22 de abril de 1841: Larrazabal establece conmemoración de la victoria de Carrera sobre Morazán

El canónigo aristócratas Antonio Larrazabal dona quinientos pesos para que se conmemore cada año la victora de Carrera sobre Morazán del 19 de marzo de 1840.

Entrada posterior de la Iglesia Catedral de la Ciudad de Guatemala sobre la Octava avenida. Al fondo de esta calle se encontraba la residencia de Larrazabal (en el inserto). Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Tras el triunfo del teniente coronel Rafael Carrera sobre Francisco Morazán y el ejército salvadoreño el 19 de marzo de 1840,1 el jefe de Estado de Guatemala Mariano Rivera Paz lo ascendió a general de bridaga del ejército guatemalteco,2 mientras que el clero se vió reforzado en el Estado, el cual se declaró separado de la República Federal de Centro América el 17 de abril de ese mismo año.3

El canónigo Antonio de Larrazabal, miembro de las familias aristócratas y antiguo diputado ante las Cortes de Cádiz4, estableció una celebración perpetua de aquel acontecimiento, en honor al santo patrono del 19 de marzo —San José— mediante el siguiente documento:5

Guatemala, a diez y nueve de abril de mil ochocientos cuarenta y uno, el señor dean y cabildo, Antonio Larrazabal, provisor gobernador del arzobispado, a quien yo, el infrascrito escribano doy fe conocer, me exhibió ante los testigos que al fin se expresan, el expediente a la letra es como sigue:

Venerable señor dean y cabildo. Antonio Larrazabal, penitenciario de esta Santa Iglesia Metropolitana, con el respeto que debo, digo: que deseo se perpetúe entre nosotros, y que sea indeleble en nuestros corazones, la gratitud y reconocimiento al Señor Dios de los Ejércitos, Padre de las misericordias, y Dios de todo consuelo por el portentoso beneficio con que nos salvó la vida el 19 de marzo de este año. Ninguno ignora que tomada la plaza el día anterior por nuestros contrarios en la desgraciada guerra fratricida, veíamos de cerca amenazada nuestra existencia, y ya sentíamos los males que son consiguientes a la más cruel tiranía, que no son de recordar, sino solo para dar gracias al mismo Dios Salvador del mundo.Nota a Al efecto, y estando dedicado aquel día al sustituto del Eterno Padre Esposo verdadero de María Santísima y Padre putativo de Nuestro Señor Jesucristo, el Santísimo Patriarca José, suplico al venerable Cabildo se sirva admitirme el pequeñísimo obsequio perpetuo par ael día del patrocionio Dom. tercera post Pascha.

Primero: de que pertuamente en el día del patrocionio de este Patrón y abogado nuestro, haya sermón en la misma solemne que doto con doce pesos.

Segundo: que su imagen colocada en la capilla del colegio del servicio de este coro, sea traída por sus alumnos antes de las primeras vísperas y se ponga para la pública veneración de esta misma Catedral, en un trono con las luces y adorno correspondientes, y que permanezca hasta después de las segundas vísperas en que se conducirá al mismo colegio, asignando para sus velas y el trono diez pesos.Nota b

Tercero: que en el día propio de esta fiesta, se celebre por el primer dean o primera dignidad, misa rezada a las seis, delante la misma imagen; que durante el tiempo de ella, se recen por dichos alumnos, en unión del pueblo, las alabanzas y preses dedicadas a este Santísimo Patriarca, que con aprobación de lo ordinario, corren impresas, dándo al celebrante el estipendio de dos pesos y a los doce alumnos cuatro reales a cada uno. Y siendo el total de estas partidas treinta pesos, reconoceré el capital de quinientes pesos sobre mi casa, a razón de seis por ciento; sirviendo este escrito de bastante seguridad, interin extiendo la correspondiente escritura para que desde luego se de principio a esta solemnidad el domingo inmediato, 10 del corriente: por lo que al venerable señor dean y cabildo suplico se sirva admitir esta fundación tan propia de su piedad como de la devoción general de todos los fiesta a este su antiguo Patrón; Guatemala, mayo cuatro de mil ochocientos cuarenta.

          • Antonio Larrazabal

Sala capitular, mayo seis de mil ochocientos cuarenta.

Por admitida la fundación a que se contra este memorial, la que se aprueba en toda forma, dándose gracias al señor penitenciario, gobernador del Arzobispado por su piadoso celo:Nota_c Póngase en su noticia, hágase saber al padre sacristán mayor de esta Santa iglesia y mayordomo de fábrica de ella, para que tomen en sus libros la razón correspondiente, como también al padre rector del colegio de Infantes por lo tocante a sus alumnos.5

La residencia de Larrazabal se encontraba en la octava avenida del Centro Histórico de la Nueva Guatemala de la Asunción, entre la Catedral y la Iglesia del Carmen, y era de considerable valor y sin gravamen alguno, de acuerdo al anotador de hipotecas de la época, por lo que no hubo problema en que se dieran los quinientos pesos que donaba el clérigo.5


NOTAS:

  • a: Larrazabal se refiere a la victoria de Carrera sobre Morazán el 19 de marzo de 1840 y a los graves abusos que cometió Morazán cuanto tomó la Nueva Guatemala de la Asunción en 1829.
  • b: este es el Colegio de Infantes.
  • c: Larrazabal era el gobernador del Arzobispado por la expulsión del arzobispo Ramón Casaus y Torres en 1829.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Solís, ignacio (1906). Memorias del General Carrera. 1838-1840. En: Colección de Datos Históricos y Biográficos. (1) Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 90.
  2. Coronado Aguilar, Manuel (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala. I Guatemala: Editorial del Ejército. p. 159.
  3. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada en virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 46-48.
  4. Congreso de los Diputados (2011). Hace 200 años. Diario de las Cortes de Cádiz. Madrid: Congreso de los Diputados.
  5. Hernández de León, Federico (1963) [1924]. El libro de las Efemérides: capítulos de la Historia de la América Central. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 145-148.

