13 de junio de 1928: el gobierno de Lázaro Chacón reinagura la Escuela de Artes y Oficios con el nombre de Instituto Técnico Industrial de Varones

13junio1928
Asilo Joaquina, construido durante el gobierno de licenciado Manuel Estrada Cabrera.  En 1928 aquí se fundó el Instituto Técnico Industrial de Varones, que era la antigua Escuela de Artes y Oficios.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El gobierno del general Lázaro Chacón ha corrido la misma suerte que los de los también generales Rafael Carrera y Manuel Lisandro Barillas: esto es, ha sido borrado de la historia oficial por sus sucesores.  En el caso específico de Chacón, fue el gobierno del general Jorge Ubico el encargado de borrar los logros de su antecesor, especialmente porque éste lo había derrotado en las elecciones presidenciales de  1926.1

Si bien es cierto que el gobierno del general Chacón terminó el 12 de diciembre de 1930, cuando éste sufrió un derrame cerebral tras varios meses de enfrentar una aguda crisis económica que afectaba a todo el país, dicha crisis no fue culpa del presidente guatemalteco sino de la Gran Depresión que afectó a todo el mundo tras la caída de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929.  La grave situación financiera arrastró consigo los precios de los productos de exportación los países de América Latina, quienes solamente exportaban uno o dos productos; en el caso de Guatemala específicamente, el único producto de exportación era el café, y cuando éste se desplomó, se llevó consigo a la economía nacional y a gobierno de Chacón.  (Nota de HoyHistoriaGT:  el banano era también un importante producto de exportación, pero el mismo era controlado completamente por el enclave bananero de la transnacional estadounidense United Fruit Company en Izabal, y no afectaba ni favorecía a la economía nacional directamente3).

Antes de la Gran Depresión, el gobierno de Chacón se había enfocado específicamente en mejorar la educación nacional. Su proyecto tuvo como base fundamental la eliminación del analfabetismo, que llegaba a más del 90% de la población. Además, realizó varios concursos para elegir a los más aventajados estudiantes de magisterio y otorgarles una beca para continuar sus estudios en otros países.4

Varios pensadores extranjeros estrechamente vinculados a las redes teosóficas latinoamericanas, tuvieron especial influencia en el proyecto educativo guatemalteco; entre ellos esutvieron el mexicano José Vasconcelos, la chilena Gabriela Mistral, y el salvadoreño Alberto Masferrer, entre otros. Este útimo actuó como mediador de la red teosófica en Guatemala, a través de su trabajo intelectual y de sus estrechos lazos familiares que resultaron fundamentales en el gobierno de Chacón.5​ Entre sus principales proyectos de labor social incluían el establecimiento de una biblioteca pública, la recaudación de dinero para crear un programa de desayunos escolares, y la petición que hicieron ante la Asamblea Nacional Legislativa para regular la renta de las bebidas alcohólicas.5​ ​

Para Masferrer, era deber del Estado proveer educación, sin embargo, si los gobiernos invierten dinero y esfuerzos en educación y el pueblo sigue siendo ignorante, si tanto esfuerzo es poco productivo, es porque no hay una intervención social. Educación para los niños comprendía, según Masferrer, el acceso a la escuela primaria garantizándoles las instalaciones, los materiales, los maestros y en ciertas áreas incluso el desayuno del que muchos de ellos carecen en sus hogares. Y para los adultos la desanalfabetización y a partir de ella el aumento de su nivel cultural por medio de lecturas apropiadas, conferencias, y escuelas para adultos (dándole impulso a la Universidad Popular fundada por los estudiantes universitarios en 1922). Como complemento, la educación cívico-moral dirigida a los niños en sus asignaturas escolares y para los adultos en conferencias, cartillas cívicas y, en la educación para la lucha contra el alcoholismo.5

Con esta filosofía en mente, el gobierno de Lázaro Chacón reimprimió dos libros-ensayo en los que Masferrer se adentra en los problemas educativos y sus propuestas de solución: “Leer y escribir” y “La cultura por medio del libro“, de los cuales se imprimieron cinco mil ejemplares y se distribuyeron de manera gratuita a través de la Universidad Popular.<sup>5</sup>  Luego, intentó realizar los siguientes cambios en el sistema educativo guatemalteco:

  • Decreto 1500 del 3 de mayo de 1927: establecía el Consejo Nacional de Educación con carácter de Cuerpo Técnico Consultivo de la Secretaría de Educación Pública. Sus objetivos eran todos los trabajos técnicos de reforma, organización y reglamentación, relativos a las enseñanzas primaria, normal, secundaria y especial. Una de las primeras tareas del Consejo fue recopilar todas las leyes, que en materia educativa, habían sido dictadas para conseguir su unificación y crear así la Ley Orgánica de Educación Pública.6
  • Ley Orgánica y Reglamentaria del Personal Docente de la República de Guatemala: la educación se enfrentaba en estos momentos al grave problema de la falta de maestros calificados; se calculaba que para entonces había setecientos veintiocho maestros titulados y 2,856 empíricos. El objetivo de esta ley era formar categorías entre los maestros, de acuerdo a su tiempo de servicio y aptitudes, y por supuesto, proveerles de incrementos salariales acordes a su experiencia.
  • Reabrió la Universidad Nacional: la institución de educación superior había sido cerrada por el gobierno de Orellana para controlar la ola de protestas y descontentos por parte de los estudiantes ante las políticas del gobierno, sobre todo el entreguismo al capital estadounidense.7  Como parte de esta reapertura, reconstruyó las instalaciones de la Escuela de Medicina, que habían sido destruidas por los terremotos de 1917-18.
  • Creó la Dirección General de Cultura Indígena para hacerse cargo de la alfabetización.8

Dentro de todos estos cambios, el 13 de junio de 1928 reabrió la Escuela de Artes y Orificios, ahora con el nombre de Instituto Técnico Industrial para Varones con el objeto de preparar a los obreros y mejorar así la calidad de la mano de obra en el país.9  El instituto funcionaba en el antiguo Asilo Joaquina, construido por el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera en las instalaciones del Pabellón de la Exposición, a su vez había construido el gobierno del general José María Reina Barrios en 1896.

Desafortunadamente, como ya se indicó, la Gran Depresión acabó con muchos de los cambios que el gobierno de Chacón intentó durante su administración. Y su sucesor, el general Jorge Ubico, tuvo que enfocarse en mantener la estabilidad económica de Guatemala frente a la crisis económica mundial. No fue sino hasta que el gobierno estuvo en manos del Dr. Juan José Arévalo, uno de los favorecidos por las becas magisteriales que otorgó Chacón, que algunas de las ideas de Masferrer se llevaron a la práctica.


BIBLIOGRAFIA:

  1. The Library, UC San Diego (2019) Guatemala: elections and events (1900-1943). EEUU: UC San Diego (en inglés y español).
  2. Galbraith, John Kenneth. (1954). The Great Crash: 1929. Boston: Houghton Mifflin. ISBN 0-395-85999-9.
  3. Bucheli, Marcelo (2008). «Multinational Corporations, Totalitarian Regimes, and Economic Nationalism: United Fruit Company in Central America, 1899-1975». Business History (en inglés) 50 (4): 433-454. doi:10.1080/00076790802106315.
  4. Fuentes Oliva, Regina (2012). «1920, una década de cambios educativos para Guatemala»Boletín AFEHC (N°54).  Sección 10.
  5. Ibid., Sección 30.
  6. Ibid., Sección 31.
  7. Ibid., Sección 32.
  8. Ibid., Sección 62.
  9. Ibid., Sección 62-67.

13 de junio de 1549: se funda el poblado de San Antonio Suchitepéquez

13junio1459.jpg
Vista de Mazatenango, Suchitepequez en 1875.  Fotografia de Eadweard Muybridge.

Luego de la conquista española, el poblado de San Antonio Suchitepéquez fue fundado oficialmente el 13 de junio de 1549. Tal y como se acostumbraba en esa época, el nombre del poblado consta de dos partes: el nombre del santo católico que se venera el día en que fue fundado (y que era uno de los santos principales de la orden religiosa a la que el poblado había sido otorgado como doctrina) y una descripción con raíz del idioma náhuatl (esto ultimo porque las tropas que invadieron la región en la década de 1520 al mando de Pedro de Alvarado estaban compuestas por alrededor de cien soldados españoles y por varios miles de indígenas tlaxcaltecas y cholultecas). En este caso en particular:

  • San Antonio” proviene de su santo patrono, el franciscano Antonio de Padua
  • Suchitepéquez” se deriva de la voz náhuatl «Xōchitepēke», lo que podría traducirse como “En el Cerro Florido” o «En el Cerro de las Flores“, ya que este vocablo esta formado a su vez por:
    • “Xōchi-“: flor
    • “tepē”: cerro, montaña,  y
    • -“k”: en

Tras la Independencia de Centroamérica, la constitución del Estado de Guatemala promulgada el 11 de octubre de 1825 estableció los circuitos para la administración de justicia en el territorio del Estado y menciona que San Antonio Suchitepéquez era parte del Circuito de Mazatenango en el Distrito N.º11 de Suchitepéquez, junto con el propio Mazatenango, Samayaque, San Lorenzo, Santo Domingo, Retalhuleu, San Gabriel, San Bernardino, Sapotitlán y Santo Tomás.

