12 de noviembre de 1695: fallece el capitán general Jacinto de Barrios Leal

Fallece el capitán general Jacinto de Barrios Leal, en medio de un período turbulento de la Capitanía General de Guatemala, en el que los miembros de la Real Audiencia y el presidente estaban inmersos en graves acusaciones de corrupción.

12noviembre1695
Castillo de San Felipe de Lara.  Ubicado en Bodegas, Izabal a las orillas de Río Dulce y el Lago de Izabal, el castillo fue destruido por los piratas en varias ocasiones.  El Capitán General Barrios Leal ordenó que fuera reconstruido luego de que él mismo fuera asaltado por piratas a su llegada al Reino en 1687. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

La gestión del Capitán General Jacinto de Barrios Leal estuvo marcada por acusaciones de corrupción en su contra y en contra de los oidores de la Real Audiencia, y por conflictos con los criollos locales, lo que hizo que se nombrara al Juez Pesquisidor, licenciado Fernando López Ursino, quien lo destituyó y envió a Patulul y luego a Santa Ana, mientras investigaba lo que estaba ocurriendo en el Reino de Guatemala.1 

Después de un largo litigio, el asunto se resolvió cuando el rey restituyó a Barrios Leal en 1693, y desde ese momento éste se puso en marcha el plan para conquistar la región del Lacandón en Verapaz y Petén. El mismo Barrios de Leal se puso al frente de las tropas que habrían de participar en aquella campaña militar, pero el 18 de mayo de 1695 tuvo que regresar a Santiago de los Caballeros porque se había enfermado de gravedad y ya había empezado la temporada de lluvias que en la zona en donde se encontraba es muy copiosa.2

El 3 de noviembre de 1695 escribió una carta al rey, informándole que no había podido acabar con la coligación de los oidores Antonio de Navia y Bolaños, Francisco Valenzuela Venegas y Manuel Baltodano —quienes pedían soborno para sus fallos judiciales— a pesar que había desterrado a de Navia a tres leguas de la ciudad, porque «este ministro siempre ha antepuesto sus conveniencia y utilidad propia a la pública y de [Su] Majestad; y por lograr esto fomentaba y apadrinaba injusticias, procurando con gran conato atraer la voluntad de los demás ministros a la suya2

También le señaló en detalle que estaba organizando una nueva entrada hacia Petén Itzá, partiendo desde Cobán y atravesando el territorio de los choles.  Y concluyó la carta con una despedida: «bien que al presente yo no trato más que de disponerme para una buena muerte, respecto de hallarme bien apretado de achaque molesto que más ha de un año padezco, y este pliego con los autos de dicha sumaria los dejo prevenidos para que se remitan a Vuestra Majestad si Dios Nuestro Señor fuere servido de llevarme para si asegurando con la verdad que debo a Vuestra Majestad y según el peligro de muerte en que me hallo que así en este negocio como en todos he atendido con muy sana intención el mayor servicio de Vuestra Majestad a que estoy y he estado obligado, anteponiendo éste a todas conveniencias propias; y ruego a Dios Nuestro Señor guarde la real y católica persona de Vuestra Majestad con mayores aumentos de reinos y señoríos como la cristiandad ha menester.2

Sabiendo que el Capitán General estaba por fallecer, el capitán Lorenzo de Montúfar, solicitó al Ayuntamiento criollo de Santiago de los Caballeros que lo invistiera como Caballero de la Orden de Calatrava, el 6 de noviembre de 1695, en la Sala del Real Acuerdo.2

Barrios Leal falleció el 12 de noviembre de 1695, día en que la Iglesia Católica celebra a San Diego y fue sepultado al pie del altar de Nuestra Señora del Socorro, en la Catedral. En su testamento dejó mil pesos para la Compañía de Jesús, pero la Audiencia se los otorgó al Colegio de Cristo Crucificado de Propaganda Fide —La Recolección, lo que provocó fuertes diferencias entre las dos instituciones religiosas.2

Francisco Ximénez,O.D.P., quien llegara a Guatemala con el Juez Pesquisidor López Ursino, indicó en su crónica que Barrios Leal «murió con muy buenas disposiciones, y pidiendo perdón á todos los que había agraviado, yporque no se hallaba allí el Oidor Dn. Antonio de Navia á quien tenía retirado, mandó que le diesen el Santo Cristo con que el moría, en señal de la paz que deseaba tener con él, y de pedirle perdón de los agravios que le había hecho«.2

Por su parte, el oidor Scals logró ser nombrado presidente provisorio en lugar de Valenzuela Venegas, quien era el decano de los oidores y a quien le correspondía el nombramiento, iniciando así un problema de usurpación de funciones que se extendería hasta la llegada del siguiente presidente, Gabriel de Sánchez y Berrospe, el 27 de marzo de 1696.3


BIBLIOGRAFIA:

  1. Cabezas Carcache, Horacio (2017) Gobernantes de Guatemala en el siglo XVII. Guatemala. p. 143.
  2. Ibid, p. 149.
  3. Juarros, Domingo (1818). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala. II. Guatemala: Ignacio Beteta. p. 140.