Subir

3 de febrero de 1640: los frailes hospitalarios se hacen cargo del lazareto

Los frailes hospitalarios de San Juan de Dios se hacen cargo del primer lazareto en Santiago de los Caballeros

3febrero1640
Composición fotográfica realizada por Juan José de Jesús Yas de las ruinas de Antigua Guatemala a principios del siglo XX.  Se reconocen: La Recolección, el cementerio de San Lázaro, San Francisco el Grande, Tanque La Unión, Templo de Minerva (desaparecido), Parroquia San  José Catedral, La Merced, San Agustín, El Carmen, Arco de Santa Catalina, Palacio de los Capitanes Generales, Hospital de San Pedro y Ayuntamiento. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Cuando el presidente de la Real Audiencia de Guatemala, Alvaro de Quiñonez y Osorio, marqués de Lorenzana, se dió cuenta de que habí varios leprosos deambulando por las calles de la ciudad de Santiago de los Caballeros, dispuso que se construyera un lazareto en los poblados situados en las afueras de la ciudad, específicamene a dos kilómetros al este de la misma. El rey aprobó la construcción por medio de una Real Cédula de 1639 y donó 4000 ducados para la misma; luego de construído, se lo entregaron a los religiosos de San Juan de Dios para su administración, siendo el prior del convento de la orden en Guatemala y vicario provincial en ese entonces Carlos Cívico de la Cerda.1,2

El 29 de de septiembre de 1717el lazareto fue arruinado por el terremoto de San Miguel, y el 17 de febrero de 1719 el prior del convento de San Juan de Dios, Agustín de Sotomayor, pidió que se le donase agua para la reconstrucción del edificio, ya que existía mucho peligro de que los lazarinos contagiaran a los pacientes que los religiosos tenían en su hospital de Santiago si eran admitidos allí por falta de hospital apropiado.3

El Ayuntamiento aprobó la solicitud, pero debido a la escacez de recursos, no se pudo construir. Desafortunadamente, el terremoto de San Casimiro en 1751 dañó lo poco que se había avanzado hasta entonces,4 y con el de Santa Marta en 1773 se extinguió por completo el hospital.5


BIBLIOGRAFIA:

  1. Juarros, Domingo (1808). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala. Tomo I. Guatemala: Ignacio Beteta.
  2. — (1818). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala II. Guatemala: Ignacio Beteta.
  3. Gómez Carrillo, Agustín (1886). Estudio histórico de la América Central (3.a edición). Madrid, España: Imprenta de Hernando. pp. 94-95.
  4. Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (2008). Apuntes sobre las obras de rehabilitación del Colegio de la Compañía de Jesús. Guatemala. Archivado desde el original el 4 de junio de 2014.
  5. Moncada Maya, J. Omar (5 de mayo de 2003). «En torno a la destrucción de la Ciudad de Guatemala, 1773. Una carta del Ingeniero Militar Antonio Marín»Biblio 3W. Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales (Barcelona: Universidad de Barcelona) VIII (444). ISSN 1138-9796.

10 de octubre de 1767: consagran la Iglesia de La Merced en Santiago de los Caballeros

El obispo de Chiapas, Miguel de Cilieza y Velasco, consagra la Iglesia de La Merced de Santiago de los Caballeros de Guatemala

Atrio de la Iglesia de la Merced de Antigua Guatemala aproximadamente en 1915.  Imagen de la colección Yas/Noriega tomada de Wikimedia Commons.

El templo de la Merced de Antigua Guatemala fue llamado originalmente Iglesia de Nuestra Señora de la Merced de Santiago de los Caballeros de Guatemala, y fue una de las últimas iglesias que se construyeron en la hasta entonces fastuosa capital del Reino de Guatemala.  El templo fue consagrado al culto el 10 de octubre de 1767, por el recién nombrado obispo de Chiapas, Miguel de Cilieza y Velasco, quien era originario de Guatemala,  Maestrescuela de la Catedral Primada de Santiago, y quien iba a ser el coadjutor del recientemente fallecido arzobispo de Guatemala, Francisco José de Figueredo y Victoria.

El arzobispo había solicitado a la corona que le asignaran un coadjutor porque ya contaba con 80 años de edad, y estaba ciego, por lo que el Rey accedió y designó a Cilieza y Velasco, pero el arzobispo falleció el 24 de junio de 1765, antes de que el coadjutor fuera consagrado por lo que ya no ejerció el puesto.   Eso sí, fue nombrado como obispo de Chiapas y hacia allá partió poco después de haber consagrado el templo mercedario.

Cilieza murió en 1768, pero el templo de la Merced sobrevivió los terremotos de Santa Marta que destruyeron la ciudad de Santiago de los Caballeros en 1773, y fue utilizado como una parroquia luego de que los mercedarios fueron obligados a trasladarse a la Nueva Guatemala de la Asunción en 1778, con todo y la imagen de Jesús Nazareno que era el patrón jurado de la Capital del Reino de Guatemala.


BIBLIOGRAFIA:


7 de agosto de 1736: nace Cayetano de Francos y Monroy

Nace en España quien sería el arzobispo de Guatemala Cayetano de Francos y Monroy, quien lideró la construcción de la Nueva Guatemala de la Asunción, reformó la educación del Reino y fundó el Colegio de Infantes

7agosto1736
Fotografía de principios del siglo XX del arzobispo Cayetano de Francos y Monroy, tomada por Juan José de Jesús Yas.  Imagen obtenida de Wikimedia Commons.

El arzobispo de Guatemala, Cayetano de Francos y Monroy nació en Villavicencio de los Caballeros, España, el 7 de agosto de 1736. El 26 de noviembre de 1777, por consulta de Cámara, fue nombrado arzobispo de Guatemala, nombramiento era difícil ya que era en sustitución del arzobispo Pedro Cortés y Larraz, quien se negaba a aceptar el traslado de su arquidiócesis hacia la ciudad de la Nueva Guatemala de la Asunción, luego de que la capital de la capitanía, Santiago de los Caballeros de Guatemala fuera destruida por los terremotos de Santa Marta en 1773. Cortés y Larraz comprendía que el traslado iba a debilitar la posición del clero en los asuntos de Estado del Reino de Guatemala y por ello se resitía a trasladar al clero secular a la nueva ciudad.1

Inicialmente, Francos y Monroy decidió no aceptar el cargo que le ofrecían, pero el 20 de noviembre de 1778 fue presionado por el gobierno real, y finalmente se embarcó en Cádiz a principios de mayo de 1779. Fue acompañado por una cuantiosa corte que incluía un provisor, un secretario, un capellán, un caudatorio, un mayordomo, siete pajes y un maestro de pajes, y quienes fueron elegidos cuidadosamente con un fin político definido: retomar el control de clero guatemalteco que se encontraba en estado de rebelión casi abierto contra la autoridad del Capitán General Martín de Mayorga.1

El siete de octubre de 1779, con una escolta de ocho caballeros, entró en la Nueva Guatemala de la Asunción, la cual apenas se estaba empezando a construir. Había arribado a Guatemala con diecisiete individuos de su familia, gastando en el viaje 64,240 pesos., y se encontró con que los frailes de las órdenes regulares, que habían vivido en suntuosos conventos en Santiago de los Caballeros, ahora lo hacían en ranchos de paja, mientras que las monjas y beatas seguían en sus conventos en la arruinada ciudad. Además, la única construcción religiosa sólida que existía era la Ermita del Carmen.