A partir del 3 de abril de 1838, San Antonio Suchitepéquez fue parte de la región que formó el efímero Estado de Los Altos, el cual fue autorizado por el Congreso de la República Federal de Centro América el 25 de diciembre de ese año forzando a que las autoridades conservadoras que apenas habían retomado el poder en el Estado de Guatemala reorganizaran su territorio en siete departamentos y dos distritos independientes el 12 de septiembre de 1839. La región occidental de Guatemala había mostrado intenciones de obtener mayor autonomía con respecto a las autoridades de la Ciudad de Guatemala desde la época colonial, pues los criollos de la localidad consideraban que los criollos aristócratas capitalinos que tenían el monopolio comercial con España no les daban un trato justo; pero este intento de secesión fue aplastado por el general Rafael Carrera, quien reintegró al Estado de Los Altos al Estado de Guatemala en 1840.

En 1902 el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera publicó la “Demarcación Política de la República“, y en ella se describe así a San Antonio Suchitepéquez: “su cabecera es el pueblo del mismo nombre, a 12 km de Mazatenango, es de clima templado en unas partes y caliente en otras, y los principales cultivos, café, cacao, maíz y frijol. Una parte de la población se dedica a la crianza de ganado. Limita: al Norte, con el departamento de Sololá; al Sur, con el municipio de San José El Idolo; al oriente con el de Estrada Cabrera, y al Occidente, con el de San Bernardino“.

El 6 de agosto de 1942, el poblado fue sacudido por un sismo que se produjo a las 17:37 hora local (23:37 UTC) y tuvo una magnitud de 7.7 en la escala de magnitud de momento (Mw) y 7.9 en la escala de Magnitud de onda superficial (Ms). El epicentro se encontró a lo largo de la costa sur de Guatemala y causó extensos daños en el altiplano central y occidental de Guatemala dejando un saldo de treinta y ocho fallecidos.


BIBLIOGRAFIA:


 

13 de junio de 1830: la Asamblea Legislativa de Guatemala, controlada por los criollos liberales, declara traidor a la patria al arzobispo Ramón Casaus y Torres

 

13junio1830
Retrato oficial del arzobispo Ramón Casaus y Torres.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Tras el triunfo de Francisco Morazán contra Mariano de Aycinena y Manuel José Arce en 1829, los criollos liberales tomaron el control de la antigua capital de la Capitanía General de Guatemala.  Morazán expulsó a la familia Aycinena y a los miembros de las órdenes regulares de todo el territorio centroamericano y sus aliados liberales saquearon cuanto pudieron de las casas y monasterios de los expulsados.  Además, las enormes haciendas de los religiosos fueron entregadas a los socios ingleses del caudillo liberal.  En cuanto al clero secular, dirigido por el arzobispo Ramón Casaus y Torres, éste fue marginado con la expulsión del arzobispo el 11 de junio de 1829 y la eliminación del diezmo obligatorio.  Y por si eso fuera poco, tras las reclamaciones publicadas por el prelado, la Asamblea lo declaró traidor de la patria el 13 de junio de 1830.

En ese entonces, como ahora en el siglo XXI, los criollos abrazaban causas idealistas para esconder sus verdaderos fines.  Por su lado, los criollos liberales decían que defendían el progreso y las ideas avanzadas del siglo XIX contra el oscurantismo católico colonial, mientras que los criollos conservadores decían defender la verdadera religión y las buenas costumbres.  En realidad, ambos perseguían el poder político y económico, y cuando lo perdían, luchaban sin cesar por recuperarlo.  Así fue como el país se vio envuelto en una guerra civil hasta 1851.

Volviendo a Casaus y Torres, cuando el campesinado católico al mando de Rafael Carrera recuperó el poder para los conservadores en 1839, la Asamblea Constituyente declaró nula e inconsistente la expulsión del arzobispo, y lo reconoció de nuevo.  La Catedral, que había estado cerrada desde la partida del prelado en 1830, volvió a abrir sus puertas en espera del pastor.  Pero éste nunca regresó y, de hecho, tras dos años de que el gobierno le estuvo rogando que dejara La Habana y regresara a Guatemala, se decidió que lo mejor era dirigirse al Vaticano directamente en busca de un sustituto.

Finalmente, en 1843 fue reconocido como arzobispo metropolitano de Guatemala el presbítero Francisco de Paulo García y Peláez, quien sería un de los baluartes del gobierno conservador del capitán general Rafael Carrera aunque al principio hubo algunos roces entre ambos.


BIBLIOGRAFIA: