12 de febrero de 1831: atraca fragata «Diana» enviada por el rey Luis Felipe de Francia

Atraca en Trujillo la fragata «Diana» en nombre del rey Luis Felipe de Francia para establecer un pacto de amistad y comercio con Centro América

Fortaleza de Santa Bárbara en el Puerto de Trujillo, en Honduras. En el recuadro: el rey Luis Felipe I de Francia. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

En 1831, el recién ascendido rey de Francia, Luis Felipe de Orleáns, envió a la tripulación de la fragata «Diana» para presentar formalmente al gobierno de la República Federal de  Centro América, entonces a cargo del general liberal Francisco Morazán, un tratado de comercio y amistad, poniendo a la embarcación a la disposición del gobierno centroamericano para que enviara en ella a la comitiva que considerara conveniente.1

En esa época, el presidente Morazán veía con recelo al Dr. Mariano Gálvez, quien entonces era diputado, y le propuso ir a Francia para así sacarlo de la contienda política en la región. Pero Gálvez comprendió la jugada que intentaba hacer Morazán y con mucha diplomacia declinó que lo nombrara como embajador de Centro América ante el país europeo.2

Pero Morazán insistió y envió el nombramiento de Gálvez como Ministro en Francia al Senado de la República Federal, a lo que ésta respondió que con mucho gusto lo haría efectivo, siempre y cuando el diputado Gálvez presentara su renuncia expresa.2

Gálvez era muy hábil, así que para no herir la susceptibilidad de Morazán se dirigió a la Asamblea y le dijo que renunciaría a su cargo como diputado, siempre y cuando el gobierno considerara que su papel en Francia era más importante que su función como diputado ante la Asamblea.  Cuando el asunto se llevó a discusión, los senadores dispusieron que Gálvez continuara como diputado, lo que enfureció a Morazán.3

El presidente federal entonces le mandó una nota a Gálvez pidiéndole que presentara su renuncia irrevocable, tras lo que el diputado envió el siguiente memorial a la Asamblea en el que esquiva hábilmente el asunto de la renuncia:

Ciudadanos representantes: los negocios que conciernen a mi nombramiento de Enviado Extraordinaria a Francia, han ocupado parte del tiempo de vuestras deliberaciones en estos últimos días, y tengo ahora el sentimiento de reproducir de nuevo la cuestión, causando tal vez el fastidio o desagrado vuestro.  El ciudadano Presidente de la República me ha dirigido la comunicación adjunta: no puedo desconocer la fueza de sus razonamientos, ni dejar de prestarme a sus insinuaciones expresas y hago el sacrificio de mi amor propio y de mi delicadez misma, volviendo a vuestra deliberación el punto de mi renuncia. Me es al propio tiempo sobremanera sensible, ser la causa de momentos desagradables a la Asamblea; pero ella que me favorece, no dudo que sabrá dispensarme por los motivos de compromiso que le doy, cuando todos mis votos son y serán de dárselos de complacencia y mostrarme reconocido al generoso favor que debo a los dignos representantes del pueblo de Guatemala, por lo cual siempre le demostraré mi gratitud sincera.

Dios, Unión, Libertad.

Guatemala, 9 de mayo de 1831.3

Los diputados comprendieron la intención de Gálvez y no aceptaron su renuncia.  Así que al no encontrar a nadie más que estuviera dispuesto a participar en la empresa, el gobierno centroamericano declinó formalmente la invitación del gobernante francés.4

Esta situación no sentó muy bien a Morazán, que empezó a distanciarse de Gálvez, quien a su vez, puso serias trabas al gobierno federal cuando se hizo cargo del gobierno del Estado de Guatemala poco después.  Sería el principio de un cisma entre los liberales, quienes verían como sus rencillas los llevarían a perder el control de Guatemala, y eventualmente a la desintegración de la endeble República Federal de Centro América.4


BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 244
  2. Ibid, p. 245.
  3. Ibid, p. 246.
  4. Ibid, p. 247.