Un mes antes de la llegada del nuevo arzobispo, Cortés y Larraz publicó una carta pastoral denunciando la llegada de un usurpador y amenazando con excomulgarlo, pero eso no inmutó a Francos y Monroy, quien tomó sus primeras medidas al recién llegar, nombrado a un cura párroco para el pueblo indígena de Jocotenango y luego fue en persona a buscar a la destruida Santiago de los Caballeros de Guatemala a las beatas de Santa Rosa. Cortés y Larraz comprendió entonces que era inútil seguir resistiendo, y finalmente dejó la mitra de Guatemala.2

El arzobispo Francos y Monroy estuvo muy involucrado con las corrientes liberales de los filósofos ingleses y del francés Juan Jacobo Rousseau, los cuales habían proporcionado nuevos lineamientos en la pedagogía y la formación intelectual de los infantes, y por ello, inició en la Nueva Guatemala de la Asunción una reforma educativa. Cuando el arzobipso llegó a su nueva arquidióces, solamente estaba en funcionamiento la escuela de Belén, que había sido fundada por el santo Hermano Pedro de Betancourt, y el resto de escuelas no funcionaban desde quelos jesuitas habían sido expulsados en 1767.3 Por su parte, el resto de entidades civiles y religiosas estaban trabajando arduamente en construir sus nuevos edificios tras el traslado. Francos y Monroy fundó entonces dos escuelas de primeras letras, la de San José de Calasanz y la de San Casiano, a las que donó de su propio peculio cuarenta mil pesos para su funcionamente; además, también fundó el «Colegio San José de los Infantes» el domingo 10 de junio de 1781, el cual sigue activo hasta la fecha. Y también contribuyó económicamente con seis mil pesos para finalizar la construcción del Colegio y Seminario Tridentino de Nuestra Señora de la Asunción, quince mil pesos para el del colegio de seises —como se le decía también al Colegio de Infantes—, aproximadamente cincuenta mil para la iglesia y beaterio de Santa Rosa —ya que ésta era la catedral temporal—, y la casa del Obispo.1

Tras su ardua labor, para la que contó con el apoyo del nuevo Capitán General, Matías de Gálvez, el seis de diciembre de 1782 Francos y Monroy informó al rey que había trasladado a la nueva ciudad la catedral —aunque ésta quedó temporalmente en el Beaterio de Santa Rosa—, el colegio seminario, los conventos de religiosos y religiosas, beaterios y demás cuerpos sujetos a la Mitra; todos ellos habían sido trasladados a edificios formales o en construcción. Es importante destacar que para terminar estas obras Francos y Monroy había tenido que dejar la obra del palacio Arzobispal por un lado, y conformarse con vivir en una incómoda casa de alquiler, careciendo de oficinas y habitación.1


BIBLIOGRAFIA:

  1. Belaubre, Christophe (2013). «Francos y Monroy, Cayetano: Aspectos de la vida del arzobispo de Guatemala que vino para retomar el control de un clero guatemalteco en estado de rebelión casi abierto». Archivado desde el original el 22 de julio de 2017.
  2. Hernández de León, Federico (1963) [1926] El Libro de las Efemérides; Capítulos de la Historia de América Central. V. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 116-118.
  3. Salazar, Ramón (1897). Historia del desenvolvimiento intelectual de Guatemala. 1, La Colonia. Tipografía Nacional.

Subir

7 de junio de 1872: Barrios decreta expropiación de bienes de las órdenes regulares

El encargado de la presidencia provisoria, teniente general J. Rufino Barrios, decreta la expropiación de los bienes a las órdenes regulares de la Iglesia Católica

7junio1872
Acto de Crucifixión celebrado en una parroquia de Guatemala a finales del siglo XIX. Aunque la élite criolla liberal expulsó al clero regular y redujo al mínimo los privilegios del clero secular, las manifestaciones de fe entre la población se mantuvieron. Fotografía de Juan José de Jesús Yas, tomada de Wikimedia Commons.

Siendo teniente general del ejército y Comandante en Jefe de la región de Los Altos, J. Rufino Barrios fue llamado a la Ciudad de Guatemala a encargarse de la presidencia del gobierno de facto provisorio de la República cuando el capitán general Miguel García-Granados y Zavala tuvo que salir a pacificar al oriente el país el 24 de mayo de 1872.1

Barrios tenía un carácter dominante y no le pedía permiso al presidente provisorio para hacer cuando se le antojara, en especial en lo relacionado con impulsar su agenda liberal. Hasta entonces, había visto con recelo que García Granados estuviera recibiendo a miembros del partido conservador y que estrechara su relación con ellos, así que aprovechando la ausencia del presidente provisorio, emitió varios decretos radicales, particularmente en contra de los intereses del clero regular.1

Barrios ya había expulsado a los Jesuitas del occidente del país, y ahora confiscó propiedades de las órdenes regulares, muchas de las cuales fueron clausuradas. Siendo originario de San Marcos, Barrios era un criollo liberal descendiente de aquellos que intentaron formar el Estado de Los Altos cuando el gobierno conservador apoyado por el general Rafael Carrera tomó el poder en Guatemala.1

Cuando el pueblo católico protestó estas disposiciones, Barrios promulgó el siguiente decreto, por medio del cual el ejército ocupó los edificios de las órdenes regulares, y le dio el ultimátum a los religiosos que si querían permanecer en el país tenían que ser secularizados —es decir, convertirse en curas párrocos y abandonar el hábito de la orden regular a la que pertenecían—:

Decreto N°. 64

Considerando: Que las comunidades de Religiosos carecen de objeto en la República, pues no son las depositarías del Saber, ni un elemento eficaz para mejorar las costumbres;

Que no pudiendo ya como en los siglos medios prestar importantes servicios a la sociedad, los trascendentales defectos inherentes a las asociaciones de esta clase, se hacen más sensibles, sin que de modo alguno sean excusables;

Que dichos institutos son por naturaleza refractarios a las reformas conquistadas por la civilización moderna, que proscribe la teocracia en nombre de la libertad, del progreso y de la soberanía del pueblo;

Que sustrayéndose en el orden económico a las leyes naturales y bienhechoras de la producción y del consumo, constituyen una excepción injustificable que gravita sobre las clases productoras:

Que debiendo las referidas comunidades su existencia a la ley, a esta corresponde extinguirlas, y de consiguiente disponer en beneficio público de los bienes que poseen;

Y que atendiendo a los principios que presiden á la revolución democrática de Guatemala, es una consecuencia ineludible la extinción de las Comunidades de Religiosos, y al decretarla, un deber del gobierno proporcionar a éstos los medios necesarios para el sostenimiento de su nueva posición social, tengo á bien decretar y DECRETO:

Art. 1.°— Quedan extinguidas en la República las comunidades de Religiosos.

Art. 2.°— Se declaran nacionales los bienes que poseen y usufructúan.

Art. 3.°— Estos bienes y sus productos se dedicarán de preferencia a sostener y desarrollar la instrucción pública gratuita.

Art. 4.°— Los Religiosos exclaustrados quedan en absoluta libertad de residir donde les convenga, o de salir de la República, si así lo quisieren. Podrán adquirir bienes, disponer de ellos en vida o por testamento, tratar y contratar y gozar de todos los derechos que las ley- conceden al resto de los habitantes, sin más limitaciones que las que impone su estado á los eclesiásticos seculares.

Art. 5.°— A los Religiosos que deseen salir de la República, se les costeará el viático necesario, y los que prefieran residir en ella, quedan por el mismo hecho secularizados, no podiendo usar hábito ni distintivo de religioso.

Art. 6.°— Las iglesias de las comunidades se conservarán con sus respectivas advocaciones y títulos, lo mismo que con sus vasos sagrados, alhajas, ornamentos y todo cuanto esté destinado al Culto. En cada una de dichas Iglesias se erigirá una parroquia, a cuyo sostenimiento contribuirá el Gobierno.

Art. 7.°— Las librerías de los conventos pasarán a la Biblioteca de la Universidad.

Art. 8.°— La hacienda pública pagará, durante un año, a los Religiosos exclaustrados, que aun no se hayan ordenado de Presbíteros, los impedidos de ejercer su ministerio por ancianidad o enfermedad, una pensión de veinticinco pesos al mes, entregándoles la primera mensualidad el mismo dia en que se verifique la exclaustración.

Art. 9.°— El Ministro del ramo queda encargado de la ejecución de este decreto, dando al efecto las instrucciones convenientes al Jefe Político de este departamento y al Administrador General de Rentas.

Dado en Guatemala, a siete de junio de mil ochocientos setenta y dos

        • J. Rufino Barrios, Teniente general del ejército y Encargado de la Presidencia del Gobierno Provisorio de la República
        • Marco Aurelio Soto, ministro del ramo2,3

Los bienes fueron a parar a manos del Estado, de Barrios y de sus más cercanos colaboradores. Entre ellos, el licenciado Francisco Lainfiesta, quien luego sería ministro de Fomento, que se quedó con la Escuela de Critos, al general Juan Martín Barrundia, Ministro de la Guerra, le correspondió parte del convento de la Concepción y a Delfino Sánchez, quien más tarde sería también ministro de Fomento, parte del convento de Santa Clara.4 Y es que aunque los bienes se vendían en remate público, eran sumamente baratos para los allegados a Barrios, quienes eran los únicos que podían adquirirlos.5

He aquí un resumen de las órdenes afectadas:

Orden Logo Tipo de clero Propiedades expropiadas Beneficiado
Orden de Predicadores Orderofpreachears.png Regular
    • Conventos
    • Haciendas
    • Ingenios azucareros
    • Doctrinas y tierras de indios
El convento se convirtió en la Dirección General de Rentas y en el Conservatorio Nacional de Música
Mercedarios Coat of Arms of the Mercedarians.svg Regular
    • Conventos
    • Haciendas
    • Ingenios azucareros
    • Doctrinas
El convento se convirtió en una estación de policía
Compañía de Jesús Ihs-logo.svg Regular Los jesuitas habían sido expulsados de Guatemala por el rey de España Carlos III en 1767, pero regresaron durante el gobierno de Rafael Carrera. En 1871 no tenían mayores posesiones en el país.  
Recoletos Dictionarium Annamiticum Lusitanum et Latinum, Propaganda Fide seal.png Regular Conventos Se convirtió en la Escuela Politécnica
Concepcionistas OrdoIC.jpg Regular Conventos y haciendas Juan M. Barrundia.
Convirtió el convento en su casa de habitación
Arquidiócesis de Guatemala   Secular Colegio y Seminario Tridentino de Nuestra Señora de la Asunción Se convirtió en el Instituto Nacional Central para Varones
San Felipe Neri S. F. Nerist.JPG Secular Templo y residencia en Ciudad de Guatemala Francisco Lainfiesta.
Convirtió el convento en la Imprenta «El Progreso«
Santa Clara   Regular Templo y residencia en Ciudad de Guatemala Delfino Sánchez
Convirtió el convento en su residencia

BIBLIOGRAFIA:

  1. Lainfiesta, Francisco (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala. Período de 20 años corridos del 14 de abril de 1865 al 6 de abril de 1885. Guatemala: Pineda e Ibarra.
  2. Barrios, J. Rufino (7 de junio de 1872). «Decreto del 7 de junio de 1872 del teniente general J. Rufino Barrios, encargado de la presidencia provisoria de la República». Museo Nacional de Historia (Guatemala).
  3. Gobierno de Guatemala (1881). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1871-1876 I. Guatemala: Tipografía El Progreso. pp. 105-120.
  4. Miller, Hubert J. (1976) La Iglesia y el Estado en tiempo de Justo Rufino Barrios. p. 115.
  5. Batres Jáuregui, Antonio. (1949) La América Central ante la Historia, 1821-1921, Memorias de un Siglo. III Guatemala, C.A.

Subir

24 de mayo de 1869: Cerna inaugura su segundo período presidencial

Tras vencer en las elecciones en la Cámara de Representantes al Mariscal José Víctor Zavala, el Mariscal Vicente Cerna inicia su segundo período presidencial

24mayo1869
Iglesia del Cerrito del Carmen hacia principios del siglo XX.  El área seguía muy similar a la época en que Cerna juró para su segundo período presidencial.  Fotografía de Juan José de Jesús Yas.

Cuando el capitán general Rafael Carrera fue nombrado presidente vitalicio en 1854, tuvo la prerrogativa de elegir a su sucesor, y Carrera eligió al Mariscal Vicente Cerna con quien había sido compañero de armas desde su época de guerrillero.1

Tras la muerte de Carrera en 1865, el primer período del Mariscal Cerna había sido una continuación del gobierno del extinto presidente vitalicio, pero las circunstancias imperantes exigían un cambio de gobierno, ya que si bien Cerna era muy honrado y muy moralista, no tenia la capacidad suficiente para enfrentarse a los criollos liberales que poco a poco fueron reforzando sus posiciones.  Por eso, cuando se convocaron a elecciones para su sucesor, los miembros de la Cámara de Representantes —como se le llamaba al Congreso de la República en aquellos años— tenían la opción de elegir al Mariscal José Víctor Zavala, quien también había sido correligionario de Carrera, pero quien además había estudiado en la Universidad y en el extranjero y había retornado de Nicaragua cubierto de gloria tras vencer al filibustero William Walker.1 Aunque muchos daban ya por vencedor a Zavala, el 17 de enero de 1859, luego de asistir a una misa para recibir la «inspiración del Espíritu Santo«, los diputados votaron y eligieron al Mariscal Cerna con 31 votos contra 21 que recibió Zavala dando así, sin querer, la estocada final al régimen conservador en Guatemala.2

La ceremonia de juramentación se llevó a cabo el 24 de mayo en la sede la Cámara de Representantes, cuyo presidente era el señor Juan Matheu, un ciudadano español radicado en Guatemala y quien había estado en el puesto desde la época del general Carrera. Además de los diputados, estaban los miembros del Consejo de Estado, la Corte de Justicia, el Ayuntamiento, el Claustro de la Universidad, y el Consulado de Comercio.  Y también estaban las autoridades eclesiásticas, principiando por el arzobispo metropolitano, y su corte que incluía a los estudiantes del Seminario, y  los colegios de Infantes y Clerical; y los frailes de las órdenes regulares. Por su parte, Cerna hizo su ingreso al recinto acompañado del Corregidor del departamento, del Mayor General del Ejército y de los miembros de su Estado Mayor.3

De acuerdo a lo indicado por la constitución vigente en la época, el arzobispo tomó el juramento al presidente y luego de los discursos de ley, salieron en comitiva hacia la Catedral en donde se celebró un Te Deum con motivo del magno acontecimiento.4

Aquella sería la última gran celebración de los conservadores guatemaltecos, ya que un poco más de dos años después, Cerna caería derrotado por la Revolución Liberal el 30 de junio de 1871 y se tenía que ir huyendo del país en lomo de mula y con solamente veinte pesos en el bolsillo.4


BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 343.
  2. Ibid., p. 344.
  3. Ibid., p. 345.
  4. Ibid., p. 346.

Subir

12 de marzo de 1873: Barrios suprime el fuero ecleasiástico

Queda suprimido y abolido el fuero eclesiástico, tanto en materia civil como criminal

12marzo1873
Sacerdote guatemalteco alabando al Sagrado Corazon de Jesús en esta fotografía de Juan José de Jesús Yas de finales del siglo XIX.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Así como actualmente hay discusión sobre si debe mantenerse el fuero militar o no en Guatemala, en el siglo XIX existía una sobre la conveniencia o no de mantener el fuero eclesiástico, que favorecía únicamente a los sacerdotes de la Iglesia Católica.

El fuero eclesiástico se había eliminado tras la expulsión de las órdenes religiosas, del arzobispo Ramón Casaus y Torres y de los criollos aristócratas en 1829 luego de la invasión del general liberal Francisco Morazán,1 pero luego de la caída del gobierno liberal del Dr. Mariano Gálvez tras el levantamiento campesino-católico dirigido por Rafael Carrera en 1838,2 los criollos aristócratas empezaron a retornar a Guatemala y consiguieron que se eliminaran todos los decretos y acueros anticlericales del período liberal,3 pero cuando quisieron hacerse con el poder, tuvieron que aliarse con Carrera, que les dejó muy claro que era él el que imponía las condiciones.

Carrera se hizo con la Jefatura del Estado de Guatemala en 1844 gracias a varias maniobras por medio de las que logró salir de los eclesiásticos y de los diputadores constituyentes,4 y luego se convirtió en el primer presidente cuando creó la República el 21 de marzo de 1847;5 sin embargo, los aristócratas y los liberales estuvieron conspirando en su contra hasta que éste decidió renunciar a la presidencia y salir al exilio en 1848.6

Tal y como Carrera esperaba, los criollos no pudieron hacerse cargo de la situación y regresó a tomar el control en agosto de 1849,7 obligando a huir a los liberales y haciendo que los aristócratas pactaran con él para no tener que huir y para evitar que hubiera masacres contra ellos como las que estaban ocurriendo en ese momento en Yucatán.8

Tras derrotar a la última invasión liberal en la Batalla de La Arada en 1851, fue solo cuestión de tiempo que se redactara una constitución y que Carrera llegara al poder, lo que hizo en octubre de 1851.  Y ya en la presidencia, aceptó colaborar con la Iglesia Católica en los asuntos de estado, al punto que el arzobispo Francisco de Paula García y Peláez era Consejero del presidente, y el Dr. y obispo Juan José de Aycinena y Piñol era rector de la Pontificia Universidad de San Carlos y Ministro de Asuntos Eclesiásticos. Por consejo de este último, el gobierno de Carrera firmó el Concordato con la Santa Sede en 1852 por medio del cual se suprimió el fuero eclesiástico, pero luego se emitió un decreto el 31 de marzo de 1854 que dejó a los religiosos en potestad de establecer sus propios juicios, independientemente del sistema judicial guatemalteco.9

Aquella situación se mantuvo igual hasta que llegó al poder el general J. Rufino Barrios en 1873, dos años después de la caída del gobierno conservador del mariscal Vicente Cerna el 30 de junio de 1871.  Barrios retiró los privilegios de que gozaban los religiosos con la colaboración del nuevo Ministro de Negocios Eclesiásticos, el ultra liberal Marco Aurelio Soto —a quien Barrios luego impondría y posteriormente derrocaría como presidente Honduras—, de acuerdo al siguientes decreto:10

Decreto N.° 92

Considerando: que los individuos del clero, como todos los ciudadanos en lo temporal deben estar sujetos a las leyes comunes, civiles y penales de la República, y solo gozar de los fueros que ellas establecen.

Considerando: que este principio de igualdad ante la ley y ante la justiciar reconocido en los países bien constituidos, que excluyen fueros privilegiados, lo está igualmente en el Concordato celebrado entre la Santa Sede y el Gobierno de la República; por tanto,

DECRETO:

    1. Quedan los eclesiásticos sin el privilegio del fuero, así en todo lo civil como en lo criminal.
    2. Se declaran vigentes los artículos 15 y 16 del Concordato celebrado con la Santa Sede en 7 de octubre de mil ochocientos cincuenta y dos, en los cuales se establece la supresión del fuero.
    3. En consecuencia, se deroga en todas sus partes el decreto emitido el 31 de marzo de 1854.

Dado en Guatemala, a doce de marzo de mil ochocientos setenta y tres.

        • J. Rufino Barrios.
        • Marco A. Soto, Ministro de Gobernación, Justicia y Negocios Ecleasiásticos.10

BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. pp. 132-133.
  2. Solís, Ignacio (1906) Memorias del General Carrera, 1837 a 1840. En: Colección de Documentos Históricos y Biográficos. 1. Guatemala: Tipografía de Sánchez y de Guise.  pp. 17-50.
  3. Hernández de León, Federico (20 de febrero de 1926) “El capítulo de las efemérides: 20 de febrero de 1838, Una Ley Conciliatoria”. Guatemala: Nuestro Diario.
  4. Coronado Aguilar, Manuel (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala. Guatemala: Editorial del Ejército. p. 229.
  5. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada en virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 73-76.
  6. Hernández de León, Federico (1966) [1925] El libro de las Efemérides, capítulos de la Historia de la América CentralVII. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 113.
  7. Paredes, Mariano; Guzman, Agustin (1849). Convenio. Antigua Guatemala.
  8. Casares G. Cantón, Raúl; Duch Colell, Juan; Antochiw Kolpa, Michel; Zavala Vallado, Silvio et ál (1998). Yucatán en el tiempo. Mérida, Yucatán. ISBN 970 9071 04 1.
  9. Aycinena, Pedro de (1854). Concordato entre la Santa Sede y el presidente de la República de Guatemala (en latín y Español). Guatemala: Imprenta La Paz.
  10. Gobierno de Guatemala (1881). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1871-1876 I. Guatemala: Tipografía El Progreso.

Subir

30 de agosto de 1567: Felipe II ordena enviar un visitador para investigar al obispo de Guatemala

Por Real Cédula, el rey Felipe II ordena al arzobispo de México enviar a un visitador para investigar supuestos delitos del Obispo de Guatemala, Bernardino de Villalpando

30agosto1567
Plaza central de Mazatenango, Suchitepéquez con el templo franciscano a la izquierda.  Esta fue la única provincial que el obispo Villalpando (en el recuadro) logró quitar a las órdenes monásticas.  La fotografía es una composición: Mazatenango en 1875 de Eadweard Muybridge y el retrato del Obispo de una composición realizada por Juan José de Jesús Yas a finales del siglo XIX.

El poder las órdenes regulares de la Iglesia Católica durante la época colonial casi no tuvo oposición ni por parte de las autoridades españolas, ni por parte los representantes del poder criollo, ni por los miembros del clero secular, ya fuera con el obispo o con el arzobispo a la cabeza.1 No fue sino hasta en 1767, cuando las reformas borbónicas impuestas por Carlos III resultaron en la expulsión de los jesuitas, que dicha influencia empezó a mermar.2

Antes de que se cumpliera la Pragmática Sanción que expulsó a los jesuitas, hubo un obispo que intentó oponerse a las órdenes religiosas, pero no por su animadversion hacia ellas, sino por cumplir con lo dispuesto en el Concilio de Trento, que había indicado que las doctrinas indígenas tenían que pasar al control del clero secular, y ya no estar controladas por los frailes regulares.  Aquel proceso de secularización fue emprendido por el obispo Bernardino de Villalpando con todo rigor, logrando despojar a la orden de San Francisco de su provincia en Suchitepéquez.

Sin embargo, cuando intentó hacer lo mismo con las provincias que éstos tenían en Totonicapán y Quetzaltenango, ya no hubo edicto que valiera para evitar que los frailes fungieran como curas párrocos, pues para éstos, las doctrinas —es decir, poblados de indígenas que estaban a su cargo— eran sumamente rentables y les reportan generosos ingresos en sus haciendas, ingenios y trapiches.  Los religiosos regulares, principalmente los dominicos y los franciscanos gozaban de gran influencia en la corte del rey Felipe II —quien prácticamente vivía enclaustrado en un monasterio— y los frailes en Guatemala elevaron sus quejas a sus provinciales, quienes a su vez se quejaron con el gobernante sobre lo que estaba haciendo Villalpando.3

Felipe II entonces emitió  una Real Cédula el 30 de agosto de 1567 por medio de la cual solicitaba al arzobispo de México que enviara un visitador a Guatemala para investigar los «abusos» que estaba cometiendo el obispo Villalpando.   Y el cabildeo de los regulares fue efectivo, ya que el papa Pío V envió dos bulas en las que ratifica a las órdenes religiosas su privilegio de fungir como curas.3

Al darse cuenta de que estaba remando contra la corriente, el obispo guatemalteco, salió de la ciudad y empezó a recorrer su diócesis, hasta que lo encontraron muerto en su casa en la provincia de San Salvador, en agosto de 1569.3


BIBLIOGRAFIA:

  1. van Oss, Adriaan C. (1986). Catholic Colonialism: A Parish History of Guatemala, 1524-1821 (en inglés). Cambridge, Inglaterra: Cambridge University Press.
  2. Carlos III de España (1767). Colección del Real Decreto de 27 de febrero de 1767, para la ejecución del Extrañamiento de los Regulares de la Compañía, cometido por S. M. al Excmo. Señor Conde de Aranda, como Presidente del Consejo. Madrid: Imprenta Real de la Gazeta. pp. 3-30.
  3. Juarros, Domingo (1808). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala. I. Guatemala: Ignacio Beteta.

7 de mayo de 1934: Ubico deroga el Reglamento de Jornaleros

Obligado por la Gran Depresión, el presidente Jorge Ubico deroga el Reglamento de Jornaleros instuido por J. Rufino Barrios en 1877

7mayo1934
Una finca de café en las inmediaciones de Antigua Guatemala a principios del siglo XX en una fotografía de Juan José de Jesús Yas.  En el recuadro: el pago a los jornaleros; obsérvese la presencia de niños trabajadores.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El 7 de mayo de 1934, enfrentando una severa crisis económica derivada de la Gran Depresión que se originó en los Estados Unidos tras la caída de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929, el gobierno del general Jorge Ubico derogó el «Reglamento de Jornaleros«, que había sido instituido durante el gobierno de J. Rufino Barrios y que había sido uno de los principales motores económicos de los terratenientes liberales por décadas.

El «Reglamento de Jornaleros» fue redactado por el ministro de Fomento y poderoso azucarero de la región de Escuintla, el licenciado Manuel María Herrera Moreno —quien además era tío del presidente Jorge Ubico ya que estaba casado con Ernestina Ubico Urruela—, y no era más que la legalización del trabajo forzado de los pobladores indígenas en las grandes fincas cafetaleras que recién se habían establecido por los liberales en Guatemala y que requerían de grandes cantidades de mano de obra para ser rentables.1,2 Por medio del decreto 177 del 3 de abril de 1877, el gobierno de Barrios emitió mencionado reglamento, y a partir de ese momento se permitió a los propietarios particulares de las fincas cafetaleras solicitar a los jefes políticos de los departamentos «mandamientos de jornaleros» para trabajar en sus propiedades.1,2

