues con la formación de las Provincias Unidas del Centro de América y eventualmente de la República Federal de Centro América, se emitieron numerosos decretos anticlericales.3

Guerra Civil Centroamericana:

Véase también: Guerra Civil Centroamericana

Cansados de los decretos en su contra, los criollos aristócratas y los religiosos convencieron al presidente federal Manuel José Arce y Fagoaga de unirse a ellos, y cuando el Jefe de Estado de Guatemala, Juan Barrundia, quiso darle un golpe de estado a Arce, éste lo hizo prisionero en 1826. En su lugar fue electo el líder aristócratas Mariano de Aycinena, pero esto sólo provocó que los criollos hacendados de las otras provincias se rebelaran contra el gobierno federal iniciando la Guerra Civil Centroamericana.4

En abril de 1829, los liberales al mando de Francisco Morazán derrotaron a Mariano de Aycinena y los conservadores guatemaltecos y expulsaron del territorio centroamericano a los criollos aristócratas y a los frailes regulares, incluyendo a los franciscanos. Por esta razón, el templo se convirtió en parroquia del clero secular, el cual, por cierto, también quedó debilitado porque se eliminó el diezmo obligatorio y el arzobispo Ramón Casaus y Torres también fue expulsado.5 Y, por si fuera poco, los soldados y oficiales liberales saquearon los tesoros del templo antes de retirarse de la ciudad.6,Nota

Gobierno de los 30 años y dedicación del templo:

Véase también: Rafael Carrera, Batalla de la Arada

Tras el retorno al poder de los conservadores en 1840, luego de la revuelta católico-campesina que derrocó al gobierno del Dr. Mariano Gálvez en 1838, y bajo el liderazgo del capitán general Rafael Carrera,7 las órdenes regulares retornaron a Guatemala y empezaron a prosperar nuevamente.3 Los terciarios franciscanos retornaron también y lograron finalizar la construcción del templo, el cual fue inaugurado el 22 de febrero de 1851 por el arzobispo Francisco de Paula García y Peláez, para celebrar la victoria guatemalteca en la Batalla de la Arada. Las toques finales de la construcción del templo estuvieron a cargo de Miguel Rivera Maestre, pero el edificio ya nunca tuvo campanarios.8

Gobiernos liberales y segunda expulsión:

Véase también: Revolución Liberal de 1871

Tras la muerte de Rafael Carrera en 1865, y luego de la Revolución Liberal de 1871, los franciscanos fueron expulsados de Guatemala nuevamente junto con el resto del clero regular en 1872 por el gobierno anticlerical de J. Rufino Barrios, y mientras que el templo fue entregado al clero secular, el resto de las instalaciones fueron confiscadas: el convento de los terciarios fue convertido en la oficina de Correos y la Aduana, y posteriormente albergó la Estación Sur del Ferrocarril, la Escuela número 2 y la Cárcel de Varones.9

Retorno en 1956:

Los franciscanos retornaron a Guatemala en 1956 y en 1960 recuperaron el templo, pero no así el convento, que ya no existía pues había sido demolido por los terremotos de 1917 y 1918 y en su lugar se construyó el Palacio de la Policía Nacional durante el gobierno del general Jorge Ubico, el cual ahora funciona como el Ministerio de Gobernación. De la estructura original del convento colonial solamente quedaba la sección que era utilizada como cárcel, pero ésta fue demolida durante el gobierno del general Romeo Lucas García y el espacio sigue sin ocuparse hasta la fecha.8


Notas:

  • Estos robos dieron lugar a la conocida frase guatemalteca «se fue con Pancho«, que originalmente quería decir que se lo habían robado los hombres de «Chico Ganzúa«, apodo que le pusieron los guatemaltecos a Francisco Morazán por su afición a los bienes ajenos.6

Bibliografía:

  1. Melchor Toledo, Johann Estuardo (2011). «El arte religioso de la Antigua Guatemala, 1773-1821; crónica de la emigración de sus imágenes». tesis doctoral en Historia del Arte (México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México).
  2. Herrera-Mena, Sajid Alfredo (2018). Espacios y opinión pública durante la anexión del Reino de Guatemala a México: San Salvador, 1821. En: LiminaR XVII, (1) México: Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica. ORCID: 0000-0002-5998-9541
  3. Hernández de León, Federico (1930). (20 de febrero de 1926) “El capítulo de las efemérides: 20 de febrero de 1838, Una Ley Conciliatoria”. Guatemala: Nuestro Diario.
  4. Mencos Franco, Agustín (1893). Rasgos biográficos de Francisco Morazán: apuntes para la historia de Centro América. Guatemala: Tipografía El Comercio. pp. 32-35.
  5. La Antorcha Centro-Americana (11 de septiembre de 1829). Guatemala, septiembre 10. En: La Antorcha Centro-Americana. (7) Guatemala: Imprenta Nueva. p. 28.
  6. Coronado Aguilar, Manuel (1975) Apuntes históricos guatemaltenses. (2a. edición) Guatemala: José de Pineda e Ibarra. p. 137.
  7. Solís, Ignacio (1906) Memorias del General Carrera, 1837 a 1840. En: Colección de Documentos Históricos y Biográfigos. 1. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. pp. 15-16.
  8. Urrutia, César (2011). «Historia de la Ciudad de Guatemala: Iglesia de San Francisco». Guatemala de ayer. Guatemala.
  9. Lainfiesta, Francisco (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala. Período de 20 años corridos del 14 de abril de 1865 al 6 de abril de 1885. Guatemala: Pineda e Ibarra.

Subir