26 de noviembre de 1831: poblaciones de la costa del norte formar distrito de Livingston en Chiquimula

El gobierno del Estado de Guatemala declara que las poblaciones de la costa del norte formaran el distrito de Livingston en el departamento de Chiquimula

26noviembre1831
Edward Livingston, diplomático y politico estadounidense que escribió un código legislativo que los criollos liberales guatemaltecos pretendieron implementar con resultados desastrozos.  En su honor, el distrito ubicado en la desembocadura de Río Dulce fue nombrado «Livingston«.  Imagen de Library of Congress, Washington, D.C..

Durante la época colonial el comercio con la Península Ibérica se hacía desde el Puerto de Omoa, ubicado en la costa de la moderna Honduras.  El territorio que actualmente ocupa la República de Guatemala no tenía puertos comerciales de salida hacia el Océano Atlántico y eso fue algo que los gobiernos tardaron décadas en arreglar, debido a las constantes guerras que se sucedieron.  Al mismo tiempo, los ingleses aprovecharon ese abandono de la costa noreste de Guatemala para reforzar su posición en el asentamiento de Belice, que entonces se extendía desde Yucatán hasta el río del mismo nombre.

El 26 de noviembre de 1831 se produce el primer intento para establecer una ruta comercial en el norte de Guatemala y para ello se crea el distrito de Livingston en el departamento de Chiquimula de aquel entonces, y que sería eventualmente el departamento de Izabal.

Se reproduce a continuación el decreto de formación de dicho distrito:

El jefe del Estado de Guatemala con autorización del cuerpo legislativo, y con el objeto de arreglar, bajo el orden legal, las poblaciones establecidas, y que se establezcan en las costas del norte entre los límites del estado, decreta:

  1. Las poblaciones establecidas, y que se establezcan en las costas del norte de este estado, formarán un distrito del departamento de Chiquimula.
  2. Se erige en cabecera de este distrito la que ha levantado el ciudadano Marcos Monteros en la desembocadura del río que sale del golfo dulce.
  3. Y para que el distrito y su cabecera sean un monumento a la legislación y la libertad; para honrar la memoria del legislador patriota Americano, cuyo sistema penal se propone adoptar el Estado, y como anuncio de seguridad y protección, tendrán por nombre Livingston.

Edward Livinston fue un legislador estadounidense que escribió un código para el Estado de Luisiana, en los Estados Unidos —basado en el código de Napoleón—, el cual fue traducido al español por el liberal José Francisco Barrundia y transformado en la ley del Estado de Guatemala pocos años después.  Pero tenia el problema de que era totalmente anticlerical, aprobando el divorcio, el matrimonio civil y estableciendo novedosos juicios de jurados para los que se habría necesita tener una población altamente educada.  No pasó mucho tiempo para que se iniciaran las revueltas contra el nuevo sistema judicial al que los curas párrocos —que tenían gran influencia entre los campesinos guatemaltecos— acusaron de herético.


BIBLIOGRAFIA:


31 de octubre de 1831: el gobierno del Estado de Guatemala crea y organiza la «Guardia de la Constitución», el primer cuerpo policial de la vida independiente

31octubre1831
Desfile militar frente al Palacio del Poder Ejecuitvo de la Ciudad de Guatemala en 1905.  El Palacio, destruido por los terremotos de 1917-18, fue originalmente el Real Palacio y en una de sus secciones funcionaba la cárcel de varones de la ciudad.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En su obra «Memorias de un Abogado«, el eminente escritor e historiador guatemalteco José Milla y Vidaurre describe la vida en la cárcel de la Nueva Guatemala de la Asunción de principios del siglo XIX, poco antes de la Independencia.  Relata como dicha prisión estaba en el mismo edificio que ocupaba el Palacio de los Capitanes Generales y cómo se comportaban los presos dentro del recinto.  Tambien habla del cuerpo de policía colonial, cuyos miembros eran conocidos como «corchetes«.

Tras la Independencia de Centroamérica en 1821, los «corchetes» siguieron por poco tiempo hasta que fueron sustituidos por uno de los primeros cuerpos de policía que hubo en el Estado de Guatemala: la «Guardia de la Constitución«, la cual se estableció el 31 de octubre de 1831 y estuvo conformada por todos los ciudadanos entre 18 y 46 años de edad.  De hecho, todos aquellos ciudadanos que no fueran ya parte activa de la milicia o del ejército permanente, o que no fueran ni eclesiásticos, médicos o profesores quedaban obligados a enlistarse en la Guardia.

El propósito fundamental del nuevo cuerpo era la conservación del orden público y la ejecución de las leyes y estaba dividida en dos grupos,  movible y sedentaria.  La división movible estaba compuesta por los milicianos comprendidos entre los 18 y los 34 años de edad, y la sedentaria por aquellos comprendidos entre los 34 y 46.  Las obligaciones de la guardia movible eran:

  • Apresar a desertores y delincuentes
  • Escoltar presos
  • Acudir al llamado del Jefe Departamental cuando se requiriera resguardar el orden

Por su parte, la obligación de la guardia sedentaria era la de ayudar o suplir a la movible cuando esta última no se diera abasto.

Los oficiales eran: comandante, capitán primero, teniente, subteniente, sargento y cabo y cada poblado tenia su destacamento de la Guardia, cuyo número dependía de la cantidad de habitantes que hubiera.

Este cuerpo fue modificado durante el gobierno conservador y finalmente sustituido por la Policía Nacional durante el gobierno de J. Rufino Barrios.


BIBLIOGRAFIA:


13 de septiembre de 1831: Gobierno Federal restringe la libre locomoción de criollos y mestizos

El gobierno de la República Federal de Centro América establece una férrea política restringiendo la libre locomoción de criollos y mestizos

13septiembre1831
El Puerto de San José en 1860. Era la única salida del territorio guatemalteco hacia el Litoral Pacífico, pero los barcos atracaban muy esporádicamente.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Tras la expulsion de los miembros del partido conservador aristócrata del territorio centroamericano,1 la República Federal de Centro América estableció una rígida política para verificar que todos los extranjeros que llegaran al Estado se reportaran a las autoridades de gobierno.2

Las medidas exigían que todos los visitantes extranjeros se reportaran a la autoridad edil o gubernamental más próxima, so pena de cárcel.  Tambien se exigía que los jefes ediles notificaran a su inmediato superior de la llegada de cualquier extranjero y que todos los viajeros tuvieran un pasaporte para viajar entre Estados de la República Federal, y entre departamentos de cada Estado, ya que, según decía la ley, «nadie puede transitar libremente».2

Ahora bien, el mismo decreto hace la salvedad de que los comerciantes y los indígenas estaban exentos al requisito del pasaporte, lo que evidencia la intención de no permitir que los criollos conservadores retornaran a la región.2

Además de las autoridades ediles, el decreto hace énfasis en que todos los centinelas y dueños de pensiones estaban obligados a hacer cumplir la ley y que debían notificar a las autoridades la presencia de cualquier visitante.2

Con semejantes leyes, los conservadores no se atrevieron a retornar al territorio centroamericano, y esperaron pacientemente la oportunidad para hacerlo.  Esta se presentó cuando se declaró una epidemia de cólera en 1837 y los campesinos se alzaron contra el gobierno liberal del doctor Mariano Gálvez enarbolando la bandera de la religion católica, ya que esa fue la gota que derramó el vaso del descontento popular, que ya estaba encendido por el impuesto personal de capitación, los desastrosos juicios de jurados y leyes laicas y los ataques contra el clero.3


BIBLIOGRAFIA:

  1. La Antorcha Centro-Americana (11 de septiembre de 1829).  Guatemala, septiembre 10. En: La Antorcha Centro-Americana. (7)  Guatemala: Imprenta Nueva. p. 28.
  2. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, 1821-1869 I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio.
  3. Solís, Ignacio (1906) Memorias del General Carrera, 1837 a 1840. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. pp. 14-17.

24 de agosto de 1831: Gálvez es electo Jefe de Estado

El doctor Mariano Gálvez es electo para la jefatura del Estado de Guatemala

Ruinas de una Ermita en la ciudad de Antigua Guatemala en 1875. En esta ciudad vivió Gálvez hasta que fue nombrado Jefe de Estado. En el recuadro: el Dr. Mariano Gálvez. Imágenes tomadas de Mizner Scrapbook Central America y Wikimedia Commons.

El Dr. Mariano Gálvez, se había unido al partido liberal luego de ser secretario de Gabino Gaínza y pertenecer al partido conservador durante la época de la Anexión a México.1 Gálvez no fue bien recibido por los liberales inicialmente, pero poco a poco fue ganando terreno dentro del partido gracias a su inteligencia y habilidad diplomática.  Ya para 1828 era uno de los líderes del partido y tras la renuncia obligada del general Manuel José Arce y Fagoaga a la presidencia de la República Federal, éste fue a la Antigua Guatemala a entrevistarse con Gálvez para intentar reconciliarse con los liberales2 luego de haberse separado de ellos al haber apoyado a los criollos aristócratas a perpetrar el golpe de estado contra Juan Barrundia en 18263.

Arce no obtuvo una respuesta positiva de los liberales y se retiró de la política, mientras que Gálvez fue uno de los líderes del movimiento que desconoció a la autoridad del jefe de Estado Mariano de Aycinena en Antigua Guatemala en enero de 1829.4  Si bien aquel movimiento fue reprimido violentamente por Aycinena, sirvió para detonar la invasión del general liberal Francisco Morazán, quien eventualmente sitió a la Ciudad de Guatemala e hizo prisioneros a los líderes conservadores5 y a los funcionarios de la República Federal, incluyendo al expresidente Arce, a quienes eventualmente expulsó de la región centroamericana junto con los frailes regulares católicos.6

Morazán ejerció inicialmente como dictador, hasta que finalmente fue electo presidente constitucional de la República Federal de Centro América en septiembre de 1830, y a partir de ese momento manipuló a su antojo las jefaturas de los estados que la conformaban.7  En Guatemala, por ejemplo, no permitió que tomara posesión el doctor Pedro Molina pese a haber sido electo, y en su lugar gobernó Antonio Rivera Cabezas. Al salir Rivera Cabezas del poder, fue electo en su lugar José Francisco Barrundia, pero éste renunció, siendo sustituido por Gregorio Marquez; finalmente, el 24 de agosto de 1831 fue electo el doctor Mariano Gálvez.8


BIBLIOGRAFIA:

  1. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, 1821-1869 I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 14-16.
  2. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América CentralII. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 311.
  3. Mencos Franco, Agustín (1893). Rasgos biográficos de Francisco Morazán: apuntes para la historia de Centro América. Guatemala: Tipografía El Comercio. p. 32-35.
  4. Hernández de León, Federico (1963) [1926]. El Libro de las Efemérides; Capítulos de la Historia de la América CentralV. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 131.
  5. Raoul, Nicolás (1829) Partes a los gobiernos aliados protectores de la ley sobre la restauración de Guatemala. Guatemala: La Unión.
  6. La Antorcha Centro-Americana (11 de septiembre de 1829).  Guatemala, septiembre 10. En: La Antorcha Centro-Americana. (7)  Guatemala: Imprenta Nueva. p. 28.
  7. Gómez Carrillo, Agustín (1900). Elementos de la historia de Centroamérica. Madrid, España: Imprenta de Hernando y Compañía. p. 85.
  8. Ibid, p. 86.