Estas «propiedades» se originaron tras una reforma del sistema de propiedad de la tierra que los liberales guatemaltecos implementaron con el triunfo de la Revolución Liberal el 30 de junio de 1871.  Por este método, pretendían convertir a todos sus allegados en propietarios individuales e iniciaron la venta de las tierras baldías, o tierras «realengas«, de las grandes haciendas confiscadas a las otrora poderosas  órdenes regulares de la Iglesia Católica, y las tierras comunales que tenían las comunidades indígenas.  Los principales favorecidos fueron los criollos liberales —entre ellos el padre del general Ubico, el licenciado Arturo Ubico Urruela, que poseía la importante hacienda cafetalera de San Agustín Las Minas en jurisdicción de Villa Canales3-6—, y los ciudadanos alemanes que se establecieron en la región de la Verapaz.7

Ya anteriormente, en 1829 tras la invasión del general Francisco Morazán y la expulsión de la familia Aycinena y de las órdenes regulares del territorio centroamericano, se habían expropiado por primera vez propiedades rurales para ser rematadas en subasta, principalmente a los socios ingleses del general Morazán.  El principal ejemplo fue la Hacienda de San Jerónimo, ubicada en el municipio de dicho nombre en la Verapaz, y que fue expropiada a los Dominicos y entregada a un ciudadano inglés. Sin embargo, los conservadores recuperaron el poder en 1840 y devolvieron muchas de esas propiedades a las órdenes.

A fin de reactivar la economía durante la Gran Depresión, el general Ubico le dió un impulso a la exportación del café, único producto del país, por medio de la «Ley de Vialidad«, que fue el decreto 1974 emitido en 1933.8 Dado que los fondos nacionales estaban en niveles mínimos, y era necesario construir caminos de terracería que comunicaran a las fincas productoras del grano con los puertos o estaciones del ferrocarril más cercanas, esta ley establecía que todo hombre indígena apto estaba obligado a trabajar en la construcción y mantenimiento de carreteras, con base a un censo proporcionado por cada una de las jefaturas políticas al Ministerio de Agricultura; posteriormente la Dirección de Caminos establecía el plan de trabajo en base a la información del censo. Aquellas personas que no quisieran realizar estos trabajos podían conmutarlo a razón de Q1.00 por semana, y dichos fondos debían utilizarse para la construcción de carreteras. Los únicos hombres indígenas aptos que estaban eximidos de esta obligación eran los profesores, para que no dejaran sus escuelas desatendidas durante las dos semanas que estaban obligados a trabajaren la construcción de caminos. De esta forma, con esta mano de obra gratuita, Guatemala pasó de tener aproximadamente 2,200 Km en carreteras en 1930 a tener 10,200 Km cuando el general Ubico presentó su renuncia el 1 de julio de 1944.9

Por medio del Reglamento de Jornaleros se trataba a los trabajadores casi como esclavos, teniéndolos en una situación de servidumbre similar a la de la época de la colonia. Y es que como el reglamento señalaba que el patrono podía adelantarle parte de su sueldo al trabajador, los patronos idearon un sistema por el cual muchos campesinos poco a poco se fueron endeudado con el dueño de la finca hasta que dicho endeudamiento era ya impagable y tenían que mantenerse a perpetuidad en dichas tierras ya que no podían dejar su trabajo sin haber saldado completamente la deuda adquirida. A esto se sumaba que las deudas eran heredadas de padres a hijos, por lo que estos último ya estaban obligados a permanecer en la finca en que habían trabajados sus padres. Y, por si esto no fuera poco, la mayoría de las fincas pagaban con su moneda propia, la cual podían intercambiar únicamente en la tienda de la finca por los productos que allí se encontraban, los cuales eran vendidos a altos precios.10

Poco antes de derogar el Reglamento de Jornaleros, Ubico promulgó el Decreto No. 1995, el cual señalaba en su único considerando que los “anticipos restringen la libertad de trabajo y convierten al jornalero en objeto de explotación indebida de quienes contratan sus servicios”. En ese decreto, el presidente dio un plazo de dos años para que los terratenientes cobraran a sus jornaleros lo adeudado, transcurridos los cuales todo adeudo quedaba saldado y los empleados empezaban a trabajar de cero o podían irse de la finca. Adicionalmente, el pago ya no podría hacerse por anticipado, sino por tarea, día o semana trabajada.10

Sin embargo, la Ley de Vialidad y el Reglamento de Jornaleros no eran suficientes para sostener la economía nacional, por lo que el gobierno de Ubico derogó el Reglamento el 7 de mayo de 1934 y a los tres días, emitió el Decreto 1996 conocido como la «Ley de Vagancia«, la cual tenía dos temas centrales: evitar la proliferación de vagabundos en el país y suplir de mano de obra a las fincas cafetaleras. Por supuesto, no incluía a los miembros de las élites locales, sino que se aplicaba únicamente a los indígenas y mestizos pobres. Todo aquel que era detenido en la calle por vagancia era obligado a ponerse a trabajar o se iba preso (aunque de todos modos terminaba trabajando para el Estado de manera gratuita).10

Al iniciar una nueva relación laboral entra en vigor la Ley Contra la Vagancia, que es el Decreto 1996, la cual en su artículo 2 señalaba los distintos casos en los cuales se podían aplicar las penas establecidas:

  • Los que no tienen oficio, profesión, sueldo u ocupación honesta que les proporcione los medios necesarios para la subsistencia.
  • Los jornaleros que no tengan comprometidos sus servicios en fincas, ni cultiven, con su trabajo personal, por lo menos tres manzanas de café, caña o tabaco, en cualquier zona; tres manzanas de maíz, con dos cosechas anuales en zona cálida; cuatro manzanas de maíz en zona fría; o cuatro manzanas de trigo, patatas, hortalizas u otros productos, en cualquier zona.10

La ley también indicada que tanto las autoridades como los particulares estaban en la obligación de denunciar estos casos para que la persona en cuestión fuera procesada.  Y las penas que se imponían eran:

  • Las penas iniciales eran de 30 días de prisión las cuales iban aumentando en caso de reincidencia señalaba que toda persona que no pudiera comprobar que tenía ingresos para mantenerse sin trabajo, tenía que trabajar un mínimo de 150 días al año y que el pago de dichos servicios se haría al terminar el trabajo y no por anticipado.
  • Si la persona poseía una pequeña parcela de tierra y la cultivaba para su subsistencia, únicamente debía trabajar 100 días al año.10

A la larga, la Ley de Vagancia permitió continuar proveyendo a los terratenientes de mano de obra, sobre todo en la época de cosecha, pues eran muy pocos los campesinos que poseían los medios necesarios de subsistencia que eran requeridos para no ser considerado vago.

Al final, el efecto que esperaba Ubico de estas leyes laborales rindió sus frutos al cabo de varios años, cuando despegó la economía del país —en especial la de los cafetaleros, entre los que se incluía el propio presidente, quien había heredado la Hacienda San Agustín Las Minas a la muerte de su padre en 1927— y poco a poco se pasó de la crisis económica, hasta llegar a un superávit.11


BIBLIOGRAFIA:

  1. Barrios, J. Rufino (1877). «Decreto número 177: Reglamentos de jornaleros». El Guatemalteco (Guatemala). Archivado desde el original el 8 de mayo de 2015.
  2. Gobierno de Guatemala (1881). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1877-1881 II. Guatemala: Tipografía El Progreso. pp. 69-73.
  3. Estrada Paniagua, Felipe (1 de febrero de 1907) Votos por la educación popular. Guatemala: La Locomotora. II (24). p. 1.
  4. — (1908). Recopilación de Las Leyes de la República de Guatemala, 1900-1901.  XIX. Guatemala: Arturo Siguere & Co. pp. 124-125.
  5. — (1909). Recopilación de Las Leyes de la República de Guatemala, 1905-1906XX. Guatemala: Arturo Siguere & Co. pp. 4-6.
  6. Matta, Juan (1912). Recopilación de las leyes de la República de Guatemala, 1910-1911 XXIX. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 296.
  7. Caso Barrera, Laura (Diciembre 2014). Viajeros alemanes en Alta Verapaz en el siglo XIX. Su aportación al conocimiento de las lenguas y cultura mayas. Revista Brasileria de Lingüística Antropológica. 6 (2). p. 414.
  8. Ubico Castañeda, Jorge (1933). Decreto 1974. Ley de Vialidad. Guatemala: Tipografía Nacional.
  9. Chacón Córdova, Carolina (2018). La figura del general Jorge Ubico Castañeda: dictador o tirano. En: 200 años en camino, Bicentenario de la Independencia – 2021. Guatemala: Autorictas Prudentium. p. 5.
  10. Ibid., p. 10.
  11. Ibid., p. 11.

Subir

25 de abril de 1667: fallece el Hermano Pedro

Fallece el Hermano Pedro San José de Betancur en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala

Ermita de El Calvario en Antigua Guatemala.  Fue construida por el entusiasmo del Hermano Pedro en el siglo XVII.  Fotografía de Juan José de Jesús Yas a principios del siglo XX.  En el recuadro: escultura del hermano Pedro en Tenerife. Imágenes tomadas de Wikimeda Commons.

Pedro de San José Betancur nació en Tenerife, entonces parte del Imperio Español, el 21 de marzo de 16261,2 y es conocido entre los guatemaltecos simplemente como el «Hermano Pedro» o «santo Hermano Pedro«. Betancur, fue un religioso terciario franciscano y misionero español, fundador de la Orden de los Betlemitas.

Betancur era descendiente de guanches y canarii, es decir los antiguos aborígenes de las islas de Tenerife y Gran Canaria respectivamente, así como de repobladores castellanos en el Tenerife del siglo XVI.Nota_a En Tenerife solía permanecer en la ahora famosa cueva que lleva su nombre, que está situada en El Médano en el sur de la isla, y que utilizaba como refugio con su ganado durante el invierno, como lugar de oración y como escondite para resguardarse de los piratas.1,2

A los 23 años abandonó su tierra natal, se embarcó hacia América saliendo desde el puerto de Santa Cruz de Tenerife y llegó a La Habana, Cuba en donde estuvo por más de un año en la casa de un clérigo natural de Tenerife. Al año siguiente, embarcó hacia Honduras, y de ahí se trasladó a Guatemala.1,2

Apenas desembarcar en Guatemala sufrió una grave enfermedad, durante la cuál tuvo la primera oportunidad de estar con los más pobres y desheredados. Tras su recuperación inició estudios eclesiásticos en el Colegio de San Lucas de la Compañía de Jesús pero acabó profesando como terciario franciscano en el Convento de San Francisco en la Ciudad de Santiago de Los Caballeros de Guatemala.3

Fundó centros de acogida para pobres, indígenas y vagabundos. Otros terciarios lo imitaron, y fundó la Orden de los Hermanos de Nuestra Señora de Bethlehem en 1656, con el fin de servir a los pobres, enfermos, huérfanos y moribundos. Por estas obras, el hermano Pedro es considerado el gran evangelizador de las Indias Occidentales, del mismo modo que san Francisco Javier lo es de las Indias Orientales. .3

Uno de sus mayores deseos fue el volver a su tierra y hacer una peregrinación al Santuario de la Virgen de Candelaria, patrona de las Islas Canarias. Sin embargo, murió repentinamente el 25 de abril de 1667, a los 41 años de edad. Sus restos se encuentran en la Iglesia de San Francisco en la Antigua Guatemala donde es visitado por miles de fieles todos los años.3

Betancur ha estado sepultado en la iglesia de San Francisco en la Antigua Guatemala desde su muerte, pero en diferentes ubicaciones:

  1. 1667-1684: sacristía Antigua
  2. 1684-1692: transeto sur
  3. 1703-1817: alacena inmediata al altar mayor, pared sur
  4. 1817-1990: capilla de la Tercera Orden
  5. 1990- : capilla Vera Cruz (remodelada para el efecto con tallas de José Nicolás).4

Por la presencia de los restos mortales del Hermano Pedro, la iglesia de San Francisco fue elevada a la calidad de santuario arquidiocesano por el arzobispo de Guatemala, cardenal Rodolfo Quezada Toruño, el 30 de julio de 2003.4


NOTAS:

    • a: El apellido Betancur era originalmente Bethancourt, de origen normando, sufriendo cambios a Bethancur, Betancurt, Bethancourt y Betancur.

BIBLIOGRAFIA:

  1. García de la Concepción, Joseph (1723). Historia bethlehemitica: vida exemplar y admirable del venerable siervo de Dios, y padre Pedro de San Joseph Betancvr, fvndador de el regvlar Institvto de Bethlehen en las Indias Occidentales : frvtos singvlares de sv fecvndo espiritv, y svcessos varios de esta religión. Sevilla.
  2. Relación de la vida, y virtudes del V. hermano Pedro de San Joseph Betancur. De la Tercera Orden de Penitencia de N. seraphico P.S. Francisco. Primer fundador del Hospital de Convalecientes de N. Señora de Belen, en la ciudad de Guatemala. , edición de 1735 accesible en la Biblioteca Digital de AECID.
  3. Juarros, Domingo (1808). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala. I. Guatemala: Ignacio Beteta.
  4. — (1818). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala II. Guatemala: Ignacio Beteta.
  5. Iraburu Larreta, J. Mª (2003). «10. Beato Pedro de San José, fundador de los bethlemitas». Hechos de los apóstoles de América (3ª edición). Pamplona: Gratis Date. pp. 93 y siguientes. ISBN 84-87903-36-3.

Subir